Posts Tagged ‘120 días de cuaresma’

32464391_1930693886987535_235097211178844160_n

La  buena gente honrada y decente de España  sale a la calle a que les reconozcamos.

Por eso coloca mesas y papeles para que les firmemos y apoyamos sus buenas razones.

También en Vall d´Uixó los conocemos.

Yo, cuando veo a la maravillosa buena gente , me asusto y me preocupo. Será porque soy malo e indecente, por eso voy a la policia  y al ayuntamiento a advertirles que el fascismo está lleno de buena gente. Pero me dicen que no me preocupe, que es gente decente.

La buena gente quiere que se recuerde siempre y con cariño el fascismo, y que sus asquerosos crímenes sean impunes. Por eso piden que se mantenga la cruz de los caídos por Dios y por su bando de asesinos. Como ellos solos no pueden conservarla, llaman a todos de forma pacifica , para que se les respete hasta la nausea colectiva sus atrocidades, y se le rinda tributo inmemorial  al caudillo y a su estirpe. Pero esto no es suficiente para la gente decente, quieren también imponer la cadena perpetua y la pena de muerte- ¡ qué buena gente! – Les preocupan los crímenes, por eso van al bar España a tomarse unas cañas con menores.

La buena gente también se equivoca señores.

Al fin y al cabo¿ quién se conoce del todo?

A veces, también cometen algún que otro crimen, pero no pasa nada, se pide disculpas y se pasan las firmas para que se perdone el error al que es buena gente.

A la buena gente no les preocupa acabar con  cadena perpetua. Uno podría pensar mirando al múltiple imputado, el senador y ex alcalde de vall d´Uixó , Óscar Clavell ,  que tiraba piedras en su propio tejado cuando rodeado de buena gente pedía  firmas para que se mantenga  la cadena perpetua. Pero al clavar mi mirada en la suya, reía sabiendo que la cadena perpetúa nunca rodeará su cuello en el patíbulo de Estremera, por larga y sombría que sea la lista de indicios y acusaciones que tiene. Eso es cierto señores, mientras existan pobres manteros que paguen el pato de unos  jueces incapaces de ser independientes del fascismo y el abuso,  o se sienten cargados de prejuicios contra aquello que no les gustan porque no son buena gente, no los vean en misa , o su color de piel sea diferente.

Si estás de acuerdo firma conmigo

Todos los presos a la calle y al presidio a perpetuidad la buena gente.

 

Angelillo de Uixó.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

 

 

 

 

El juez Pablo Lorena era presidente del alto tribunal supremo de España. Había sido colmado de honores y  méritos por hinchar los cargos a los detenidos. Incluso en muchas ocasiones, este hombre de baja estatura, semblante severo, y poseído psicológicamente  por un fervor fanático de que ” él,  Pablo Lorena” siempre tenía la razón y nadie se la podía torcer- le llevo incluso a inventar, sin que fuera consciente de ello-  delitos contra los acusados. Sus autos cargados de prejuicios maravillaban al resto de colegas que aplaudían su forma de retorcer  el mundo  . Los pobres desgraciados que comparecían, atados y rodeados de guardia civiles, lo miraban perplejos como se hace ante un loco con poder,   sin ellos poder tener razón, o  defensa alguna. La única victoria que obtenían los inocentes era moral, ya nunca conseguía el juez Lorena que ninguno se sintiera culpable y descargara su conciencia en su despacho, pues esto es lo que más ansiaba el buen juez y lo desquiciaba cada vez más. Al tratarse  el juez Lorena de un moralista y fanático católico  como la mayoría de españoles. Especialmente sangrante eran sus detenciones sin sentido contra los independentistas catalanes. El juez Pablo Lorena  había pasado los años de su magistratura escribiendo autos cada vez más delirantes. Por extraño que pudiera parecer,  estos eran aplaudidos por los medios de comunicación. Al ser leídos hoy, donde por primera vez se le ha contrariado, se vislumbran el enigma de sus sentencias. Desde hoy hay que interpretarlas como revelaciones pre apocalípticas de la mente perturbada de un  verdadero” demente.” Sin que este magistrado pueda hacer nada,  para defenderse, ya que ha sido un tribunal Alemán  el que ha descubierto su enfermedad mental al rechazar la orden de entrega de Carles Puidemont tras leer asombrados los razonamientos del juez Lorena. La noticia ha saltado a España gracias al diario Konfidencial Frankfuter, sin embargo, lejos de  que este por este  motivo dimita, o se investigue si de verdad padece este juez-  lo que se conocería popularmente como la personalidad de un fanático desquiciado. El juez Pablo Lorena se ha hecho hecho más popular , sobre todo entre las clases bajas y trabajadoras, que aunque no entienden las perífrasis  y aforismos que utiliza este mediático y patriótico juez, si intuyen en sus decisiones su desprecio absoluto por la libertad,  y la vida humana. Las palpan las clases bajas  pese a no saber nada de la psicología humana, los anhelos de destruir y castigar este juez lo diferente o extraño a las costumbres nacionales. Pero ¿ es que no es acaso destruir y castigar lo diferente y extraño lo que nos hace estar unidos como españoles? Por eso, a ningún español extraña, ni escandaliza, ni siquiera a la prensa como el ABC ,o a la radio progresista como la cadena Ser, o al partido socialista español, o a podemos, por citar algunos grupos políticos supuestamente progresistas Españoles,los argumento de la orden de extradición enviada a Alemania  modo de confesión personal que dictó el juez Lorena para detener al   legitimo presidente de Cataluña, Carles Puigdemont. En Alemania, que no son tan moralistas como en España, este auto causó un profundo estupor en quienes lo leyeron, incluso temor en el pueblo Alemán  hacia los Españoles, cuya colonia no para de crecer por el alto desempleo y la mala calidad de vida de nuestro país. El resultado de estar orden de extradición fue que se negaron a entregar a Carles Puigdemont al Juez Pablo Lorena, y lo pusieron de inmediato en libertad.

