DSC00334

 

Prólogo al poema nacido en una ventana que da al barrio de silencios y leyendas nacionales de texas, vall d´uixo. Elogios en las paredes a la patria. Defensa territorial del gueto: Ni uno más, España 2.000. Cruce de esvásticas en los templos Jehovanos. La primera educación en texas:

Cerillas en las manos de unos niños hispanos que juegan a hacer una hoguera en un descampado de tierras de PAI lleno de basuras y hierbas secas. amontonan una rueda, palos y hierbas. El fósforo entre los dedos chisporrotea ,y de entre ellos sale disparado el palito cuya cabeza fosforica  esta envuelta en llamas que prende la hoguera. Fiestas y voces, bailes con duende que evocan la atención  de unas ancianas con perro chiguaga que se pone impertinente. Los chiquillos se esconden riendo detrás de un cuadro de maniobra de farolas roto observando como el humo negro sube varios metros. Un coche aparcado con unos hombre apoyados abren el maletero y sacan unas mantas. Preparan el equipo anti incendios. Las botellas de litro de agua. rebuscan en el suelo y encuentran botes de pintura vacíos. arrancan el coche y van a la fuente a por agua. La patria de texas se salva. Solo queda un hilillo de humo. En el parque dos parados de cuarenta años que han visto la escena apoyados a una pared comentan la jugada.

Parado 1.

Tienen duende esos chiquillos.

Parado 2.

Yo a su edad que había quemado mi casa.

Parado 1.

Tenían que haberlo quemado todo.  Esta lleno de hierbas.

Parado 2.

La culpa es del ayuntamiento.

Parado 1.

Deberían contratar parados para limpiar el monte.

Parado 2.

Es una vergüenza como esta el barrio.

Parado 1.

La culpa es de los inmigrantes que son unos guarros.

Parado 2.

Y del ayuntamiento que les da de todo. Ellos son los que los ha traído aquí. antes no había. ahora que se los lleve.

Unas menores de edad con tatuajes en los brazos, ligeras de ropa y acompañadas de mayores de edad dan palmas y cantan flamenco alrededor de los muchachos con aires de chulos y vagos. En la vida han trabajado y tiene de todo, hasta un duende que les protege.

 

Desgraciados duendes.

Y sé que un duende nos hace felices,

cuando somos cada día más desgraciados.

Por qué hemos sido colonizados.

Hay un hombre que arde al abrir el telediario,

en la embajada de Tanzania

para mostrarnos el arte de la paciencia con su cuerpo en llamas.

Otros que huyen de la guerra y se hunden en pateras.

Pero un duende desgraciados viene a hacernos felices.

Las ideas son un disparate.

Las voces que escuchas a tu alrededor son un sin sentido,

como en un naufragio,

o las del alguien lanzado desde la azotea del un edificio.

Y opinas que más puede ocurrir.

La democracia es cristiana,

resignación ante las desgracias.

la vida es la ciencia de un duende que te hace feliz.

Puedes creerte que estás vivo.

Si piensas que ha sido  culpa tuya fracasar.

Pero es obra de un duende desgraciado,

que te hace creer en ti.

Angelillo de Uixó. recordar inmigrantes, los españoles son los más guarros donde los hay en el rellano lo ponen todo perdido, y luego siempre están criticando al moro vecino de cochino.

 

 

 

 

 

La noche se cierra sobre el claro de luna con nubes amenazando la fiesta con agua. Rayos y truenos a los lejos. Primeros día de Agosto de calor infernal donde el mercurio no deja de respirar a menos de 34 grados a la sombra. El pueblo de vall d´uixo dividido alrededor de la fiesta. El pueblo oficial: toros y barreras, el alternativo: vegetales y conciertos.

Las dos partes se reconcilian dentro del sistema que los une.

Don Rato baja a la verbena con camisa y corbata, quiere ser alternativo desde que tiene problemas con la ley. Encuentra un parque lleno de camisetas colgando, y voces discretas tras ellas.

¿ será allí la  pardala? interroga a  su pensamiento. alargando su mano y haciéndose un hueco entre las camisetas, pasa. un perro cojo deambula libre entre sillas plegables con gente con cresta de colores en la cabeza, camisas rotas de tirantes, colgantes satánicos y sandalias para calzar los pies, como las celebres de la cup. Permanecen la mayoría de asistentes en silencio.

Don Rato concluye que son espantapájaros.

Un lorito anarquista grita:

Están matando a la res, están matando a la res.

Don Rodrigo mira al lorito verde con rostro de desprecio que aguanta no sintiéndose seguro en ese ambiente.

Observa con detenimiento una camiseta colgada de una rama de un olivo con el nombre de Ayas y Prok.

la siguiente lleva el nombre el de César Strawberry, otras de Luis Eduardo Aute, de Iván Fernández, la de Cassandra V …y así cientos y cientos de camisetas colgadas de los árboles donde anidan los pájaros  con nombres y rostros de gente criminalizada y torturada por la policía.

Un chico se quita su camiseta y la cuelga de una rama disponible.

