Matar a dos perros de hambre. Episodios nacionales.

Ésta es la vida puesta sobre el estiércol, permanentemente fea y descompuesta antes de tiempo. Aquí, en ésta tierra sombría y extraña, un hombre es igual que un chacal y tiene las mismas oportunidades que un perro. Un puente le sirve de techo a una fría noche, un contenedor de basura de comedero. Una sensación de irrealidad silba como una bala perdida entre las causas y los efectos, dispuesto a quedarse paralizado ante   su propia  destrucción contemplativa emitiendo un último gesto de incredulidad. La más absoluta degradación moral y vital en la que vive es irrelevante , casi una  actitud sensata ante la mirada perdida e indefensa de un mundo que se devora y se renueva a cada segundo, sin importarle el sufrimiento de lo viviente. Junto a estos miserables humanos, casi ya perros o estiércol, esta lo bello, mucho menos peligroso. hay  en los bello hombres y mujeres risueños y felices,dispuestos a disfrutar de su vitalidad con cierto fetichismo,  matando a dos perros de hambre que es una forma da amar su vida y darle un sentido entretenido.

*

Por  una fina  manguera  baja el agua enganchada  de una fuente pública. La fuente está instalada en un rincón perdido  junto la carretera que circunvala el barrio del Roser. Desde ese lugar  se baja a la rivera del río seco del Belcaire, al que se accede descendiendo por  unas escaleras de madera que piramidean sobre un talud  de unos seis metros. Ángel el agricultor de vall d´Uixó,  ha enganchado como de costumbre la manguera a la fuente pública  para llevar agua a su huerta. Esto es habitual en él desde hace años, teniendo la sensación de vivir bajo un castigo por su trabajo.   Empieza a golpear el agua el plástico , y agitarse nerviosa la manguera negra, como una culebra que ataca o huye.  Pega varios empujones la manguera dentro del  bidón  al terminar de vaciarse algunas burbujas de  aire que quedaban. En esos momentos  empieza a bajar con fuerza el agua. Ahora, Ángel puede abandonar la fuente y llegar   junto el bidón, la carretilla y las garrafas, para esperar monotonamente  como lo hacen los perros que acompañan a sus dueños cuando hacen  la compra en el supermercado que quedan en la  puerta mirando a su amo entre las estanterías , y recibiendo el saludo personas que entran también  a comprar.  Es la evolución de la caza y la complicidad  entre el hombre y el perro en el siglo XXI. El primer y único bidón para regar la huerta empieza a colmarse  formando un torbellino el agua.  gira hacia la derecha alrededor de la  manguera dentro de la esfera que forma el reciente agua. El agricultor mira la escena con tristeza sobre su destino, pensando la vida de perro que está viviendo. A varias docenas de metros se encuentra su huerta. Vuelve la cabeza hacia ella. Siente como un escalofrío que le empuja a avanzar unos metros más para asegurarse de cierta sombra que se mueve.  Ahora puede distinguir  claramente que hay  una persona recorriendo  su bancal. Ángel empieza a correr nervioso  como un perro que busca a otro perro rival para pelear.

cuando esta cerca de la persona que se ha metido en su huerta  grita:

!Eh tu!  detente.

el agua sigue subiendo por el bidón formando el típico torbellino que ahora arrastra una hoja de llidoner que acaba de caer y varios insectos voladores que giran estúpidamente en la corriente.

El intruso, al ver llegar corriendo hacia él al agricultor,  intenta salir del bancal mirando el suelo sintiéndose pillado infraganti en el delito.

El agricultor se detiene al pie de su huerto. ve ante él desfilar  a un muchacho joven, moreno, de complexión atlética pero no muy alto, de pelo rizado. LLeva  un extraño tatuaje en el cuello. Su piel brilla como el cobre.

¿ que estás haciendo dentro de mi huerto? Pregunta con rabia y mirada salvaje. El puño ángel lo cierra y no se da cuenta de que se está clavando sus propias uñas algo largas y sucias repletas tierra. A veces utiliza sus propias uñas para podar o cosechar como si fueran tijeras.   Evalúa en silencio a su contrincante. Sin temor  pero con preocupación, sabiendo que si hay pela y alguno resulta herido, seguirá un pleito judicial por lesiones y podrían ir  a la cárcel. El muchacho debe pensar lo mismo que él . responde con tranquilidad dando muestras de que no quiere pelea, de igual modo que cuando un perro mueve a otro el rabo, pese a que el otro le saca los dientes.

