Posts Tagged ‘amor’

 

 

Para ofrendar nuevas glorias a España, viejo en coche, en tren y en trineo tirado por perros, desde Castellón a Alicante, durante las veinticuatro horas de la navidad.

Para ofrendar nuevas glorias a España, he visto mendigos olvidados en las aceras de Valencia, a un pequeño  pueblo en la sierra Mariola llamado Alfafara , donde viven muchos de sus pocos habitantes que alberga  de la música, y  creen venir de los fenicios. He cruzado en Alicante capital por las tristes avenidas de la miseria de las “Mil Viviendas” , donde  sus habitantes  cocinan en las esquinas de las calles haciendo  fogatas. No conocen el monte, solo los parques, y les da  igual de donde vengan.

Para ofrendar nuevas glorias a España, me he olvidado de España, para buscar la felicidad en compañía de mis amigos y mi familia.

2.

Como si el tren fueran unos perros,  y mi vagón una bicicleta, invento el traqueteo que suena de sus pasos, perecidos al de los cascos de los caballos.

– !Arre! – es mi voz y a la que van, “ Tots a una veu”. Tras de nosotros las montañas de Vall d´ Uixó se van alejando, y una tristeza me invade   al cruzar a la provincia de Valencia. Mi orgulloso y laborioso  medio de transporte, sufrirá al cabo de unas horas de nuestra despedida, mi ausencia, extrañados  cuando se vaya el sol y llegue la luna de no verme durante uno o dos días. Entre tanto,  vamos serpenteando por  los barrancos, encontrándonos a los canes cuyo destino es cuidar de los naranjos y las fincas  tras las vallas. Los míos, les sacaban  pecho levantando la cabeza, y galopando paralelos a ellos para que comprobaran su valía de viriles  perros de  trineo de levante, mientras los perros cuidadores, no menos machos policiales de fronteras,   como tales su labor de custodios  cumplían ladrando y pegando a las vallas  con los dientes llenos de bravura espumosa, como de las olas que rompen en las rocas.

Al llegar a la provincia de Valencia desde la de Castellón , frontera  marcada por  el cartel triangular verde que indica la nueva provincia, hubo un momento  para celebrarlo ,cantado  las dos líneas que recuerdo  de la letra del himno de mi patria. Guardo seguidamente  silencio solemne, viéndome   rodeado de la ausencia de las flores y de mar, solo quedando el sol sobre mi,  y la sombra de las urracas, creando una ráfaga de ansiedad al paisaje que vibraba trémulo entre vaguadas llenas de penumbra y angustia .  Como un látigo me da en la sien un recuerdo del que soy prisionero:

“si hubiera callado sobre un pueblo que al fin y al cabo no me importa”, quizás hoy tendría vida, ¿ no recoge el propio himno de Valencia que va mi pueblo a una voz, “tots a una veu”? ¿ Por qué dije yo que no voy ni a la una, ni a las dos a su voz, si ahora voy  arrastras de todos ellos como un perro a una sola voz de mi amo ?

A golpe de ansiedad, y de muerte que viene sembrada en el tiempo en una estación prematura,  las patas de los perros como cascos de caballos bajaron por el desfiladero hacia Sagunto por Algar del Palencia cruzando el río. Hacemos nuestro camino por la única tierra que he conocido, he trabajado, he cultivado, y la que me ha cubrir cuando deje de existir. Y si alguna vez la amé,  y me consideré parte ella hasta que me  excluyó , nunca más, nunca más, nunca más, nunca más, nunca más, volveré a formar parte de este pueblo. LO JURO POR  LO QUE QUEDA  DE VIDA. Nunca más formaré parte de esta tierra que me ha de cubrir, ni  a interesarme lo más mínimo por ella. Solo mis amigos y mi familia, serán el laurel y la rosa para sobrellevar la pesada carga de vivir en un pueblo de fanáticos, que más que radicales, de fanáticos  chabacanos poblado de tres al cuarto, que no merece poetas que le canten, solo lo que tiene, poetas y una cultura  que les miente.

Dejando en un hogar para su cuidado a los perros, ya en el tren hacia Valencia echaba de menos su compañía, rodeado de viajeros perdidos en sus metas, que solo miraban el móvil, gente que como yo, que ya había renunciado a toda esperanza. Hombres y mujeres modernos, más jóvenes que yo,  de estrechos mundos, tan estrechos como lo que cabía en sus cuerpos.

En Valencia, al bajar y salir de sus andenes , deambula la gente ocupando todas las aceras,  los coches también ocupan todos los carriles, encuentro en sus calles parte de su famosa riqueza que atesora, una legión de mendigos echados a las aceras, brotando sus rostros barbudos y cabellaras lanudas como champiñones entre sus bolsas con motones ropas sucias.

Una ayuda por caridad señores- exclama junto a mi, uno de estos melancólico y con la mirada perdida entre vómitos de  una multitud que pasaba indiferente.

