Posts Tagged ‘Aquelarre de izquierdas’

Salvar Willy Meyer, historia desde dentro de un ombligo.

Imagen

Homérica divida en dos partes que simbolizan los dos rostros y los dos sexos que habitan en Willy Meyer. Una primera parte donde Willy se sumerge en el ambiente lumpen que trata de mejorar, y una segunda donde Willy es ya mujer y decente que sufre maltrato por parte de su esposo.

Acusado cambio de estilo entre una parte y otra. La primera más narrativa y lenta, la segunda es un autentico aquelarre sado de izquierdas.

Interpolación músical Liberar a Willy de Michael Jackson.

http://www.youtube.com/watch?v=7Fo9FrMMs_w

I. Willy Meyer hombre.

Imagen

La luna con una navaja en la mano reflejada en los ombligos cobrizos de los habitantes terráqueos del barrio. Arco iris de chatarra abandonada junto las persianas caídas y los soñadores grafitis evocadores de libertad de los escasos comercios. Miradas catastróficas, corazones airados, vidas de rabia desbocada y estéril.

Ha llegado al barrio cómo Jasón Willy Mayer salido del vientre de una ballena.

¿ Quien lo organiza ?-pregunta atareado y filantrópico el eurodiputado conocedor de las miserias y miserables de las calles lumpen Sir Willy Meyer. Su cabeza arqueada sobre el hombro hace presión de pinza oído sobre hombro con teléfono móvil convertido en sándwich entre oreja omóplato mientras da de comer salchichas a los lumpen de barrio congregados en las puertas de la parroquia convertida en un ring de boxeo donde se hacen picadillo los hígados un negro y un moro por una buena causa: ayudar a los chicos sordomudos del barrio.

Suena la sirena de la ambulancia, la sirena de la patrulla, un coche chirría, una puta enamorada con sangre en la boca grita pestañeando:

Corre mi amor, corre, que te pillan.

Se inmola la puta tirándose a los pies del coche patrulla para detener durante unos segundos a la policía y que su macarra huya con todo su dinero. Su coño humeante aletea por última vez , muere derramando un charco amarillento y apestoso.

Contesta la voz con intermitencias de ondas tercianas a través del móvil:

Lo organizan los eurodiputados por una buena causa: la jubilación. Vendrán de las Islas Caimán veteranos que gozan de pensión vitalicia, hablaran de sus experiencias en las cotizaciones para la vejez en medio de una cena animada por mariachis y bailarinas exóticas de clubs de stritis.

EL bueno de Willy interrumpe la voz beatificando de una patada a un niño lumpen que ya ha comido su salchicha y se ha vuelto a poner a la cola blandiendo palo de forma darwinista hacia sus camaradas con menor instinto de adaptación.

¿ Y los beneficios de la recaudación?- pregunta Sir Willy con una sombra de sospecha roja que se extiende de los labios al bulbo raquídeo provocando un derrame cerebral a su interlocutor:

No te comprendo Willy, en una sicap no hay recaudación. ¿ Donde quieres llegar a parar?

Me refiero a las sobras de la cena- aclara la conciencia social de Willy, a lo que responde su contertulio mientras el eurodiputado esquiva a varios canis de presa que se abalanzan gimiendo lamentos de hambre a por salchichas gratis.

Un poco de orden, a la cola, a la cola, hijos de perra ¿ que no habéis ido a escuela?- les reprende blandiendo un enorme tenedor sintiendo Willy la espalda sobre una tapida de un callejón sin salida.

La voz del teléfono que está hablando se vuelve hiriente e histérica al escuchar éstas palabras interpoladas sobre su discurso.

( voz muy afectada)

No empieces Willy con tus ironías marxistas, sabes de sobra que soy diplomado en económicas, no soporto ese tono de superioridad intelectual. Basta ya Willy, a veces puedes llegar a ser un hombre muy cruel.

Willy cabreado por un bocado en la pierna de un lumpen vampiro antropófago le responde:

Vamos cariño, tardaste 8 años en licenciarte, en el partido todos los saben.

El móvil destila lágrimas, suspiros, neurosis, baja autoestima, expira la conversación con un click de botón.

Willy abandona el barrio entre insultos de un piquete del Sinn Fein que se ha convocado de urgencia al conocer su llegada.

Esquirol, esquirol, habéis abandonado los de tu partido la lucha de clases, estáis con los poderosos. Revisionistas, traidores a la clase proletaria.

Willy entre abucheos se siente incomprendido y defraudado con la pedagogía democrática que conduce a estos extremos de prejuicio y radicalismo.

Hay que educar al pueblo para que no encuentre en los puños su propia destrucción – exclama para si convencido Loor Willy sin provocar al piquete.

Una bola de papel le da en la cara, y en arrebato de rabia el neurodiputado se arranca la camisa y les muestra el ombligo que queda bajo su pulgar mientras les grita:

Yo también he tenido el mismo cordón umbilical que vosotros. ¿ Qué pasa ? Ya está bien de jodernos entre nosotros ¿ no? No veis que no se puede defender la democracia y el fusil a la vez. La formula camaradas ha fra-ca-sa-do.

(Melancólico, con sombra de ojos, romántico)

Fue bonito mientras duro el viejo ideal.

Ahora…ya veis, tenemos nuevo Rey.

Un ciego harapiento con aspecto de poeta se acerca al eurodiputado guiado de un joven carpintero que conduce de la mano al vetusto personaje con aspecto de Homero. Luciérnagas iluminan la escena, las nubes se abren, se hace el silencio, hombres y mujeres se sientan en el suelo, las farolas se apagan, se escuchan arpegio de guitarras. Olor a jazmines, a calabazas, aceitunas en salmuera.

Imagen

Escucha hermano éstas aladas palabras, a mi edad me sobra cordón umbilical para decirte que nos duele el corazón al escuchar los gemidos de los parias sin consuelo viviendo en un manicomio. Esto no es un barrio, si no el cementerio de una colmena obrera. Yo perdí mis ojos fabricando acero, mis manos aún recuerdan mi juventud golpeando la fragua, mi pecho ardía con los fuegos de Vulcano. Entonces éramos trueno que escupía desde las fabricaba balas y palabras que nos animaban en la lucha y nos hacia igual dioses. Luchábamos por emanciparnos de la opresión, por un mundo nuevo, amábamos la vida, al hermano pobre. Nadie oso jamás culpar a un paria de su estado de pariedad, ni se sentía indiferencia ante la pobreza. ¿Cómo puedes participar en el parlamento y pactar con esa gente que mata, asesina y siente prejuicios contra todos nosotros?

Loor Willy replica al anciano prudentes palabras:

Los asilos han estado en buen estado, al igual que los hospitales, las bibliotecas, las escuelas han funcionado. Los parias que lo han deseado han progresado y se han transformado en clase media. La técnica ha avanzado mucho, hoy no te hubieras quedado ciego en tu trabajo. Hemos pactado leyes de derechos humanos con nuestros viejos verdugos. La producción ha aumentado en cien veces. El trabajador se ha incorporado al consumo. Nosotros hemos participado en este sistema educando a los capitalistas, ofreciendo una resistencia pasiva a sus planes de dominación. En el parlamento nos tortura la derecha. Muchos ciudadanos eso no lo saben, porque es tan humillante que yo no lo cuento. (Willy llora) EL presidente de las cortes me ha hecho limpiar los retretes más de una vez por pedir que nos bajemos el sueldo los diputados, y me ha hecho escribir en la pizarra más de 10.000 veces:

no denunciaras a ningún corrupto del senado.

Por los pasillos la derecha se ríe de nuestro partido por ser minorías.

Corean Eu, Eu, Belcebu.

LA policía y los periodistas, oh hermanos, nos vigilan de cerca. En las urnas la gente nos castiga, en la callen nos escupen, al fútbol y a los burdeles ni arrimarnos. Estamos obligados a ir al teatro y a la opera para ocultarnos, aunque la mayoría odiamos esos lugares de culturización burguesa. El sistema nos tortura de semejante manera. Te recuerdo con dolor fraternal anciano, que la guerra la perdimos, y las armas del enemigo son muy poderosas. Nuestras fuerzas están muy mermadas. No participar en el estado sería lo honesto y lo decente, estoy de acuerdo viejo.

( alzando la cabeza al publico)

pero os aseguro que grandes males se desatarían en ésta etapa de debilidad en la que estamos.

Mucha gente le da la razón a Loor Willy depositando a sus pies fotos del almirante Nelson.

El anciano moviendo piadoso la cabeza le replica está aladas palabras también muy juiciosas y sensatas:

Se debe por orgullo, por rebeldía, por compromiso social invocar en asamblea a las todas las legiones famélicas y ofrecerles la posibilidad de luchar en desobediencia civil contra el Leviatán. Será última batalla que escribirá el hombre en las paginas de la historia. El grito de Agamenón sobre la resonante colina, Aquiles en pie con todas sus bronciferas armas marchando sobre las murallas de Troya. El ariete golpeando las puertas para penetrar. Cuerpos sudorosos y apolineos semidesnudos ungidos en aceite agitando sus articulaciones en el encuentro de bravos toros luchadores. Caballos y jinetes de brillantes ojos galopando sobre la explanada en llamas con sus corazas unidas a sus cuerpos por apretadas cinchas de cuero que exuda aroma a macho.

ImagenImagen

Willy Meyer mirando las saetas del ratón Mickey de su reloj de bazar del chino, con prisas se despide de los miembros del Sinn Fein.

Adiós hermanos, disculparme parias, pero pierdo el avión para Bruselas, mañana tengo una conferencia muy importante sobre pensiones. Yo más de lo que hago no puedo hacer. De verdad hermanos. Hail camaradas.

II. Willy Meyer mujer.

Imagen

Parlamento europeo de Bruselas. Tempo de Jano, el dios romano de la doble cara. Su escultura sobre el parlamento mirando hacia delante y hacia atrás. Por el templo pastan vacas y los cerdos gordos y sagrados de Zeus sin pastor que los gobierne, se autogobierna el rebaño. Penetra en el parlamento con una llave de hueso de marfil y oro la diosa lubrica y sensual Sicap, ataviada con un exuberante vestido de gasas de seda transparente que deja ver sus brutales órganos sexuales. Sobre su larga cabellera negra lleva una diadema de zafiros verdes, del cuelo le cuelgan hasta sus grandes pechos un collar de perlas, sus delicados brazos morenos están cubiertos de pulseras de oro y jade, de los tobillos arrastra atados mediante un cordón de plata cascabeles de brillante platino que acompañan sus delicados movimientos. Su ojos almendrados tienen el brillo y la profundidad de las simas del atlántico para aquel que puede aguantar la lectura que hace del alma de cualquier mortal pervirtiendo en segundo al mayor Santo. Sus labios han conocido todas las pasiones, son gruesos y del color de las bayas más peligrosas del bosque. Un perfume de hormonas almizcleras atrapa hombres y mujeres, emana salvaje de su esencia corporal creada para la seducción. Lleva consigo una corte de prostitutas de babilonia que agasajan a los putodiputados. Un bufón enano con joroba que porta un gorro de cascabeles reparte cheques en blanco para que firmen sus señorías entre risas.

Imagen

Entre las marmóreas y ciclópeas columnas de una eurocámara están dispuestos unos fastuosos manjares sobre una larga mesa de ébano con decenas de sillas a sus lados esperando a sus señorias. De fondo las cariátides en traje de servidumbre. En bandejas de plata se exhiben lenguas de flamencos rosas, higadillos de ruiseñor en salsa tabasco, gelatina de pezuñas de jirafa, batidos de esperma de ballena, flan de huevo de caimán, carne ahumada de delfín, sopa de chimpancé, carne picada de aborigen en salsa boloñesa. En rebaño van entrando los eurodiputados siguiendo a Sicap. El olor de la matanza de las selvas se mete por las narices. En las bóvedas de la eurocámara se representan escenas de la boda de Caná. Cristo se representa en el centro de una mesa sentado con príncipes y reyes viendo con gozo y placer cómo sirven los criados el vino, tocan los músicos, se trinchan hígados y pulmones. Se deleita la vida en medio de un festín de caníbales lestrigones refinados entre el lujo de columnas de mármol, altas torres y suculentos manjares.

EL eurodiputado Cagallón a cuatro patas sobre la piara con la boca húmeda del coño de una prostituta restregando el hocico sobre unas almejas traídas de Suiza mira con ojos de cochino a su esposa Willy:

¿ Qué no comes princesa?

Imagen

Me da asco tanto fasto- responde abanicándose la señora Willy .

Cagallón la coge de la melena y le mete la cabellera en una tarta de congrio.

Come puta roja, no me avergüences delante de mis amigos.

Sicap la diosa ríe y señala a los chifladiputados la disputa familiar.

Mirar lo que le hace el esposo de esa zorra roja de Willy.

Willy saca la cabeza de la tarta, acude a un espejo y se limpia.

Imagen

Me has dejado hecha una payasa, con lo bonita que estaba para la ocasión, ahora parezco que venga de una ocupación- lágrimas de Willy. Ninfas de izquierda le dan su soporte. Sicap le ofrece un cheque para blanquear el traje.

Toma Willy, con este cheque podrás operarte las tetas y de tamaño aumentar.

Willy se palpa sus tetas con gozo juvenil.