Rato lo observa tras él. Este se gira y le pide un boli.

Perdona Hermano. ¿ no llevarás un rotulador?

Don Rato se palma la camisa y saca un pluma de oro.

Me vale este trasto- comenta el chico desenroscando la punta y sacando el cartucho de tinta con el que escribe:

Angelillo de Uixó.

¿ eres tú? pregunta Don Rato con la boca abierta mientras monta el cartucho el muchacho descamisado.

Te he gastado casi toda la tinta- le responde sintiéndolo.

¿ eres tú? le pregunta de nuevo Rato algo nervioso.

claro que soy yo, mira- le responde mostrando el auto judicial.

¿ Qué has hecho? pregunta   Rato.

Pedir que devuelvan el dinero robado los ladrones de bankia.

Canalla- grita Rato indignado.

Ya lo sé hermano- conmovido le devuelve su pluma Angelillo a Rato.

El lorito anarquista se posa en la rama gritando:

Están matando a la res, están matando a la res.

Angelillo con semblante triste se dirige a Don Rato que parece perdido y afectado.

Si tuviera dinero te invitaría a algo. Yo no bebo alcohol, pero bueno… hoy me tomaría una cerveza, al fin y al cabo, mañana la policía me va a leer la cartilla.

Rato asustado:

¿ eres anarquista?

angelillo melancólico.

Tengo ramalazos, a veces me comparan con ellos. Pero no paso del chiste contra el PP, la policía, los curas y el estado.

Rato nervioso:

Canalla.

angelillo riendo:

Me caes bien hermano. Por cierto, tu cara me suena ¿ no hemos compartido calabozo?

 

Don Rato sale de allí. Angelillo se introduce por la verbena de la pardala. Va saludando a amigos que se divierten. Mañana el tribunal dirá. No se puede hacer ya nada para conservar la piel. al alba habrá todo terminado. Una chica con corona de flores que vende cupones para la rifa de una cena se acerca a angelillo con gesto de que compre. Le rompe el corazón sus labios disgustados cuando le dice que no. Saca un papel  y se sincera.

Sin blanca cariño. Toma, mete esto en el bote a ver a quien le toca.

¿ qué es ? pregunta la chica de corona de flores en el pelo.

Mi orden de fusilamiento. Ofensas a la autoridad. de dos a seis años sin volver a verte.

La chica se quita la corona de flores y se la pone a angelillo en el pecho atada con unos largos cabellos suyos con cariño le abraza susurrando:

Te hará a ti más falta donde vas, así este mundo te recordará.

Angelillo emocionado.

Nunca nadie ha sido mejor recordado.

I.

Confío que tras esta mañana, que aún tengo resaca de la verbena de la Pardala, y temo a la de mañana. Me enfrento en el juzgado a nuevos cargos, y no sé lo que he hecho. Creo que estoy condenado. Espero que el juez me saque de dudas si fui yo el que lo hizo.

Lamento tener que cantar esta verbena tan negra, mientras algunos pusieron sus plumas para volar en la pardala, soñando en crear  con el tiempo granjas automáticas donde el granjero sea un ser inteligente que fabrique robot granjeros y le den todo lo que necesita para abastecerse. Mientras me contaban eso un camarada, yo bailo en una jaula muy negra y engrasada. Y los robots que conozco, son hombres que obedecen orden de detención. Y llevan a la gente a granjas autosuficientes, donde el hombre convertido en ganado, tiene su alimento sin trabajar como castigo. Y tiempo para pensar, para conocerse, para imaginarse a si mismo todas las posibilidades que no tuvo como hombre. algunos los recuerdan en la verbena de la pardala. En una mesa en un rincón oscuro del parque. Distantes y concentrados, estaba un grupo de amigos diferente al resto. El ambiente casi místico que despertaron, me interesó sobre el resto. Poco a poco me fui arrastrando hasta ellos.  Eran los únicos que no comían. Estaban alrededor de una mesa con papeles, panfletos sobre presos políticos casi sagrados,  y un disco con la portada de una enorme rata . También había una caja llena de camisas con tristes nombres de presos políticos. sus ropajes negros, y sus corazones rojos, bajo los que latía un magma grandioso. En sus ojos tenían el encanto melancólico de los alemanes. Estuve un rato hablando con ellos, formaban el contrapunto a la algarabía de voces de la gente alternativa de vall d´uixo. Sobre todo las mujeres , con sus dolzainas y tabalets. La mujer de aquí siempre tan valenciana, sensual y reina. Todas las mujeres de vall d´uixo tienen el aspecto y el carácter moro tan dictatorial con el que someten a sus ordenes a los hombres con el pliegue de los tejidos de su cuerpo al moverse. Así fuimos empujados hacia el escenario donde tocaron grupos parecido a Lendakaris muertos. Canciones llenas de ironía social, escupiendo alegre rabia, y prometiendo el amanecer de una revolución con ginebra. ¿ qué otra cosa se puede hacer en el mediterráneo? Sus gestos, sus letras, son propias de horas de luna llena. Y sé que tras ella llegará la mañana. Una mañana marchita de horas como bayonetas, de esta guerra que me traga tan solo por estar en la historia. Y seré yo mañana el que escriba esta verbena solitaria recordando.