No les importas- comento  para que deje  de perder el tiempo. Me alejo con la muchedumbre errante,  viendo como hunde sus cabeza entre sus rodillas, sin que nadie jamás llegue  a saber  que le  pasa. No tardo de salir de aquella opulenta  Valencia, que solo sabe de miseria e indiferencia  para llegar a Alfafara, cuyos habitante cabrían en un hotel de la capital.

En Alfafara cambio mis ropas con olor a desdichas y ausencia de vida por las de mi hermano. Veo el mundo cotidiano de mi niñez junto una chimenea.

Y quizás después de rechazar tantas cosas para devenir en el ser que anhelo, y buscar nuevos caminos para encontrarlo,  al final la formula “familia, amor y trabajo” ¿es el único ensayo posible para ser un hombre social en este entorno ?

Al caminar para conocer un poco el lugar, vamos hacia el río Pantanet entre choperas que anuncian un bello canto. EL hombre y el agua se unieron como el hombre y la mujer para engendrar a  Alfafara, formando con el pico una ballesta que lanzó su flecha  minera para hundirse  sobre la roca; junto   el agua, cortando ambas fuerzas hombre y agua,  las paredes de barrancos, y montañas, tallados  hasta dar forma a cuevas donde crear su industria. Graneros metidos en lo profundo de la montaña, donde la luz se queda en la ventana en la que anidan las águilas. Molinos movido por agua dentro de galerías casi mineras. Ingeniería milenaria llegada de lugares remotos, de otro continente, donde solo existe arena , viento, y el agua, espejo espectral  tierra adentro, en medio de la nada, surge de un agujero  del tamaño de una cueva de alfafara, entre un mar  de dunas rodeada de dos palmeras que ofrecen sus frutos al viajero. A estas gente que llegaron ,en España se las recuerda hoy los cientos de bares ,y lugares de alegría, felicidad  y ocio llamados Oasis, porque aquella gente que vino lo hizo con ganas no de invadir, sino de vivir. Buscaban agua para moler el grano.

Regresamos  entre masías derruidas,  que recuerdan la guerra civil entre la vieja vía de tren hoy cubierta y convertida en vía verde. Las casas de Alfafara recuerdan en un hermosos cuadro, aquel tren casi fantasmagórico en el recuerdo, quizás sea el símbolo de las oportunidades perdidas a las que no subimos tantos y que nos persiguen en los andenes. El tren de estas tierras que desafiaba la topografía de la sierra Mariola, un día desapareció. En la estación se quedó la gente, sin esperar a que volviera otro tren. De su soledad y aislamiento nación un sentimiento musical. El eco de sus rocas, de sus valles retumbo con la armonía de su industria. Las notas musicales de las gente de este pueblo fueron su oficio, su industria, tan valiosa como el textil en la cercana Alcoi o Bocairent, pueblo de las mantas.

Por el valle de la Gallinera llegamos hasta Alicante. En el corazón de esta ciudad, en uno de sus grandes rincones se llega  a un lugar con mil y una historias que no dejan dormir a nadie:  en las ” Mil Viviendas de Alicante”. Una pequeña Palestina sitiada por la policía nacional. La gente vive  en esta cárcel a campo abierto con ganas de vivir. Su situación de cautiverio estructural, y su barrio en forma de gueto no les preocupa. La vida se ha hecho más fuerte que el sufrimiento. EL que cruza por allí lo hace con una sonrisa cínica, preguntándose al ver aquellos hombres y mujeres, las casas, las calles, la basura por doquier, si está en el Bronx, en Senegal, o en Alicante. Las cárceles existen en todo el mundo, cerca de nosotros, nos acompañan a cada paso y las visitamos en cualquier rincón al que nos desplazamos.

Falta trabajo, falta libertad, falta justicia, falta fraternidad, falta justicia, falta espacio, falta comida, falta agua, pero tenemos la vida.

Detrás de las mil viviendas se me abrió una puerta de una cárcel. EL reencuentro con mis primos y mi tía.

Querernos al final es lo que importa. Hasta que algún día se abra esta gran puerta para todos, y no solo para pequeñas unidades familiares  en una humanidad  de calamidades infinitas tan enorme como los océanos.

El amor a uno mismo y a los demás, es el agua que mueve la gran piedra del molino, es la que da el trabajo,  la paz y la fuerza para llegar a ser una persona. Pero es frágil como el cristal, y fácil romperla con una sola palabra, y del hombre sin amor ¿ qué queda?

 

Lo sentí al volver a Vall d´Uixó, solo con mis perros me uno, extraño desde el nacimiento  entre la única  vecindad que he conocido. Puerta con puerta habita el odio que se hereda de padres a hijos. Huele a rencor la montaña. La huerta en Vall d´Uixó se ha vuelto hostil, y la sangre del numen que la habita es como la de las fieras, solo la aplaca el dolor.

Mil ojos cargados de ansiedad lloran desde la cola de un pavo real, porque no hay esperanza que arraigue en este lugar.

Puerta con puerta, hay una herida, ausencia de humanidad.

Mi voz ondulada cae al suelo para hacerse una caracola, que nadie la oiga, que la voz aquí aunque todas la tienen, por miedo la callan.

