Posts Tagged ‘escopeta nacional’

Sanchez-PP-esconde-candidatos-inocua_EDIIMA20150418_0287_28

Con que profundidad de asceta medita el ciudadano murciano de pura casta.

Estirpe nacida de un santa  y un paleto, que vive como un ajo de su huerta.

Casi de nada, para si, e indiferente a casi todo.

Aferrado a su silla de esparto en el campo, de la que no se levanta, aunque el mundo este temblando y venga una ola de fuego.

Allí, en su silla,  seguirá sentado hasta el final de los tiempos, con los ojos a la corrupción cerrados, y los brazos cruzados como crucificado.

Y cuando le pregunten al murciano por  lo que opina que pasa.

Se sentirá agradecido y bendecirá a los que le han robado hasta el aliento.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-

Advertisements

Dedicado al diputado y ex alcalde de la vall d´uixó, el muy honorable Óscar Clavell por su labor de fervor en el folclore local. El tripartito en su reconocimiento.

Había sido el pueblo renovado por la izquierda. Por eso en la tarde anterior a la víspera de la romería de San Antonio, en la localidad de Vall d´Uixó, había un ambiente liberal rodeando todo el garroferal perdido donde se ubicaba la ermita de San Antonio, dedicada a este  patrón de los animales. Entre almendros podridos, que se mantenían como momias sobre sus troncos albergando  viejos frutos disecados y ennegrecidos entre sus huesudas ramas, sonaba música de guitarras eléctricas. Pudiera parecer un acto de provocación a la ley mordaza, y hubiera sido delito de odio y apología del terrorismo, si entre aquellas gentes que tocaban y escuchaban coreando el famoso tema: ” autopista al infierno” de la banda angloaustraliana AC/ DC, hubiera habido anarquistas. Sin embargo, se encontraba con ellos el sacristán, practicando sus bendiciones bajo el anillo de ramas de los viejos pinos. Por eso, estos acontecimientos  quedaron  en un simple ocaso entristecido, con aires de esperpento, brujería en un ambiente alternativo liberal , al que nadie daría cuentas, ni tendría que rendir explicaciones en el cuartelillo de la guardia civil o fiscalía  por tan insólito concierto. Las casetas colindantes, de gente humilde y esquizofrénica, estaban a esas horas extrañamente alteradas. En ese ambiente de pobreza y austeridad, donde estaba impuesto a estas desgraciadas gentes  el castigo como norma, así  como el temor a las autoridades municipales, fueran del signo político que fueran, reinaba esa tarde noche una gran excitación por el ambiente festivo. Por ello hicieron a lo largo de la semana un gran esfuerzo por dar un aspecto de normalidad al lugar pintando las fachadas, quitando hierbas del suelo, arreglando cercas… En definitiva, adecentando el sitio para los visitantes. Conforme llego la noche, las luces se encendieron. No dejaron de hacerlo hasta bien entrada esta, cuando habitualmente estas gentes tranquilas y humildes, se retiraban poco después de las diez de la noche a descansar.

Sin embargo, esa noche las luces, las voces, incluso la música proseguía en las casetas. Incluso los perros de los corrales parecían contagiarse de esa súbita excitación social, y los machos se aupaban sobre los lomos de otros machos, los gatos por los tejados aullaban en celo, y la luna lo observaba todo con disimulo.

Terminado el mini concierto, minutos antes de que sonaran las campanas anunciando las doce de la noche, ese ambiente miserable y oscuro del lugar volvió, con el silencio más absoluto. Los perros se tumbaron sobre la tierra húmeda de los corrales, los gatos desaparecieron de los tejados, y los vecinos de San antonio orinaron en alguna esquina antes de meterse en la cama.

Fueron los perros  ladrando frenéticamente los que despertaron a los vecinos tras tanta agitación de la noche anterior. Los perros ladraban nerviosos, asustados, mostrando como acto, más que de valentía de cobardía, los dientes a los forastero. Docenas de personas  caminaban indiferentes con un pañuelo verde al cuello y un bastón. Sus rostros llenos de severidad y estupidez, que no tenían nada que envidiar al de sus abuelos, aunque iban afeitados y los cuerpos eran más estilizados, llegaban de todas partes del pueblo acompañados de hijos y perros, que fielmente seguían al cabeza de familia.

