Posts Tagged ‘burguesía’

Una feminista bien vestida vale por tres.

12029781IVfeminazis

Yo estaba tumbado formando con mis manos una cruz bajo una fina capa de luz del sol sobre la hierba en el bosque primitivo del jardín botánico de los jardines de los Viveros de Valencia. Acaba de salir de museo de prehistoria. Una chica con una túnica blanca hacía yoga. Yo… recuerdo que desde el césped  miraba sus cabellos rubios que eran cómo brizna de paja mecida por el viento. Su rostro estaba cargado de una espiritualidad que se transmitía. A su lado había un chico con sombra de ojos en los parpados, y también llevaba los labios pintados. Tenía la cabeza rapada y tocaba una flauta de forma muy suave. La melodía era hipnótica. Flotaba una gran paz y armonía en el ambiente bajo esos viejos arboles traídos de alguna selva Africana. Yo miraba desde el suelo las ramas, un laberinto de hojas frondosas parecían abrazarse en silencio y ocultaban a gorriones que se perseguían entre las ramas entre alegres canciones.

exc_grazi
De repente, del auditorio-jardín de los Conejos que había en los viveros empezaron a sonar los altavoces y música de tambores y guitarras distorsionadas.  Las ardillas, los gorriones, la chica que hacia yoga, el misteriosos chico que tocaba la flauta, y yo, nos sobresaltamos. Todo parecía haber cambiado.
¿ Qué pasará ahora?- me pregunte levantándome cómo si una llamarada hubiera destruido toda esa paz. Cogí mi bicicleta que estaba a mis pies del manillar, y empecé a caminar hacia donde sonaba la música. Seguí cómo si navegara por un oscuro río la corriente al son de timbales, aplausos y gritos de mucha gente que se concentraban hacia una dirección que terminaba en un anfiteatro repleto de amplificadores e instrumentos musicales. Si , iba a haber una gran fiesta. Sobre mi cabeza volaban globos que flotaban por la gran plaza que formaba el recinto. Habían chicos y chicas con camisetas de los rolling stones gritando:
No encuentro satisfacción.
No encuentro satisfacción.

faministas bien vestida

Me extrañó mucho escuchar a una chica rubia muy guapa, de unos 18 años, que se quitó la camiseta mostrando sus perfectos pechos con unos grandes pezones  sonrosados mientras le entregaba la camiseta a su novio que la recogió.

Le dijo estas palabras que para mi se convirtieron en una incógnita:
¿ Crees que comprenderán mi mensaje?
Es muy difícil para mi ser feminista, a veces tengo la impresión de que nadie me escucha, ni lee mis mensajes escritos en mi culo, y que solo quieren que me quiten la camiseta en las manifestaciones.

Yo sentí al verla una sensación de aturdimiento, de sorpresa. Intentaba dar sentido a lo que la voz de esa muchacha quería decir. Sin duda su verdadera voz estaba bajo su cuerpo, había que apartar la vista para comprender la verdad.
Entonces me puse delante de las grandes tetas de esa jovencita y cerré los ojos.
Presentía que su cuerpo no era suyo, a esa chica le iba el mango, estaba claro, pues empezó a gritar:
pervertido.
SU novio, de unos 22 años y metro ochenta me obligó a abrir los ojos, ya que estaba frente a mi gritando cómo un loco. Sus gritos para mi se esfumaron cómo el humo, pues solo podía escuchar el silencio y la soledad entre sus gritos.
Allí solo veía gestos ambiguos, mentiras convertidas en virtud , agitaciones que buscaban la calma, excitación fingiendo ser espiritual, egoísmo camuflado en lucha social, vanidad abstracta, miedo y erotismo, hedonismo y esclavitud a la sociedad burguesa. Mujeres y hombre, agrupados, entregados al frenesí, a lo superficial, siguiendo una idea deformada. Se les había escapado lo que significa el feminismo al olvidarse de entregarse al prójimo, al quedarse todo principio reducido a la posesión del cuerpo.