Silencio, tots  a una veu, y creer a los poetas y a la prensa, os contaran que aquí todos se aman, son libres, y florecen los derechos humanos y las artes.

Silencio, silencio, tots a una veu, que viene con capas y luciendo los viejos fusiles  al hombro la pareja , y una vela amnistía internacional  les acompaña contando “tots a una veu”

No pudo ser la vida , y todo tuvo que terminar a una voz. Todos  estaban , todos estaban  metidos, todos estaban, todos estaban en el mismo saco, “ hasta los santos y los inocentes, eran ya una voz, hasta los torturadores y verdugos eran una voz, la prensa era una voz, la gente con conciencia, los marxistas, los anarquistas, eran una voz, solo había una voz, una voz quedaba en la ausencia, una voz, solo una voz, que era como un aullido atroz”

Para ofrendar nuevas glorias a España….tots a una veu….

Angelillo de Uixó. Feliz 2020 y que vuestra ansiedad sea llevadera para soportarlo.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El agua se lleva de la tierra la semilla de la siembra,
y cae por la casa sin tejado, sin puertas ni ventanas,
en la que queda un solo muro resistiendo.
Llega nuestro encuentro un 14 de abril lleno de ausencias,
y heridas que nunca tendrán cura,
[ por mucho que las limpien]
En las esquinas está la república perdida de España,
que se apoya en el recuerdo de los vencidos,
como las bicicletas en el árbol de la cuneta.
Bajo el cielo de Valencia flotan algodones limpios,
pero todo está podrido y el aire es de los cuervos.
Cuando empezamos a bajar las escaleras,
sé que no te volveré a ver nunca más,
en  cuando salgamos del refugio anti aéreo.
A través de un altavoz entre las estrechas galerías,
se escucha una voz…y casi el sonido de las bombas,
anunciando el ocaso de la república mecido por el aire de los respiraderos.
Estamos en silencio… tu sonrisa, tu mirada,
están llenas de un vuelo alto cargado de esperanzas en el corazón del enemigo.
Tu y yo nos hemos preguntado de donde somos.
Yo de Valencia en Vall d´Uixó,
tu de Burriana en Valencia.
Hemos sentido una herida celebrada entre un hombre y una mujer.
A la que sigue un adiós perpetúo, como el de los muertos al que se traga la vida.
El 15 de Abril en España se nos obliga a renunciar al pensamiento y al recuerdo desde 1939.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Las siguientes glosas son unas conversaciones de poetas del alma.

Soy yo, es el seudónimo una dama, y soy tu , es San Angelillo de la cruz que le responde.

 

 

I. Glosa Soy yo

 

“En la noche de San Juan
todos comparten su pan,
¡qué buena es la gente,
en la noche de San Juan!

Glosa soy tu. ( San Angelillo de la cruz)

En noche de San Juan

no puede la idolatría pagana de la fiesta, igual al reparto comunista.

 

  1. Glosa soy yo.

    “En la noche de San Juan
    amigos siempre serán
    tanto el rico como el pobre
    (como decía Serrat)
    y en acabarse los gritos
    cada uno pa´ su sobre
    y mañana ¡Dios dirá!.

     

    Glosa Soy tu( San Angelillo de la cruz)

    Transformado el rico por haber compartido,

    su alma le ha susurrado en el sueño que si no quiere arder en la hoguera,

    debe entregar sus propiedades a los oprimidos.

    al despertar ya no quiere más tener propiedad.

    Y a gritos asustado despierta a todo el pueblo.

    Tomad, tomad, mis propiedades.

    Que Me queman. Que Me queman.

     

     

 

  1. Glosa soy yo.

    “En la noche de San Juan
    el vecino es nuestro amigo
    y no el desconocido
    que se cruza en el portal.

    En la noche de San Juan
    la doncella es señorita
    aunque solo sea un rato,
    la señorita un putón
    y quien nunca rompió un plato
    esta borracho en el rincón”

    En la noche de San Juan
    el Ángel y la Soy yo,
    cogiditos de la mano
    se irán para el Canadá.”

 

Glosa Soy tu( San Angelillo de la cruz)

En la noche de San Juan,

la lujuria vence a los llamados virtuosos que defienden el orden, la patria y la moral.

Derrotados en la arena, quedan solos en la oscuridad cegadora sobre la blanca espuma agonizantes de deseos.

nuestras almas se elevan iluminadas,

al habernos mantenidos unidos en justicia y moral unos con otros en la noche de San Juan

Y de las aguas llega a nosotros

Un barco vikingo en forma de cisne que nos lleva a canadá.

 

Soy yo y soy tu.

Las máximas de Eros.

 

No nos amamos lo suficiente hermanos, nos hemos vuelto  brucos, este tratado es para almas delicadas que desean amar.

 

 

 

  1. Aunque la luz los ilumine con buen aspecto,

es todo lo contrario, sienten asco.

 

  1. Esa chica ha entregado a su hijo a unas monjas porqué se aburría;

Esa chica se ha superado a sí misma.

