Conjunto exclusión: Ser maquis y ser pastora.

Posted: May 15, 2017 in educación, feminismo
Tags: , ,

 

 

Voces a través de las mesas surgidas de un micrófono de un karaoke portátil que maulla como atropellado bajo los  relieves pintados de un autobús ingles, de fondo pintajarreado el Big ben.  ambiente festivo en un banquete de popular de menú de paella con conejo por gato en el municipio de Olba.

Voces peregrinas publicitan :

anunciamos el estreno mundial de la obra:

La Pastora.

algo único,

obra de interés nacional.

Basada en hechos reales.

El escenario donde se va a representar la función, frontón municipal de Olba convertido en improvisado mercadillo, tildado de alternativo con aires políticos. En los rincones, aún queda gente vendiendo hortalizas o libros. El publico, excursionistas y gentes del alto mijares con la cuchara en la mano, la va dejando lentamente en el plato vacío, y se va acercando al escenario autocargando con la butaca. Silla plegable de lo más picnic . El decorado, verde pared de frontón. Los actores, un hombre vestido de pastora y una mujer vestida de pastor.

Sus disfraces mueven a la risa. EL actor lleva atado a la barbilla pañuelo con lunares  cubriendo el pelo de la cabeza. barba canosa en rostro alargado y fino. chaquetilla marrón de ganchillo, falda larga y negra, alpargatas y medias grises, pegadas a un cuerpo delgado. Su aspecto, el de una abuela de cualquier español de municipio. La mujer travestida de hombre, boina negra, cara ancha, hermosos ojos azules, blanca como una virgen con pecas. aires de irlandesa, facciones simpáticas, pantalones de pana, camisa a cuadros.  imagen  toda ella idealizada del  pastor galán que enamora como Narciso al agua.

En una silla, un excursionista se quita los zapatos y le dice a su compañero en voz baja.

Excursionista I, Marcelino:

¿ Será una comedia la obra,  verdad?

El otro, Celestino, mirando distraído los últimos preparativos.

excursionista II.

a fuerza, un hombre vestido de pastora y una mujer de pastor, solo puede ser algo alegre que invoque en primavera al amor. Eterna fuerza de creación, la recreación más verdadera que uno puede establecer.

Excursionista I Mirando sus pies y hablando susurrando a su compañero:

No dan más de sí Celestino. Han llegado a la función exhaustos caminado desde la mateba, fortificación de origen templario, a esta villa de Olba. Paisaje dormido, solo roto por el eco de nuestro guía. surgían en mi cabeza los gritos latentes en esas losas, testigas de un bosque lleno de portazos. Invasores por las puertas del maestrazgo. Furor de flechas, cascos de caballos, espadas y lanceros, tricornios sagitarios.

Excursionista II.

Marcelino, piden silencio, creo que es a ti, van a empezar. Me sugiere esta obra a Garcilaso de la vega con algo de Lorca.

Voz de los actores:

Respetable, silencio, silencio, vamos a dar comienzo a nuestra función.

Una única función en esta tierra, y se acabo.

Una flor de esta rivera creció, y fue acuchillada. murió comiendo una pera.

Voz del hombre disfrazado de pastora.

Nací con un secreto que daba saltos en los ojos de quien me viera desnudo.

Fui violado al nacer por un pañuelo. Mi padre me puso una falda.

Voz de la mujer vestida de pastor:

Mi hermanos me pegaban palizas como un hombre por ser una mujer casi hombre. Me expulsaron de casa como un animal, para vivir en el monte cuidando el ganado.

Allí en la naturaleza aprendí a reírme del mundo y de mi familia.

Voz del hombre vestido de pastora.

Sin movimiento, mirando al fondo del frontón, casi sin expresión, alejado del publico. se señala el pecho de forma automática:

Marcado con una P de pastora, acudía a los baile como una chica que se ha de encontrar en el bosque a los lobos.

Allí era interrogada siempre por algún mozo:

¿ qué llevas bajo la falda pastora?

A lo que respondía con gesto de asco por el acoso quitando las manos:

alguna cosita  pa tu abuelita.

Más decía esto sacando el hacha.

Voz de la mujer vestida de pastor:

El orden estaba lleno de miedo.

para clasificarlo todo mal.

Pero el orden y la clasificación eran sagrados.

Las voces de los maquis, heraldos de la duda y el método del sistema,

encontraron a la pastora abandonada en el bosque. tras un rebollo la abordaron y le dijeron.

Serás lo que quieras ser pastora si te unes a nosotros.

Y entonces contestó:

Durriti, un hombre completo.

Hubo entre los maquis una votación, y solo por un voto le contestaron esto:

Serás lo que quieras ser menos eso, Durriti no.

Voz del hombre vestido de pastora:

La pastora, alias Durriti, lleno de libertad el monte, cubrió con manchas de colores la mente de plomo del valle. Triunfo la diferencia brevemente. Pero el conjunto es fuerte, tiene una unidad bajo una gran herradura que lo aplasta….

Angelillo de Uixo,

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s