Los niños debían aprender lo que significaba todo aquello, en cuanto al gato o el perro que les acompañaba, mirando a todas partes sin comprender nada, estaban exento de esa comprensión. Las costumbres, heredadas como la inteligencia entre las buenas gentes de vall d´uixó, pasaban de unos a otros, generación tras generación, aunque ahora tanto las costumbres como la inteligencia, se había convertido en un mero folclore, casi con aires de mito. Los romeros formaban una larga fila, que recordaban las migraciones de los búfalos en las praderas americanas, aunque vistos  de cerca,los romeros disminuía el tamaño, y más bien parecía una larga fila de asnos siguiendo como los salmones sus instintos que los empujaba cuesta arriba a escuchar unas palabras que no comprendían. Las divinas palabras del sacristán dando misa en latines:

Paz y bien.

Angelillo de UIxó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Así me dije una mañana:
sal y disfruta.
Observa el mundo, pero no lo intentes cambiar.
Es demasiado esfuerzo para tus hombros.
Hoy no es el día.
Ese día está por llegar.
Visita tierras lejanas,
pero no demasiado lejanas.
tienes cosas que hacer.
Distraite viendo que te rodea
, pero no te distraigas demasiado.
Tampoco veas demasiado,
que luego te molestas.
Ve y vuelve antes del medio día,
será lo mejor y más prudente.
Evita la policía y las discusiones.
No provoques con la palabra, el gesto o la mirada.
En la mesita tienes seis euros.
No los malgastes con mujeres.
Ni des propina a los necesitados.
la mayoría viven mejor que tu.
Recuerda Angelillo:
Paz y bien.
Una vez me hablé con gran franqueza y sinceridad, oh hermanos, cogí el autobús a Villa Real.
Nadie me habló en el trayecto.
De este modo mi espíritu llego inocente y sano a Villa Real.
Lo primero que me encontré en mis primeros pasos por esta tierra, fue con la cara de putero de Jaime I presidiendo un parque donde claramente me introduje una sociedad de plebeyas. Mujeres con sus niños alrededor de la estatua hablando de poner el plato al marido. Iban y venían corriendo, hablando sin cesar de tener dispuesta la comida para el César.
Creía que habían sido abolidas estás costumbres en la tierra de la barras rojas y amarillas sin espuelas.
Cuánto agradezco escuchar esto, ahora sé cuanto manipulan los medios de comunicación y las feministas.
Esto me dije tras haber estado quince minutos escuchando a las mujeres esclavas de su casa y los señores.
Las campanas me anunciaban que el día iba pasando, y yo tenía miedo a mi propia amenaza. La más dura de todas, peor que la que sufre una mujer de Villa Real a manos de su marido cuando no tiene la cena hecha.
El propio autocontrol, el peor de los controles.
Mil veces prefiero que me rodeé como de costumbre la policía, que enfrentarme a mi control y a mis castigos.
Solo tuve que dar unos pasos , en la siguiente estación de penitencia, un parque con el que me di con el cardenal Tarancón.
!Tan admirado por la burguesía y la clase media socialista!
Claro, debía tener tan ilustre su rincón petulante en el parque, controlando a las parejas y el trafico de coches y personas. Miré a mi alrededor con esperanza de encontrar por lo menos un par de maricones. Alguna respuesta se merecía el cardenal.
Más mis deseos pasaron inadvertidos ,y me vi atravesando solitario la carretera entre una masa moderna de cebras. Cada cebra iba a lo suyo, parecía que vivieran en el país de la felicidad de los borregos.
Aunque para mí no había error, era náufragos de la crisis económica que paseaban como animales perdidos por la calle Aviador Franco. Observé la dura placa Azul de la calle recordando al Aviador. La calle típica de Villa Real de pisos bajos con terrazas planas, muchas de ellas con letreros de en venta. Los viejos comercios de tenderos castrenses tenían las persianas cerradas, como la de un viejo telar donde un cartel anunciaba su traslado:
Nos hemos trasladado a Turquía.
Mil calles todas con nombres de santos, vírgenes, mártires, fascistas, trataban de engañarme, de empujarme al pasado, de hacerme viejo.
El sol iba ascendiendo, la mañana se perdía. Y lo más aterrador. Escuché risas. Me estremecí.
Risas infantiles. Sin embargo me encontraba en el instituto nacional de la semilla. Sin embargo escuchaba risas infantiles. Risas porque el instituto nacional de la semilla también era guardería.
No había ninguna colisión en toda Villa Real con la democracia.
Todo era Nacional fascista.
Calles, monumentos, gentes.
Había que irse.
Pero
¿Cómo salir de Villa Real?
Por la calle Francisco Franco, Felipe VI, Juan Pablo II.
Vi a un policía local y quise preguntarle:
¿ Cómo puedo llegar la autobús evitando una calle que no tenga nombre de reyes ni fascistas, santos ni vírgenes, ni estatuas de obispos o de toros?
Cuando me dirigía a él:
La procesión en tromba con orquesta y Cruz deslumbrante por el sol que me cegaba.
Eché a volar y llegué hasta la estatua al sueño español:
El trabajo.
Un homenaje de Villa Real al trabajo de sus agricultores.
Su figura, un recuerdo brutal a la inocencia y la explotación.
Sus brazos imponentes, llenos de movimiento eterno encadenado, servía de cuna de palomas, las mismas palomas con sotana y diplomas que se aprovecharon de estos inocentes trabajadores de cuyo esfuerzo sacaron una gran plusvalía.
Cerca de la estatua unas voces enervadas pedían trabajo para los españoles.
Yo miraba la estatua, y a los que se manifestaban con aires de supertrump pidiendo trabajo solo para españoles.
Ya se darán cuenta- exclamé esperanzado – Que cuando se vayan los inmigrantes en España, o los mexicanos en Norteamérica, la explotación y la violencia de los empresarios, la que ejercen contra los inmigrantes, y que gracias a la exclusión social de muchos blancos empobrecidos no sienten claramente, la sentirán. Luego miré la estatua de Villa Real de esos inocentes Sisifos y caí rendido:
No, no se darán cuenta.
Así fue como volví sobre mis pasos al autobús con una pesada carga. EL recuerdo de placas, estatuas, calles.
En mi cueva con mis animales lloré y compusé  una canción llamada:
Oh mundo cruel,
pero eso es otra historia.
Angelillo de Uixó.

