Posts Tagged ‘hambre’

La Piedad Canina.


Antes de dejar éstas líneas de despedida, me queda anunciar a los perros que me quedan vivos después de enterrar a su padre tras sufrir un ataque de epilepsia ayer, que quizás en breve, no esperen cenar. Se nos acercan días de hambre, como en otras ocasiones, dependemos de lo que quieran hacernos. A veces , pienso que es la muerte la que nos ha señalado para desvelar al mundo la Piedad, en otras ocasiones reflexiono sobre el poema de César Vallejo, los Heraldos negros, y sean quizás ellos los que vengan a buscarnos.

La Pietà Canina.
Me llama,
tu corazón sagrado

que se deshoja por el suelo.
Anunciando la muerte ya imparable;
Entre golpes que parecen nacer del alma.
Como todos los que nos han llegado,
del odio y del sufrimiento de los hombres.
Sujeto, con resignación tu cabeza ida,
Pende en la cruz de mis brazos,
maldecidos por un destino demasiado humano.
Hundo mi mirada
en tus inmensos ojos azulados,
que naufragan en la otra orilla;
de la que me alejo. Para irte como loco,
en tu último paseo,
rodando por el suelo,
que te traga entre nuestros miseros cacharros.

Hasta que termina de pasar;
la Muerte.

Dejando alfileres en mis brazos y mis sienes.

Que se calvan cada vez más hondos.
Y yo,
yo, yo.
Yo, ya me detengo para siempre en este agujero.

Angelillo de Uixó.

El poema se inicia con un dialogo entre de mi amiga M.B Ibáñez y yo.

M.B. Ibáñez,
El único consuelo que te queda es soñar que estás nominado por la historia para ser uno de los grandes, la mayoría de ellos fueron perseguidos, torturados, exiliados y hasta incluso ejecutados, tú ya reúnes condiciones.
El ángel sitiado.
Te agradezco las palabras de ánimo, aún estoy vivo, pero cuando me crucifiquen me alegrará saber que tendré vuestro amor, un beso, hoy te paso el parte de hoy, Hambre ,y la imagen poetizada de una posible despedida.

 
Con el tiempo la vida ha perdido su avance.
EL futuro y el pasado ha quedado bloqueado en la misma posición entre las saetas del reloj y las hordas del progreso.
Aquí entre los derrotados celebramos la imagen de la despedida con cariño insobornable demostrado contra el cambio.
Hueso y piel os esperamos en esta ruina cuando paséis adelante, vencedores.
Levantaremos la vida desde el polvo.
Nos reharemos desde el gusano hasta elevarnos nuevamente al hombre
Nos quedan miles de años de transformación.
Angelillo de Uixó.
Los ángeles sitiados en ciudad de perros. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

La Mancha demasiado humana.

CIMG8985

 