 

  1. Al salir de cenar del restaurante, alrededor de un contendedor de basura había cuatro personas rebuscando entre la basura.;

los he reconocidos al instante: son de letras.

 

  1. !Cómo!!!

Te han hecho tal cosa y ten han pedido perdón.

¿ No ves  hermano que te lo quieren volver a hacer?

 

  1. Quien logra triunfar mejora.

 

  1. Quien te ofrezca una coca cola no te conoce ni te respeta.

 

 

  1. La madurez de un hombre anciano se demuestra enseñando a amar a una joven;

y viceversa.

 

  1. Se había intentado suicidar por amor y se quedó tetrapléjico.

En una ocasión su novia pasó por su lado de la mano de su nuevo prometido e hizo como que no lo veía. Él entonces denigro su acción: se arrepintió de haberse  tirado de un puente.

9. Que aburrido es amar si no viene nadie, es decir, estar solo esperando.

10. Dicen : Haz el amor y no la guerra.

¡Cómo!!!

¿ es que acaso los perroflautas no saben que ambas cosas son la cara de la misma moneda?

Sepan, sepan señores:  Donde mejor se hace el amor es en la guerra.

11. Basado en mis experiencias personales.

En una ocasión estaba reunido con unos amigos que me querían como un verdadero hermano  en la discoteca Arena de Valencia.

Me llamarón perplejos  y me comentaron con respecto a una chica que acaba de conocer:

Cuidado hermano, que es muy fea.

A lo que yo les respondí:

Acaso soy  Yo una mujer para sentir pudor por eso.

 

12. Dando una vuelta a cuanto he escuchado:

“ todo cuerpo tiene alma”

Así hermanos es como empezamos a distanciarnos y a dejar de  amarnos.

13. ¿ Eres autocritico en tus experiencias? ¿ de qué te sirve?

También los norteamericanos tienen un sentido de la autocritica que supera mucho a los Europeos, sobre todo a los Españoles, sin embargo no paran de aumentar los males que critican; hablo del capitalismo.

14. Pensar en amor es malo para los que sufren de insomnio, pero bueno para los que sufren de corazón.

15. No sé si alguien habrá dicho esta máxima, pero por lo elevada y sincera que es  flota en el aire.

Los poetas, los sacerdotes,  y los músicos son los que peor han tratado al amor.

16. Esta la dijo Jesús:

“ La ley era para los esclavos; amad a Dios como yo os amo, como hijo. ¿ Qué nos importa la moral a quienes somos hijos de Dios?

 

17. Cosas que están pasando hoy en las grandes ciudades.

¿ No has abrazado nunca a nadie ni siquiera fingiendo?

Oh no…….

¿ de verdad eres humano?

 

Angelillo de Uixó.
Las máximas de Eros. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Pequeños hombres de Zaidía.

DSCN0018
Intro con información de mi barrio que me vio nacer e irme:
Marchalenes, distrito Zaídia

http://blogs.lasprovincias.es/punto-de-vista/2008/5/27/marchalenes-y-zaidia/
http://es.wikipedia.org/wiki/Marchalenes
Antes de nuestra partida, el portón de la estación de Valencia se abre por el día entero para nosotros.
La luz clara busca el agua de la ciudad del Turia que la teme siempre con pavor de quedar sumergida.
Veo  a mi compañera Teresina apesadumbrada por la suerte adversa de Carmen Dos pasos, la menor de edad embarazada que se ha montado en el tren de la indignidad por equivocación con las manifestantes feministas del tren de la dignidad  en calidad de polizón, intentando huir de las leyes de España y de las de su familia que le obligaban a entregar a su futuro hijo en casa.
Comento a teresina  la posiblidad de ensanchar nuestro espíritu por esta gran ciudad de grandes mecenas.
¿ quieres visitar el poblado de Marchalenes, en el llano de Zaidía? allí aún tengo amigos.
Con rostro triste declina la invitación.
Prefiero quedarme en el tren.
Observo su cara redonda, enorme, planchada a la suerte, cómo colgada de un gancho que alguien hubiera colocado a Carmen Dos pasos, a Teresina y a mi.
Hago el último intento de convencerla de que salga del tren, de ese encierro claustral en movimiento.
-En Zaída Teresina había un convento, ahora apenas queda nada de él. Pero según recuerdo de cuando vivía por esa zona y me contaron, fue una concesión de Jaime I a su tercera esposa, una bella mujer que cogió la lepra y de la que huyó el enamorado monarca al saberlo. Sus restos están momificados y se pueden visitar.
Ella me mira desgarrada, cómo traspasada por la traición. Interpreto por el gesto de su mirada  la interpretación que hace Jaime I . Un cobarde que después de haber cortado cientos cabezas y fundar un país sobre restos de cadáveres, es incapaz de estar con la mujer que ama por tener la lepra, y la abandona a la muerte en un convento para seguir matando.
¿ Seguro que no vienes?

plano zaidia
Ella niega con la cabeza rizada.
Salgo del tren solo, me giro, y le digo:
Ojala Jaime I hubiera cogido la lepra.
Yo lo hubiera hecho.
Ella me sonríe.
Salgo a las calles recordando el poema de Machado a la tierra que me vio nacer y huir:
Valencia.
Amanecer en valencia.