=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /><br />Este obra está bajo una rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

El mito de la madriguera de Pedrofilo.

thcahzvntn

 

 

¿ quién no iba a creer en el hombre escrupuloso y formal?

Ni a gritar que no se fuera.

¿ quién de nosotros no deseaba escuchar su verdad, su pequeña verdad?

Tan cercana a nuestras creencias las mentiras que se fraguan tras las puertas de los despachos

Así hablaba consigo el buen hermano Angelillo después de haber escuchado al hombre formal y escrupuloso, con Fe en que volvería a nuestro lado con millones de seguidores.

Esta era su historia.

Huyó, huyó el hombre escrupuloso que había guardado las formas, huyó ladrando como un héroe por el campo.

Se retiró para volver, cuando le mordió una araña que le habían puesto sus propios compañeros bajo el asiento por ser escrupuloso.

Al sentir el veneno de la araña el hombre de las formas, pegó un salto del asiento gritando:

Desgraciados ¿ qué me habéis hecho?

Cuando el veneno circulo por su sangre roja, le  sirvió de remedio para contar la verdad, pues nada hace mejor soltar la lengua y ser sincero que los peores males, y los más duros golpes. Nada es tan precioso para discernir la verdad que unirse con tus enemigos y odiar a tus amigos.

!Alabados sean los que hayan pasado esto!

Así que el hombre escrupuloso y de las formas, les dio las gracias a sus compañeros por envenenarlo, y antes de huir malherido, les dio las manos en un gran abrazo en la despedida en el umbral de la puerta giratoria, donde dijo:

Os sigo queriendo, formo parte de vosotros.

Luego se subió a su coche, y empezó a correr por todos los pueblos gritando:

Busco compañeros, busco compañeros con principios socialistas para hacer la travesía por el desierto con Podemos.

Muchos distraídos se acercaban maravillados de sus  palabras, y el les explicaba su verdad que titulaba como:

El mito de la madriguera.

Así empezaba:

Imaginar que vivimos en una madriguera como conejos mirando las paredes donde hay unas sombras que ven nuestros ojos. Todos sabemos de sobra que lo que vemos es mentira, pero fuera están los poderes económicos y las grandes líneas editoriales, que nos dicen lo que vemos en esas sombras, y lo que pasará si desobedecemos. Todos los días nos muestran los castigos. Pero yo os digo que he salido  de la chistera y he visto lo que hay, una gran hoguera alimentada por papel , y si soplamos, la apagamos, y salimos todos a ver la luz. Somos personas y no conejos coño.