En una chica se podía leer escrito en su trasero:

No comparto.

lluvia-de-bendiciones-702x336
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Una feminista bien vestida vale por tres. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

La explosión burguesa de las peñas en fiestas.

no hay nada de tradición en las peñas en fiestas, ni de subversivo, por lo tanto es un acto de aopoyo burgués

no hay nada de tradición en las peñas en fiestas, ni de subversivo, por lo tanto es un acto de apoyo  burgués

En contestación a un comentario de Dario a través facebook sobre mi anterior publicación sobre las peñas en fiestas siendo esta una continuación a folklorefilia.
I. Folclorefilia.

de espaldas a los oprimidos, a los hambrientos, a lo tradicional y lo transgresor

de espaldas a los oprimidos, a los hambrientos, a lo tradicional y lo transgresor

No hay nada que huela a verdadera a tradición dórica a la que unirnos , es decir hueso seco milenario espartano que nos haga fuertes, o a algo místico poético envuelto en mil velos femeninos claros y secretos de los que tirar bajo los espejos del cielo a lo que bendecir , ni a algo subversivo que nos haga unirnos saliendo de las cloacas a las barricadas para tomar junto a ellos el poder con bailes, flores, panderetas… en los actos de gallinero con cánticos de gallitos indisciplinados que se suceden en la plaza del mercado de vall d”uixó, un tal día cómo hoy, en Vall d´Uixó, por motivo de las peñas en fiestas.
Por lo tanto solo queda dar le una explicación lógico incendiaría a la fotografía que expongo:
personas jóvenes borrachas, drogadas, de clase baja con música muy fuerte y violenta bailando en la plaza del mercado de vall d”uixó, molestando desde la madrugada a los que buscando el clasicismo estudiaban en la biblioteca, y amenazando a atemorizados vecinos ancianos de que van a estar de fiesta hasta la 7 de la madrugada con la ayuda de la policía si alguien  molesta.
Deducción:

Es una explosión de apoyo a la clase burguesa.

¿ Cómo se ha llegado a esto?

Con el relajamiento de la verdadera tradición, del principio de la autoridad, conduciendo a la juventud a no ser rebelde, e invirtiendo los valores morales que antes eran malos, por otros que dan asco.

Por eso declaro abolidas las fiestas de vall d”uixó desde este instante en que lo pienso.
Actúo después de reflexionar.
Y acuso de desacato a mi autoridad antiburguesa a quien las celebre.
Señalo a las fiestas en peñas de apología de la plutocracia y los caciques.
Auxilio de un Ayuntamiento de vall d”uixó antitradicional en el sentido estricto del termino. Lo que yo llamo verdadera tradición enraíza al pueblo con la aristocracia, la obediencia, la fidelidad, el trabajo de la agricultura y la epopeya morisca.
Lo que acabo de decir puede ser sospecho.
Ahora diré otra cosa más sospechosa:

hay que empezar de nuevo.
hasta ahora lo hemos hecho todo muy mal.

una chicas estaban buscando en la basura mientras se celebran las peñas en fiesta en la otra esquina

una chicas estaban buscando en la basura mientras se celebran las peñas en fiesta en la otra esquina

Atentamente me despido después de pararme ante un contenedor de basura en la esquina de atrás de la plaza del mercado, y mandar hacerme una foto a una de las tres bellas flores rumanas que removían con una sonrisa de fortuna sus manos dentro de un contenedor de basura donde alguien había tirado con desprecio cientos de prenda de ropa en buen uso.
Vuestro:
Bello y líder,
poeta y dictador.
Amante de la fiesta y su fustigador.
A Dario.
Angelillo de Uixó.

La explosión burguesa de las peñas en fiestas. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Todos los caminos llevan al PSOE.

Imagen

Resumen:

Sigue relatando Angelillo de Uixó el viaje a Altura, Marines y Olocau.

Ha llegado a Olocau perdido desde Marines Viejo con su amigo Virgilio.En las calles de estos pueblos deshabitados no hay gente, y quieren saber por donde se llega al despoblado morisco de la Olla para encontrase con los resto de la antigua civilización que les ayude a comprender el presente.

Imagen

Intro:

Oh hermanos antisistemas:

guardar las cerillas, el coctel molotov, la antorcha un momento.

No la uséis con impaciencia o el bosque se incendiará.

Imagen

Escena I.

Imagen

En el pueblo de Olocau Angelillo de Uixó se detiene admirado al ver un caballo galopando con un jinete muerto en su grupa.

Pálido y emocionado mira el camino del bosque del que proviene el jinete. Interrogándole:

¿Quien te disparo esos claveles que te han matado jinete desconocido?

¿Quien le pone ahora laureles a tu cabeza huérfana?

El jinete pasa delirante sin escuchar las palabras.

Los cascos del caballo pasan por encima de las flores.

y la tierra se convierte en una colilla.

Imagen

Escena II.

Imagen

Llegan a la puerta de la sede del partido socialista de Olocau.

En la fachada cuelga un cartel llamando a la lucha que observan Angelillo y su amigo Virgilio entre risas.

Caminan por sus calles deshabitadas y limpias.

Escuchan voces humanas en la sede del partido socialista.

No pasa nada por hablar con ellos ¿Verdad?- pregunta Virgilio a Angelillo ante la puerta.

Yo, hace ya muchos años, en un acto cultural de progres en la universidad de filosofía de valencia, cogí del brazo a una socialista y la arrastre detrás de unos arbustos, así nos hermanamos.

Un bonito acto de fraternidad- contesta Virgilio.

Pasemos pues, no seamos hipócritas- resuelven entrando.

Escena III.

Imagen

Varios socialistas dialogan en el salón:

¿ Podemos nosotros vivir ajenos a los misterios de la lucha de clases?

Si queréis ser felices, si- les grita Angelillo que no ha podido resistirse a contestar con indignación.

Los socialistas se giran hacia la voz que se encuentra a sus espaldas con serenidad. No muestran una respuesta de sorpresa ante los rostros desconocidos, ni ante la crítica amarga e hiriente.

Educado y lacónico, un socialista con un timbre de voz teatral les señala dos butacones y así les habla:

Sentaros hermanos.

Os habéis perdido buscando el despoblado morisco de la Olla, ¿verdad?

Atónitos Angelillo y Virgilio se miran con inquietud y admiración ante la respuesta y el aplomo del socialista.

Cierto- responden ambos al unísono.

¿Tenéis telepatía?- pregunta Virgilio intrigado.

No. Tenemos algo mejor, ¡carrera universitaria!- contesta uno los socialistas en nombre del grupo.

Os diremos donde se encuentra el despoblado, pero antes tomar asiento y escuchar- insiste el socialista.

Angelillo y Virgilio se sientan obedientes en los confortables sillones. Varios socialistas les llevan unas tapas de jamón, gambas, y unos vasos de vino. Agasajan los socialistas a los forasteros de forma ibérica. Una música ligera y sensible empieza a sonar.

El camarada Pablo se presenta cómo tal vestido con frac, chistera y un reloj hipnotizador que mueve pendular ante los ojos de Angelillo y Virgilio; empieza a hablar:

Imagen

Los socialistas contestan a los antisistemas.

Los antisistemas os creéis muy especiales porqué la policía os detiene,

los medios de comunicación os filman,

y os nutrís de arte alternativo.

Habláis con la arrogancia,

y escupís a una sociedad hipócrita.

Una sociedad de idiotas.

Pero ¿ quien es más idiota?

Nosotros o vosotros.

¿ por los tarados vale la pena sacrificarse?