Solo estaba cogiendo unas habas- comenta el intruso del huerto.

Sal del huerto- le ordena  ángel abriendo la mano y siguiendo con la mirada los pasos del muchacho que camina cabizbajo entre las barracas de guisantes marchitos, cuyas hojas doradas tienen el mismo color de su piel. En un pequeño puente de madera elevado poco más de un metro del suelo para cruzar un pequeño barranco del tamaño de una grieta grande, rodeados de ricinos ambos hombre se encuentran cara a cara.

¿ qué me has cogido?

El intruso saca de su mochila una bolsa llena de habas.

Eran para cenar las habas – se justifica.

Su aspecto es de verdadero miserable, lleva una pequeña bolsa grasienta en la espalda, ropa desteñida, no muy sucia, pero se nota que es made in china comprada en el mercadillo a principios del siglo.

Esas habas son mías. Dámelas- le exige el agricultor con gesto de enfado.

El muchacho las entrega de forma pacifica. Y cuando ve que las coge el agricultor protesta.

En muchos sitios me han pillado robando y me han dado comida.

extraña forma de pedir- cometa relajado el agricultor sabiendo que  no va a haber problemas de violencia, ni se van a enzarzar  en una pelea que podría suponer para los dos problemas con la ley. Sin duda, el intruso sabe que si no hay violencia no va a pasar nada ,y que dentro de un momento se irá libre.

Sin embargo, lo que es costumbre y casi nunca motivo de sanción en esta tierra, no se produce. Escucha desconcertado las palabras del agricultor, sus ojos se dilatan ,y una mueca extraña de amargura y resignación asoma entre los labios del intruso.

Voy a llamar a la policía- comenta el agricultor de forma un tanto inocente, como si quisiera saber la opinión del sorprendido ladrón . A lo que responde rápidamente sobrepuesto con tranquilidad el intruso.

Llama si quieres, cuando vengan y  vean que te he robado unas habas se van a reír de ti.

Y también de ti- le responde el agricultor con igual cinismo-  y añade para tranquilizarle,aunque es para tranquilizarse él, ya que no tiene muy claro si llamar a la policía o no realmente por unas habas. Sin embargo recuerda su desesperación y rabia acumulada. lleva semanas sufriendo robos de este chico.  Concuerda el intruso  con la descripción que le había dando la gente del lugar. Pero ahora que le ve, se delata ante él un pobre desgraciado digno de compasión. EL agricultor confundido le comenta:

no voy a presentar denuncia contra ti. Solo quiero que vengan y te vean. Quiero saber quien eres. Por esto no te va a pasar nada.

Eso ya lo sé- le responde riendo el muchacho.

Llama a la policía. Se escucha una voz seca que habla de forma educadamente  adiestrada, como cuando se enseña a ladrar a un perro ante determinada situación. Repite el agente  un mensaje protocolario que ha debido aprender con gran esfuerzo en la escuela de policías y funcionarios. ahora repite lo aprendido con satisfacción docenas de veces al día.

policía local de vall d´uixo, dígame ¿ en que podemos servirle? Guau- guau.

Los dos miserables que están casi cabeza con cabeza escuchan la voz del policía. El agricultor es el que toma la palabra.

He pillado a una persona robándome en el huerto. el otro día presenté una denuncia y está conmigo. Vengan lo antes posible, estoy en la zona de los molinos.

El policía, algo desconcertado por la ubicación pregunta:

¿ en los molinos? ¿ dónde esta eso?

Aclara brevemente el agricultor, pensando que tiene razón el policía. hay dos molinos en la zona, pero no se llama así el lugar, ni sabe ángel pese a estar tres años allí  como diablos se llama la partida realmente. Vuelve a aclarar su situación geográfica describiendo las infraestructuras.

Estoy en la zona de los acueductos, bajo de la pista de atletismo.

!Así, en los molinos!- le contesta el policía cayendo en la cuenta de este lugar que quieren convertir en turístico algún día el Ayuntamiento ya cuenta con dos famosos molinos medievales que han dejado caer por abandono.  Ahora le mando la patrulla- cierra de este modo la conversación. se quedan en silencio  mirándose  Ángel  y el intruso,  que emite una pequeña queja.

Yo pago por el robo de estas habas, pero no por otro. A mi no me metas en ningún marrón.