Echaré de menos al alba no haber bailado. No haber mostrado interés por la rubia en minifalda con aspecto de gogo sensación de vivir, que se arrimaba a los chicos guapos de la verbena de la pardala. Yo estuve callado y distante ante esa mujer, como siempre lo he estado sin ser un santo. Solo que he callado en esos momentos de la vida donde el resto habla, canta, ríe. Y he hablado en los momentos donde el resto calla. Lo he hecho para acercarme a los dormidos, a los que están en los corredores de la muerte y a mi mismo. En esta larga parada de mi vida, tan llena de momentos memorables de aburrimiento. Totalmente necesarios para dialogar con los jueces, y esperar al hombre nuevo, que también esta privado de medios y libertad.

debe  llegar, lo sé.

Angelillo de Uixó

 

 

 

 

 

Prólogo.

Fiestas de peñas de Vall d´Uixó. Año 2017. La raya se encuentra en cualquier mesa bajo las carpas. Los personajes casi fantasmas de gozo violento poseídos por las drogas. anarcaizados en ese ambiente chabacano de festejos taurinos y religiosos. Historia de amores pasionales en lenguaje musical  de ballenato les bombardean los oídos donde sucumben  como perros sus protagonistas. Cultura patriarcal hispánica. La víctima  una pareja que se pegan. Los testigos son los asistentes  a su alrededor que no estén ni ciegos ni sordos ni sean subnormales.  Estos actúan metódicos ajenos a cuanto les incumbe a la conciencia. Hay de todo en la indiferencia, de derechas , de izquierda, y de centro. Los gritos que valen son los de salvar la fiesta, carpe diem. ser feliz. sexo entre idiotas.

El contrapunto a esta escena, lo pone una vida mortificada por la perdida. Excluido de esta escala moral de valores de peñas en fiesta, y capitalismo turístico, su baile transcurre  entre objetos que le recuerdan constantemente todo lo perdido en la crisis. Su coche destrozado, su moto rota, la casa que parece un escenario de la guerra de bosnia. Todo destruido por el tiempo que lleva sin contrato y trabajando en negro y en un huerto sin agua. El colmo de los castigos. La vecindad que le rodea, se persona constatemente contra él. le recuerdan los coches que tienen, sus casas, sus proyectos de vida basados en sus pequeñas pagas del estado que les sirven para afianzarse en sus amores de si quiero. Se renuevan estos cada día en su pacto, mientras se sostengan sin dificultades económicas, y puedan incluso permitirse vengarse contra el que no tiene nada, más que una gran carga de insultos y vergüenzas. Por eso esta gente, ante cualquier canallada que sacará a la luz su silencio y les delatara  su complicidad , obligando a reconocer donde viven y quienes son de verdad ellos:

¿ que harían?

En la soledad de la exclusión  la comedia hispana se revela con explendor.

I.

Teléfono 016. ! Que noche aquella!

Dando gritos esta su voz a una ventana la muchacha con sombras de dudas.

La miran en la calle como una sirena a la deriva.

Se aleja con la boca abierta. Arrugada no se sabe si por los golpes, por las drogas, por los orgasmos fingidos de su insoportable compañía. Penetra por el pueblo de Vall d´Uixó. Se acerca a ella la charanga de fiestas y la rodean. Les pide que no la toquen. Dentro de un casal unos chicos beben  celebrando la noche.

Tras la muchacha con sombras de duda, en las ventanas ha dejado escrito su grito en silencio de plomo:

si nadie tiene la culpa de veros caer.

Y ahora que ha pasado el tiempo,

parece que esos amantes prohibidos nos hayan robado las palabras.

Como si la chica sirena y su compañía nos amenazaran con hundirnos en su fango,

después:

De aquella noche…

 

Angelillo de Uixó.

 

Carmina burana del alba.

 

Jornada Primera.

Año 2017 en Venezuela.

Los acontecimientos en Venezuela dan esperanza a los oprimidos con un salto hacia delante en la historia para no dejar abandonadas a su suerte a todas aquellas personas que han sido inexistentes para los anteriores gobiernos y para la propia historia de venezuela.

Año 2017 en el reino de España. Podemos comprender y justificar mejor que en Venezuela a Nícolas Maduro, pues ya paso por aquí la oposición venezolana, y ahora están en el poder los que quieren acceder al trono de Venezuela. En España, la ciénaga que  gobierna, cuando se hizo con las riendas del poder no tardó en desmontar las conquistas sociales, mandar detener a manifestantes, torturar a opositores, vigilar, controlar, amordazar al pueblo, evitar las urnas. algo como no se conocía desde el fascismo, que es la cuna y el alimento de estos , como de la oposición venezolana.