No gracias Sicap, estás tetas son mías, quizás más pequeñas de lo que me gustaría, pero mías y las quiero.

Cagallón agarra el cheque y amenaza a Willy:

Con otras más marranas que tú lo gastare zorra.

Willy llora:

No me dejes.

Dando vueltas Cagallón a su alrededor con desprecio de macarra:

Eres impertinente, vulgar, callejera. Siempre quejándote y con jaqueca. ¿Para que estás aquí?

Willy con el abanico sobre su rostro haciendo de señora decente española. Misteriosa y temperamental. Manos en la cintura de Carmen herida y desafiante:

¿No soy la que un día soñaste? ¿ De que te quejas? Vete, vete, hazlo. ¿ quieres una cubana chulo?

Cagallón aguijoneado retrocede asustado.

¿Quien ha hablado de cubanos?

Tiembla.

Los marranos del templo con los oídos erizados. Susurrando alrededor de la diosa Sicap:

Vienen los cubanos, vienen los cubanos a hacer matanza de marranos.

Tengo un cheque para Fidel- grita Sicap, y todos que creen que son cómo ellos respiran entusiasmados.

Tiene un cheque para Fidel, tiene un cheque para Fidel. Todo está solucionado.

Sicap les ordena volver al festín, manda a las prostitutas de Babilonia danzar entre ellos y llamar a Circe para convertir a Willy en marrana.

Imagen

Circe acude rauda ,rodeada de fieras que aterrorizan a los eurodiputados que se esconde bajo las mesas temblando mientras Sicap ríe de su cobardía. Solo Willy aguanta la presencia de las bestias.

Le acompañan tigres que rugen, leones que amenazan con sus mandíbulas, enormes mastines de blancos colmillos que aúllan , panteras que blanden sus garras, jabalíes de largos colmillos que gruñen.

Circe se acerca a la señorita Meyer.

Extiende un papel , le ordena dominadora a Willy que firme:

No firmare nada– responde colocándose la peineta sobre el moño.

Circe la empuja, le saca las garras arañándole la cara.

Ambas mujeres se pelean.

Retozan en el suelo cómo gatas salvajes.

Las bestias gritan.

La bella Salome patrona de las putas y del buen gobierno las separa. Ordena a Circe salir de allí con su bestiario.

Circe obedece.

Ven pichocita- con suavidad se lleva Salome a un rincón a Willy- No te enfurezcas con esa malvada. En el europarlamento todo el mundo tiene derecho a ser cómo quiera ser- le dice consoladora a Willy que descansa en los brazos de la patrona.

Cagallón se acerca con un látigo a Willy que gime y la golpea.

Firma zorra, firma puta del carajo. No sirves para nada. No haces más que avergonzarme.

Déjala. Tiene derecho a no firmar lo que le ofrece Sicap- le dice arbitral Salome colocándose en medio de la pareja.

Willy asustada y temblando, vuelve a los brazos de Salome.

Quiero sonreír tras estás puertas. Mi matrimonio ha sido un fracaso- confiesa Willy.

(Salome astuta, adoptas tono conciliador)

No digas esas cosas, un matrimonio tiene desavenencias, en eso consiste.

Willy cómo mujer maltratada responde:

Pero es que Cagallón me pega. Al principio perecía tan bueno, tan educado…pero es un tirano.

Sicap y otros eurodiputados en el otro extremo de la eurocámara riñen a Cagallón. Éste asustado, enrojecido sale del templo y vuelve con un ramo de rosas.

Encuentra a Willy sola, sentada cerca del balcón. El resto bailan valses y fornica.

Cagallón se arrodilla entregando un ramo de flores rojas.

Te quiero Willy, no nos cabreemos. Estamos juntos tras estás puertas hasta que la democracia se acabe, seamos felices mientras tanto. Toma, firma está declaración de amor.

Willy pestañea, duda, retrocede, se oculta tras las cortinas del balcón:

¿ No me engañas?

Cagallón serio, caballeroso, atento, mete la mano bajo las cortinas y acaricia el pie de Willy. Susurra:

:

No te engaño.

Tu sonrisa jamás languidece.

Salen al florido balcón a paso de vals.

Willy embriagada firma sin mirar lo que firma

Sicap sale del templo y cierra.

Deja sus putas dentro para que entretengan a los marranos.

Música de Mozart, fuegos artificiales , sexo, entretienen a los eurodiputados que tributan a un 1 por ciento.

Angelillo de Uixó.

Imagen


Salvar Willy Meyer, historia desde dentro de un ombligo. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.