Estas rachas de marzo, en los desvanes
–hacia la mar– del tiempo; la paloma
de pluma tornasol, los tulipanes
gigantes del jardín, y el sol que asoma,
bola de fuego entre dorada bruma,
a iluminar la tierra valentina…
¡Hervor de leche y plata, añil y espuma,
y velas blancas en la mar latina!
Valencia de fecundas primaveras,
de floridas almunias y arrozales,
feliz quiero cantarte, como eras,
domando a un ancho río en tus canales,
al dios marino con tus albuferas,
al centauro de amor con tus rosales.

zaidia

El viento de valencia es para mi extraño. Habito en un lugar que tras unos segundo de exaltación patriótica empieza a darme asco. Desde los viejos muros, los decadentes palacios, los restos romanos entre las aceras. Las altas ventanas de las fincas obreras pintadas de colores chillones… no veo más que gente solitaria y una ciudad reconstruida sobre palomas que vuelan solas.

! Han diezmado a las típicas palomas de las plazas de Valencia al calificarlas cómo plaga!

Creo escuchar a varias personas hablando solas bajo la inmensidad del cielo azul sin alas.
sonrio.
aparco la sonrisa.
no, no son chiflados con los que unirme.
son hombres de negocios que hablan con alguien a través de un pinganillo.
Cabrones.

Sigo a uno de ellos cómo si fuera yo un ángel perseguidor.

para él todo esta bien, acaba de hacer un buen negocio.
!Vaya!( exclamo)

Por el camino encuentro  entre los muros de torrefiel un control policial.

DSCN0017
Más de una docena de policías entre la local y la nacional tienen a varios moros contra la pared, y sus coches sobre la acera están abiertos siendo registrados.
la gente de mi ciudad pasa indiferente, cómo si se tratara de algo ajeno a ellos. Algo entre los moros y la policía, y así es.
Observo el control policial durante unos 15 minutos, todos los coches que detienen son de gente de raza magrebí.
El resto pasa sin ser molestado.
Concluyo:

es algo que pasa entre la policía y los moros.
Nada nuevo, desde la reconquista viene aconteciendo esta persecución.
No es diferente a lo que pasó en la guerra civil del país valenciano de la revuelta  de las germanías. El pueblo valenciano, receloso de los moriscos que trabajaban la tierra en régimen feudal de los señores, se levantó  burguesa  contra los señores  feudales, pagándolo muchos moriscos que fueron  torturados y muertos. Iban a sus casas y los degollaban delante de sus hijos. Famoso fue el bautismo forzoso de moros.
Aunque el trasfondo fue una lucha contra los nobles, afloró el odio al moro, y la rapiña del pueblo valenciano. Lo querían todo para si, hasta la miseria del trabajo esclavo del morisco en el latifundio.
Tengo necesidad de tender mi mano a alguien familiar para no sentirme un extraño en la ciudad en la que he pasado la mayor parte de mi vida.

Camino tratando de encontrar los paisajes alegres de Sorolla,
pero solo oigo y veo la sombra difusa, oscura, brumosas, anónima,
de los aullidos de gente que chilla desde el coche impaciente,
o transeúntes que se paran en la acera de repente a mirar un anuncio,
haciéndome sentir cómo el último mártir arrojado en el coliseo del capitalismo.
Así hasta llegar a Marchalenes: la vieja marjalería del Turia.

marchalenes
La conocida en castellano cómo Marjalenes: mi vieja alquería de paisajes cambiados, donde solo el recuerdo evoca el pasado. El resto es cómo en todas partes del catastro:
hormigón y asfalto.

Llamo al timbre de mi amigo sapito, con dudas.
Hace un par de años que no lo veo, y todo cambia tan de prisa.
Igual se ha hecho madero.
Me arriesgo a llamar.
Contesta su hermano.

Subo esas escaleras cómo he hecho cientos de veces a lo largo de mi juventud.
Subo un piso, dos, tres, cuatro….
puertas y más puertas, celdas de gente del barrio cerradas.
hasta llegar la rellano donde mora su pequeña charca.
Al abrir la puerta me observa con la mano sobre el marco asombrado.
Me siento cómo en Ben Hur.
Solo falta que el sapito grite:

! Mesala!

Tras la sorpresa y el vacío mental que provoca la emoción; la mueca rígida de sus labios se abre y sonríe exclamando un:
ostia tío, mira quien es….
va creciendo el tono de sus palabras y abriendo los brazos en los que acabo acogido.
nos unimos  en un abrazo.

¿ qué es de tu vida?- me pregunta.
Si te contará…
( gesto de cinismo, desdicha en mis palabras, cómo si él supiera de mi vida )
me detuvieron, ¿ no te has enterado?- es lo primero que le suelto.
( creo que lo digo con orgullo)
A mí también
(responde mi amigo sonriendo)
Pero yo salí en la televisión, radio, prensa.- contesto algo desconcertado.

Yo también, hasta en canal 9.
¿ qué has hecho?- pregunto con interés y desconcierto.
No, no tu primero ( me invita a declarar y así lo hago)
Salir con una metralleta en un vídeo de youtube recitando el padre nuestro.
Sapito se ríe.
Deberías haber esperado a que los demás cogiéramos la metralleta para rezar todos juntos el Ave María.- apunta su hermano mayor riendo también de mi famoso y chistoso drama.

Bueno, cuéntame que has hecho tú para merecer los honores de los ministros de la justicia- suplico impaciente, sin saber su proceso judicial, conociendo su forma de pensar y de sentir, tengo un presentimiento de que es algo paralelo a mi causa, algo que la une, que trenza nuestra amistad y elimina cualquier sospecha por las traiciones que causa el tiempo.
Sus primeras palabras me lo aclaran todo:

VARIOS DETENFIOS TRAS CARGAR LA POLICIA
En la huelga general, la del 14N, estábamos manifestando cerca del corte ingles, el de aquí, el del barrio. Era todo un poco decepcionante, nos sentíamos incomprendidos, casi traicionados por no haber casi nadie. De repente se escuchó una flauta, me gire hacia donde sonaban las notas, y vi a un chico con la cabeza cubierta por una capucha. Andaba acompañado de un perro. Avanzaba desafiando a los coches que le pitaban. Cruzaba el tío por medio de la avenida Burjassot. Pasaba entre los coches cómo si fuera Dios sobre un campo de batalla. Era una imagen de película, cómo cuando un grupo de soldados avanza hacia la posición enemiga desafiando las balas con un absoluto desprecio a su propia muerte. Eso hace que los demás se caguen de miedo y se vayan. Ya te digo, la policía lo miraba acojonada. Al cabo de unos segundos, zas. Me veo a su espalda siguiendo la flautista, cientos ! que digo cientos!
miles y miles de personas portado banderas negras anarquistas, arrastrando contenedores y ruedas de coche, y al puto flautista llevándolos a la batalla por esta puta cuidad hermano.
¿ te imaginas? ¿ te imaginas?
Los que estábamos allí nos pusimos a llorar de la emoción.

VARIOS DETENIDOS TRAS CARGAR LA POLICIA
La policía entonces acojonada, antes de que llegaran, mosqueada por nuestros sentimientos empezó a cargar contra nosotros que estábamos sin hacer nada: llorando.
salí en la prensa y en la tele tras mi detención.
¿ y en que situación estás? le pregunto.
me juzgaron y me absolvieron, pero se me han quedado cargos. a mi y a muchos del barrio. Mira, te enseño las fotos.
Abre un cajón y me saca varias fotos y recortes de periódicos.
Observo las fotos de mi amigo, lo hago fascinado. Miro con detenimiento los rostros amoratados, la violencia llevaba al extremo de la ley que me transporta a los limites de la razón, donde nada tiene sentido, y eso fascina, atrapa, engancha.
Escucho una llamada de mi móvil que descuelgo.
Es Teresina que me avisa de que debo acudir al tren a fichar, al revisor le ha llegado al orden del juzgado.

El juez anuncia nuestra despedida Sapito.
la justicia es cómo un caballo rápido,
acude a todas partes para chafar con sus negros cascos la libertad.
Un abrazo en dos movimientos nos separa.
la puerta de su casa se cierra y rehago el camino de vuelta.
Angelillo de Uixó.

chiquillos detenido
Pequeños hombres de Zaidía. by Ángel Blasco Giménezis licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Poema a Lau Rau a través de un incendio.

DSCN0007
Hacia el sueño del medio día iba,
en esta paz,
tras recoger y devorar los brotes verdes de las espinacas de la huerta.
Cuando el escaparate de la guerra subía por la ladera.
Y bailaban las sirenas de la policía cómo los enamorados,
al compás de los helicópteros que los auxiliaban.

DSCN0010
Y un campamento de Okupas de debajo de mi casa,
miraban desde la azotea cómo los delfines trabajar a los marineros.
Tras apoyar la cabeza para cerrar los ojos y descubrir la paz unos segundos
entre el estruendo de las llamas;
he echado a andar y te he visto abajo contemplando cómo todo se quemaba.
Entre el humo estabas hermosa lau rau.
Bajo los helicópteros brillabas cómo una princesa.
He comprendido cuanto te quiero bajo las llamas de vall d´uixó-

DSCN0011

Angelillo de Uixó a Lau rau.
Poema a Lau Rau a través de un incendio. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com

Sela de Mar

Posted: September 14, 2014 in tradiciones religiosas
Tags: , , , ,

Sela de Mar.

wicked game

Interpolación musical wicked Game: Chris Isaak

http://www.youtube.com/watch?v=0xwTywB_3UU

Música voz el canto de Sela,

en el pentagrama marino del mediterráneo.