Contemplar que sociedad tenemos:

Basura blanca, chonis, canis, cocainómanos, depresivos, festeros, musculitos, obreros que votan al PP, el 15-M…

En nuestros años de facultad,

Los aquí reunidos.

También creíamos que éramos muy especiales.

Leíamos a Marx, a Freud y a Mao.

Despreciábamos la clase media, la familia, y la religión.

Y ahora aquí estamos.

En un apacible pueblo llamado Olocau.

Viendo cómo todo se desploma mientras cobramos a principio de mes.

Imagen

¿Puedo hablar?- pregunta angelillo de Uixó.

EL camarada Pablo le deja hablar:

¿ Es complicado ser burgués ahora que la gente pasa hambre?

EL camarada Pablo contesta:

Oh no, nada de eso, ha resultado de lo más sencillo.

Un poco de maquillaje en la televisión,

Otro poco de ayuda de la cultura,

Un pacto con la derecha por la paz.

Y sobre todo hundir cualquier alternativa de izquierdas,

Y aquí nos tienes haciendo lo que desearíais hacer vosotros:

Contemplar tranquilamente cómo todo se hunde.

Y yo os pregunto:

¿Quien es el listo y quien es el tonto?

Escena IV.

Imagen

Angelillo y Virgilio huyen de la sede socialistas apaciguados.

Tienen toda la razón del mundo- se dicen pensativos, y recuerdan que han olvidado preguntar donde está el despoblado morisco de la Olla.

!EL despoblado!- exclama Virgilio.

Es igual Virgilio- replica Angelillo- ya lo encontraremos, me da miedo volver entrar a la sede socialista.

¿ Crees que te pueden convencer?- pregunta Virgilio.

Con el estomago vacío y a punto de entrar en prisión: si. Me siento cómo un idiota- con tristeza responde Angelillo.

EL jamón estaba bueno- contesta Virgilio hurgando con el dedo un trozo que ha quedado entre los dientes.

Angelillo afirma con al cabeza y añade:

La función ha estado bien. Razón no les sobra a los socialistas- reflexiona y se pone a llorar.

Virgilio le pasa el brazo por el hombro, y se pierden en una calle llena de gatos tristes y azules.

Angelillo de Uixó.

Imagen


Todos los caminos llevan al Psoe by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.

Villancico de los ancianos de una residencia.

Imagen

Dedicado a mis amigas Laura y María.

I. La función de teatro acaba mal porque no pagan.

Canta el Magno poeta en una residencia vestido de pastorcillo haciendo sonar un tamborcillo. Se hace acompañar en su espectáculo teatral de un coro de amigos punkis, nazis, anarquistas, y nihilista que patean en el escenario a un ciudadano de clase media.

Imagen

Oh ánimas pegadas al cuerpo,

y a las que les queda muy poco aliento.

Próximos a vuestro fin arrojados en este asqueroso lugar,

Que huele a mierda y medicinas.

Os preguntáis en todo momento:

¿Tendré yo sitio en el cielo?

Pero yo tras veros os respondo:

No, no, no, no, no,

Todos al infierno.

Coro de punkis, nazis, anarquistas, fascista y nihilistas provocan que cante el caballero de clase media cuya madre casualmente está tetrapléjica en una silla de ruedas frente a él y hace un año que no la visita.

Imagen

Canción del hombre de clase media:

Por favor,

por favor,

caballeros,

dejad de pegarme:

Agggggg, aggggggg, aggggggg

Voy a llamar a la policía,

os meterán en prisión,

delincuentes,

vagos,

inadaptados,

canallas.

Ahhhhh, Ahhhhhhhh.

Nazi sujetando bate con dos manos y bajándolo hasta la cabeza del cerdo burgués y provocando una brecha de sangre.

Grita el hombre de clase media:

Aigggggg, Haig, Haigggggggggg.

UHHHHHHHH; UHHHHHHH.