El siguiente fragmento está dedicado de una amiga de poemas del Alma , cuyas iniciales son M.B. Ibáñez. Pongo el acento en la mancha humana sobre mis propios poemas publicados y las respuestas de M. B, Ibáñez, en una serie que pertenece a un conjunto de poemas, textos, ensayos, noticias,datos autobiográficos, reflexiones, denuncias policiales, e informes médicos de lesiones…. que voy publicando sobre la represión silenciada que estamos sufriendo con la democracia.
“Gracias, caballero andante
de las aguerridas letras,
de la pluma que constante
nos hace ver las tristezas
del humano y sus miserias.
De La Vall, el Angelillo,
un poeta con blasón,
eres muy grande chiquillo,
mago de la reflexión”
M.B. Ibáñez al poema A un ser hambriento.
A veces uno tiene que hacer lo que no quiere,
y hasta a eso el hombre le ha puesto nombre:
disonancia cognitiva.
Y al hacer lo que uno no quiere hacer,
he visto que muchos gozando de libertad,
aunque debería morirse de vergüenza.
Esta retorica es con la que obran los cómplices que no están de acuerdo,
con todos esos moralistas y patriotas que han llevado a este lugar a ser un país lleno de manchas que se ocultan tras una indiferencia práctica, y una doble conciencia con la que nos venden una democracia consolidada todos.
Tanto, que la oposición dialoga con los fascistas.
Y al abrir la prensa libre, en cualquier periódico uno lee que no hay mancha ni en la tinta,
porque toda va bien.
Y que la Mancha, solo es un lugar cuyo nombre no se olvida, porque sirve al buen nombre de la patria y del turismo, así como para imaginar lo grande y rica que ha sido España culturalmente.
Por eso. M.B, aunque tu y yo no lo hagamos, se lee y se homenajea en todos los rincones , con un autentico delirio a Cervantes , por su cuatrocientos aniversario de la publicación del Quijote.
Hasta en los psiquiátricos hacen homenajes a Don Quijote.
No han comprendido nada.
No saben que Don Quijote actuaba como pensaba, y pensaba que había que poner la fuerza y la voluntad en defensa de los más desfavorecidos,
aunque le fuera la vida.
Por eso no te quiero ocultar que como caballero andante, me ha salpicado la mancha, y que estoy hoy enfermo por hambre en un lugar llamado Vall d´Uixó, que me han apaleado a base de bien todo el mundo, que me han tratado de loco, de peligro publico, y me han intentado encarcelar por señalar la mancha fuera de mí. La señalé en aquellos desesperados abandonados a su suerte que se tiraban al vacío por un puente, o en los que eran prendidos rápidamente por hacer un comentario por internet contra el gobierno y puestos a disposición de una audiencia nacional que funcionaba más como un tribunal de la inquisición que como un tribunal democrático; o en las colas del desempleo, de los servicios sociales, de las ONG como cáritas y la cruz roja, con esa doble cara que tiene la caridad.
Sin embargo, la Mancha no estaba en todo esto, que era solo imaginación de un desadaptado al sistema. Estaba en la foto simpática del concejal de cultura comiendo postres típicos de su pueblo con un grupo de la tercera edad ,o de alzheimer, junto los molinos de campo de Criptana o en el campanario de la Asunción de Vall d´Uixó, en un país donde todo el mundo era feliz, hasta los discapacitados. Por todo esto, a muchos nos dieron. Nos dieron hasta jodernos, hasta convertirnos no en un caballero andante, sino en una mancha humana, demasiado humana para soportarla.
Como dice M. B tu décima del Perrosurio:

“Décima del Porranosaurio.
(astrolopitecus inutilos)

Los cojónes ponen por bandera,
aprenden a llevarlos delante,
para ellos solo eres un mangante,
al salir, vaciaron la sesera,
su misión es ser tan solo fiera,
defender al burgués de tu enojo,
aunque tengan que sacarte un ojo,
les importa a ellos una mierda
que tu lucha se gane o se pierda,
¡solo eres un miserable rojo!.

Si te gusta úsalo donde quieras”

M.B Ibáñez.
Angelillo de Uixó, y M.B Ibáñez.
La Mancha demasiado humana. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Bienaventurados sean todos aquellos que vienen aquí a plantar un árbol  para luchar contra el cambio climático.

Fueron las palabras elegidas  por las autoridades de Vall d´Uixó el día del árbol. Las mujeres progresistas  iban ataviadas de  un vestido de follaje ,   haciendo hermosas poses entre las ramas para pasar inadvertidas como inteligentes, ellos, menos alegres , vestidos de madero para que se notara que eran serios.

Luego, tras plantar cada uno de ellos un árbol,   se fueron a cultivar su  moderna conciencia,  cada cual  a su casa.

Los hubo que acabaron de inmediato frente al televisor, otros cayeron en las garras del supermercado, otros fueron presa fácil  del  nuevo sofá, pero  todos  llenos tenían algo en común en el día del árbol:

Estaban seguros de su virtud y el bien que hacían al mundo.

¡Ojala hubiera más gente como yo!

se decían admirados cuando se veían.

Se tenían los progresistas en una valía que no la merecían.

Al cabo de no mucho tiempo, todo aquello que plantaron se seco, pues el calor avanzaba a un ritmo similar  como la estupidez humana.

Entonces llegué yo, humilde visionario, en forma de colono ocupador, empujado por  el hambre.

Todo estaba arrasado a mí alrededor,  parecía el jardín de Satanás.

Hierbas y rastrojos, escorpiones y caracoles,  y  bichos viscosos empezaron a salir empeñados en mal recibirme  cuando en toda aquella tierra mi azadón aterrizó.

