Posts Tagged ‘eugenesia’

Código cáritas: a los parias arroz y alubias.

buda-con-esvasticacaritas
Paseaba agarrado de los cuernos del manillar de mi bicicleta cuyas barras tubulares resplandecían bajo el inclemente sol de vall d’uixó , cuando pasaron frente a mi un grupo de chalandas y parias que iban cantando y dando palmas entre harapos muy vistosos camino a cáritas, los intermediarios entre los poderosos y los desgraciados. En el templo eugenístico de cáritas que se encontraba la doblar la esquina les esperaban los voluntarios cargados de sacos de arroz y alubias.

1_M3

images

Les seguí con curiosidad , y pude observar como en la puerta parroquial les esperaban unos hombres cuya fisonomía me recordaba  lo que había leído en los nuevos testamentos cuando era monaguillo sobre la raza de los judíos. Frente a mi estaban unos voluntarios dando la bienvenida a los chalandas y parias,  con sus labios gruesos, nariz aguileña,  gran delgadez de sus cuerpos, y un espíritu cuya aura se me antojo que brillaba  repleta de racanería ,y mojigatería católica. Entre las diferentes castas de desheredados había  varias persona de la casta de los  canis que iban vestidos con marca adidas. Los conocía de vista de un barrio cercano a donde vivo. Se trataba de un grupo de cuatro hermanos siameses que acudían a recibir su bolsa de arroz y garbanzos que era el único alimento del que gozaban los chalandas  y los parias por su falta de sacrificio y carencia de espíritu emprendedor. Mientras tanto, la madre, una chonis cuarentona, estaba en casa preparando junto a su tío, otro chalanda que dentro de 9 meses estaría por el barrio dando gritos y palmas, y exigiendo manduca.

tropas-nazisdscn0015
Desde la mayoría de foros de intereconomía, el ABC…  y sobre todo desde Alemania se apelaba a emplear cuanto antes la ley del cuchillo o la ley merkel , para castrar a estas infrapersonas improductivas.
Yo presentía que no hacia  falta, que dentro de poco se vería el resultado de toda esta miseria eugenética:
asesinatos entre chalandas y parias, nacimiento de chiquillos discapacitados , criaturas fruto de incestos aberrantes, desquiciados mentales durmiendo entre cartones, niñas arrojadas a la prostitución casi al nacer. El resultado de las políticas contra estas castas sería el resurgir de  más y más chalandas y parias que morían en pocos años, pero habrían sido lo suficientemente larga su vida  como para reproducirse, y volver a asomar de nuevo estas criaturas reencarnadas en la vida, en las mismas circunstancias que sus padres. Pero aún más debilitados, más raquíticos, más idiotas, menos capacitados para soportar en igualdad de oportunidades  la  lucha por la existencia. Lo que les obligaría a resucitar a Cristo, que volvía a la vida con cada nuevo chalanda o paria,  en medio de escenas  de adulterio, robo, estupideces, y crimen al que estaban apocados, para ser redimidos de sus  pecados siendo detenidos y troceados en un oscuro callejón de vall d”uixó con un cuchillo por las fuerzas de seguridad, o llegar a un tribunal en el mejor de los casos para ser despedazados por el juez con un martillo en trocitos pequeñitos.
Ningún chalanda ni paría  parecía comprender la paradoja del hombre miserable.
Yo les observaba intrigado detrás de un contendedor de basura, de tal modo que yo podía verlos y ellos a mí no. ademas ,por mi aspecto muy semejante al suyo tampoco levantaba sospechaba a ningún paria o chalanda, de hecho, hasta a veces me confundían con alguno de estos.

eugenesianoticias_45_1313476811

Tuve ocasión de realizar algunas fotos gracias a una pequeña cámara con la que viajaba retratando el nuevo rostro del horror de la crisis económica. Viajaba por mi cuenta, y pagado por mi. Era  una misión que me había dado a mi mismo. Lo hacia yendo de aquí para allá con mi bicicleta moviéndome por todos los callejones oscuros que veía desde valencia hasta vall d”uixó. Este era mi territorio, mi jungla, en la que me había infiltrado intentando comprender la causa de estar perdiendo la guerra en la crisis económica. Estas fotos me ayudarían a dar una explicación racional sobre la estupidez humana, y como soportarla en una cola de cáritas en  un articulo antropológico que me haría famoso:
Chalandas y parias de vall d’Uixó.

