Posts Tagged ‘estúpidez’

El sacrificio en las redes sociales.

pillan antes a un tweet que a un violador.

pillan antes a un tweet que a un violador.

subtitulado pillan antes a un tweet que a un violador o un ladrón.
Dedicado a mi amigo A. tras conversar está tarde sobre las locuras de detenciones que se están produciendo.

Estábamos en los días de pascua, y me entere haciendo cola en la oficina de correos mientras esperaba mandar por carta unos carteles de unos perritos en adopción, de que el chico que estaba delante de mi hablando con su novia iba a sacrificarse a través de las redes sociales.
No suele ser habitual en mi la conducta que tuve, pero me pareció tan surrealista que no me pude reprimir y me metí en la conversación. A través de mis gruesas gafas de miope mire perplejo al chico que tenia delante y el pregunte sin educación.

¿ y eso cómo se hace?-

El chico fue muy amable a mi intromisión y riendo me contestó:

Muy fácil. Lo vera usted si desea hacerlo y tiene paciencia.
Dentro de un momento, cuando llegue mi turno recogeré un teléfono móvil. lo encenderé, y luego escribiré algo de política de oposición y vendrá la guardia civil a sacrificarme.

Su novia una chica de 19 años, muy hermosa dio unos saltitos de emoción y le dio un beso sexy en la boca a su novio. Este le devolvió el beso con ardor.
Luego ella dirigiéndose a mi me dijo, todavía abrazada a él.
ya vera lo represivo que es el sistema, es lo bueno del sacrificio que permite ver la brutalidad de la leyes.

Él , que en todo momento no paraba de sonreír, se rasco la cabeza y miro al techo de la oficina de correos pensando algo:
¿ A que es para reírse y temblar de miedo?- me preguntó.
Yo no sabia que responder, balbucee un tímido.
Imagino.
Y luego dándole vueltas al asunto añadí turbado:
Debe ser bastante divertido sacrificarse.

El colocando su brazo sobre mi hombre, a modo de confidencia, muy bajito me confeso:
Es para descojonarse.

Yo, empece a pensar sobre esto y por inercia, contagió, brotaron las siguiente palabras.

Pues igual yo también me sacrifico

Ella muy contento grito a todo el mundo:
Él también se sacrifica.

En al oficina de correos todos me aplaudieron.

Bravo, bravo.
Es usted todo un hombre de verdad.

La gente me ofrecía su teléfono móvil para que me sacrificara.
Un momento. levanto la mano el chico para que la gente callara.
¿Que os parece si nos sacrificamos juntos?
¿ Un retweet?- pregunto su novia.
Eso mismo- respondió él.

!Es genial!- exclamo desde el mostrador un operario.

La cola se movió y el chico recibió su móvil, a mi me dejo un caballero el suyo.
EL muchacho empezó a escribir, le indico su tweet al caballero que lo añadió y me dijo que pulsar a retweet.
Nos sentamos en unas sillas a esperar y al cabo de cinco minutos vino la guardia civil.
Entraron con amabilidad preguntando con monotonía :

A ver señores ¿ quien ha escrito y retweetiteado que no hubo acto más grandioso en el mundo que rodear el congreso?

He sido yo. he sido yo- se levanto de la silla el joven.
¿ Y el del retweet?

Todo el mundo me miraba ya que yo no decía nada.
Venga venga, que esconder un retweet está muy feo.
Con timidez, y apesadumbrado levante el dedo sin ganas.

Yoooo.

El guardia civil se acerco cómo un amigo.
¿ no se estará usted arrepintiendo de haberlo retweeteado?
No, son los nervios- intente excusarme.
Ala que nos vamos. Despídase de esta gente.
Adiós-

Angelillo de Uixó.

El sacrificio en las redes sociales. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Cibeles: rito hombre- primavera en el corte inglés.

Imagen

http://cel-agricultura.blogspot.com.es/2014_04_01_archive.html

Imagen

I.

En una pequeña huerta encajonada entre muros de piedra en la parte trasera de una caseta destartalada. Llegan vientos secos de poniente y los ecos frenéticos e intranquilos de las voces y motores del cercano pueblo de Vall d´uixó. Se mezclan, en un ambiente extraño donde flota la luz del mediterráneo y el alma espera un cambio, con el canto de los jilgueros que crían, los milanos que buscan el sur volando bajo las estelas blancas de los aviones, las desgarbadas garzas que anidan en los húmedos campos abandonados repletos charcos corrompidos. Asciende de las ramas secas que envuelven la casa, el aroma seco, añejo, a monte, a Cibeles, del romero y el tomillo que florece entre los bancales desmoronados y se unen al purificador aroma de las matas de incienso de la huerta.