Ángel lo mira con lastima. El muchacho es un verdadero ejemplar de charnego,  con un fuerte fenotipo racial de mezcla de gitano andaluz y latinajo español. Se le nota a la lengua el abandono  social, la exclusión y la actitud de  sumisión ante la ley, en este caso de propiedad. La actitud que muestra ante el  agricultor es de indefensión  aprendida. Por  la cabeza de Ángel se le ocurre  que le podría haberle dado de bastonazos, y ni siquiera se defendería  el chico, ni iría después a denunciarle a la comisaria contando cuentos. Pero desgraciadamente ya es tarde para eso, pues ha llamado  a la policía. Imagina que mucha gente debe haberle pegado a este muchacho cuando les roba sin mucho cuidado de que le pillen. Realmente, es lo más rabia debe dar, esa total indiferencia a su vida sometida.! La de infiernos diarios que habrá sufrido en las calles de vall d´Uixó  este muchacho para que le quieten la dignidad hasta tal punto!- No puede dejar de pensar en ese instante que él, como agricultor ,también bordea ese mundo de desprecio social, impunidad de los cometen injusticias contra él, y cada día se siente más despreciado, más carne de horca, menos humano. Con voz tierna y amistosa, le hace un ofrecimiento lleno de fraternidad .

Mira chaval, yo sé también lo que es pasar hambre en este puto pueblo de mierda. Aquí todos sabemos que se vive muy mal. Tengas dinero o no. Es un asco de sociedad la de Vall d´Uixó,  llena de hijos de puta intolerantes y fascista de cojones, por eso tengo este huerto, porque no sé dónde ir y no quiero saber nada de esta puta gente, imagino que igual te debe pasar a ti.  En fin, no voy a darte un discurso político ni moral. Aquí hay terreno de sobra. ¿ que te parece si te doy un trozo, te doy las semillas y plantas? Tendrás tus propias habas.

El muchacho levantando los brazos indignados y por primera  vez defendiéndose , levanta el tono:

Si hombre, después de la que me estás montando, ni loco yo trabajo contigo.

Se hace un tenso silencio entre ambos hombres. caminan  juntos hacia un ribazo. Entre tanto, el agua rebosa del bidón y los insectos que han caído flotan por el barro. la hoja de llidoner rueda entra la graba y cae al barranco del río seco del Belcaire.

Ambos se sientan junto bajo un mangrano en flor.

No van a venir tus amigos- le cometa el muchacho sacando papel de fumar y tabaco.

EL agricultor repara en el agua y en la policía.

Llama de nuevo. la misma voz se escucha.

 

policía local de vall d´uixo, dígame ¿ en que podemos servirle?

Oye, que soy el de antes ¿ qué si vais a venir? Estoy con la persona que me roba.

¿ eres ángel? Le pregunta.

Si, soy yo.

Perdone, en un momento van, es que hay cambio de turno- guau guau.

Se escucha hablar por el teléfono  a la policía al muchacho sorprendido en el robo..

Oiga agente, si tardan más de 10 minutos me voy.

El agricultor le felicita al muchacho mientras cuelga.

Bien dicho.

añade levantándose.

Me tengo que ir a cerrar el agua. Espera aquí por favor a que venga la policía.

El muchacho ofendido por quedarse solo le contesta.

Cuando me fume el porro me voy. Esto es vergonzoso.

ángel intenta convencerlo de que se quede.

Vengo en un momento, es  que tengo que cerrar el agua, además la policía también viene, espera un poco por favor, no te cuesta nada.

El agricultor se aleja hacia la fuente. El muchacho le grita:

Vete, vete, que te dejo ir.

Ángel se gira y lo mira medio riendo.

El muchacho sentado fuma tranquilo. le aclara como si adivina su pensamiento:

Me llamo casirobo. Cuando vengan tus amigos, si vienen, les dice mi nombre, me detienen casi todos los días. Y ahora, vete. Eres libre.

 

Junto los cuatro árboles plantados con ayuda del monitor por la escuela taller que llevan un año trabajando en esa zona y cobrando un sueldo más alto que muchos becarios universitarios, aunque se pesen la jornada jugando como perros entre las hierbas. El agua que lleva saliéndose 10 minutos del bidón. ha formado un charco en la gravilla. El agricultor sube las escaleras y desconecta la arandela metálica de la fuente. El agua desaparece como Casirobo.