0000000000 4

Saqué  fotos como si  estas personas fueran ejemplares del zoológico que nadie quería ver.
Pensé, Dios mio, si ahora los metiera en una jaula y dijera al publico:

mirad , mirad hermanos, aquí tengo una docena de personas como vosotros, domadas y sometidas, capturadas en cáritas, incluso hay niñas.
Todos me juzgarían como un salvaje y me insultarían, incluso alguna organización de progresistas o pro derechos  humanos me denunciaría, y acabaría yo por haber sido compasivo e intentar educar ,  encerrado en una jaula.
Sin embargo, lo que estaba fotografiando no era una escena propia de hombres morales.
No, allí en cáritas, en medio de esa cola de la vergüenza no había compasión, si no un código para quitar la dignidad y la vida de hombres y  mujeres, que solo eran ya ganado, y asegurarse el dominio de la supervivencia feliz y tranquila de los propietarios de los supermercados, los gerentes de las cajas rurales, y la clase media y empresarial del lugar que imponía su moral de castas. a las que ahora pretendía  mejorarlas separando más aun las castas de los poderosos y la castas de los pobres, que tendrían prohibida la sanidad, la educación, el acceso de los bienes de servicios más elementales,  el derecho a manifestarse, a defenderse. Y así llegarían al crimen, vestirían el traje de los muertos y acabarían extinguiéndose mediante sencillas epidemias que el acceso a una vacuna podría habría evitado.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Código cáritas: a los parias arroz y alubias. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Nada de libros, solo hijos o lo que venga:  Chonis.

choni Iliz-myhyv-1-e1423180573771
Pudiendo llegar hoy en día a ser la mujer  tan ingeniosa como un hombre, demostrar que se pueden excitar leyendo un libro con las piernas cerradas, y pasar por un espejo sin quedarse como gansas detenidas ,o evitar en el colegio quedarse dormidas soñando que están en un  plató de televisión con el pelo de colores, o en un pisito de Gran hermano y viceversa, donde dan rienda suelta a todas las tonterías superficiales expresadas en pocas palabras y a grito pelado bajo toneladas de maquillaje, vestidas ropa que parece sacada de un contender de basura.

cuasimodo A01Kn4PCUAAFExg
Sin embargo, ved hermanos que retrato mujer desfigurada y contrahecha os describo. un cuasimodo con enormes tetas por joroba que declama desde el podium de una disctoeca: sexo, entrañas. Una mujer viral que como una epidemia no para de expandirse por los barrios pobres, matando a las mujeres inteligentes, que debe haberlas. El nuevo rostro del horror, una regresión al mono, en este caso mona, todo el día con la banana en la boca y por las ramas de la que solo baja al contenedor de basura a pegar golpes para comer patatas fritas , o a buscar un macho cachas que la cubra.

El horror, el horror, el horror.
Esta mujer que se ha creado es para salir corriendo.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Nada de libros, solo hijos o lo venga: Chonis. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Edipo y el horóscopo: hoy conocerás a tu madre.

Imagen

Homérica lumpen teológica de temática contra la natalidad con tratado psicoanalítico sobre pedofilia y su función en la familia. La lectura tiene mensaje elíptico sobre un caso real y espeluznante de okupas a lo Antonio Anglés. Referencia homérica: Ulises en la Isla del Sol.

Interpolación músical White Zombie – More Human Than Human

I.

Imagen

Parada del autobús en medio de un polvoriento desierto repleto de laoconticas chumberas repletas miles de abejas que polinizan entre sus flores aterciopeladas formando una sombrilla sobre verdes y espinosos higos chumbos. Las campanas de la Iglesia sonando marcial en una melodía de misa. El autobús de las cuatro de la madrugada acercándose bajo un intenso sol repleto de estrellas lentamente por raíles de agua de un acueducto romanovisigodo. En la parada, personas sin rostro, gente vulgar de barrio lumpen vueltas hacia el anuncio del póster de un reloj de pulsera colgando de una mano. El reloj se transforma en un cuchillo asesino que dice: mata. Sale del póster y se entrega a una mano que se vuelve hacia una embarazada que espera en la parada del autobús. El puñal guiado asesta muchas puñaladas lunares a la embrazada desgarrando su vientre que deja caer una criatura viva que chilla cubierta de leche en el suelo repleto de sangre. EL homicida contempla la escena horrorizado. Un padre obrero vestido con camisetas de tirantes y pantalones de pinza que pasea con sus hijos con una maleta la abre y saca un uniforme militar y una pistola. Apunta al homicida y dispara, una, dos, tres veces.

AHHHHH, ahhhhhhh- grita sudando y saltando de la cama Edipo sobrecogido por la pesadilla. Se escuchan por todo el orfanato gritos, lamentos, lloros similares de post pesadilla.

Un ejército de benévolos párrocos encienden la luz y entran haciendo sonar un orinal y cantando la nana:

no-pasa-nada-dios-también- os- quiere.

Reparten los orinales entre los huérfanos y les ayudan a que meen.

Antes de salir con los orinales, mecen los párrocos a los huérfanos en sus regazos, palpan sus culitos cómo si fueran sus legítimos padres y madres para que no sientan mermado los huérfanos el prejuicio necesario para su construcción del yo-ello-superyo freudiano. Ritual sexual piadoso y educativo, en igualdad al de otros chicos que viven con sus padres. Amen por los siglos de los siglos, déjanos caer.

II.

Imagen

Había perdido la santidad de niña dentro de un hogar de andaluces llegados a la isla del sol donde nunca llegaron a ver ni a comer los bueyes de Júpiter. Su padre, un perdedor casado con una fea, solo tuvo el consuelo de su hija. Oyó la niña-mujer la voz y atronadora de Dios Jehová que le ordeno contra toda lógica humanista: reprodúcete. Arrojo a las listas de paro, del maltrato animal, del consumo de cocaína, y de la prostitución a cinco caínes, menos uno que cómo Moisés tuvo la fortuna de huir de aquella miseria piojosa lumpen. Una piadosa monja, cómo pájaro en mano un montón de billetes, entrego al neonato a una empresa Alemana para que hicieran pruebas médicas con él, convirtiéndose el recién nacido en un Mesías de la salvación humana en la lucha contra el sida. Una vez consumidos y testados los medicamentos antisida fue entregado medio idita, y convertido en héroe anónimo a un orfanato portando un cheque para el párroco atado en el pañal de la filantrópica multinacional con la cruz verde con letras de un encantador pueblecito alemán.

Imagen

Yocasta vivía feliz y sin dudas sobre Dios Jehová con sus hijos traficantes de marihuana que pronto abandonaron la casa. Algunos se habían hecho okupas, otros estaban en prisión muy confortables. Acudían todos los días a la piscina, al gimnasio, iban bien vestidos con el traje de avispas amarillo y negro. Comían mejor que nunca y visitaban cómo buenos testigos de Jehová la misa diaria y cantaban en el patio con Barcenas canciones de los chichos y los chunguitos. Tenían una meta y un propósito logrado con paciencia budista día tras día: la libertad para no hacer nada digno ni merecedor de ningún respeto con ella.

III.

Imagen

Después de gastar una caja de preservativos con las niñas y niños del orfanato, al gestor le llego una desafortunada carta del estado que leyó con preocupación primero y rabia después:

El estado está en números rojos, se acabo el presupuesto para el orfanato. Improvise.

El pater que había sido hacedor reconocido de por lo menos más de 80 vidas nuevas en los 12 años que llevaba de gerencia pego una patada a la pared que le hizo darse la vuelta al crucifijo.

IV.

Imagen

Colgaba todos los días los pajarillos del tendedero de la terraza. La jaula entre la ropa limpia de la inmundicia goteando a la calle y los pajarillos cantando letanías y réquiem. La mayoría de plumíferos morían de pulmonía a los dos meses, pero siempre le daba su vecino algún pajarillo cazado en el parany y concupiscencia carnal.

V.

Imagen

Los okupas había robado un guarro y lo tenían todo el día en la terraza. Yocasta iba de vez en cuando a la casa okupa a visitar a sus hijos y guiar sus vidas. Se sentaba entre princesas que pronto serían madres, pues el piadoso Dios Jehová así lo había mandado: que los pobres cómo insectos sin energía poblarán la tierra. Marcaban el tanga las princesas menores y se abultaban sus labios vaginales lúbricos que goteaban a todas horas y olían a almizclero. Había muchas risas, pues los pobres que no conocen la depresión ni la mala suerte ríen más que los ricos. Al cerdo le tiraban hasta colillas y plásticos para comer.

VI.

Imagen

El párroco les decía a todos los huérfanos leyendo el horóscopo de la esperanza: Hoy conoceréis a vuestra madre.

Los huerfanitos no especializados eran mandados a mendigar su sopa. Algunos que sabían de música se empleaban en conciertos cuya recaudación iba a las arcas del orfanato.

Edipo toco un timbre que sonaba a pajarillos o grillos. Las campanas de la Iglesia tocaron la melodía del medio día. Una voz pregunto:

¿ quién?

Testigo de Jehová del orfanato del sagrado corazón de Jesús. Dios- le- quiere- respondió Edipo. La puerta del templo se abrió para el hombre con FE.

Dios-le-quiere- exclamo Edipo entregando una flor ante una mujer que le sonreía.

Pasa, eres todo un caballero- le dijo ella enternecida pasando su manita por la cara de Edipo sorprendida de lo que se parecía a sus hijos.

Edipo vio las fotos de sus hijos en el aparador y se sobrecogió al observar lo que se le parecían, pero no dijo nada al respecto más que:

Por la flor es la voluntad señora, las cultivamos los niños del orfanato del sagrado corazón de Jesús para autogestionarnos.

Oliendo el perfume de la flor Yocasta tuvo una reminiscencia recordando las flores que le trajo su novio Polibio el día que le dijo que su hijo había muerto en el parto y que se iba con otra.

Yocasta llora sobre un enternecido Edipo que besa su pelo diciendo:

Dios Jehová-te- quiere.

AHHHHH, Ahhhhhhhh- grita desconsolada Yocasta goteando lágrimas, borboteando palabras legañosas en labios tembladores cómo piel de tambor golpeada para hacer ruido:

No-me-quiere-Dios-Jehová. AHHHH, AHHHHHH. (Rostro de desconsuelo)

No digas eso, es una monstruosidad, el- señor- quiere- a- todos-el- señor- es- amor.

Yocasta besa a Edipo que tiembla asustando ya que solo ha mantenido relaciones sexuales con curas y otros niños del orfanato. EL tímido Edipo va adquiriendo confianza en si mismo gracias a las maniobras manuales bocales y manuales de Yocasta, pues oh hermanos, es en el seno familiar y no en la iglesia, ni en un orfanato, ni en la prisión, ni en la calle, es donde se debe preparar a los infantes para el noble arte del amor.

Quiere a tu madre más que a tu novia.

Quiere a tu padre más que a tu novio.

Quiere a tu hijo más que a tu esposo.

Quiere a tu hija más que a tu esposa.

Amen, amen y amen.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí.

Dios-te-quiere-a-ti-a-mí

Angelillo de Uixó.


Edipo y el horóscopo: hoy conocerás a tu madre. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Eulen: el futuro del trabajo para humanos de hoy.

Imagen

El Josele lo tiene todo para convertirse en un trabajador de Eulen.

Es delgado, moreno, joven. Va peinado cómo los hombres: con la cabeza rapada.

El Josele está comprometido emocionalmente con su cultura, por eso se ha hecho tatuar el rostro de camaron, y los colores de la selección de España.

Al Josele se le dan bien las mujeres, sale con una chonis de 22 años que está embaraza no se sabe de quien, y a escondidas con la madre de la chonis y con la tía de su madre. El Josele es agresivo, tiene iniciativa, le gusta el deporte, hace taikondo, y pelea callejera, le gusta la pasta y el vicio, a su padre nunca lo ha llegado a conocer, se fue de casa tras sufrir una profunda depresión, lo que le ha convertido en un hombre desde pequeño.

El Josele tiene de estudios hasta 1º de bachiller y del 2º todas las asignaturas suspendidas.

Domina el castellano y varias jergas callejeras.

Le gusta la música, toca la guitarra flamenca y compone canciones de rap contra la autoridad y a favor de las drogas y la soledad.

Es considerado con la gente vieja, vive con su abuela ya que su madre hace días que no aparece por casa.

El Josele lo tiene todo para convertirse en una leyenda en su barrio.

De momento solo le falta encontrar trabajo.

Imagen

Necesita que una empresa crea en él, y le de una oportunidad donde desplegar todo su potencial humano.

Por eso la corporación Eulen ofrece puestos de personal de supermercado hechos para humanos de hoy, gente que demuestre que tienen iniciativa y compromiso con la empresa.

Ganas de trabajar y paciencia. Gente que sea realista con su tiempo y se amolde a lo que hay.

Imagen

Angelillo de Uixó.

.
Eulen: el futuro del trabajo para humanos de hoy. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Humíllame con el espíritu de tu estupidez.

Imagen

Resumen de los hechos: el espíritu de la estupidez reina en vall d´uixó y tiene consecuencias muy graves para una persona. Poco a poco la estupidez va calando, se hace crónica, penetra en su fisonomía, siempre alerta y en guardia ante el estúpido que le acecha.

Escena I. La libertad con cargos.

Imagen

En una habitación de una caseta de montaña de Vall d´uixó. Paredes amarillas con telarañas negras en las esquinas del techo por el humo de la chimenea. Los muebles viejos y miserables. Libros en estanterías llenos de polvo duermen olvidados en la vigilia de la estupidez que ha hecho el inspirado humillado en un calabozo. Allí su cabeza a sido vaciada, y puesto en libertad con cargos. Para asegurarse que no se escapa, un juez ha decretado que se le una a una reja con una cadena alrededor de su garganta. Tiene orden de no quitársela. Deambula por su habitación con angustia y dudas. No hay pan ni nada que comer. Se sienta mirando la nada.

Escena II. Gente de vall d´uixó.

Los vecinos de Vall d´uixó son milicia, son carceleros.

Imagen

Sombras que vienen y van por los caminos, guiados por el instinto y organizados en grupo. Son un instrumento del estado. Tumulto dirigido por frases cortas, estúpidas, carentes de sentido. Marchan entre gritos, sollozos, goces, maldiciones y estupideces. La milicia camina por la historia a patadas, a base de hambrunas, mentiras, y chasquidos de látigo. Cada ser humano de Vall d´uixó vivo, siente para si, alejado de los demás, la epopeya grosera que hila con el relato de sus propias miserias y estupideces.

Observan la esperanza en el cielo, y se complacen con la gloria de Sodoma en la que perpetúan su linaje.

Ya han perdido toda vergüenza de pecar, y son indiferentes a todo, empezando por la propia estupidez de sus actos.

Escena III. Actos de venganza de vall d´uixó.

Imagen

Una madre cuya cabeza es la de un asno, y el cuerpo el de una mujer, vengativa se prepara para educar a sus hijos en el caínismo liberador. Se coloca la ropa interior tras acabar de fornicar con niño negro de aspecto angelical. Llama a sus hijos que también tienen cabeza de asno. Desfilan por las calles donde se cruzan con otros asnos que cocean a un inmigrante marroquí en el nombre del pleno empleo.

La asna, para vengar una ofensa que se le ha metido en su mente, busca el gato de su ofensor que toma el sol sobre el capo de un coche. Le corta la cabeza al gato.

Los niños aprenden de la lección de su madre. La madre, para comprobar empíricamente si han aprendido el capitulo, les pregunta que tiene que hacer ahora. Los instruidos niños cogen el cuerpo de animal aun caliente y le arrancan las vísceras con sus manitas. Las colocan sobre sus largas y negruzcas orejas de asnos mientras la sangre tibia, negruzca y espesa, resbala cómo el jabón al apretar la esponja en el baño. Les cae sobre sus labios, sonríen los niños al igual que Cristo en la cruz repleto de dolor y sangre. Suena la sirena del colegio cercano de educación especial de ese barrio. Los padres y los niños ven la escena del gato muerto con indiferencia, piensan en sus asuntos.

Luego, rebuznando cómo locos, extasiados de sangre y sentimientos animalescos de venganza apedrean la casa del ofensor entre gritos y una gran algarabía. Varios canis del barrio que pasean por el lugar se unen a la causa. Pasa un coche patrulla y da media vuelta para no tener que intervenir.

Escena IV. El inspirado humillado escucha a una mujer.

Imagen

Cogido a la cadena, el inspirado se echa sobre la reja a la que está atado, medita. Escucha la voz de María.

Ay de ti inspirado, hundido en la soledad, alejado de los demás crees estar luchando por un mundo mejor, pero a lo que sirves es a aumentar tu ego y autoestima. Y el idiota que tienes enfrente, también vive en ti inspirado.

Tiembla el inspirado humillado de terror, siente angustia, deseo al escuchar una voz de María, no sabe de donde viene. El inspirado se levanta y la busca, se intenta tapar los oídos con las manos cómo Ulises debió hacer y no hizo. Cierra los ojos para no verla. Camina por la habitación. La cadena se engancha con una silla y es derribado. Desde el suelo grita desesperado:

Calla mujer, tus palabras me hieren.

Hipócrita, eres cómo todos. No mucho peor ¿ Tu mente no piensa acaso en dominara la humanidad?¿ no te has puesto en ocasiones un uniforme de las SS y has pensado en suprimir a través de test psicológicos a los débiles mentales cómo los canis y las chicas chonis, y ciertas minorías étnicas de Vall d´uixó ?- voz de María melancólica y piadosa.

Imagen

Maldita seas mujer, lo sabes todo. Me hieres, vete víbora con tus palabras a morder a otro hombre. Una cosa es lo que piense y otra la que haga- responde desesperado abrazado la bandera comunista y pidiendo perdón el inspirado.

¿ No te escuchas lo que dices, no te observas ?- le pregunta irónica. Risas de mujer, sentimientos de humillación en el inspirado. Se complace, se odia.

El inspirado humillado se quita la ropa.

Vete mujer, vete de aquí, tentación, o quédate y yace junto a mi- sugiere completamente desnudo, sintiendo su debilidad, la baja autoestima, la caída al infierno del mundo de los hombres. Siente su carne arder cómo brasas.

María aparece envuelta en sedas transparente que dejan adivinar su sexo, lleva diademas de perlas sobre la cabeza, cordones de oro en torno a la cintura. Aparece junto a otra chica, morena, de pelos rizados cómo caracolas. La compañera viste de seda transparente negra, sus dedos largos y suaves están cubiertos de zafiros. Ambas muchachas se besan entre si, y una a la otra se van desvistiendo. El inspirado siente deseo, está embriagado de lujuria. María se acerca y le susurra diabólica y tentadora:

Te ofrezco mi cuerpo, el de mi novia, y también un trabajo de mil eurista a cambio de que no seas un inspirado. Tendrás que ser cómo la gente de Vall d´uixó, un imbécil de tomo y lomo. Veras lo bien que vives y lo que follas.

El inspirado recibe un rayo de luz de su razón perdida:

Vete de aquí pesadilla, no eres más que una alucinación, largo, largo.