La gente mucho aplaudía, y se divertía, hasta que la escopeta nacional llegaba empezando a disparar. Pedro salia entonces corriendo, y cada cual a su madriguera.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

quemar al hereje

Posted: October 26, 2016 in escopeta nacional, PP
Tags: , , ,

 

 

cimg9893

Era el otoño, y en muchos lugares del reino, había hambre, verdadera hambre, y hacia frío, verdadero frío. Y no solo eso era lo único que pasaba en el reino. Entre el populacho se había puesto de moda el rechinar de los dientes, que era  blasfemia. Por eso terminaba con la consiguiente corrección de la ley mordaza, popularmente conocida como la santa enmienda. Y todo esto ocurría bajo un ataque el alta intensidad perpetrado por 86 diputados, que estaban contra todos, incluso contra ellos mismos estaban para salvarse de la hoguera. Hubo  quien recogió ese rechinar de dientes y se dijo:

que hermosa canción de hoguera, huele, huele, huele, a… ( estuvo pensando el buen hermano a que olía el rechinar de dientes, hasta que le llegó la inspiración) huele a santidad.

Así que decidió rimar la queja para repartirla entre los buenos hermanos que iban a rodear al congreso para quemar a los…

Haciéndose pasar por juglar y bufón, ganándose el aplauso de todas sus señorías,  repartía sus hojitas ,llamadas quemar al hereje.

“Ay, empieza el llanto de las rosas,

porque en sus hojas hay nieve.

quieren subir a las ramas,

para ver a un pueblo en el filo de la navaja.

con sus 86 diputados de vuelta de todo,

que huyen de la nieve, para lanzarse al agua,

y que les lleve, que les lleve a puerto seguro,

donde no haya nieve.

Empieza el llanto de las rosas,

con el primer muerto por la nevada.

dicen las rosas:

¿ quién diría que la fina blancura asesina?

! qué suban nuestros escaños al cielo!

A ver si sirven para parar este asesinato.

Os mandamos una corona de rosas a los difuntos

 

paz y bien”

Así el juglar fue muy aplaudido por el populacho,

que le decía:

cuanta razón tiene este payaso.

Pero un enemigo suyo, un poeta llamado Pedro, gritó:

Es socialista. a la hoguera con él.

Angelillo Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

EL judío errante del rototom y la escopeta nacional.

DSCN0002image8

Los acontecimientos que paso a relatar ocurrieron extrañamente en el rototom, un festival de música alternativo y pacifista, y son difíciles de explicar, debido a que tiene como protagonista a un judío, y estos no suelen poner el pie en España desde hace siglos.  Imagino que alguien lo había atraído para que le enseñara su arte, pero un cristiano viejo, y buen patriota, sin duda cercano a nuestro muy Cristiano Rey Don Felipe, el conservador de la Unidad, debió denunciarlo a las autoridades publicas como agitador. El momento que recojo es el de su confesión. Así se manifestó ante el publico del rototom-

Oh almas agitadas ante mi presencia por la  duda de que yo no sea un enviado de  paz y la tolerancia. Nada más alejado. Quiero mostraros mis credenciales, son del ministro de cultura y de propaganda de España  que desea que hable con vosotros.

Para que no os quepa ninguna duda de que no tengo nada contra otras religiones, por si dudáis del ministro de España por ser apolíticos, decir que yo, llamado Juan en espera de Dios, soy como mi padre, agnóstico , es decir sionista.

Los viernes acudo al muro de las lamentaciones  en Israel   a escuchar al Rabino   que nos lee las cábalas. En ellas encontramos el destino de nuestro pueblo. He de decir que algunas son difíciles de interpretar para gente  occidental como vosotros. Por eso os pido que las escuchéis con paciencia y sin prejuicios cristianos.

En el libro de la tolerancia el rabino nos explica cómo hay que tirarles bombas a las mamis palestinas para que no den a luz a más hijos,  quemar las casas de los árabes con toda la familia dentro para que no nos ataquen.

EL sanedrín, que está compuesto por una asamblea de jueces , aprueba  éstas enseñanzas por ser voluntad de nuestro Dios que nos ha elegido como su pueblo predilecto. Los demás pueblos, son como sabéis insignificante. Todas estas enseñanzas religiosas las canto en mis letras,  que algunos por no comprender los misterios de la cábala no entienden. Para ello deberían leer  el libro de la amistad. Son una serie de diálogos que nos lee el rabino. Os contaré la amistad entre un judío llamado Abraham y un palestino llamado Alí.

Breve historia de Amor entre  Abraham y Alí.