Los oprimidos, los desposeídos, en la orilla de España y Venezuela, embolsados millones y millones de personas dentro un anillo, a merced de los acontecimientos, escucharon al Ángel de la desesperación, . Este les infunde esperanza  y moral para realizar su devenir histórico en el que están inmersos  dentro de un embrión que deben romper para desarrollar su vida, como así había sido destinado todo ser.

El Ángel de la desesperación, se presenta rodeado de cadenas entre sus alas, con mordazas colgando del cuello. Su grito aterra a los que esperan sufriendo y violenta a los que mandan. Entre sus manos lleva el santo Grial de la esperanza. En este grial que muestra, está escrito en nombre Nícolas Maduro. Fanfarria de trompetas le preceden.

” Ya han despertado las fuerzas de la ciénaga, dispuestos a arrojar el pan de los niños al lodo, a desnudar a las mujeres, a esclavizar a los hombres, a someter la vida comunitaria a los intereses del capital.

Las pezuñas de sus caballos negros sangran por donde pasan, y atraen con su canto todas las crueldades del mundo al ejército de la ciénaga que les acompaña.

La única defensa es la muerte.

Levanta Venezuela la espada y húndela en la cabeza de serpiente de la oposición. Por España ya pasaron. Hundiendo la ibérica legión en el barro.

Oprimidos de España, ejército de excluidos.

Alcemos nuestra bandera de la derrota, de la desmoralización.

Levantemos nuestros corazones en defensa de la vida.

Largos años llevamos sepultados en este mundo, esperando que alguien nos una.

Ese día ha llegado con un hombre que desafía el orden interncional.

Su nombre es Nícolas Maduro.

Pues él y su pueblo son uno, aunque los quieran dividir.

Pero él los une como el santo grial dando fe y esperanza en el camino del Alba.

Un mañana es posible si no cae Venezuela”

El ángel de la desesperación sacude sus alas con un enorme ruido atronador de cadenas, que se propaga como si sonaran  miles  y miles de hierros, poleas, engranajes, en ese mismo instante, sonando por todo el mundo. al que le siguen como reacción, los gritos de los oprimidos, los lloros de las mujeres, de los niños, de  los indígenas, incluso de los animales y las plantas. Toda su energía empieza en ese instante a unirse para defenderse ante la inminente batalla.

Angelilo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 


https://www.youtube.com/watch?v=6WsRSCgPDY4

Avenida Juan XIII dirección Camp nou. Grandes muros de ladrillo caravista con murales pintados donde se representa al Papa soltando palomas y curando leprosos en la Malvarrosa, también se representan  los rostros de los jugadores de fútbol catalán , y alguno que otro pidiendo la liberación de los presos políticos del estado español. Las filas de coches  se van quedando atrás al igual que las acacias de las aceras mientras el autobús turístico avanza. algún flash se dispara desde  los asientos. El autobús sigue su trayecto en silencio hasta que al girar en una esquina un grupo de encapuchados anticapitalista lo detienen. De forma rápida y coordinada pinchan una rueda y pintan en el parabrisas un cartel informativo para turistas que los trata con seriedad:
El turismo mata nuestros barrios.
Los encapuchados se retiran realizada su revindicación. Rápidamente llega la policía y la prensa, y el conductor un hombre parecido a Elvis llama a la empresa contando lo ocurrido.

No te preocupes Elvis, ahora enviamos otro autobús, diles algo a los  giris. Por cierto ¿ qué son?
Elvis responde mirando desde el retrovisor a la gente que parece dormida:
Un paquete de ingleses de la tercera edad.
El administrativo hace un gruñido y se despide.
Lo dejo en tus manos, eres el rey para los turistas.

Elvis que sabe inglés coge el micrófono y se planta ante ellos en silencio.
Las cabezas se inclinan de los asientos sobresaliendo  de los respaldos para que la nuca del de delante no les tape. durante un minuto,  Elvis parece perdido, en blanco, concentrado en que decir. Observa a la gente del barrio asomada en las ventanas de los pisos de protección oficial ayudando a huir de la policía a los muchachos del  barrio. Las puertas de los portales se abren.  se escuchan voces:
por aquí muchacho, y alguna ráfaga  de la policía.
a lo lejos se ve a un mosso interrogando a una anciana que niega con la cabeza.
No, no aquí no hay anti capitalistas. Todos somos clase media.
el mosso insiste sin creerla:
déjeme pasar o tendrá problemas con la justicia.
Pero la anciana obstruye la entrada al portal al mosso con su débil cuerpo.
ELvis empieza a hablar a los turistas:
Miran ustedes con sus ojos fríos nuestros barrios.
Han venido ustedes a esta tierra a llevarse un recuerdo, que ni guardarán en su alma.
No son ustedes conscientes de que están matando estos barrios.
Ahora las fuerzas de seguridad torturarán a esos chicos en cuanto los detengan.
Los pondrán a la sombra durante años. Y los jueces inventarán un nuevo delito para añadir al código penal: delitos de turismofobía, de 5 a 15 años de cárcel y retirada de pasaporte para no hacer turismo en Venezuela . La prensa formará una corriente de opinión a favor del turismo, y una campaña de persecución ideológica extrema, similar a los nazis con quienes los compararan, sobre todo el ABC, contra colectivos, individuos de opiniones contrarias al turismo.
Cerca de este barrio a un hombre le han expropiado las tierras que cultivaba desde hacia generaciones, para hacer una nueva rotonda que conecte esta línea de autobuses turísticos al museo de forma más rápida. así podemos cargar más grupos. Pero ustedes están aquí. Contemplando con sus ojos fríos y azules sentados en el autobús, ajenos a todo. Esperando a que cambien la rueda o venga otro autobús a recogerlos. Vendrá dentro de cinco minutos. Bajaremos todos para hacer el cambio y saldremos  con tranquilidad para terminar el recorrido.
Angelillo de Uixó. dedicado a ARRAN. suerte con los pinchazos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Guarida de Lacoonte, vieja cueva de vall d´uixo cubierta de chumberas sobre un bancal sembrado de miserias junto al viejo molino de arroz  derruido por un incendio. Paisaje de zona cero que renace una y otra vez cada nuevo día luchando y defendiendo su miseria eterna.

algún poeta o poetisa le canta como esa mañana lo hace Mercedes B. Ibáñez. El poema dedicado se produce antes de que llegará el campesino Ángel con su carretilla y sus garrafas azules.

“Ángel este por lo de las tierras esas que ocupas, ánimo , la verdadera vida es así, no la regada de comodidades.

Tierras por Dios olvidadas,
y tierras que ya no saben
a que sabe un azadón,
tierras ya sin el calor,
de una mano que acaricie
de sus hierbas el verdor,
y a esas tierras vinieron
el Ángel y otros dos más,
con la ilusión en la mente
y teniendo bien presente
que mucho hay que trabajar
y aprovechar la simiente
que siembren en el lugar,
que es propiedad de otra gente.
Suelo perdido en el viento
al que nadie le hizo caso
mientras estuvo parado,
¡pero por Dios qué milagro!
que está puesto a producir,
por cuatro desarrapados!
¡¡¡y no puedo consentir,
que esas tierras son legado
de mis padres para mí!!!

Así funciona este mundo
¡qué lo mío es para mí
aun lo tenga abandonado!
y si veo alguien allí,
saldrá de mí lo inhumano,
¡¡¡todo el que quiera vivir,
qué pague como yo pago!!!”

 

Poco después de este poema llega como muchas veces el campesino Ángel . Se sienta junto su carretilla en un pequeño ribazo bajo la cueva del Laocoonte a esperar a un grupo de personas a las que ha contagiado con su espíritu de cooperativa. Da una nueva vuelta a la palestina que lleva puesta sobre su cabeza  para proteger los  hombros  del sol  mientras espera.

Les he citado demasiado pronto, y más siendo hoy el chupinazo de las peñas en fiesta- disculpa Ángel  a sus amigos con los pies sobre las hojas secas de la higuera que tiene enfrente. Son arrastradas desde hace años a ese lugar  por  el cálido viento  y forman un espeso manto. cuando nota un extraño ruido metálico que baja ladera abajo. Con curiosidad ángel se levanta. al hacerlo varios jilgueros salen volando. llega hasta sus pies un anillo. Lo recoge. mientra lo observa siente una presencia. De la cueva de Lacoonte asoma la horrorosa barba blanca y larga de un viejo con túnica, turbante en la cabeza, una calabaza para beber atada del hombro sobre  un pequeño macuto. Sus ojos brillan como ascuas por la fiebre. De cuerpo alto y delgado. Este misterioso hombre hace gestos amigables hacia el campesino que lo obserba extrañado. Poco a poco va bajando de la cueva por el empinado y casi perdido sendero hasta llegar al campesino al que le habla con voz dulce en un castellano almendrado.

Se me cayó el anillo. La noche ha sido horrorosa en esta cueva. En mi país las cuevas son más acogedoras. He debido perder el anillo al despertar. ¿ me lo devuelve?

extiende la mano y la cierra tirando de ella para si cuando ángel coloca en el centro de su mano el anillo.

¿ Eres tu Bin Laden?- le pregunta el campesino.

EL anciano se horroriza al escuchar eso, mirando hacia todos los lados para comprobar que nadie les escucha . lleva la mano al corazón y exclama un rotundo y perturbado:

No.

El agricultor insiste creyendo que finge y no quiere decir quien es por seguridad:

No te preocupes, no te delataré, ya que cualquiera que simplemente diga tu nombre es cómplice de seguirte. El estado español , con la excusa de proteger vidas las quita a rabiar a cualquiera. Así hasta las personas menos imaginables, son para ellos apologéticos de terrorismo. Impera una psicosis inducida por opiniones que se convierten en acusaciones. Si nos viera cualquiera con turbantes hablando, dirían que nos estamos radicalizando en el huerto.

El viejo del turbante le pregunta sobre el huerto.

¿ es tuyo este huerto?

El campesino mirando con orgullo las tomateras le responde:

si señor, y eso se lo debo a usted.

El anciano perplejo le pregunta:

¿ de verdad? me gustaría comprenderle.

El agricultor tomando asiento en el ribazo y pidiendo que el Bin Laden hiciera lo mismo se lo explica:

Ya le dicho señor Laden, que muchas personas están siendo detenidas con la excusa del terrorismo. Tiene usted delante a una de tantas personas. En el mundo hay miles. Si la gente como usted si no existiera, la inventaría la inteligencia del estado. Incluso es posible que usted sea una invención de la C.I.A.

Bin Laden sonríe y calla. El campesino con antecedentes prosigue su discurso:

Usted representa la justificación de la guerra, de los méritos policiales, de la vida relajada de jueces y fiscales, su buena reputación y seriedad en la sociedad. Tiradas de periódico, recortes sociales. La servidumbre de artistas y trabajadores, incluso… hace un inciso mirando los ojos emocionados de Bin Laden que pregunta impaciente:

¿ incluso..?

soltándose el turbante el campesino español señala al anciano hacia la cúpula de la iglesia del Ángel.

Usted mantiene vivo a Cristo señor Bin Laden.  A una religión agotada y moribunda en occidente.

Bin Laden se levanta agitado y se aleja.

menudo disparate.

El agricultor le pide que se siente y se tranquilice:

Por favor regrese, no se lleve una mala impresión de mi ni de Jesucristo.

Bin Laden ha desaparecido, su presencia ahora se le antoja imaginada al agricultor. En la espera mientras habla solo.

Yo no creo en las opiniones que tratan de conformarnos. No, ya no. antes veía las noticias, opinaba también sobre las mismas. Conozco a mucha gente pobre que opina sobre política.  Me parece una aberración ahora que he visto ese rostro que vi muchas veces representado como si fuera usted el mismísimo demonio. ¿ también no fui yo representado así? ¿ Por qué confiar en la prensa, en los jueces, en la policía? ¿No son hombres como los demás?  incluso diría que moralmente más degradados que el resto de la sociedad. seguramente por su oficio. Imagino que la persona que he visto, cuyo rostro provoca mundialmente horror, se trata solo un pobre hombre que vive en una cueva. Debe haber alguna forma de salir de esta caverna.  Y creo que esta llave la tengo delante. Es el trabajo en la huerta, la tierra, la naturaleza. Vivir de espaldas a las opiniones de los demás. Estoy impaciente de que lleguen mis compañeros. debo tener Fe en ellos, con ellos puedo formar una cooperativa. Juntos podemos producir lo suficiente para abandonar este miserable estado de degradación. Vendrán pronto y empezaremos a trabajar.  Estoy pensando en ese pobre hombre parecido a Bin Laden , cuando le vean los chicos de  peñas… con esa barba y esa túnica. Me temo le insultaran. Le llamaran terrorista y tiraran de sus mangas, incluso le pueden golpear. no habrá condena por parte de la policía. Esta todo el pueblo lleno de insultos racistas contra los musulmanes. nadie lo condena. Hubo incluso un atentado en mezquita de vall d´uixo …y no se condenó. a veces entra gente borracha a la mezquita cuando rezan , y les gritan terroristas. Pobres, pobres.

Si empieza una pandilla a seguirle al pobre hombre, gemirá como un perro.

por favor dejarme, no soy Bin Laden, no soy Bin Laden.

Pero Bin Laden está en todas partes, en todas nuestras cabezas. Ese hombre está condenado por otro. Se ha ido y no le dicho que se podía quedar aquí a trabajar. Espero que vuelva y tener la oportunidad de decírselo. ¿ Y de qué vivirá? de comer higos chumbos. seguro que me ha cogido tomates  y pepinos del huerto. Hace días que noto como alguien casi todos los días me coge algo, una lechuga, dos o tres tomates. Pero da igual si es para comer.A los musulmanes  las empresas al verlos no quieren contrarlarlos. Son cadáveres laborales y vitales. ¿ qué les queda si no la religión?

Viendo que sus compañeros no llegan entra en el huerto, se mete el solo y empieza a trabajar. nadie ha tocado nada ese día. Hunde sus manos en las hierbas, arranca las malas hierbas para ayudar a las lechugas, contempla las bachoquetas sintiendo un gran gozo con la verdor, escampa semillas de amaranto en los surcos.

el trabajo le hace agradable el día, pensar que más gente pueda llegar le alegra más.

Angelillo de uixó y M. I Ibáñez.

 

Reloj triste con sus manillas rezando a las cuatro menos cuarto sobre el dintel de la puerta de la sala de adultos de la biblioteca de Vall d´uixo. Lleva así detenido, desde que varias heridas de la vida, las más grandes, como cornadas homicidas e imperdonables, atacado casi  a la misma hora hayan destruido la existencia  de varios familiares de trabajadores de la biblioteca. Charanga por las calles, estruendo de trompetas. encuentros de personas. Dos figuras caducas asomadas a la ventana de la biblioteca. Sobre la mesa han dejado el ABC y el Marca.

La bibliotecaria, son semblante triste por los acontecimientos, anuncia que es casi la una a estos dos fantasmas. Se trata de  Don Manolete y Don Paquirrón , que están de espaldas a  estanterias  cubiertas  de libros, revistas a su derecha de ecología. cotillean desde ese privilegiado mirador la plaza del mercado convertida en Plaza de toros. Rotulo en el fondo de una pared con un letrero donde se lee:

Vall d´Uixo, cuidad educadora.

Manolete con semblante de disgusto:

Que espanto eso de ciudad educadora.

Paquirrón, observando violentado los galgeos  de unas gachupinas por la arena para hacerse unos selfis en posiciones  pornograficas. Se trata de las galgas de verbena Loreto y Vanesa.

Ni que lo digas Manolete, y figurate la plaza llena de chicas en minifalda haciendo poses burlonas en el burladero.

Manolete creyéndose inspirado:

Han convertido la fiesta nacional en un burdelero.

Entran unos chicos dando palmas y cantando flamenco perruno a la plaza.

Monelete fija su atención a uno gordo y calvo prematuro, que gasta bromas. le pregunta a su compadre:

¿no es ese Paquirrinin junior ? tu hijo Paquirrón.

Paquirrón mira y asiente:

Es mi paquirrinin, mira como se acerca a la chicas. Es la alegría de la casa.

La voz de la bibliotecaria llama la atención a los dos caducos hombres. Aunque se encuentra inmersa en una profunda angustia existencial  por no poder dejar de pensar  en la muerte. Hace unas horas ha  conocido la fatídica noticia del fallecimiento de la mujer de un familiar suyo, con tan solo cuarenta años por un súbito derrame cerebral. reprimiendo ese dolor, haciendo un gran esfuerzo  por mantenerse serena. Soporta las horas penitente como el reloj detenido que tiene a pocos metros sobre su cabeza. Nunca le han molestado las voces, ni la música de la charanga como ese día. Pese  que convive con ese ruido con indiferencia a diario, como el sonido vital de esa ciudad, hoy se ha convertido para ella en una falta de respeto. hasta que ha vuelto en si ,comprendiendo lo que significa ese sonido, la vitalidad de que la vida sigue. Eso le ha aterrado más. Ese movimiento que no respeta nada, ni se detiene ante nadie, ni sabe del dolor. el movimiento ciego del mundo. Nada ni nadie se detendrá cuando ella muera.  Ha imaginado su muerte un lunes.

“Si es un lunes no festivo la biblioteca abrirá. Y alguién preguntará al cabo de unos días al devolver tal libro, o a que le prestan este otro y no notar mi presencia:

¿No ha venido Luisa? hace días que no la veo. ¿ le ha pasado algo?

Y mis compañeras le responderán a esa persona asombradas de contarlo, aunque lo lleven varios días repitiendo:

Luisa ha muerto. ¿No te has enterado?

Y ese usuario  hará un gesto extrañado y emitirá alguna expresión recordando que él o ella también han de morir:

vaya.

Luego preguntará con más detalles como pasó.

Y la persona que ocupa mi lugar le dirá la verdad:

fue la cosa más tonta del mundo. Estaba leyendo en el parque Rimas y leyendas de Becquer, y unos chicos adolescentes le pegaron un balonazo por accidente en la cabeza y la mató. Dios mío, que estoy pensando. Ya cerramos”

Don Manolete Don Paquirrón, la biblioteca cierra ya. Nos vamos.

Don Manolete le pregunta con vivo interés sin percatarse en el estado emocional de Luisa:

¿ Hasta cuando está cerrado este deposito cultural?

Luisa acompañando a los dos hombres que son los únicos que quedan en la biblioteca, cerrando con llave la puerta, le responde extrañamente irónica:

¿ Es que se va a hacer usted aficionado a la lectura, Don Manolete?

Este riendo, sacude su respuesta bajando las escaleras.

A mi edad ya no se hacen esas promesas. Uno no cambia. Lectura del ABC y la mirada a las chicas jóvenes que estudian.

La catástrofe  proyectada sobre vall d´uixo ya tiene forma concreta  en las calles repletas de barreras oxidadas para salvarse de una cogida.

La concejala de urbanismo, da rueda de prensa a la sombra entre unos carafales en la plaza del mercado. Paradojas locales de la vida, una trabajadora del canal local de televisión que realiza la entrevista , aún mantiene la pierna hasta la rodilla escayolada de la cogida de un toro que le dio cubriendo uno de estos eventos mientras cubre estos en la arena de la plaza.

Las palabras desde el balcón del Ayuntamiento de la Alcaldesa de vall d´uixo, anuncian al pueblo  el estado de emergencia por peñas. Da la voz a la fallera Mayor.

Si quieres decir unas palabras más Pilar a esta proclamación de catástrofe humanitaria.

