Archive for October, 2016

Hitler Help

Posted: October 21, 2016 in dadaísmo, Vall d'uixó
Tags: , , ,

Hitler Help.

 

Cuando llegó el buen hermano a su huerto estaba dispuesto a sufrir en manos de la chusma , porque sabia que tarde o temprano lo encontrarían aquellos que son como él para seguirlo, así como aquellos que  son diferentes a él , para atacarle.
Pues en el mundo había dos clases de hombres, los iguales y los desiguales.
Por eso fue a la plaza del mercado de la ciudad de los lobos a anunciar la buena nueva:

!Qué me importa a mí el martirio, si me lo proporcionáis vosotros!

Largo tiempo pasó en soledad después de dichas estas palabras,  hasta que al cabo de unos meses aparecieron sus ayudantes, llamadas por él: sus semejantes.
Largo tiempo paso sobre la tierra cultivándola  junto con su dolor, sabiendo que ambas cosas darían su fruto, pues el dolor y el esfuerzo da siempre sus frutos.
Oremos hermanos:

el dolor y el esfuerzo da siempre sus frutos.

Por eso vinieron a robarle la chusma.
Oremos hermanos:
Por eso vinieron a robarle la chusma.

Ellos eran los desiguales que esperaba, de ahí que fuera el buen hermano al mercado donde estaban los lobos comprando, y así les dijo el día del mercado:
Tomar de mi campos sus frutos y mi trabajo, pues es mi carne y mi sangre mi huerta.
EL populacho al escucharlo, tuvo eso que los psicólogos cognitivos llaman: vergüenza momentánea.
Pero el populacho es como la mujer, que enseguida cambia las cosas de lugar cuando no le gustan.
Y a la chusma de la ciudad de los lobos no le agradaba sentir vergüenza porque todos querían ser corderos como el buen hermano.
Así que olvidaron las ironías, y siguieron tomando el fruto del trabajo ajeno diciendo:
qué nos importa el prójimo, que nos importa el trabajo, que nos importan los pobres, somos corderos.
Y los corderos desangraban al buen hermano y a sus ayudantes, dos pobres mujeres que le miraban desconsoladas, y este trataba de reparar su estado de tristeza con bellas palabras:
Resignación y prudencia hermanas.
Ya se cansarán algún día de dar tanto asco.
Recordar, nosotros tres somos los últimos seres de la ciudad de los lobos. Nadie cuenta con nosotros. Estamos por debajo hasta de la chusma.
Notó que al decir esto las mujeres se ponían tristes, y como el buen hermano no era muy bueno adivinando en que piensan las mujeres, pero si hablando, prosiguió su alegre discurso:
¿ habéis oído hablar de la chusma?
La chusma se extiende por todo este valle. Son huecos seres que soplan botellas vacías, sus rostros, reflejo deforme en latas de vidrio. Escoria amontonada por el sistema concentrada en una clase social que se ahoga en levadura de cerveza.
Escuchar sus voces, llegan hasta nuestro jardín.
Sus ayudantes, asustadas se dieron las manos y escucharon esta palabras:
Piedad, compasión, humanidad.
Y el buen hermano riendo así habló:
Este es el secreto de la adaptación a la vida de la chusma de la ciudad de los lobos.
Hasta en el parlamento se escucha.
! tan alto ha llegado la chusma!
Han asaltado el cielo.
Y emplean esta terrible blasfemia:
Humanidad.
Y ahora orad conmigo:
Blasfemia es la palabra humanidad en sus bocas.
Paz y bien.

Angelillo Uixó

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

Advertisements

cimg9859

 

DSC_1765

 

Intro tras la tormenta.

No defiendo que fueran los gitanos los que me robaron la carretilla cuando llovía. Solo que fui injuriado horas antes por unos de ellos cuando nos encontramos en las mismas sendas que transitamos. luego ocurrió un fenómeno meteorológicos que en vall d´uixó llamamos: la lluvia de los gitanos.

II.

Falsa lluvia, falso sol cuyas mentiras y enredos me obligan a retirarme a una cueva buscando protección viendo en sus tristes paredes extrañas formas donde se representan viejos códigos cuya imágenes de sus castigos hace temblar ojo y  corazón provocando la mayor de mis ignorancias: la compasión.

Ay, ensayo de la conciencia que le quita la vitalidad y la astucia a un hombre sano como la mordedura de un vampiro.

Nada es tan mortal como la compasión por los gitanos.

Ay  blandura tan blanca como la luna, tan redonda como los radios que se arrastran por caminos torcidos fraguando su venganza en el metal verde de mi carretilla que se aleja sin mí por raíles de cobre golpean como martillos mi alma, porque han venido a por ella para arrancarla el pueblo gitano.

¿ Fue un sueño, una visión de esta lluvia tan débil y falsa la sombra de tres duendes empujando mi carretilla?

Cuando se produce la lluvia de los gitanos nada se sabe ni nada se comprende. Pero al salir de la cueva y ver el sol sobre los charcos uno se siente más sano, más fiero,más necesitado de sangre que alimenta la vida.

Al que le roba un gitano se hace más fuerte, más justiciero que si le roba a un banquero, y eso es bueno.

El tiempo soleado, así como  el nublado sobre mi huerta cicatrizará la herida mientras espero la siguiente impaciente, y ya la anuncio, se llama DNI ha caducado y no tengo derecho a prestaciones sociales hasta que no me ponga al día con la policía.