Ambos son amigos desde la juventud, comparten el burro para ir a Belén a comprar pan, ordeñan una oveja juntos todas las mañanas, y reparten su leche.  van de la mano uno y el otro tanto al muro de las lamentaciones,  como a la explanada  de las mezquitas. Todo el mundo se maravilla de la amistad de ambos jóvenes, que parecen una pareja.

Sin embargo, a la edad del servicio militar, Abraham , nos cuenta la cábala que va al ejercito, y Alí queda solo y triste. Entonces Alí entabla amistad con un grupo terrorista. Al tiempo, Abraham  vuelve de permiso después de atacar los  altos del Golan y quiere ver a su amigo. Así que lo busca.  Al verlo lo nota cambiado, pero sin embargo no quiere estar lejos de él . Ambos amigos van a ordeñar la oveja al pesebre como antaño, pero lo hacen en silencio.  Allí aprovecha  Alí y  lo mata.

Éstas enseñanzas son  por las que nos regimos los judíos, ya que aportan una gran claridad  metafórica a la cultura de nuestro pueblo que está siendo amenazado por organizaciones internacionales de gente  muy peligrosa. Nos odian, y acusan a nuestros textos, a nuestros libros como el de la luz, de oscuros, y a las manifestaciones de nuestros rabinos de fanáticas.

!Cómo!

Si más claros no podemos llegar a ser.

Por eso me he arriesgado a venir a vuestra orilla, no  habría puesto un pie en España  sin la complicidad de tener credenciales  del ministro de propaganda y cultura  del país. Os pido ayuda en el nombre de la paz de Israel,

Gracias rototom por invitarme.

Haciendo la señal de la cruz y pidiendo el perdón Juan en Espera de Dios silencio en el escenario.

 

 

La mayoría de gente del rototom que había comido mucho,  bebido mucho más, y se había  drogado hasta el culo como la hija del presidente de las cortes valencianas, le dieron la absolución y un montón de rulas que el judío errante probó como si fueran la hostia divina.

si-me-para-un-policia-se-la-chupo_std.original14402362440136

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/08/22/55d845b822601d2b778b457a.html

 

matisyahu-d

Licencia de Creative Commons
EL judío errante del rototom y la escopeta nacional.by Ángel Blasco Giménez is licensed under aCreative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

La cinta blanca, el club del desahucio.

la cinta blanca la llevan  en españa los represaliados de diferentes colectivos sociales

la cinta blanca la llevan en españa los represaliados de diferentes colectivos sociales

Hora crepuscular en un pleno gótico del ayuntamiento de vall d”uixó. Conversaciones perdidas, horas de lamentaciones, las mociones de la oposición sobre la bandeja de la mesa ignoradas por la mayoría absolutista. Despotismo de tejeros repeinados y juveniles en los rostros amariconados de los gobernantes encapsulados en un autoritarismo chabacano de latinismo agitanado ,y una oposición maulladora cómo gatos callejeros lapidados en las calles por gente que pasa hambre.

En el fondo del pleno gente del pueblo: un ciego, un sordo, un tonto, y varios vecinos a la altura de las circunstancias de las peñas taurinas y del club de caza “la foca roja”
Retumbar de campanas y petardos a la hora que alza la voz de la portavoz socialista Antonia Valls que formula sus preguntas.

Una polilla rompe el silencio embistiendo zumbando incansable y quijotesca contra los tubos de neón del techo.
Los rostros de la oposición de incredulidad ante la polilla.
No hay respuesta por parte del alcalde, haciendo alarde de chulería hispánica ,  desprecio grosero, y asco hacia Antonia.
levanta la sesión con aires de novillero que se burla de una puta.
En pie, junto al mástil de la bandera de España que queda pegada a su culo da el trompetero fin.
Señores,
La corrida se ha acabado, todos a casa a descansar que mañana hay que madrugar.
Voces de la oposición apagadas con las luces,  quejumbrosos bajan los peldaños farfullando.

DSCN0069
Porcar a Antonia.

Esto parece la escopeta nacional.
Antonia. Irónica ante el acalde con el que se cruza.

No hables muy alto, no sea que me ordene que le entregue algún pelo de mi coño.

Porcar. resignado. a si mismo.

No hay nada que hacer, este país es de circo y pandereta dirigidos por unos comediantes criminales, con aspecto de payasos, pero con alma de sicarios que hipnotizan al pueblo. Pero silencio, oh Porcar, mejor callar , no me lean el pensamiento y me mande a la pandilla de jueces de Nules.