Salmodia una voz cantando a su jardín y a la primavera.

II.

Imagen

( cómo el gusano de seda se transforma en primavera en blanca mariposa, nace tras el invierno, al igual que le ocurre a la tierra, un nuevo hombre que no tiene nada que ver con su temporada pasada, es llamado de temporada primavera)

Voz que salmodia la canción de la primavera.

Es en primavera la huerta joven.

Cómo un corte inglés lleno de música y amores.

Una bacanal de flores.

Me invitan a salir de mi melancolía.

Estoy sentado en la escalera de piedra de mi huerta.

Así exprimo la vida quieto.

Cómo si estuviera helado por el viento.

( Saca el hombre de la temporada primavera varias cuerdas de esparto que hacen de lira y finger ser Orfeo tocando a las puertas del infierno)

Ahora, oh hermano, escucho

El ruido inquieto de un pueblo nuevo,

Que ha renacido en primavera.

¿Qué nuevos secretos se esconde tras estas tapias?

Veo de lejos mujeres jóvenes medio cubiertas.

Morenas y con diademas en el pelo.

Son cómo la salvia de los huertos,

Coronadas de flores moradas,

Y de hojas carnosas de ricos aromas.

Son tomadas de los brazos.

Exprimidos sus pétalos.

Arrancadas de sus casas.

Abiertos sus muslos en primavera,

Mientras ellas:

Ardorosas,

Divinas,

Vestidas para la ocasión

Cantan:

Aleluya, aleluya.

Mira mi hermosura.

Toma mi belleza que florece.

Me ofrezco cómo la naturaleza,

Cómo la diosa Cibeles al pastor.

Estoy enamorada,

De los hombres.

De las mujeres.

De las hadas.

Y de la temporada de la primavera.

La voz silencia,

Siente florecer una pena,

Una culpa,

Un remordimiento.

Se siente estúpido y poco mortal.

Imagen

III.

El hombre de primavera se ha vuelto melancólico, casi un Dios inmortal lleno de penas y ganar de morir. Recuerda que la tierra no es nueva en primavera, solo resucita. Sigue siendo igual de vieja, aunque la cosecha sea joven. Se muestra los comienzos de las plantas a su pupila.

Imagen

Contempla cómo varios tallos de patatas salen con gran ruido de la tierra.

A su lado, los garbanzos, de forma brusca y marcial buscan la luz.

La tierra seca es mecida sobre las olas de los camellones en un mar de jóvenes hojas que se acuna sobre sus tallos.

La albahaca exhalando su aroma construye una cúpula con cientos de troncos cómo columnas, oblicuas, rematadas en sus capiteles por miles de pequeñas hojas verdes que forman la esfera.

Sobre el tierno cardo, el más alto de todos, cómo si fuera un trampolín su estolón, una fila de hormigas se lanza sobre sus largas hojas kilométricas cargadas de semillas robadas.

El hombre siente pesar ante tanto esfuerzo por vivir.

Escupe una copa de vino con la que brindaba por la primavera a la diosa Cibeles.

No encuentra cosuelo en la grotesca borrachera.

Una nostalgia del invierno le vuelve el rostro pálido.

(Faz de cansancio y temor, mira a su alrededor dudando del sentido de la naturaleza)

Cerca de la huerta pasea gente que quiere cantar.

Ser feliz, no tener amarguras.

Hombres y mujeres, cómo mamarrachos van de la mano.

Imagen

Con el corazón infantil andan cantando:

Es primavera en el corte inglés.

Es primavera en el corte ingles.

Es primavera en el corte inglés.

(Atónito ante está canción acude corriendo el hombre de la primavera a la tapia del jardín, varias avispas jóvenes ruidosas y nerviosas tratan de detenerle, las espanta con la mano, observa a la gente)

Vuelve a la escalera de piedra.

Contempla las nubes rojas.

Y cómo mueren las matas de guisantes con la primavera.

Enrocadas sobre si, cenicientas.

El fino tallo se hace añicos sobre el polvo.

Es hermosa su destrucción.

Volver al hoyo.

Sentir la pena.

Escapar de la juventud.

Arrojarse a los brazos de la decadencia.

Y se pregunta escuchando los tambores de semana santa:

¿La alegría también muere en abril?

IV.

Imagen

El hombre primavera nota sobre la tierra un tumulto.

Escucha voces,

Música de fiesta.

Vuelve a la tapia y se encuentra con otros hombres primavera que salen de maratón a escalar la montaña. Los altavoces anuncian el evento con ruido, música muy fuerte. Pasan corriendo un enjambre de hombres primaveras a escasos metros del monte recientemente calcinado, y el barrio pasional de las palmas.