Fin de esta desgracia para payos. Paz y bien y si te venden una carretilla verde es mía.

Angelillo de Uixó

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

indice hqdefault

 

Ved a los negros en la azotea.

Dominan  la plaza de Madrid.

La aurora baña sus caras.

Son los negros que se han rebelado en el centro de internamiento para extranjeros.

Ayer, casi cadáveres en secas bodegas del cie dominador.

Hoy gritan como humanos bajo el cielo:

Libertad.

Y el populacho nacional se siente un poco inferior contemplando a esos negros en la azotea, bañados por la aurora de Madrid, superando su dominación.

¿ En que hemos fallado sargento?

¿ cómo es posible que se hayan encaramado a la azotea para escupirnos ?

Nos envenenan la sangre gritando:

todos somos iguales.

También querrán  iguales derechos.

ay mi sargento, vivir para contar esto.

( Voz del nacional a su grupo)

Ea amigos nacionales y confederados,

policías y burgueses.

Hoy es un día triste para nosotros,

El látigo ha muerto,

Y ahora tendremos negros e inmigrantes entre nosotros.

 

Angelillo de UIxó.

 

Ante la oferta que me hacen constantemente  de que me rinda , quiero agradecer los buenos consejos que también se aplica M.B Ibáñez. ¿ Y por qué no me puedo rendir? Coño, porque soy cojonudo y tengo al puto Dios de mi parte.

Paz y bien, os dejo los vídeos que dan Fe de mis palabras.

El último almuerzo de María, Sagrada familia.

 


El buen hermano Angelillo era el último huésped de su huerto. Su silla de esparto era la única en la que alguien suspiraba, el resto, estaban vacías pues no recibía invitados, y los que lo hacían, eran los que le habían robado en su huerto en los días de locura y alegría de la sagrada familia. Festividad principal de la camada del pueblo de los lobos, donde todo el mundo despilfarraba la comida y se sacrifican en honor a la familia: toros.
En las animadas calles se representaba la última cena, la última comida, el último almuerzo, pero nunca era el último, pues siempre llegaba otro. Solo el hermano Angelillo era el único que pasaba hambre en la ciudad de los lobos, el único  gran asno por no vivir de sus padres como el resto de habitantes del municipio, o de la droga, que era como un miembro sagrado de la familia y llamaban María la alegría.
La ciudad de los lobos era una ciudad de familia, que servía para empobrecer a los solitarios, o a los inmigrantes que venían de fuera. Por eso la policía, los psicólogos, y los sacerdotes, al igual que los doctores, aseguraban que la familia era el mejor remedio para acabar con los mendigos.
Era este el motivo, y no solo el robo en su huerto, lo que hacía que llorara el buen hermano Angelillo en los días de la sagrada familia, que al igual que otros desdichados, como él , sufrían en esas vísperas semejantes a la navidad, porque eran arrastrados por las familias al asco, y en muchos casos al suicidio.
Las autoridades, que tenían esto estudiado y a bien como gran sistema , con orgullo eran los primeros en sacar el pecho, ya fueran progresistas o conservadores, que daban por igual las voces proclamando a vivo canto:
viva la sagrada familia que nos limpia de pobres  el pueblo.
Paz y bien ciudadanos.
Oremos en familia.
Angelillo de Uixó.la familia, uno de los grandes males de la humanidad, sino sea el peor de todos junto la propiedad privada, que conste que no soy comunista al decir esto, soy de vall d´uixó y por eso lo veo.

cimg9873

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”&gt;Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

El populacho nacional.


Eran días de alegría, tracas y cohetes en la ciudad de los lobos pues celebraban la fiesta de Dios en la tierra y de Dios en la sagrada familia, por eso ondeaban mantones colgados de los balcones con bellos dibujos de la sagrada familia.
Uno de estos mantones, en lo alto de un edificio cercano al huerto de un buen hermano solitario, salió volando a su encuentro cuando este llegaba a su huerto, pensando pesaroso de la existencia tan mala que llevaba por no tener familia, aunque si tenía. Por eso se quedó maravillado viendo pasar sobre su cabeza la aterciopelada Virgen María, a su casto marido San José y a ese amado niñito de Jesús que al verlo empezaron a girar como un águila imperial sobre su cabeza. Hecho estas piruetas, el mantón empezó a subir y a subir girando sobre si hasta las alturas, y el buen hermano comprendió la señal.
Algo había pasado en su huerto, por eso la sagrada familia huía.
Y al meterse en sus tierras vio que nuevamente le habían robado.
Los nacionales azules habían pasado con bolsas transparente de plástico por su campo.
Más el buen hermano no perdió la calma, y sonrió, pues en ese momento de desesperación el cielo se abrió, y una voz procedente de una zarza le habló.
“ Se fuerte Angelillo. EL nacional no tardará en volver, y un día  en tu tierra lo encontrarás , pero tu nada le harás, tan solo le dirás:
ahora hermano iré contigo a tu casa a sacrificar un cordero.
Es de bien nacidos ser agradecidos”

Angelillo de Uixó. Con Paz y bien buenos hermanos os dejo las alegres fotos de mi huerta en zona nacional  en el siguiente blog 2016/10/fotos-de-mi-huerto-con-zona-nacional.html con el fin de concienciar a la sociedad y a las autoridades culpables unos y otros por su acción de omisión  en el cuidado de las tierras.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.