Invocando Sirena varada en la orilla de mar,

al ángel naufrago de la montaña.

Mi vista la ha observado entre el verde follaje,

¿ habré de dejar de ser un ángel por siempre?

Narciso entre cañares de Moncofar,

que bailan ante ella cómo lo hace su falda,

caminando hasta llegar a la arena de playa.

donde el cristal azulado,

se rompe en las agitadas olas,

Llevan hasta Neptuno el reflejo de Sela.

tumblr_mg4io62RfI1r06q46o1_1280

Sela,

Sela,

Sela.

Explotan las veletas,

se queman las campanas,

los cielos se inflaman,

el gallo canta en la noche.

Y yo sigo en calma,

mientras todo arde a mi alrededor,

Después de que mi vista,

La ha observado entre el verde follaje,

¿ habré de dejar de ser un ángel por siempre?

Se ha roto la cascara donde vivía,

fluyo en deseo liquido,

Me disemino desde la tierra hasta el mar,

en un arroyo ruidoso que me arrastra:

entre confusas palabras, deseos, anhelos,

en corriente turbulenta.

Buscando musical caracola para anidar en ella,

Me consumo, me agoto, no puedo dar un paso.

Muero, muero, muero,

! rezadme!

images

El amor es nueva creación, renuncia, mutilación y sacrificio.

El amor es canibalismo.

Estoy tendido a sus pies en la orilla del mar.

Naufrago con olor a salitre, sin fuerzas para luchar.

Mis alas flotan ardiendo entre las olas.

Y soy reconstruido por la suave caricia de Sela.

Angelillo de Uixó.


Sela de mar by Angelillo de Uixó is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://angelillo201.wordpress.com/

Amar después de incubar.

Imagen

I. Las madres creen saber que aman a sus hijos.

Imagen

Vestida de Marilyn con costuras rotas, sin zurcir. Deja entrever el traje la forma de sus sinuosos pechos tersos esmaltados de luna láctea. El vestido del color de las lubinas que destellan plateadas bajo el agua. Camilo juega en la alfombra con un geiperman de Rambo y de la india de Pocahontas. Los fuerza a aparearse en el fuerte apache. Los plásticos de los muñecos chocan, Camilo ríe y se excita sexualmente. Suena de fondo música de Camilo Sesto. Antonia disfrazada de Marilyn tararea la canción:

“Morir de amor, no es morir….”

Bebe un trago de whisky en la cocina que le ayuda a reflexionar sobre si es feliz o no. Un jilguero colgado arriba del tendedero canta enjaulado infeliz.

La casa está llena de espejos, apoyados o empotrados en los muebles. En ellos le gusta a Antonia contemplase al pasar recordando algo de su pasado frente a al reflejo de su imagen. Cómo Eva sobre la piel de la manzana. En la pared del comedor hay un póster del Papa Juan Pablo II, mantilla de punta sobre los sofás. Una figura de un toro de lidia muestra sus cuernos erizados a la luna sobre el techo de la vieja televisión fhilips que parpadea encendida un programa de contertulios de antena tres que hablan sobre el día de la madre.

Imagen

Mama, mama, pipi- chilla Camilo.

Antonia-Marilyn acude a la alfombra y sonríe entristecida al contemplar a su hijo.

Lo lleva al baño. Allí le baja la bragueta y le saca su zib que sujeta con sus manos sobre la taza del bater.

El niño frota sus hombros juguetones de joven fauno sobre los pechos de su madre que se sonroja mientras mea Camilo. Antonia observa maravillada y preocupada el tamaño del miembro de su hijo que puede provocar que su padre lo castre por envidia.

La madre de rodillas, junto la taza del bater que forma una cascada blanca y redonda cómo una corona ceñida sobre el pequeño lago del fondo del trono, donde se mezclan con las aguas doradas que son empujadas por el furioso torrente al desagüe.

Le implora Antonia entre el ruido del agua de la cañería que carga de nuevo la taza:

Camilo, Camilo, nunca le muestre esto que te cuelga a tu padre. ¿ Comprendes?

Camino hace ademán afirmativo, sin comprender, pero si presintiendo en su subconsciente el peligro de castración y el lógico temor que debe sentir hacia su rival:

Su padre.

Abraza a su madre y le besa el cuello de forma afectiva.

Antonia le devuelve los besos, lo agarra por el aire. Camilo ríe inocente al igual que ella que le besa en los labios, las mejillas, las manos, el vientre, sintiéndose feliz, aliviada, plena, juguetona.

Loba y lobezno se abren paso en la emoción de la vida, en lo exterior, alejado del misterio interno.

Imagen

Mama, mama, quiero dormir contigo- le pide Camilo impertinente.

Ambos son inocentes.

Pero ahora es pronto para hacer la siesta Camilo, y tu padre puede venir en cualquier momento hijo mío- responde preocupada mirándose en un espejo y subiéndose el traje de Marilyn.

Vamos al parque Camilo, a ver si está tu padre. Llévate a Pocahontas para jugar- exhorta al hijo.