El auto, al que el gobierno de España quiere replicar a Alemania por la que se siente dedicando un monumento al juez Lorena, donde se escriba palabra por palabra, por los propios presos catalanes, sean independentistas, o sea por robar gallinas, pero condenados a trabajos forzados en un valle de granito. Entre tanto Puidemont pasea libre por Alemania, y siente la fraternidad de  los juzgados y le pueblo de Neumünster, que se compadecer por la salud mental de nuestros jueces  y nuestro gobierno.

El auto de extradición decía así:

En tiempos de extrema tibieza, yo os seguiré para abatiros.

Seréis forzados a la lucha, al peligro.

Hambre y frío.

Y temeréis de mi boca que “Yo” pronuncie vuestro nombre.

Pues entonces ,la tibieza de la vida que habíais conocido en la sociedad,

desaparecerá.

Olvidaréis toda esperanza de ser como eráis.

Vuestra vida será extremadamente cansada en vuestra huida, porque yo estaré detrás empujándoos hacia un norte cada vez más frío e inhóspito;

viento y nieve.

o será extra ordinariamente paralizada, porque vuestra fuerza estará detenida entre cuatro paredes, y no habrá luz  del día en vuestros ojos, solo un candil en una celda de cuatro por cuatro a perpetuidad no revisable.

Jaaaaaaaa.

Esto ocurrirá cuando yo pronuncié vuestro nombre, porque yo conozco vuestros hechos, y porque conozco vuestras excusas que me aportáis diciendo que son tan tibios vuestros delitos, que no merecen el castigo que yo os prometo.

Más yo los he aumentado para acercarme a vosotros, por lo que me da las gracias una sociedad que me asquea, y a la que tengo el deber de proteger. Por eso he querido aumentar la temperatura y el grado de los cargos, con ello aumento la defensa de la sociedad, y no dejo que lo tibio se vuelva frío ni caliente.

Sé que os cargo con mucho dolor y desesperación, pero es un premio gemir con semejante carga.

Contemplar desde la grandeza de vuestra miseria cuando os he vomitado de la sociedad, como aplauden a vuestra desgracia esa casta baja de obreros indecentes, la prole, que se humilla para ganarse el pan, y viven en comunidad o sociedad bajo el imperio de mi ley. Siempre temerosos de gente como yo, que en cualquier momento puede hacerlos desaparecer , sin que nadie les eche de menos. El individuo no cuenta en sociedad. Mirar con que tranquilidad respira esa mujer hermosa y joven que entrega su carne a un viejo forrado de millones. ! que contenta está la joven comprando trapitos de colores para alegrar la vista de un sucio viejo que abusa de ella desde la infancia. Lo sé por qué  yo los casé. Oculté el delito de violación de menores del viejo gracias al matrimonio. Los asquerosos padres de esa inmunda menor, unos miserables poceros, estuvieron de acuerdo- !ellos  que me pedían justicia suplicando en mi despacho cuando supieron que fue violada! -con que aquello se tapara cuando ofrecieron dinero por callar. ¿ qué le importa a la sociedad la vida una joven mugrosa? Nada. He levando el cadáver de docenas de muchachas tiradas en barrancos después  de ser violadas. Algunas por policías que se ponían a llorar arrepentidos en mi despacho. ¿ Y qué hacía yo? llorar con ellos si de verdad se arrepentían por matar a una fulana. Luego cargaba las culpas al primer titiritero que pasara.

Esa es la sociedad que debo proteger, sin mi está perdida.

!El caos!

Ved al hombre. Son felices estos desgraciados en la tibieza de su miseria.

! que se los trague a todos la MUERTE!

jaaaaaaaaaa.

Están endemoniados.

Solo se les puede salvar culpándolos a todos.

Algún día, alguien más grande que yo, el Único, Dios, pronunciara su nombre, y serán juzgados por delitos de indiferencia.

A la derecha de Dios, el verdadero, el justo, estará Hitler, y a su izquierda el diablo.

Espero que las condenas que les impongan a  las masas sean las más grandes jamás imaginadas por hombre alguno.

Y vosotros, pobres, ciegos, desnudos, incluso, Reyes, Presidentes, empresarios que os creísteis seguros e intocables, y habéis sido juzgados en la tierra, seréis liberados.

Firmado por el juez Pablo Lorena a la prisión de Neumünster, Alemania, reclamando al prisionero Carles Puigdemont para que me lo entreguen “Ya” por rebeldía. Viva España,  Una Grande, Libre y Democrática.

Angelillo de Uixó

 

 

 

 

 

 

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons