Yo predico con el ejemplo, y en los siguientes vídeos  son un verdadero ejemplo real de como la propiedad es un robo que obliga a cometer un crimen.

Advertisements

 

 

-Siéntate-levántate-

Te estás formando.

Mi cuerpo está vivo

Mi mente está muerta

Cuando necesito ayuda para formarme.

Aprendo a pensar en mi pasado,

Aprendo calcular mi futuro.

Todo está en mi mano si lo llego a comprender.

-siéntate-levántate

Te estás formando.

Siéntate-levántate

El lobo está detrás de la puerta haciendo cuentas.

Tiene rostro universitario

Me abre los ojos y me aconseja

Para que salga del bosque y tenga metas,

Mientras repasamos la lección

Siéntate levántate

Cantamos para que no me sienta triste..

.

“María tenía un corderito

Que siempre iba consigo

Y lo llamaba para que soñara

Junto al manzano donde se acostaba.

la vida está llena de cosas hermosas

Cuando las deseamos y somos positivos

Si tenemos sueños felices cuando dormimos

Sonreímos.

Y cuando despertamos ,

estamos llenos de buenas intenciones”

le doy un abrazo a mi educadora.

y finalizó el examen como un autómata

que no piensa ni siente dentro de su cuerpo.

Salgo por la puerta del aula con la lección aprendida

Estoy tan formado como el resto  de la sociedad.

Yo soy mi propio policía.

Otro hombre entra dentro.

El lobo está tras la puerta

Salgo a la calle

y el mundo me parece un lugar tan hermoso

Que siento un cuchillo en mi garganta programado para cortarla.

 

 

Siete y cinco de la mañana, la acción ocurre  en una casa en un barranco lleno de viviendas de Almazora, Castellón. Suenan corderitos, gallos, cascadas de agua, pajaritos cantando. Estos sonidos grabados salen una especie de huevo del tamaño de una pelota de béisbol con un montón de botones. En la calle la música son las sirenas de la policía persiguiendo a alguien. El aparato esférico que produce los sonidos campestres   está sobre una vieja mesita de mediados del siglo XX . Junto a este aparato se halla un hombre.  Duerme en un viejo colchón que se encontró en la calle tirado. Al pulsar la tecla de pausa se paran los balidos. EL termómetro del aparato indica 14 grados de  temperatura.

¿ quiere que encienda los radiadores?-pregunta el aparato a un hombre que se está despertando.

No Hail  ( que es como se llama el despertador). No puedo pagar el recibo de la luz. Todos los días me preguntas lo mismo y te respondo igual.. Ponme la agenda.

EL sofisticado despertador lee una pista de audio que su dueño ha dejado grabada.

Acudir al taller de empleo de Peluquero  a las 8 de la mañana. Llevar el trabajo hecho de competencias básicas sobre los adjetivos, las tablas de multiplicar y un resumen sencillo y personal de la película Navajeros vista en clase, clasificada  de Género quinqui sobre clases marginales del  último cuarto del siglo XX.

Pedir parte de salida del taller de empleo después de almorzar  para ir a servicios sociales, y que resuelvan el recibo de la luz.

Ir al banco por si han ingresado el cheque del taller.

Pasar por cáritas y la cruz roja.

Ir al centro de relajación y meditación del barrio después de comer. Ir a comer al chino.

Terminar la tarde en el bar.

La agenda se cierra.

¡ qué vida está hail! No sé si podré con todo-  comenta angustiado el hombre que se ha incorporado sobre la almohada . Cae de nuevo de espaldas fatigado sobre el colchón , pensando lo que le esperaa lo largo del día. Cierra los ojos estresado. Pasa por su mente la angustia frente a la pizarra. Se imagina a él dentro de un rato, a sus cuarenta años delante de la pizarra. Los adjetivos- vuelve a repetirse para si.- SI cuando hablo se que los digo, pero buscarlos en la pizarra, eso es otra cosa, es como buscar un grano en un pajar.  Hoy también toca competencias para mejorar el currículo ¡que fastidio con la formación!.-

El hombre se levanta. Se sienta. Coge unos pantalones y los pone. Da unas ordenes a hail.

Hail pon la radio, emisora reague.

Suena música reague.

Ábrete Hail.

El huevo se abre y por un hueco del aparato sale el olor a marihuana. La saca con los dedos el hombre, empieza a liarla y fuma despacio.

Apágate Hail. ( ordena al aparato)

EL aparato se apaga . como un autómata sale el hombre a la calle respirando el aire contaminado de la provincia de Castellón-

Pasa junto a un barrendero que recoge un montón de papeles por las calles junto polvo rojo altamente cancerigeno  de los atomizadores de las azulejeras. Los coches aparcados   la mayoría están oxidados, otros llevan en la rueda un cepo de la policía. Las fachadas de las vivienda  están   deslucidas y con muchos carteles de se vende. Los peatones caminan leyendo en el móvil. Varias madres se meten con sus bebes en los bares. Hay restos de aceite industrial que alguien ha ido tirando a gran escala por todas las alcantarillas esa nochde. Un jardinero con aspecto de zombi sujeta una manguera con la boca abierta produciendo un enorme charco en el suelo. Las fabricas de los polígonos industriales están la mayoría carradas. Dos conductores en un callejón se pelean. Se embisten con los morros de los coches en un carril de una dirección donde se han encontrado. Cada uno de ellos asegura que él tiene derecho a pasar primero. Una chica joven ofrece sexo rápido y seguro por veinte euros en una esquina.

EL hombre llega desde su casa después de pasear 10 minutos por almozora al centro de segundas oportunidades. En esos lugares los ayuntamiento imparten cursos cuyos alumnos para que se formen cobran un sueldo siempre y cuando estos estén dispuestos a dejar educarse para reincorporarse a….

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

De este modo espero el fin de año

Anuncio alegre porque  se acaba el mundo.

Vivo viendo la maravillosa extinción

¡Ah Dios!

que el progreso sin la extinción de las especies

el hombre no puede  lograr.

En este mundo nosotros, Óyeme Dios

Tu lo creaste en siete días

Y en siete años nosotros te lo acabamos.

En este mundo de nosotros- ¡ Oh Dios!

Tú ya estás muerto

Y en nosotros el vivir es alegre destruir.

Gozo de la  voluntad es el consumir hasta matar,

Vivir hasta que el último de nosotros

también acabe muerto de tanto consumir.

Vivo viendo alegre muerte de los peces en el agua,

Vivo viendo alegre muerte de las aves en el cielo,

Vivo viendo alegre muerte de los gusanos en el suelo.

Lastima nadie tiene de los montes y los mares

Vivo viviendo el alegre  ascenso de los hombres.

Vivo viviendo en el alegre sueño de una nueva era,

Nosotros éramos los más débiles y ahora somos los más fuertes.

Y Así será hasta que salga algo de este pantano de extinción

Que nos iguale.

Muchos sacerdotes advierten,

que los androides causaran entre los hombres muchas muertes.

Pero entre tanto todo es gozo  y alegre extinción

También entre las últimas tribus de los negros

Y entre los hombres más inocentes de esta tierra ,

que viven libres y salvajes  en los bosques,

los estamos extinguiendo para que nos vayan conociendo.

Vivo viendo esto con alegre gozo.

Ah Dios! en esta orgía de muerte y destrucción

Se nos ha ido el alma con la razón

Y el último día de la extinción

Te invocaremos aunque ya estés muerto.

Y suplicaremos como niños:

Señor,  sácanos de aquí que queremos seguir viviendo

Que no es cosa que alegre nuestra extinción.

Y espero que de nosotros como siempre tengas compasión,

Como nosotros de nuestros compañeros.

Amen,

poema de fin de año.-

 

Angelillo de Uixó. Garrut, Vall d´Uixó paraje de alto valor ecológico e histórico  en abandono y destrucción.

Roguemos.

Voces finales:

Te rogamos Garrut.

DSC01236
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

DSC01221descargadescarga (1)

  1. cinco y media, 26 de diciembre del año 2018.

El hombre de la gabardina camina por las calles de Vall d´Uixó frustrado de no haber podido ir a Castellón.  La humedad es tan fuerte que le cala bajo la piel de la gabardina. Avsa desprecia su tiempo, el valioso tiempo de sus clientes. ¿ qué hacer ahora? EL hombre de la gabardina siente la sacudida producida por el  estrés. Debe ir a regar sus huertos y arreglar las barracas de guisantes, aunque  está cercano el anochecer, es mejor dejarlo para mañana,  opina  que poco podrá hacer ante la ingente faena que hay que hacer allí. Un pensamiento que le llena de rabia y a la vez lo desmoraliza. todo por un puñado de acelgas y de guisantes.  Quien se lo iba a decir, igual que su abuelo en la post guerra. En Vall d´Uixó los primeros años del siglo XXI existe el hambre y represión social, vecinal, económica. En el año 2018 unos guisantes y unas acelgas son fundamentales para mantener la dignidad y amor propio, cuando el resto de gente se une para odiarse y acosar al que no tiene nada o alza la voz contra la opresión. Ha llegado a tal punto la situación que las citas en los cuarteles de la guardia civil para denunciar a un vecino, una agresión , una pela, son de unas tres horas. El hombre de la gabardina  también debe estudiar la asignatura de la que se ha matriculado de psicología, a cuyas tutorías no puede acudir por ser a las ocho de la tarde los martes en Villa Real, hora en que el último autobús de avsa sale de Castellón. Solo ha ojeado el libro y está a punto de ser la primera convocatoria de exámenes. Otra sacudida del estrés. Debe ir también a por leña. EL termómetro de dentro de casa no supera sin fuego  por las noches los 14 grados, y en el trineo donde carga la leña, pese a los grandes logros con sus perros de cada  viaje solo hay leña para tres días, y ya hace dos que no ha salido. LA situación es desmoralizadora, quizás con el taller de empleo se la abra una puerta. Aunque cree que el clima social va a ir a peor. Sigue pensando en esa tarde. Ahora el tiempo se le ha ido, como el autobús.

Cosa extraña en el hombre de la gabardina.  se para junto el bar que hay frente  la residencia del hogar del sagrado corazón de Jesús. Sin saber muy bien el motivo, siente ganas de entrar.  Ahora comprende a la gente que lo hace. Han perdido su tiempo, ya no vale nada, pueden perderlo en paz. Su autobús hace mucho que se fue, y se quedaron allí, en el bar, atados como el burro a las puertas del baile de la famosa canción de Manolo García. Quizás lo maten como a Lorca los de VOX por lo del burro y ser Catalán.

EL hombre de la gabardina entra. La puerta clásica de madera se abre.  Tras subir tres peldaños se ve una amplio salón con varias mesas limpias y butacones para sentarse.   las caras de la gente son como las del  burro a la puerta del baile, atados a las mesas y sentados. Es la gente de siempre, la de todos los tiempos, la del abatimiento, la tristeza, el desamor y el odio de saberse perdidos.

Un hombre que toma cerveza le dice otro.

Oye Francisco ¿ cuánto llevas  en el paro?

Francisco tomando un sorbo de cerveza le responde con un pequeño hipo.

Con este año que termina empiezo el noveno . ¿ Y tú?

El otro le responde.

Te gano.

Ambos callan , miran la tele donde una chica preciosa anuncia un yogur para mantener la línea, y luego noticias sobre Cataluña y VOX.

EL hombre de la gabardina escucha una conversación iniciada por dos caballeros mientras pide un café.

La culpa del paro es de los sindicatos.

SU compadre, un hombre de unos cuarenta años lo confirma.

Yo soy afiliado de comisiones obreras desde hace 20 años. Y nos han vendido en stilsaf los sindicatos. La fábrica la han cerrado y yo estoy de nuevo en el paro. Los sindicatos y los partidos de izquierda son un retroceso.

Claro hombre- le comenta sonriendo el otro, que hace un gesto con la mano eufórico- pero ahora la derecha los va a quitar , o por lo menos meter en cintura. Nada de subvenciones, l las ayudas para el empresario , y verás como se crea empleo y de calidad.

Eso,  y expulsando a los inmigrantes, que han hecho tanto daño como los sindicatos a este país- añade Francisco nostálgico de tiempos donde la iba mejor.

A los que sobren del país, que son los que no trabajan, ni quieren trabajar, y viven  de la paga de los servicios sociales, se los devolvemos al rey Hassan en patera para que los ponga a hacer carreteras en el Sahara.-  su compadre  se emociona exclamando en voz alta para que le oigan- en España si no fuera por los sindicatos, las feministas, y los inmigrantes, sería el país donde mejor se viviría. Habría faena para todos, y para cada español una mujer. EN la vida no se puede pedir más que trabajo, mujer y patria.

Así se habla Fermín- le dice su amigo Francisco mirando a todo el mundo por si alguien salta. Nadie dice nada.

 

 

Una voz femenina se escucha a la espalda del hombre de la gabardina que está deprimido como el resto.

Un te de cerezas.

Al hombre de la gabardina le suena esa voz. Se gira y ve a la mujer de espalda saliendo a la terraza. Va hacia ella.

María..María. .. le dice

La chica de detiene sobrecogida. Volviéndose lentamente.

Pero…Ángel, que casualidad.

Si- le dice Ángel ,el hombre de la gabardina- ¿ qué haces por aquí?

Tengo a mi abuelo en la residencia y hemos venido a verlo.

¿ En ese antro lo habéis metido? Le pregunta el hombre de la gabardina extrañado.

No, no, la sagrada familia es una gran residencia. Entro sin poder andar y ya anda- le comenta ella. En la que estaba antes lo dejaron  cojo-

Ángel exclama extrañado

¿ de verdad no es moridero la Sagrada familia? Con ese nombre que tiene la residencia es para ahorcase. Casi una broma a la gente que los abandonan…

Te equivocas Ángel- le dice ella riendo antes de que siga y acabe diciendo algún disparate que puede herirle la sensibilidad, y le pregunta como está.

Bien- responde ángel tímido- He perdido el autobús y no sabía que hacer, por eso me he metido en el bar a pedir un café, no creas que soy como esta gente.

Ya lo sé Ángel- le dice María con ternura, sabiendo que le preocupa la mala imagen que  pueda darle estando en un bar.

Están en la puerta los dos. Ángel escucha que llaman a María desde la mesa, es su madre y sus abuelos.

Ahora voy Mama- le dice- me he encontrado un amigo de Castellón- Ellos se conocen de  Castellón, aunque él viva en Vall d´Uixó y ella en Onda.

¿ Y José sigue trabajando? Le pregunta él.

Está en la naranja, y luego  irá a la  poda. Ahora hace la campaña larga, cuando termina una cosa, sigue podando y luego quemando. EL año pasado estuvo hasta agosto.

Menos mal- le comenta Ángel.

Nos va bien Ángel- le dice María a la que no paran de llamar.

Feliz año si no nos vemos- se despide Ángel, ambos se abrazan. EL hombre de la gabardina paga y se va.

Por las calles la gente anda como fantasmas, borrados de la vida. Si se cruza con alguna mirada, nota  el brillo del odio. Aún quedan en los balcones colgando la última campaña franquista para salvar la cruz. Varios falangistas de centro moderado del PP y de ciudadanos  se cruzan con el hombre de la gabardina. Le sonríen de forma amenazante. Su sonrisa le refuerza la creencia  de que está en tierra hostil. Se repite una y otra vez  en la historia. Nada cambia. Llega a su casa, San Antonio. Por el camino sus vecinos de los últimos 18 años de vida pasan con sus coches sin saludarle. La gente de allí revienta de odio. Ángel el hombre de la gabardina, al entrar a  su casa tiembla de frío. Siente la humedad en la nariz que gotea. Enciende el fuego y recoge a los perros que están en el corral. Los sube. Enciende la radio. Cadena Ser retransmite un mensaje del presidente de España, Pedro Sánchez, anuncia para tranquilizar  que España Crece más que Francia ( no explica que Marruecos o Senegal  crecen más que España, Alemania , Francia y Estados Unidos, y no significa nada, Marruecos está comido por las moscas) advierte en su mensaje que no permitirá que la extrema derecha maltrate a las mujeres o les quite su libertad ( no dice nada de los inmigrantes, que también son víctimas)

Entre los anuncios llenos de optimismo y logros el hombre de la gabardina apaga la radio Vaya mierda de noticias, cada día son peor. Decide dar una breve vuelta con los perros. El trineo está apoyado en la  pared, pero no lo gasta, solo las correas, irán a pie hasta la ermita de San Antonio. Al volver pasan junto la casa de la chatarrera que se encuentra al borde del camino. Solo de pasar por allí se le ponen al hombre de la gabardina los pelos de punta. Personaje esperpéntico y fatuo, miserable no solo por pobre. Ejerce en un casetucho el chantaje al que se cruza con ella. Su oficio es dejarse  morder por perros, que le muelan a palos, el adiestramiento de perros falderos que lanza contra perros más fuertes… y luego a juicio. Con los beneficios va tirando.  Con el hombre de la gabardina, desde que sabe que está contratado por el Ayuntamiento ya ha tenido tres discusiones. En la anterior incluso  le prohibió  caminar libremente por ese camino. Su fama de loca entre la vecindad no está reñida con el cálculo frío de la provocación. Así mata dos pájaros de un tiro, da rienda suelta a su locura y se lleva un buen puñado de euros. Es como la que es puta por placer, y de paso algo que se saca de su afición. ¿ cuántas veces ha mandado a juicio a vecinos de San Antonio? A unos cuantos les ha sacado los cuartos y se han visto en manos de la justicia y fichados.

A la altura de su casa anda  desprevenido entre los muros de la casa de un vecino y la chatarrera el hombre de la gabardina, llevando sus tres perros. Escucha como la puerta principal de la chatarrera se abre y le dice a su perrito:

Venga snupy a torear.

Snupy, un perro faldero sale del chiquero de la chatarrera con sus  dos dientes  caninos por fuera y su forma  lanuda de felpudo que hasta los ojos le cubren. Lo hace lanzado y ladrando como un loco, de tantas locuras que habrá visto de su dueña, Va hacia los husky que lo detectan y observan como  snupy en plan agresivo llega a ellos, y no era tan loco el plan de ataque porque en verdad de eso dependía el rancho de casa.

El hombre de la gabardina tira de sus perros hacia él y desciende con los perros mirando a snupy que se lanza sobre uno, pero de un tirón a la cadena el husky retrocede, y el pingajo   de perro que hubiera muerto en la boca de un husky, se salva.

Van huyendo cuesta abajo, cuando snupy creyendo haber vencido se detiene y mea, mientras los huskys están furiosos por el insulto, como el hombre de la gabardina que espera a la dueña mientras los perros se miran. AL cabo de cinco minutos escucha como sale cojeando y ranqueando la chatarrera que llama a su perro:

snupy ven con mama.

EL hombre de la gabardina le dice al verla:

Luego te quejas de mis perros, pero el tuyo es el peligroso. Lo ves. Se ha tirado a mis perros. Ahora que dices.

La chatarrera, una mujer menuda, gorda, a la que le faltan varios dientes, con aspecto de monstruo flatulento empieza a hacer aspavientos con sus perrito frotándose entre sus piernas:

Mi perro, mi perro, los tuyos, los tuyos que son peligrosos, sin vergüenza que llamo a la guardia civil. Te voy a denunciar hijo de puta, hijo puta.

Se encienden luces de vecinos.

EL hombre de la gabardina  siente las miradas de odio de sus vecinos, y a la vez siente perdido sin saber que puede decir para salir de allí antes de que se complique , no se le ocurre otra cosa que decirle:

Estás loca.

La chatarrera con cara de perturbada, escupiendo saliva , nerviosa, con unos ojos fijos, de lunática dirigidas hacia él, sin pestañear , se enfrenta al hombre de la gabardina que se intimida ante una mirada que produce espanto por la locura que hay en ella que no para de chillar, ahora con snupy en sus brazos.

Tú si que estás loco, y tus perros, te voy a denunciar. Y cuando te vea por la calle te voy a chafar con el coche a ti y a tus perros

Ángel desciende a su casa y llama a al guardia civil que acude al cabo de cinco minutos. Sale a la calle a recibirlos.

Un agente educado, monotóno, hace el ritual habitual del saludo y la pregunta de rigor

Buenas tardes caballero. ¿Nos ha llamado usted?

SI agentes, les he llamado para denunciar  un delito de amenazas, y por haberme tirado un  perro una vecina para que los míos le muerdan. Es la chatarrera. Vive arriba. ¿ No sé si la conocen?

!Ah bueno! Comenta un guardia civil con gesto- hace usted bien en denunciar, algo sabemos de ella, pero nadie denuncia.

Una vez termina de declarar junto al coche el hombre de la gabardina se mete en casa. Mira le libro de psicología. Siente el frío. El año se acaba dicen en la radio que ha encendido. ¿ y qué? Se pregunta mientas se quita la gabardina y se mete bajo las mantas y entre los huskys.

Fin.

Dejamos está historia aquí, aparcada, pero no ha terminado, aunque de momento espero no tener que seguir publicando cosas de este tipo ya más, pero es un deseo. Esto va a seguir, lo sé. De momento está mediando la policía local, no sé si confiar o no, pero en fin , quiero dar una oportunidad, ya que por lo menos me atendieron esta vez de forma correcta. Servicios sociales están informados, aunque tampoco se si confiar, más bien no,   se quedara todo en que le den un paga, en vez de trabajar con esta mujer para que se inserte y deje de estar metida en un círculo vicioso de juicios, amenazas, pelas, escándalos y ser una amenaza social, al igual que el resto de miserables y desdichados. El progresismo y su inacción habitual para que se pudra todo, nos llevará de deducir que la  solución total y definitiva es muy sencilla y nos permitiría alcanzar un estado de humanidad superior.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

DSC01213DSC01217

descarga

I.

Cinco menos cinco de la tarde, es miércoles 26 de diciembre del año 2018. La acción ocurre en la estación de autobuses del pueblo de Vall d´ Uixó donde tiene el monopolio la compañía Avsa . Son vísperas de año nuevo. Hay mucho movimiento de viajeros no solo en España, sino que en todo el mundo, también en Vall d´ Uixó. Se acompaña la escena de luces discretas de navidad en las calles del pueblo. No se escuchan villancicos de los altavoces instalados por el Ayuntamiento como cuando estaban los  conservadores del PP, hoy convertidos en peligrosos falangistas de centro moderado, como les gusta llamarse a ellos.  Entre la gente que pasea por los alrededores de la estación, las  caras están abatidas por la crisis social y política que propagan los medios de comunicación. Información incesante e instantánea  durante todo el 2018 de forma interrumpida sobre la situación de Cataluña, y la entrada de la extrema derecha en las instituciones. Este clima de degeneración y retroceso es  contado por periodistas y contertulios sin rigor, ni escrúpulos, llenando las hojas informativas de noticias falsas y provocaciones, para alimentar sentimientos de odio. Con un propósito, por supuesto: deben afianzar el capital y la riqueza de unos pocos. EL resultado es una realidad nacional repleta de  guiños constantes al Franquismo y ensalzamiento del dictador, que no es otra cosa que al capital. Su traducción social: una humillación constante al que ha perdido su puesto de trabajo, que le lleva a sentirse inferior al que tiene empleo y le lleva a deducir que con la extrema derecha y amparando la violencia del estado tendrá más oportunidades que frente a un mundo global donde España no es nada más que la burra de Europa que pasea a los alemanes por las costas.  Frente a la estación de autobuses hay varios bares. Como el bar el Tolito Blavo, típico bar español regentado por chinos donde sus clientes siguen la actualidad mediática como en el resto de bares, entre cerveza y cerveza, aburridos horas y horas de desempleo sentados en terrazas, ahogando las pagas no contributivas y las lágrimas en las cervezas del bar. Siempre preocupados por la inmigración.  Dentro de la estación , un grupo de chicas jóvenes hablan alegres sobres las fiestas. Un hombre de mediana edad, rostro serio, boina y gabardina de cuero ,  cruza la carretera y se mete en el estación.  Se sienta en el único banco que queda libre. Un cojo con muletas queda a su espalda apoyado a un pilar de hierro. Las chicas jóvenes, cantan y ríen. Una de ellas le dice a sus amigas:

Sabéis que a Miguel le gusto.

¿ como la sabes Jessica? Le pregunta otra.

Jessica le responde:

Lo sé porque me ha tocado las tetas. Muy fuerte, muy fuerte, le tuve que decir, Miguel basta, que eso no se hace.

Una de sus amigas con trenzas y gafas se pone triste al escuchar a Jessica, el resto  abraza a Jessica.

El hombre de la gabardina mira las palmeras mecerse sobre la brisa de un cercano ocaso. A lo lejos se ve la montaña de Pipa . Un cielo rojo ceniciento empieza a palidecer apagando la hoguera astral. Las sombras avanzan mientras el sol desciende por las montañas  y los bloques de pisos eclipsan los últimos rayos.

Dan las cinco, y el grupo de chicas al sonar  las campanadas se dispersan cantando y riendo. EL hombre de la gabardina  de cuero mira a su alrededor. Nota que está solo en la estación, aparte del hombre cojo.

Le extraña que nadie más vaya a Castellón-

Pasan cinco minutos, y el autobús no llega.  Se impacienta y se dirige al tablón de horarios por si puede averiguar algo . Está el tablón junto una pequeña oficina cerrada donde antes vendían los billetes.

En el horario indica que el autobús tiene que llegar a las cinco. Abajo del todo pone en un recuadro:

Excepto días no lectivos que son días de navidades, puentes, días estivales y pascuas. Atención viajero: el horario lo cambiamos.

EL hombre de la gabardina vuelve hacia los cercanos los andenes. se acerca con precaución al cojo, dudando antes de preguntar , mirando fijamente  intentando adivinar la personalidad de eso hombre, por si la pregunta le incomoda, siendo la gente de Vall d´Uixó muy cerrada, enmarcada  en un ambiente de hostilidad a la hora de hablar con gente que no sea de su familia, clan, o partido político.

Buenas tardes caballero ¿Espera usted por casualidad  al autobús de las cinco para Castellón?

EL cojo, un hombre rozando la tercera edad, seguramente jubilado, bajito y con pelo canosos y largo que lleva recogido en una coleta, con abultada barrida , mira con tristeza al hombre de la gabardina. ( quizás su mirada se deba a su cojera, a tener cerca de sesenta años, a sentirse solo, o quizás sea por viajar en autobús con todo lo dicho)  le responde que si espera el autobús con timidez.

El hombre de la gabardina le pregunta

¿ Sabe usted lo que son días no lectivos?

El hombre cojo niega con la cabeza, susurra como si intentará adivinar:

Días lectivos, días lectivos…

Mira con verdadera pena al hombre de la gabardina:

No sé lo que son días lectivos.

AL hombre de la gabardina le da tanta pena el cojo ,que le responde:

No pasa nada, yo tampoco se lo que son días lectivos.

Tras un breve silencio añade.

 

Creo que han cambiado el horario de la compañía- mira nuevamente el reloj impaciente. Son  ya las cinco y diez, y el autobús sin llegar. ¿ quieres usted mirar conmigo el horario?- le invita preocupado el hombre de la gabardina- Si le soy sincero, y aunque le extrañe, no lo comprendo.

El hombre cojo también preocupado de que no llegue el autobús se mueve en dirección al cartel, pero gira hacia el bar antes de llegar  y le dice al hombre de gabardina.

Vayamos al bar de la estación, y ahí nos lo dirán lo que ha pasado. En el cartel no sacaremos nada en claro, más que discutir.

Entran los dos hombres al bar.

Hay varios hombres mayores en la barra. Parecen tristes y aburridos. No hablan cuando entran. Se escucha la voz del cojo preguntado al dueño del bar.

Joaquín ¿ a que hora sale el autobús?

Joaquín, hombre alto, serio, con una botella de anis en la mano que acaba se servir , responde mirando a ambos hombres:

Los horarios son difíciles de entender. No quiero deciros nada, por qué sin me equivoco y viene el autobús, las culpas son para mi, que ya me ha pasado. Pero si no llegado el de la cinco, y hoy  he visto que ha salido a las cuatro, el que queda es el de las siete. Pero yo os he dicho nada, no sea que me equivoque, que no hay Dios que entienda los horarios de los autobuses, y llevo aquí dentro de la estación   más de 15 años.

Deja la botella de anis en la estantería y se vuelve de nuevo hacia ellos que quedan en silencio pensando.

EL hombre cojo le vuelve a  preguntar:

Dame el teléfono que llame a la empresa.

Joaquín les indica la puerta

En la ventana de los que fueron las oficinas está puesto. Yo la verdad es que no lo sé. Afortunadamente tengo coche, y que dure.

Sale el hombre de la gabardina y el cojo hacia el cartel. Dos hombres más miran el cartel. Son también mayores, adentrándose en la tercera edad. Discuten amigablemente  sobre que significa los días lectivos.

Una mujer de unos cuarenta años se acerca con un niño cargado con una mochila que parece ser su hijo.

¿ Puedo ver el horario de los autobuses? Pregunta la mujer a la espalda de los cuatro hombres que tapan el cartel cada uno opinando sobre los días lectivos. No la escuchan en su discusión.

Ya estaba la hipotesis- dicho por el hombre de la gabardina-  en que los días lectivos son aquellos en que es obligado leer en voz alta en la calle, y si no lo hace la policía local te multa. Ya que Vall d´uixó es una ciudad educadora, y los no lectivos son los del sabat.

A lo que el resto de hombre se encara con el hombre de la gabardina.

Oiga usted, lo que está diciendo es un disparate. A mi no me han obligado nunca a leer en voz alta, ni me han multado por eso. ¿ Y que es eso del sabat? Escuche señor…

¿ Puedo ver el horario de los autobuses?- insiste la mujer. Esta vez reparan en ella y se vuelven todos hacia la mujer.

Si señora, pase usted y mire. Los hombres abren el círculo para que pase a investigar al mujer.

Uno de esos hombres, roza la tercera edad,  vestido de traje, aspecto de caballero, de cara alargada y con arrugas, le comenta gentil a la señora:

El autobús de las cinco no ha venido. Creemos que han cambiado el horario. Aquí pone que los días no lectivos cambia.

¿ Día son lectivos? Pregunta la mujer. ¿ que es eso?

EL niño le dice a su madre tirando de su abrigo:

Mami, mami. días lectivos son el horario del colegio.

El hombre de la gabardina pega un chillido y habla muy excitado como si hubiera tenido una revelación- Se acerca al cartel y pasa el dedo por las palabras:

Pascua, vacaciones estivales, navidades… va uniendo los puntos como quien resuelve  un misterio.

Ya lo he visto- grita- Los horarios de autobuses están sincronizados con el horario escolar. Basan sus rutas de transporte público en el calendario escolar. Cuadra con lo que este niños nos cuenta. miren por favor, acérquense  y presten atención, las vacaciones estivales,  desde mediados de julio hasta septiembre, las pascuas y la Navidad, los puentes… son las fiestas escolares. ¿ no lo ven?

Es cierto- responden varios de ellos.

El hombre del traje elegante exclama lleno de rabia:

Es un transporte público para niños.

EL niño le pregunta a su mama.

¿ No vamos a ver a la abuela a Castellón mami?

La madre mirando el nuevo horario  responde.

Si , si hijito si, pero será mañana. Hoy es demasiado tarde. Solo queda el autobús de las siete.

El hombre de la gabardina les dice al resto que empiezan a dispersarse:

Estamos encerrados en este pueblo. El transporte público te obliga a tener coche.

El hombre del traje  responde despidiéndose:

Aquí sin coche estás perdido.

Se retiran todos del panel, cada uno se va por su lado, y la estación queda vacía y melancólica con la tristeza del cojo. Allí quedará en silencio y pensando en su cosas hasta la siete, apoyado en al columna de hierro sujeto por sus dos muleta.

EL hombre de la gabardina  caminado por las calles llama a la oficina obrera. Al teléfono se pone J.M.

Juan M. Soy Ángel, no me esperes- Han cambiado el horario de autobuses por la navidad.  Sin avisar o mejor dicho mal explicado, ya te contaré cuando nos veamos. EL transporte publico es un desastre. En Vall d´uixó sin coche estás encerrado. Te dejo que no tengo casi saldo en el teléfono.

Al otro lado del aparto se escucha una voz que  responde:

Bueno, pues ya vendrás cuando puedas, no te preocupes. Igual me acerco antes de que se acabe el año, tengo que hace una entrevista sobre la fábrica de Segarra a un hombre del comité sindical  de la empresa cuando la estaban cerrando.

A lo que le responde el hombre de la gabardina:

Claro como tienes coche… quizás puedas entrevistar también a un  hombre cojo que se ha quedado esperando el último autobús. Nos vemos.

Angelillo UIxó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Dejo este vídeo para los historiadores del futuro de este tiempo que estamos viviendo hoy, e investiguen la vida en Vall d´Uixó. Avsa es la única empresa de transporte público que había en el siglo XX y a principios dle XXI, y deben saber los historiadores que dejaban constantemente a la gente en la estación. Que más de 30. 0000 estaban obligas a tener vehículo particular, porque de lo contrario quedaban encerradas.

Escuchadme hermanos esto que os digo , pues  hoy  estáis muchos reunidos y llenos de amor hacia el prójimo.

“Había en Castellón un hombre quien a un amigo verdadero quería encontrar el día de navidad, y también había en Castellón  un padre, que deseaba que volviera su hijo  con él  el día de navidad,  y yo, habría olvidado que hoy es navidad sino lo hubiera recordado porque han venido mis perros en trineo  a casa, porque hoy es el día que nacieron mis perros en el pesebre. UN 25 de diciembre, y lo que es peor  que este olvido, es que también habría  apartado de mi memoria que  hay algo en mí  de Jesucristo, o de los hombres que he mencionado, y esto que os digo es así, porque es navidad y nos hace  especialmente sensibles hacia los demás y con ganas de hablar.

Os contaré lo que me ocurrió, según lo recuerdo un día como hoy hace tres años en un pesebre de Vall d´Uixó..

Estando en la terraza, levanté la cabeza al firmamento. No vi pasar un cometa, un avión, ni divise un ovni, ni vi una gran estrella, pero se me anunció que era un día especial al ver una luna llena y brillante, la de siempre, pero se me antojo que   no la había visto nunca tan cercana. asomó por las colinas de Vall d´Uixó , como de costumbre, y contuve el aliento sobrecogido entre los muros de mi casa que se iban desplomando parte por parte, a falta de mantenimiento. Por no ver la casa en ruinas, no podía  apartar mis ojos de la luna, cuya luz tenía la forma de una sábana que viajaba lentamente por el cielo envolviendo las montañas, cuyas siluetas semejaban a las jorobas de los camellos.  Los techos de las casas parecían nevados del blanco almidonado de la luna con sus cruces apuntando a una luminosa estrella. imaginé la vieja profecía que decía:

algún día han de cambiar las cosas.

Escuché como subía un coche. En la puerta de mi casa paró el viejo renault , me miró con compasión un hombre llegado de oriente, era  mi nuevo vecino Melchor que bajó  la ventanilla y me  preguntó con su boca casi sin dientes:

¿ quieres carbón para calentarte Ángel? Me han dado un montón un amigo de la mezquita, y he pensado que te haría falta más que a nadie con el frío que hace en tu casa. Coge un capazo hermano, y carga lo que te quepa.

Así hice , dando las gracias Melchor y a los buenos samaritanos de la mezquita. Luego vi como se iba siguiendo la luna.

Al momento subió mi vecina  María con su coche, y al verme en la puerta de mi casa contemplando el cielo paró.

Te vas a resfriar Ángel. Mira, me ha dado Araceli unas mantas para ti, ha pensado que te harían falta más que a nadie, están en el coche sácalas  del maletero. También hay un cubo y lejía para que puedas limpiar la casa , he pensado que te harían a ti más falta que a nadie,  así como jabón y una toalla por si algún día  te  bañas. También tienes una carretilla en casa que no gastamos, pasa por ella, a ti te hará más falta que a nadie.

Acepté estos ofrecimientos con agradecimiento  y María se fue siguiendo  la luna.

Al momento una vieja moto subió y paró en mi casa, era el señor José que me dijo con los pies apoyados en el suelo y su puño apretado al acelerador para que no sé le calara la moto, porque después es imposible  arrancarla y había que empujarla, a veces hasta cuesta arriba, por eso huía la gente del señor José cuando lo veían andando y llamaba a alguien.

El señor José feliz por ser navidad me dijo

Abre el maletero de la moto que te traigo algo de comida. Son un montón tortillas de espinacas, otras de queso, de cebolla que ha sobrado en el bar, iba tirarlas y le he dicho al del bar, se la llevaré a mi vecino. Ya tienes para comer un par de días.

Acepté los regalos agradecido y vi como la moto se iba siguiendo la luna.

Entonces, yo empecé a seguir la luna que me habría de desvelar el misterio. Varias moscardas sobrevolaban entre su luz. La luna cayó sobre un fondo oscuro, me acercaba a mi pesebre.

Aquí me mandas , oh astro.

Dos ojos azules tan intensos como el agua más pura y fría miraron fijos mi rostro, peligrosamente serenos, cuando metía mi cabeza en el pesebre para ver que había. Escuchaba los dulces gemidos de pequeñas bolitas peludas que se respiraban entorno a la figura de una pantera, mi perra Valquiria, formaba una arquitectura entre la ternura y fiereza animal tras el parto. La luna lo había anunciado, que aquel sería el día del nacimiento. Sonaban las campanas del pueblo entre los villancicos.

Mirando  a la luna, la interrogué:

¿ son estos el amigo que esperaba,serán como el padre protector que debe guardar esta casa, los que han de traer leña, aquellos cuyos cuerpos deben ser una manta cuando nos apiñemos todos juntos, los que me ayudarán a cultivar los huertos como un compañero de trabajo? ”

Fin.

En el 2017, de aquella camada (10 cachorros)  nacida el día de navidad, me prometí sacar adelante . entregué a diferentes hogares a casi todos, la primera a su madre para que no se volviera a repetir. Tres quedaron conmigo porque nadie los quería.  Incluso dos de ellos fueron devueltos. Una noche de luna llena, mirando el cielo tras un accidente en el pie con un clavo que pisé conduciendo la carretilla, estando ellos tumbados en el suelo de la casa, y yo con el pie crucificado, me fue dada una visión, la carrerilla la llevarían ellos. Así que transforme una carretilla en un trineo,  y allí los enganché. La profecía  se cumplió, eran los elegidos, pues no protestaron y dócilmente  tiraron del trineo, como si toda la vida hubieran estado esperando ese momento. Jubilo y alegría, hosanna en el cielo, miel, por encontrar trabajo y utilidad a sus vidas. Su leyenda se extendió en vall d´uixó, cuando realizaron el gran prodigio , hicieron crecer los alimentos en un huerto de secano donde los contratados de una escuela taller no conseguían que nada creciera, según la gente que los criticaba igual que a la política de despilfarro en el gasto publico sin precedentes desde los tiempos de herodes, cuyo acueducto romano lo recordaba, era   porque no hacían nada estos muchachos,, pero  no era culpa suya, sino de  la profecía, ese huerto estaba destinado a esos perros y a los más necesitados.

Paz y bien y feliz navidad.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.