Los peregrinos de Cibeles hacen su marcha guiada envueltos en prendas deportivas de temporada.

El hombre primavera les saluda encendiendo una llama.

Así los llama:

Oh hermanos,

Almas pasajeras,

Que escucháis con indiferencia la tierra y su pasado.

Deteneos a escuchar los misterios de los barrancos.

EL secreto de las grutas.

El lamento de las plantas.

Antes de que la ciencia los silencie o los transforme.

Parar de correr hacia el abismo.

Hacia la nada.

Las cumbres son sagradas.

¿ Por qué ascendéis a ellas?

Hablando cómo gayos lascivos,

Los corredores, los hombres primavera.

Ponen en sus labios nombres de mujeres,

Con las que se han cruzado.

Arrojados a los brazos de la muerte prematura,

En las noches de bohemias.

Corren y hablan de cuerpos desnudos.

De copas de vino, de brindis.

Glorifican a las prostitutas,

Que entregan por una moneda sus órganos sexuales,

a los caminantes que pasan por su lado.

Honran las tabernas, la música, la moda.

Corren cercanos a los viejos almendros olvidados,

En sus somnolientos bancales,

Con sus flores blancas comidas por abejas,

Y aún con sus frutos podridos en las ramas sin recoger desde el otoño.

Desolado, al otro lado de la tapia.

El hombre solitario de la primavera,

Observa su huerta con los ojos derrotados.

Echando de menos los antiguos dioses que vivían antaño en cada casa.

Cuando la primavera era nueva.

Brotaban miles de espíritus y de creencias en las fuentes,

En los troncos huecos de los árboles derribados.

Las cosechas eran fértiles.

Y el hombre estaba unido a ellas.

Tenía un motivo para celebrar la primavera.

Tenía una excusa y una necesidad de amar.

Hoy no la hay.

Nada hay que celebrar, ni agradecer.

Es indiferente el invierno, el otoño,  el verano.

No hay dioses en los que creer.

No hay tierra que labrar.

Los corazones solo pueden mirar desde la ciencia.

Sin irritarse, sin sentir, sin apasionarse.

Las prostitutas de hoy son solo son trabajadoras del sexo.

No hay en ellas pasión, ni entrega.

Ya no son Cibeles, ni Venus.

Todo está muerto en el hombre de hoy.

Imagen

Angelillo de Uixó.


Cibeles: rito hombre- primavera en el corte inglés. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.
Based on a work at https://angelillo201.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.scribd.com.

La música no deja pensar en la caída del hombre.

Imagen

Dedicado a mi amiga M. con a que toco en ocasiones la guitarra.

Imagen

Intro:

El vértigo se apodera de la humanidad tras la caída de las ideologías, psicoanálisis, y el comunismo. Una humanidad multicultural, globalizada, y tolerante que ha regresado al niño y al animal danza con su cuerpo cubiertos de harapos en estadios, grandes festivales, en verbenas de barrio. Saltan, brincan, chillan, se arrojan por los suelos cómo serpientes, se mezclan los unos con otros cómo animales, sienten convulsiones, se dejan poseer por sus instintos, estallan sus dientes, jadean, dan palmas, vociferan, se coronan con flores, se reúnen cómo los salvajes en torno hogueras donde cocinan, idolatran a los animales, a Buda, al Dalay Lama.

El horror.

El horror.

El horror.

Imagen

  1. Rototom.

Imagen

Angelillo de Uixó sobre una colina de Castellón mirando a lo lejos el festival de rototom junto a un paralítico en sillas de ruedas afectado por un desahucio en una corrala. La cabeza del desahuciado sangra de un pelotazo goma que le han dado en la intervención policial. A su padre lo han metido en un saco de tela envuelto en muchas cadenas y se lo han llevado a la audiencia nacional donde será juzgado por terrorismo al haber dicho al agente agresor:

Serás cabrón, cobarde e hijo puta, le has pegado un pelotazo de goma a un jodido paralítico.

En las manos del paralítico hay unas flores marchitas que le han entregado cómo solidaridad la gente del rototom cuando se han cruzado con ellos en el recodo de un camino.

Imagen

Angelillo de Uixó señalando al paralítico el festival en pleno apogeo.

– ¡Aquí tienes las creencia de la humanidad Luisito!

El paralítico llora.

Doy gracias a Dios de no poder bailar, así no me tengo que mezclar con esas personas.

Angelillo de Uixó.

¿ No eres también sordo, verdad Luisito?

Paralítico.

No Angelillo solo paralítico.

Angelillo de Uixó en tono consolador.