Desparecen las mujeres y se escucha un coche, un Citroen Xara que frena un segundo junto a la puerta. Empieza a tirar piedras contra la casa. EL coche arranca y se va apedreando varias casas más guiado por el espíritu de la estupidez.

No pude ver la matricula, solo que fue al barrio de texas, a los primeros bloques y luego fue en dirección avenida suroeste- declara ante la guardia civil que abre diligencias que se suman a las previas.

Escena V. Acoso.

Imagen

El inspirado baja a buscar comida. Se arrastra por el camino empujando la verja. Tropieza con varios necios que tiran escombros delante de su caseta y talan varios manzanos donde se acumula la sabiduría. Le amenazan, le insultan de buenas a primeras.

El inspirado les dice vehemente:

Hermanos, coger las manzanas y comerlas, tendréis sabiduría, conoceréis quien fue Nabucodonosor, conoceréis a la reina de Saba. Dejad que coma una manzana amigos, tengo hambre de sabiduría.

Con un bastoncillo con una cuchilla en la punta le golpea uno de los farandules.

Aquí no se da nada, a callar. Hace gesto de mutis en los labios. Risas del resto del grupo de farandules.

Caminito y a callar, de aquí no se cuenta nada, eh inspirado.

A callar- pega varias bastonadas al cuerpo del inspirado humillado mientras una mula mecánica guiada por un moreno, bizco y sin dientes, que ríe cómo una hiena aplastando las manzanas de la sabiduría.

El inspirado se aleja herido hacia el pueblo.

Varias casas están ardiendo debido a la estupidez imperante de vall d´uixó, en las calles se escuchan voces, gritos, bares repletos de borrachos, peleas, amenazas constantes, los servicios sociales atiborrados de chusma, ancianos decrépitos. Alguien grita que por las calles anda suelto un toro al que han herido con dardos.

Angelillo de Uixó.

Imagen


Humíllame con el espíritu de tu estupidez. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

 

 

Bienvenida a los hombres sintéticos fabricados con levadura.

Imagen

Resumen de los hechos: científicos muy sabios han encontrado en la síntesis de un cromosoma de la levadura una forma de crear hombres mejores que los actuales, hechos de inmundo barro. Es un gran paso para la humanidad, y quiero ser el primero en felicitarlos.

Escena I.

Imagen

En una pendería de Ginebra Descartes amasa junto a Copérnico a un hombre. Al terminar de moldearlo lo meten al horno moruno.

Pasan varias horas. El cuerpo se hincha, llora, chilla. Lo sacan cuando está debidamente cocido.

Abren con gran ilusión el horno y al sacarlo lo abrazan diciendo:

Hijo mío, hijo mío, despierta.

Se rompe.

No fragua la pasta Descartes- comenta Copérnico muy abatido con un trozo de brazo que muerde.

Descartes da vueltas por la panadería con la cabeza del hombre del futuro pensando con incertidumbre. Una duda le corroe el alma, se la comenta a su compañero-

Quizás el problema está en el exceso de razón que le hemos inyectado en la cabeza-

Copérnico se sienta y llora.

Yo también había llegado a esa conclusión. ( Angustia en su pregunta) ¿Por qué la razón nunca puede fraguar en ningún hombre sea de plástico, hojalata, o levadura?¿ Es necesario que impere siempre una parte de locura?

Melancólico, Descartes mira un saco de levadura.

Quizás el instinto, el hedonismo y la locura estén determinados fatalmente en toda la creación de la vida y la razón relegada.

Ambos se sientan abatidos.

Escena II.

Imagen

Al día siguiente hacen nuevas medidas, moldean con levadura y harina un cráneo de dimensiones perfectas, y un cuerpo con las medidas de un hombre perfecto.