La fallera Mayor, Pilar, de cincuenta años, pero muy bien llevados, mostrando sus pechos a través de un hermoso escote que  puede significar mucho, o poco para alguien, sonríe a la bellísima  alcaldesa que le tiende  el micrófono. Sus ojos verdes se clavan en el publico que abarrota la plaza.

Las peñas en fiesta son una apuesta contra la vida por un momento de diversión. Miel. Es como jugar a la ruleta rusa. Miel.

La alcaldesa abraza a Pilar mientras se lanzas varios cohetes hacia corea del norte y las peñas aplauden.

En los recintos de carpas se instalan los hospitales de campaña. Los vehículos patrullas de la guardia civil avanzan con dificultades por el mal asfaltado y las rotondas del pueblo para hacerse cargo del control de la zona. La policía local con chalecos anti balas patrulla cerca de los casales. Despliegue de bomberos, ambulancias de la cruz roja por casi todas las esquinas, protección civil en los cruces de caminos, puentes, y ermitorios.

Los médicos, ats, celadores, toman el pulso a la calle. Se mueven con muchas dificultades  como en sarajebo por las barreras instaladas de hasta cuatro metros de altura, así como carafales de hierro  ,y grandes mesas llenas de manteles blancos en las aceras con sillas sobre los bordillos con gente de aspecto poco saludables. Ojerosos  y violentos por las propias reaccione cocanoicas y alcohólicas.

Las autoridades reaparecen intentando poner buena cara a estos festejos para que no se produzca una estampida.

nuevamente la alcaldesa y la fallera mayor de vall d´´ uixo en el balcón de autoridades del ayuntamiento.

Pilar micrófono en mano:

El secreto de una buena corrida esta en correr todos juntos y gritar:

Muuuuuu

empujar hacia adelante.

Y Nunca mirar hacia atrás ni de reojo.

si te he visto no me acuerdo.

este es el secreto de una buena corrida.

Varios cohetes seguidos de aplausos son lanzado contra Barcelona.

Por otro lado del pueblo se encuentra en los días de peñas el aguafiestas oficial . Se llama  padre Pedro, y pone mucho cuidado en mantener su individualidad espiritual.

Pedro no dice nada cuando le entrevistan.

Los heridos de los festejos se amontonan en silencio. Sus gritos son tapados por el estruendo de ha charanga, clarines y trompetas de una tuna zoombi.

Fandango en el aire. Vuela un clavel de Loreto a la arena. Primer encierro. sale el famosos toro Pontífice. bendice con los cuernos. Paquirrinin, farrucón, macarrón, en el palco junto Loreto y Vanesa viendo el encierro. En el otro lado del ruedo ibérico Don Manolete y Don Paquirrón con porrón en mano con amigotes.

Loreto a Paquirrinin enamorada.

¿ no bajarás a la arena a por mi clavel?

Paquirrinin

¿ Y lo estampo entre tus pechos?

Loreto, riendo y pasional.

Si tienes valor, lo chafas y restriegas donde quieras por mi cuerpo Paquirrinin.

Paquirririn baja enamorado, lo recoge y tropieza.

Ya sube empitonado como un higo con el clavel en la boca Paquirrinin. pontífice lo pasea entre los cuernos ante los ojos de su padre y Loreto que se desmaya.

algunos se tapan los ojos, otros los abren.

claveles al ruedo.

aplausos, tarde grande. pontífice no defrauda.

 

En otro lugar de vall d´uixo, tenía abierta a escena una pequeña representación alternativa a las fiestas de peñas. la pardala. Para ellos el parque, para las peñas la plaza y el apoyo del ayuntamiento.

En este parque, una persona retirada en soledad con un poema bajo un olivo miraba el cielo. sentía una profunda pena recordando como esa mañana había visto en la pared de un colegio como unos padres animaban a que sus hijos tiraran piedras a una lagartija para matarla.

Leía un poema de Merces I, Ibáñez.

Se marcharon mis cigüeñas

Se van mis cigüeñas

en tímida bandada,

soplos de auras errantes

y torres abandonadas

sin cúpulas ya radiantes,

ni luceros en  madrugadas.

Mis pies desnudos,

sin alas que marquen rumbo,

en la senda hacia la nada.

Filos de agudas dagas,

preciso para las hierbas

que se disfrazan de malvas,

en esa ardua carrera

de querer morder mi alma.

Voluble  calma,

vetustas quedan las ansias,

húmeda la floresta,

vacío se queda el nido,

la virtud entristecida,

si el ave en él no anida

con su florecida cresta.

Furiosos vientos, 

mecen la soledad

con su velluda zarpa,

soledad que se amilana

ante el hedor del silencio

que huele a vacío intenso

en mi lóbrega morada,

donde buscando la paz

vive enmohecida el alma

huyendo de los recuerdos

que tapé con una manta,

pero el tiempo cruel

la retira y la desgarra.

Angelillo de Uixó y M.B Ibáñez.

Bellísima bandada Merccedes, una nostalgia profunda sería que nunca vuelvan, aquí tenemos una catástrofe humanitaria, una bandanda de ganaderías, besos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.