Imagen

EL Magno poeta con orgullo y satisfacción saluda la acción del nazi y repica con el tamborcillo.

EL cerdo burgués de clase media se revuelca con gran dolor convulsivo por el suelo, deja tras de sí un viscoso charco de negra sangre, dientes, y pedazos de tejido desgarrado.

Su cuerpo es también visitado por los anarquistas, los punkis, y los nihilistas.

El poeta vuelve a recitar, lo hace subido sobre el cadáver del burgués de clase media:

-Justicia y piedad ha de dar grandes frutos en el mundo.

Cómo bueyes vamos cargados y uncidos a un carro del que tiramos,

¿Adónde, adónde, adónde?

Oh hermanos.

¿ Qué hacemos en este mundo?

El poeta deja de tocar y se pone de rodillas.

La función ha terminado.

Imagen

Los ancianos aplauden muy contentos y la gobernanta de la residencia llama a los actores a su despacho.

-Lo acordado, 100 euros por el show.

-Dijimos 150- protesta el Magno poeta.

-La cosa está muy mal, dependemos de la generalitat y cómo todo el mundo sabe no paga lo que debe. Solo nos han concedido 100 euros para hacer algo en navidad. O lo tomáis o lo dejáis. – replica la gobernanta con decisión de no ceder.

EL Magno se reúne en asamblea con sus socios de la cooperativa.

-Habéis escuchado la gobernanta hermanos. Yo soy vuestro caudillo y me debéis obediencia cómo vuestro superior, pero aun así os pido opinión.

Anarquista:

Matemos a esa cerda, liberemos a los ancianos, y cojamos el dinero.

Nazi.

Cojamos el dinero, luego la violamos, y prendemos fuego a la residencia con los ancianos dentro.

Punki.

Cojamos el dinero, matemos a la gobernanta y okupamos la residencia.

Nihilista.

Violamos a la gobernanta, cogemos el dinero, nos quedamos en el lugar, y hacemos que ancianos y la gobernanta sean nuestros esclavos.

Suenan las sirenas de la policía, más de una veinte de coches y varias tanquetas se acercan.

-Maldita puta, ha llamado a los militos mientras hacíamos la asamblea- comunica un punki asomado a la ventana.

Te matare cerda, te matare- le grita el Magno a la gobernanta saltando por la ventana acompañado de los artistas.

Imagen

Los artistas corren por el patio de la residencia en zig zag intentado llegar a las vallas para saltarlas.

Las balas pasan muy cerca de ellos.

Una de ellas se incrusta en la espalda del joven Adolf.

Dios nooooo- grita un punki que se detiene al ver caer a Adolf. De arrodillas ante su amigo chilla:

Han abatido a Adolf.

El Magno se gira y contempla la escena bajo una palmera de la residencia con adornos navideños.

Durriti, el punki, está de rodillas sujeta la cabeza de Adolf que moribundo le pide que se salve.

Durriti, con valor y coraje coge unas piedras y avanza hacia los militos.

Dos balas se calvan en su pecho, pero eso hermanos no lo detiene.

Llega hasta la primera falange y aplasta dos militos que mueren a sus pies.

Cuatro balas más se incrustan en Durriti.

Su cuerpo está desgarrado y repleto de sangre, pero su corazón sigue latiendo.

Mientras hay vida hay lucha- grita desafiante y lanza una piedra con tal acierto que deja tuerto a un madero.

Cinco balas más se le incrustan en Durriti, pero aguanta y elabora un plan.

Se hace el muerdo y cuando se acercan los militos confiados y riendo, con una daga que esconde en el bolsillo, el guerrero Durriti se incorpora y se la clava en el cuello de uno de ellos que cae abatido entre dolorosas convulsiones.

De tal esfuerzo, Durriti cae.

Lo hace blandiendo la daga y mirando de forma viril y desafiante a los putos fascistas de la policía.

De forma vil y cobarde los maderos lo rodean y lo acribillan a balazos.

Miles y miles de balas caen sobre Durriti que gracias a su valor, el Magno y el resto de artistas consiguen llegar a la valla.

La saltan ya están en la calle.

Allí secuestran a una embarazada, paran un mercedes, degüellan al conductor, a su mujer, a sus hijos y huyen muy rápidos con la embarazada a la que obligan a abortar.

II. La residencia recibe una visita escolar.

Imagen

Unas niñas de un colegio de religiosas, todas con trencitas y faldita de uniforme, acuden a la residencia con turrones y mazapanes para los ancianos.

Los viejos se alegran de la visitas. Las niñas les abrazan y les dan los dulces regalos.

Te pareces a mi sobrina- exclaman casi todas las viejas momias

Algunos ancianos lloran de la emoción, suenan villancicos y Cristo está presente en esta escena.

Las niñas se retiran a sus casas, y la gobernanta da la siguiente orden a las auxiliares de enfermería:

-Retiren los dulces a los residentes, que les pueden sentar mal. Muchos son diabéticos.

Noooo, nooooo, es mío, me lo ha dado mi sobrina, por dios…- grita una anciana mientras con el zueco le aplasta el pecho al auxiliar tratando de convencerla:

-Me lo ha ordenado la gobernanta Consuelo, obedece vieja babucha que me juego el pan de mis hijos si no obedezco.

Las dos mujeres, la discapacitada y la joven auxiliar, luchan por el mazapán.

Una vez concluida la batalla y vencidas al huestes de la tercera edad, se entrega lo incautado a las autoridades del centro.

Al día siguiente la gobernanta llama a las trabajadoras:

-Compañeras, por estás fechas la empresa tiene un detalle con el personal. No somos tan malos ni explotadores cómo pensáis, en la sala de oficiales hay un refrigerio. Suban por orden.

Las auxiliares, las enfermeras en tropel y con hambre muy contentas por el detalle suben esperando encontrar gambones y pavos asados tras un año sacrificando sus vidas por la empresa:

¡Qué canallas!- exclama una auxiliar al ver el refrigerio- pero si son los pasteles y mazapanes que trajeron los niños para los ancianos.

Hijos de puta- se escucha de la chica de la limpieza.

Comunismo, comunismo, debemos volver al comunismo- pega un golpe en la mesa llorando la delegada sindical, y todas las trabajadoras cantan abrazadas:

Mao, Mao, Mao.

Imagen

III. los familiares de clase media se llevan a sus momias.

Imagen

Y una vez al año, los hijos que han abandonado a sus padres en la residencia los sacan y los meten en sus casas.

Mucho se alegran de esto los ancianos.

Lloran de la ilusión.

La yerna pregunta disgustada:

¿ Por qué Paco, por qué este suplicio?

Concha, es mi madre.

Por una vez al año no creo que sea demasiado pedir.

Paco…

¡Ya está bien Cocha o te doy una ostia!

El anciano una vez depositado en la casa,

Está en un rincón apartado, pero feliz.

Pasan las horas.

Es la una de la mañana.

En la casa nadie aguanta más.

Sobre todo al ver la cara de felicidad de la anciana.

Venga a la residencia madre- ordena el hijo.

¿ Ya? – pregunta la vieja con pena penita pena.

EL año que viene más- le contesta al yerna.

No se si habrá año que viene- replica la vieja.

Usted nos sobrevira a todos- con cinismo contesta la yerna.

EL coche llega a la 1,30 de la mañana a la residencia.

Llama y sale una asistenta.

Ya se la devuelvo- le dice Paco a la asistenta en la puerta donde deja a su madre sin apagar el motor.

La asistenta y la anciana ven cómo el coche se va.

Mete a la anciana en la cama.

Llega otro coche a descargar a otra vieja.

Angelillo de uixó.

Imagen


Villancico de los ancianos de una residencia by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.