Todas las medidas, los pesos, son metódicamente anotados para que una vez se cree ese nuevo hombre mejorado se pueda copiar infinitamente de igual modo. Evitando que entre el nuevo hombre exista ninguna diferencia individual que les lleve cómo en el actual hombre de barro a las guerras, las diferencia étnico raciales, a la locura y las diferencias culturales, que junto con la tiranía del sexo, el instinto y el hedonismo, causan tantos problemas y desordenes en la humanidad.

Le dotaremos de conciencia y de recuerdos- comenta Descartes.

No Descartes- con terror Copérnico para la mano Descartes que va a inyectarle en la cabeza con una jeringuilla una fatídica dosis de conciencia y recuerdos innatos- si haces eso se rebelara contra la actual humanidad. Dijimos que fabricaríamos un hombre que fuera una maquina, algo así cómo la maquina de calcular de Pascal. Que tuviera razón, pero no instintos, ni conciencia que le angustie cómo a nosotros.

Descartes duda, mira en la camilla a su hombre de levadura.

Nunca fraguará si no le dotamos de conciencia y le otorgamos algún grado de instinto y locura- responde Descartes.

¿Pero tú no pensabas que la razón y el alma están separadas? Y que si se piensa, ya se existe No es suficiente para ti con que haga cálculos muy rápidos para que viva- exclama cínico Copérnico.

La práctica demuestra que no es así- responde Descartes y le inyecta la jeringuilla por el párpado. Ambos meten al hombre de lavadura al horno. Al cabo de varias horas lo sacan, y este se levanta.

Escena III.

Imagen

Padre- le dice el hombre de levadura a Descartes.

Madre- le dice a Copérnico.

No, no hijo mío, yo soy también padre- le rectifica al hombre de levadura.

Estoy confundido, creía que la gente nacía de la unión de un hombre y una mujer-desconcierto en el hombre de levadura que mira a su alrededor el nuevo mundo que se le presenta, la panadería. Su aspecto es el de un muchacho de suaves rasgos casi femeninos de raza aria de unos 18 años, alto, delgado, rubio, de ojos azules con mirada inteligente. Carece de sexo y de órganos reproductivos lo que le hace superior.

¿Cómo te sientes? Le pregunta Descartes tomando medidas de su cráneo.

Copérnico le prepara varios tests mentales para conocer su inteligencia.

Es mucho más inteligente que nosotros dos juntos- exclaman admirados Descartes y Copérnico.

Durante varios meses el hombre de levadura vive sin salir en la panadería, goza de una vida tranquila, recibe las visitas de los amigos de Descartes y Copérnico.

Padre, madre, ¿que hay fuera de la panadería? – les pregunta con intriga a Copérnico y Descartes.

Nada bueno hijo mío- responde Copérnico con temor maternal ante una pregunta que esperaba.

Descartes se agita, sabe que el muchacho tiene por desgracia una pequeña parte instintiva y de locura que le empuja a salir de allí. Sabe por experiencia que abandonar la panadería es salir al mundo a corromperse con los hombres de barro.

Descartes coge la cabeza del primer hombre de levadura y se la muestra:

El joven grita horrorizado.

Este era tu hermano- le grita-Salio de la panadería y los hombres de barro lo mataron.

Saca Copérnico unas esculturas de negros batusis que representan negros de largas caras, labios carnosos, en taparrabos y con lanzas.

Imagen

Estos es parte de lo que te encontrarás fuera hijo mío- le dice Copérnico

El hombre de levadura se asusta, se va al silo de harina donde tiene entre unos sacos de levadura su cuarto. Llora, siente terror y odio hacia los hombres de barro.

Copérnico y Descartes hablan:

Debemos hacerle hermanos para que no se sienta solo.

Escena IV.

Imagen

Al día siguiente le explican al hombre de levadura que le van a hacer varios hermanos.

Empiezan a amasar varios hombres.

Nacen y son educados los hombres de levadura en el terror al hombre de barro.

Varios hombres de levadura dialogan entre si:

Padre y madre son de barro- exclama mientras observa la cabeza de su primer hermano muerto.

Habrá que matarlos- comenta otro.

Angelillo de Uixó.


Bienvenida a los hombres sintéticos fabricados con levadura. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.