El alcalde a Porcar, ( sutil)
¿ en que estamos pensando Porcar?

Porcar. ( a la defensiva)

En nada, en nada, cosas mías, de lo mal que nada izquierda unida.

En la puerta del ayuntamiento, al alcalde le felicitan sus devotos.
Don Saturnino, avanza cómo un centurión romano, ojos pardos y cansados, estrecha su mano grasienta con uñas negras de arañar la tierra de las cebollas de su pequeña huerta solariega.
A estado usted magnifico.
! Qué silencio, que silencio!
Espectacular.
Cómo le respetan sus adversarios políticos.

El alcalde con las manos de Don Saturnino entre la suyas, impartiendo catequesis Socrática:
debe aprende la canalla de la oposición que hablar es un lujo que no nos podemos permitir, pues lo nuestro es actuar.
El alcalde sale altivo y satisfecho del pleno, el concejal de servicios sociales le entrega un papel con un pequeño guión para la reunión con el colectivo de subnormales y discapacitados que solicitan una subvención para mejoras de la instalación de su sede.

DSCN0070

En las calles de Uixó hay silencio, igual que en el pleno. Varios hombres y mujeres de colectivos sociales señalados por el ayuntamiento y la justicia, llevan una cinta blanca atada del brazo, para que sepa todo el mundo que están siendo represaliados por desafectos.
Los desafectos caminan con la cabeza baja, suelen ser seguidos por la prensa, la benemérita y la policía local muy de cerca.
María Jesús, que pasa de largo de los treinta, camino de los cuarenta, tras ponerse en el brazo su cinta blanca sale a la farmacia del hogar de Clarisa, una anciana a la que cuida en régimen de interna por docientos euros al mes. Se encuentra con gente con antorchas encendidas desfilando.

DSCN0036

Sin poder gritar, se muerden la boca, llena de rabia, odio y vergüenza.
Los nazarenos de semana santa rompen el silencio marcando el paso.
pasan por su lado y la miran cómo se hace con los perros abandonados.
Los ojos sanguinolentos del director de la caja rural la observan con detenimiento bajo el capirote.
Ella reconoce el fuego de los ojos de  quien la denunció por manifestarse ante el desahucio de su casa delante de la puerta  del banco, y la mando cuatro meses a prisión.
Antonia camina por la acera, y siente el golpe en su pecho por el atropello de María que huye ciega a punto de explotar en un grito prohibido por el código penal español.
Ambas asustadas sin saber que va a pasar se miran sin poder gritar.
Toma, te doy mi cinta blanca, para que te la pongas en el brazo y que sepa todo el mundo que tú también estás siendo reprimida.

Antonia con la cinta en la mano.
¿ Está loca chiquilla? si te la quitas la policía te tirara de cabeza por el puente.
María , trágica , llorando.

EL camino del puente lo conozco Antonia, y no necesito que me tiren, yo sola puedo lanzarme.
Antonia valls.
Pero si eres una chiquilla, tienes toda la vida por delante, además, dentro de poco habrán elecciones, y el partido socialista está dispuesto a hacer una revolución social.
María. negando. Le cae un moquillo blanco que se limpia con la mano.
Sonido de tambores de semana santa, cánticos de suplico y muerte.
La luna surge esplendorosa pidiendo sacrificios, el agua del Belcaire canta presuntuosa cubierta de un manto plomizo de plata.
Luna,
luna,
luna.
Ven a sumergirte en mis negras aguas.

María camina paralela al río.
Se sube a la baranda.
Los nazarenos detenidos ante ella cantan:
Salta,
salta,
salta.
Redoble de tambores.
María, políticamente correcta hasta el final.

Adiós mundo cruel.

Nazarenos:
salta,
salta,
salta.

11108842_848508551888665_8473901412052076297_n

María en posición fetal, salta con la cabeza sobre las rodillas,
baja por el aire maldiciendo  hasta que se cuerpo se estrella y se estira.
Varias antorchas son lanzadas entre las peñas donde ha quedado atrapada. Su cuerpo arde sobre el agua.
Y el director de la caja rural asomado a la baranda les dice a los nazarenos.
Ya os lo dije, era una bruja.
Los nazarenos continúan la marcha muy contentos.
Angelillo de Uixó.
La cinta blanca, el club del desahucio. by Ángelillo201.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en wwwalgarabia.blogspot.com