Más miseria que la mía hacia siglos que esa tierra no conocía, cuando Yo solo abrí,  más que un pelotón  de desempleados contratados por el ayuntamiento, que  hacía con ellos experimentos de la vista gorda de que el empleo andaba mal.

El interés en toda aquellas gentes,  el cobrar, siempre lo tenían en la mente.

De arriba abajo, de abajo arriba, todos parecían dominados por la misma idea. Daba igual a dónde mirar una mala  inversión de la humanidad sin sentido, una escalera hacia abajo, donde en el fondo de todos aquellos peldaños  estaban ellos con el cobro.

 

 

¿ A qué tipo de hombre se podía amar si eran todos  lo mismo?

solo se diferenciaban en que los progresistas tenían algo  más de capital por haber subido más lejos de abajo, y recodaban los malos momentos.

Pero los jardines de vall d´ Uixó se caracterizaban porque  no ocultaban que quienes los crearon  solo  eran gente  de rebaño donde estaba vetado   hablar de otra cosa que no fuera el pago.

Una vida distante, sin pies ni sentido, con un lenguaje que no era ni propio, al igual que sus experiencias, una trampa donde siempre se acaba en la cama con alguien después de comer o cenar, era bien recibido como el secreto de la buena vida. Bendecida por su cura, aplaudida por la prensa, vendida por los políticos, y sobre todo una vida  fácilmente alcanzada con un puesto de trabajo.

Que sencillo era para ellos,  todo lo contrario que para mí , no pasar hambre haciéndose policía o traficante, político o tendero, siendo una  mujer o una  vaca liberal.

Para todos ellos  había igual de derechos y garantías.

Así es como llegué yo a alterar mi vida, cuando escogí el grito y el dolor, la soledad a la multitud y la tierra a trabajar, sin depreciar nunca la guerra y llegar a matar.

CIMG8928

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
los jardines d elos insoportable de vall d´uixó byÁngel blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Perros deshojados.

 

Es tu mirada deshojada,

por donde asoman tus costillas,

lo que me hace roer las entrañas,

con tus dientes hundidos en la hierba,

atento a mi llamada ahogada.

¿ Y dónde está la llamada,

el teléfono, la palabra…

en la jungla fangosa de cemento?

 

Está en  los elefantes indiferentes a los que tiro piedras,

en los lomos de los hipopótamos durmiendo bajo el agua,

en los lobos esteparios pensando en sus problemas.

También está en la mujer rubia que adelgaza,

empujando el carrito de la compra bostezando en el supermecado.

¿ a dónde queda mi llamada?

Si no queda nadie.

Están todos en el aire,

y nosotros en la tierra,

deshojando las lechugas,

y dando forma a la mugre.

 

Quizás la respuesta venga rodando,

con ese escarabajo pelotero,

portando la simiente de un nuevo tiempo,

que haga florecer  huesos,

por donde se escapa nuestro aliento.

Angelillo Uixó.

 

 
Perros deshojados. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Amanecer Asirio.

Posted: January 9, 2016 in represión, Uncategorized
Tags: , ,

Amanecer Asirio.

 

Los perros Asirios,

No pasean ni ladran.

Están todos en fila tumbados,

Esperando la muerte.

Pero algunos,

Más impacientes,

Se mueren ya por dentro,

Para matarse de hambre.

Avanza una forma violeta,

En medio de la nada,

Con un letrero que cuelgan sin letras.

Avanza una forma envuelta en una manta,

Chafando cascotes descalza.

Madre que muge al cielo de arena amarilla,

Con el pellejo de su hijo,

Que entierra entre sus brazos.

Para que se lo lleve el viento.

Al verla,

Los hombres que comen con cuchara el fango.

La agarran del pelo para beber de sus pechos exprimidos,

Que ella les ofrece sonriendo,

Tirando al suelo su hijo muerto.

En la última madrugada.

El árbol seco se ha prendido en la plaza,

Con unas garras y zarpas clavadas,

Y una corona de espinas en llamas entre sus ramas.

Saltan del fuego clavos y sangre.

A la hora en que el sol y la luna se cruzan.

Despertando la unión de las gacelas,

Que lanzan los huesos al cielo.

Mohammed de Uixó.