Camina a la habitación de Camilo por un pequeño pasillo de baldosas negras de cuarenta por cuarenta con manchas blanca.

La habitación parece la cueva de un animal.

Peluches de perros, panteras, osos, juguetes por el suelo, una cuna superada en un rincón, por desmontar aguarda. Una cama en el centro con sabanas del ratón Miki. Ropa por toda partes. Un armario frente a la ventana con perchas. Busca un pantalón y un Jersey limpio que lleva a la alfombra del comedor donde lo cambia.

Marilyn y Camilo, cómo una reina y un príncipe “¿Quizás Hamlet y Gertrudis?”

caminan regios y repletos de dignidad entre naranjos cargados de azahar que plantados en pequeños alcorques de las aceras exhalan su perfume triste y aprisionado, cómo naranjos de maceteros, adornando las decadentes y sucias calles de vall d´uixó bajo las melancólicas farolas donde se paran los borrachos a llorar.

Cleopatra en el parque se exhibe con mayas de leopardo que marcan tanga, diadema sobre la negra melena lisa. Cargada de espeso maquillaje con todos los colores del Nilo sobre pestañas, uñas, parpados, mofletes, labios, aros de plata tan grande cómo la luna colgando de las orejas, por los que puede saltan un león. Cinturón de tigre en su voluptuosa cintura, tacones de dos pisos.

Su niña de seis años le llama desde el columpio. Cleopatra que habla con varios hombres, escucha a su hija que le grita con su vocecita infantil y dulce:

Mira mama vuelo.

Se vuelve y la saluda.

Más alto mi niña, más alto, que tocarás la luna.

Un farandul le pasa un porro de marihuana bañando en coca, pastillas, LSD y heroína a Cleopatra que lo agarra aspirando hondo, buscando la felicidad o quizás el alivio de vivir.

Marilyn llega con Camilo al parque. Besa en los labios a un treinta añeros vestido con chándal de Adidas, zapatillas nike, pelo rapado, barba de dos días, tatuaje visible de una cobra en el cuello, pendientes de oro en las orejas, crucifijo sobre la marca del chándal.

Churri- exclama el farandul pegándole una palmada en el culo a Marilyn que sonríe de forma idiota- así me gusta que vayas.

Cleopatra se acerca a Camilo a saludarle. Le da dos besos y con cariño exclama:

Pero que guapo estás Camilo, cada día te pareces más a Camilo Sesto.

Marilyn siente su pecho palpitar al escuchar esas palabras. Sus piernas le flaquean y sacando las enormes gafas de sol de su bolso se las pone rápidamente para cubrir sus ojos aguosos.

Voy a comprar agua al kiosko, cuida a Camilo- le dice a su esposo para disimular y poder salir de allí.

¡Qué rara es tu mujer!- exclama con disimulo Cleopatra al Josele que hace un gesto de indiferencia tocando la cadera a Cleopatra que ríe estúpidamente y con malicia de gata femenina ante la caricia y las intenciones cabroniles, varoniles y dañinas tan respetadas por las hembras.

II. Las madres no aman a sus hijos y sufren por ello.

Imagen

La tierra del parque está húmeda después de regar. Los tacones de Marilyn se hunden con ella cómo se hunde un ataúd en la tierra.

El cielo se cubre.

El agua cuando se seca forma las nubes, y las nubes forman el agua.

No hay remedio.

En el parque todos miran a Marilyn cómo atraviesa el kiosco y se aleja con la cabeza gacha.

Llega a casa y explota su mundo interior. Rompe las fotos de su hijo al que desea matar.

EL jilguero canta sin cesar. Le abre la puerta de la jaula y escapa. Marilyn se cambia Hace las maletas. Huye al saber que no ama a su hijo.

Su hijo solo representa una fantasía sexual que le ha aliviado de una neurosis a través de su alienación amorosa materno filial.

Al cerrar la maleta mete la foto que tiene de ella junto a Camilo Sesto vestido de Jesucristo al acabar la representación de Jesucristo superstar.

Él fue su primer y único amor.

Ella era una adolescente que paso una tarde con su ídolo- Sueño de por vida- Camilo le dio el teléfono, pero que nunca tuvo tiempo para volver a verla. Paso varios años esperando, llamando. Al final lo olvido todo, se caso, y tuvo un hijo que se parecía más a Camilo Sesto que a su padre. De allí nació una fantasía que de repente, en ese instante en el parque se rompió.

Imagen

Antonia besa la foto entre lágrimas, suena el grifo de la bañera que ha abierto sin darse cuenta. Salpica el agua furiosa subiendo su nivel y rebosando por el suelo. Un profundo dolor que emana en el alma de Antonia conmueve las paredes de la vivienda.

Ella grita desesperada, homicida, suicida.

Sacudida en su mundo interior, salen al exterior sus cimientos que se esparcen por la casa.

¡Dios se ríe de todos nosotros!

Imagen

Angelillo de Uixó.


Amar después de incubar. by Ángel Blasco Gimémez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.scribd.com