Una pena Luisito, una pena, pensarías mejor sino escucharas a nadie.

  1. EN cualquier lugar hay música.

Imagen

Angelillo de Uixó y su fiel amigo paralitico que depende de Angelillo al haber perdido su casa, a su padre y no haber instituciones para los desahuciados, pasean por las calle de Vall d´uixó.

Angelillo empuja el carricoche de su protegido.

Se detienen cuando tropiezan un coche mal estacionado con la música bakaladera a todo volumen en el vado para paralíticos que les impiden pasar con la silla de ruedas a la otra acera.

Los cristales del vehículo son negros y no se pueden ver su interior.

Angelillo llama al cristal, pero nadie contesta.

Insiste.

Luisito que es paralítico pero no tonto le grita a Angelillo:

Amo, amo, quizás estén comprando.

Angelillo asombrado del buen juicio de Luisito le contesta:

Pudiera ser Luisito, pudiera ser.

Mira a los comercios de alrededor por si estuviera allí. Hay una conocida perfumería y varias tiendas de ropa.

Angelillo avanza hacia la perfumería. Suena una irritable música de 40 principales. Unas tetonas rubias afásicas, medio subnormales rocían a unas pijas vestidas como putas colonia.

Angelillo les chilla:

Eh, ustedes, ¿ El coche negro de fuera es suyo?

Las muchachas atentas a la colonia y la música no contestan.

Angelillo les vuelve a gritar, su voz apenas se escucha entre la música.

Las jovencitas se contonean mientras son rociadas de perfume, se abrazan y se besan entre ellas.

Eh señoritas, por favor, contesten, ¿es de usted el coche?- Les pregunta tocando el hombro desnudo de uno de ellas para que le presten atención.

Las chicas lo miran cómo aun pervertido sexual y le rocían con gas mostaza los ojos.

Angelillo cae de rodillas y lo patalean mientras suena la canción de Amaral:

Sin ti no soy nada.

Dos canis que escuchan música con su móvil vuelven al coche con unos paquetes de boquillas de cigarros en las manos y varias cervezas.

Imagen

Luisito les reprende su conducta.

Ya era hora, ¿ no saben ustedes que ahí no pueden aparcar?

Canis I con la boca abierta. La música del coche muy fuerte.

Chache, que dice este subnormal. Apenas le jalipo sus versos brother.

Canis II. Con estrés, cólera, hiperactividad y emocionalidad neurótica. Grita a su compañero.

Ay, ay, ay que le meto.

Los dos canis empujan la sillita de ruedas contra el escaparate de la perfumería. Luisito atraviesa la luna con la cabeza y va a caer junto Angelillo al que le están pegando las muchachas.

Los canis se ríen y se van.

  1. al 15- m le va la música.

Imagen

En la terraza de un bar situado en una plaza unos chicos que llegan de bailar de una manifestación preparan la siguiente acción antisistema. Un guateque protesta delante del ministerio del orden público por haber torturado a 20 manifestantes y asesinado a tres delegados sindicales en Atocha.

Camarada Jordi sorbiendo coca cola.

Me he comprado un nuevo parche para el tambor.

Camarada Vane.

Oh Jordi, ten cuidado, la última vez te entregaste tanto a la causa te sangraron las palmas de tocar tan fuerte.

Camarada Jordi, con rostro emocionado, mirando las manos aun con vendas:

¿ Pero cómo salí en youtube?

Camarada vane.

El mensaje fue compartido por miles de personas en todo el mundo. Nueva york, berlín, el Congo Belga.

Camarada Jordi, rostro de orgullo:

La música va a cambiar al mundo.

La camarada Vane.

Oh Jordi.

El camarada Jordi se quita la camisa, luce abdominales, saca un tambor de una bolsa deportiva y se lo pone entre las piernas. La vane se levanta de la silla y agarra la pandereta que llevan en el bolso. La gente que pasa por la plaza se acerca:

La canción de Jordi:

Tom, tam, tom, tam.

El absoluto no tiene forma.

Nada es fijo ni para siempre.

Forever, forever, forever.

Tu me importas,

Oh baby, oh baby, oh baby.

Amor, amor, amor.

( Pandereta de la vane y su dulce voz a los coros)

Amor, amor, amor.

Tom, tam, tom.

Todos somos unos,

Ni más grandes ni más pequeños,

Escogidos tal vez dormimos cómo el gusano.

Pero despertamos ya del largo sueño.

Tom, tam, tom.

Angelillo de Uixó. De su obra el mundo de la fonografía y la tontería.


La música del coche muy fuerte. by ángel blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.
Based on a work at https://angelillo201.wordpress.com/.