Cuando baja y regresa al huerto Casirobo ya se ha ido. Vuelve y hace un viaje con la carretilla tras llenar tres garrafas de 30 litro en su caparazón parecido al de una tortuga. la carretilla verde,  lenta y chirriando avanza hacia su meta entre grava y un terreno desigual a conciencia , lleno de baches y piedras . Mientras carga los bidones conectados al goteo asoma sobre el puente dos cabezas con gorra de policía local. El agricultor decide ir a su encuentro.

Hola, soy yo el que les ha llamado.

¿ puede decirnos que le ha pasado? pregunta un agente joven.

He pillado al que me estaba robando en el huerto desde hace tres semanas. Me parece que no está muy bien. Incluso me ha dicho que os diga su nombre para que vayáis a buscarlo. Dice que se llama Casirobo.

!Ahhhh bueno!- El agente emite esta exclamación a modo casi de resignación, y hace un gesto de paciencia levantando la cabeza hacia el cielo.

Apéndice.

Por lo que he podido saber ,Casirobo, es como un chiquillo  pese a tener ya cierta edad vaga por el pueblo abandonado como un santo inocente que roba. Es huérfano, y casi todos tienen una buena opinión de él, incluso a los que roba. Es bastante popular entre la gente, pero eso no le exime de vivir como un perro. Busca entre los contenedores , los días de fiesta se acerca a las zonas de ocio, y bebe los restos de  alcohol de los vasos de plástico tirados por los jóvenes,come en los albergues públicos. La buena gente de vall d´uixó, de vez en cuando  se acuerdan la miseria de Casirobo y le dan faena. Por ejemplo, pasarse el día en la feria ayudando al feriante por 10 euros. Ayudar a los albañiles a bajar escombro por el almuerzo y algunas monedas. En cuanto sus pequeños robos, suelen ser perdonados, casi como un intercambio justo entre la sociedad y este individuo desafortunado.  Así ,que robe una cafetera casirobo, unas habas, se  le puede perdonar, ya que el contrato social con Casirobo, o el agricultor ecológico Ángel Blasco , es favorable para el resto de la sociedad que puede vivir con la conciencia tranquila de matar a dos perros de hambre.

 

II. El siguiente relato ha sido escrito por M.J Palomar. Está basado en mí. Ha ganado un tercer premio de reltaos cortos en Villa Real. SU autor se puso en contacto conmigo para preguntarme si podía decir en público tanto mi nombre como que el personaje esta basado en un hecho real ocurrid en Vall d´Uixó. Yo le contesté que desde luego.

Fam

 

El Profeta vomita paraules des de la muntanya des d’on tot es veu millor. El desert avança incansable en la serra mentre ell denuncia les injustícies en el món dels cecs. Maleït i insultat rep les escopinades de la ignorància. Al bloc denuncia la corrupció, el malbaratament i la hipocresia, mentre és apaleat per tothom.

Crida la panxa al pas de vitrines plenes de golofreria. Vesteix anorak brut i sabatilles prestades en direcció a l’ajuntament per registrar una demanda.

Cada dia el meu nom va perdent lletres i potser aquestes siguen les últimes en llegir. Tinc batxillerat i vaig començar una carrera. Vaig treballar al taulell i en l’obra guanyant un bon sou. Ara fa més de deu anys que no tinc nòmina, només molta gana. Malvisc sol i tinc fam d’una vida digna”.

En la funda de plàstic renegrida guarda la còpia amb altres paperots esgrogreïts pel temps i l’avorriment. Tenia cita amb l’assistenta social, però ha desistit.

Fàstic d’administratius abugesats, fàstic de lleis que allarguen l’agonia, fàstic de la mansuetud, fàstic de l’almoïna endulcorada, fàstic !

En imatges i poesia el Profeta, des de dalt, esperpenta la ciutat del bou i la misèria. Als bars criden, beuen i fumen submisos al destí, mentre la fam està als plats de la llar.

S’ha deixat barba i amb la túnica baixa del temple amb els gossos.

-Arribarà el nou temps on tots serem amos. Seràs lliure ! – diu

-Deixa’t emportar pel conte, la narració, la novel·la, l’assaig i la lectura sense que ningú et diga què tens que fer i no seràs esclau- comenta.

Miramar he llegit que han empresonat al Profeta per desordre públic segons la última llei de seguretat.

Tots sabem que és mentida. Es la fam.

Angelillo de Uixó y la fam de J.M Palomar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s