Job y el laberinto del cordero, carta al defensor del pueblo.

Posted: September 26, 2016 in represión, Vall d'uixó
Tags: ,

Job y el laberinto del cordero, carta al defensor del pueblo.

 

 

 

Mi nombre es Ángel Blasco Giménez, y este es mi relato.
Llevo varios años siendo humillado, degrado, golpeado en las calles de vall d´uixó, amenazado y detenido tanto por la guardia civil ,como la policía local, según gobierne el PP o el Psoe. El origen de esta situación es la realización de alguna publicación o vídeo donde hago alguna denuncia social o informativa. Junto al acoso policial, se junta el acoso vecinal y de clase. En cuanto al acoso de clase me refiero lumpemproletarios de los guetos marginales que me insultan al verme pasar por las calles cumpliendo la función encargada por las fuerzas del orden con las que colaboran. . En ocasiones, y de esto ya hace algún tiempo, han llegado incluso a tirar piedras a mi casa, y a agredirme, habiendo sido denunciadas estas acciones delictivas ,de las que no ha habido ninguna sanción. Reiteradamente por estos hechos he tenido que acudir pidiendo protección ante las mismas autoridades que filtraron y manipularon junto la prensa y la televisión , tanto mi detención como mis publicaciones con el fin de devolverme a la libertad , ya no como la persona que era hasta entonces, sino transformado en un terrorista amigo de Bin Laden, un mataperros, un exterminador de la población de vall d´uixó, y mil cosas más que dan risa y vergüenza al verse, escucharse o leerse publicadas.
Del paso de un hombre a otro hombre, tan solo ocurrieron 48 horas, la publicación en la prensa sensacionalistas de mi detención abrió las puertas a mi transformación.
Se me devolvió a las calle como parte de un experimento tras detenerme un día y pasar una semana siendo insultado en prensa, radio y televisión.
Asombra al nivel de estupidez , degradación, barbarie al que estamos llegando, y debe preocupar los medios con los que cuentan las alcantarillas del poder o los tronos del fascismo :
Prensa, jueces, policías, y seres marginales.
Yo a veces me quedo asombrado, y me pregunto,
¿ de verdad la gente es tan idiota para creerse las tonterías que dicen de mí ,o de cualquier otro en la televisión, radio o prensa?
Escucho una voz que me dice Si.
Y otra más sensata y humana que me dice No.
la que me dice SI, me hace sufrir.
La que  me dice No, me hace pensar.
Por lo que deduzco que pensar y sufrir son dos caminos separados, y que también los idiota sufren.

El resultado de toda está operación ha sido genial , como un ensayo en una nueva era donde se han adentrado las fuerzas de seguridad:
el reino de la sospecha preventiva, las detenciones creativas, la fabricación de pruebas después de la detención con una libreta, un boli bic, unas tijeras para recortar, y algo de pegamento para pegar y como para esnifar, así como un teléfono para filtrar, y un final que escribo en oro, un sobre con dinero negro o cocaína para recoger de un gran medio de comunicación.

Toda está operación de vigilancia ,cuyo nombre encima será alguna macarrada de mal gusto del tipo “operación libélula,” caracterizada por un acoso helado que me produce escalofríos, las permanentes sospechas , las múltiples detenciones de menos de diez minutos con amenazas de detenerme por alguna publicación, y que llevo arrastrando desde hace años sobre mí como un condena inconfesable pues no tengo a quién contárselo ya que al cura le dije que yo era el anticristo, han sido un éxito en términos policiales, aunque quizás en termino de derechos sociales y democráticos sea un desastre.
En estos momentos, el resultado es este , señor defensor del pueblo:
estoy en la exclusión social, tratado de loco peligroso, nadie me da empleo, he perdido casi todos mis amigos, mi familia no me habla, y las pocas personas que aún me aprecian , al verme me dicen:
Para por favor Angelillo, no hagas más vídeos, no escribas más, te van a matar. No ves que así no vas a ninguna parte.
A lo que yo les respondo:
Ay hermanos, me veis como un cordero al que llevan al matadero, y eso es lo que soy.
Sed testigos de un cordero perdido en un laberinto donde habita un fauno que me acompaña buscando la salida.
Pero también existe en este laberinto , un gran peligro que vosotros queréis ignorar, y se llama el minotauro mitad toro, mitad hombre , que se alimenta de carne humana.
Os habéis puesto en guardia contra vuestro amigo para no luchar contra el minotauro.
Avergonzaos.

Pues vuestra actitud grita:
Sal de ese lugar maldito Angelillo.
Pero no comprendéis que estoy en un laberinto, y cada paso que doy escucho voces brotando de sus misteriosas paredes que dicen:
Estas condenado a sufrir.
Estas condenado a sufrir.

Angelillo de Uixó carta al defensor del pueblo.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s