Jojambo, erudición en el día del orgullo.

Posted: June 28, 2016 in educación, tradiciones religiosas
Tags: , , ,

 

 
Nos habíamos vuelto tontos de tanto andar metidos dentro del estado y de la política, que nos nutria de todo tipo de sandeces a los que otorgábamos nuestros mejores pensamientos alejándonos de la naturaleza.
Así pensaba yo dentro mi huerta ecológica, como un verdadero griego presocrático a los que quería imitar en medio de un paisaje moruno de Vall d´Uixó. Intentaba alcanzar la sabiduría a través de la palabra entre las habichuelas que yo mismo me sembraba. Serían según la caña del bancal , cuya sombra me indicaba las horas, no más de las diez de la mañana, cuando pasaron por mi lado varios agricultores ecológicos que iban vestidos de gala a un banquete del día del orgullo por un estrecho barranco que discurría cerca de la ruina del viejo molino de arroz de vall d´uixó donde tenía mi huerta.
Al verme me gritaron:
Eh, Jojambo,
¿ vienes a la fiesta del día del orgullo con nosotros?

Yo, que deseaba cualquier ocasión que se me brindará para lanzar un discurso, no dude ni un instante en aceptar la invitación.
Y así fuimos cantando por el barranco, algo entristecidos, porque estos días habíamos sufrido un revés electoral que iba a prohibir no solo lo físico entre las personas, sino el no retorno a la naturaleza y la obligación de adoptar el dogma cristiano en lo moral, y en lo psicológico, el coach, una especie de pugilismo dialéctico fascista que se imponía por doquier como estilo de vida. Política, coach y religión, iban de la mano contra la naturaleza y la razón, incluso había llegado a tal punto el dominio de la política del mundo, que no se podía vivir ya sin ella.
Mamo- le dije al amigo que me había invitado. Él era el más bello de todos los agricultores ecológicos de la vega de vall´d uixó.
– ¿ sabes que me han retirado las ayudas sociales por no asistir a un curso de coach para buscar subvenciones?
Mamo, guardo silencio, dejando caer sus bellos rizos por los ojos cuando agacho la cabeza con un gesto de resignación, cosa bastante inusual en él que siempre andaba cantando y se mostraba ante la desgracia ajeno bastante tierno, siendo muy habitual el abrazo y el beso en los momentos de confesiones de gran dureza de algún amigo ante la vida.
Marcos Pajo , que iba a mi derecha, con un gesto algo arrebatado y tirando de cuajo de una hermosa flor que crecía en el camino, sacándola hasta de raíz, respondió algo cabreado:
Se ha hecho socialista.
!Mamo, NO!- exclame agrío y decepcionado.
Y Mamo apretando el paso y sin decir nada adelanto nuestros cuerpos atónitos sin dar una explicación decente para unirse con tres chicos.

¿ Dónde será el banquete? Le pregunté con curiosidad a Marcos Pajo.
En la nueva casa de Nerón. ¿ sabes quién es, no?-
Yo afirme con la cabeza mientras proseguía dándome información.
La llama cortijo Blanco. Hay que andar un poco. Está donde estaba antes la ganadería de toros de Aquilino. Tiene hasta plaza de toros particular.
!Qué horror! No quisiera ver semejante espectáculo – comenté con temor ante la idea de tener que presenciar semejante espectáculo.

No te preocupes Jojambo, que no habrá toros. Según me han anunciado para celebrar el día del orgullo y no ofender a nadie, habrá un concurso de gladiadores, y una cabalgata Indios y vaqueros dentro de la plaza de toros. Y para terminar, un par de bodas conseguidas gracias a pagar una fortuna a un cura progresista y otra a Nerón por el banquete. Dos mil euros por boda cuesta la broma del cura y mucho más el banquete. Se casa gente de dinero. Estos son realmente los que pagan el banquete, de los contrario, ese viejo de Nerón no daría la fiesta.
¿ y por qué os invitan?- pregunté curioso.
Nos han invitado por qué les llevamos verduras ecológicas. Te los presentaré.
¿ No dirán nada por ir así vestido? Le pregunté tras señalar mi pequeño bañador amarillo estampado con el que solo iba cubierto hasta las ingle.
Marcos negó con la cabeza, y por un instante me sentí mal de ir, pero ya que me había dejado arrastrar, hice de tripas corazón, ocultando mi malestar por la falta de intelectualidad. Yo salía estar excluido en vall d´uixó por este motivo. En un pueblo donde hasta el día del orgullo se terminaba en la iglesia y la plaza de toros, ser un intelectual sin estudios , sin trabajo, sin familia y sin recursos ni sociales ni económicos , me relegaba a un papel muy delicado. Tanto que la represión social que pudiera sufrir cualquier colectivo como el gay, étnico como la etnia gitana , o cualquiera que pudiera pensarse al caso, y que en estos años de mordaza, palos y hambre eran muchos, era cosa de broma comparado con lo mío: El intelectualismo barato de tres años de carrera a distancia.
El camino al cortijo se me hizo breve, pese a ser 28 de Junio y sufrir más de treinta grados de temperatura en un secarral marchito de almendros, oliveras y algarrobos.
Un paisaje triste, pedregoso, repleto de roquedos llenos de calvas lomas. Una tierra sin gracia, casi vacía, que servía de ascua al fuego y poblaba de silencios el alma.
Todos nuestros cuerpos se metieron por los arcos del cortijo que daba a un patio donde nuestro anfitrión ,Nerón, un viejo contratista nos esperaba con una gato entre los brazos sentado en una litera rodeado de varios músicos con trompetas que empezaron a tocar una serenata de boda mientras nos daba la bienvenida al cortijo Blanco.
Los novios todavía no habían llegado
Pronto el glamour desapareció, y Nerón nos indicó que le siguiéramos.
Deambulamos por la casa. Rica pero decorada sin gusto, y dimos a otro patio en la parte trasera rodeado de pinos que hacían sombra. Allí había unos mesas con el sello del Ayuntamiento de Vall
d´uixó que vaya uno a saber como habían acabado en la casa de Nerón.
Miré a mi alrededor con detenimiento entre la gente que no conocía que eran la mayoría y tenían todos aspectos de pícaros, gente que estaba allí, como yo por la comida, otros por la fiesta.
Empezamos a comer unos aperitivos y cada uno iba a lo suyo, a reír y disfrutar.
Al haber bebido algo de vino me puse en pie y pedí silencio para hablar, cosa que me fue fácil conseguir pues el resto todavía no estaba del todo ebrio.
Hermanos, ( empecé de este modo) es bueno en medio de la fiesta tener algo de erudición, pues eso nos hará más humanos.
Quiero empezar hablando como Demócrito.
Nerón empezó a reír y como era su casa no pude decir nada. Paré y proseguí cuando terminó de reír.

El azar y la necesidad te pueden volver homosexual.
Hubo aplausos, risas y abucheos, todo a la vez mientras me liaba con lo que quería expresar.
Quiero decir… que el azar y la necesidad , hacen que las cosas que parecen imposibles se junten, igual que las cosas que parecen semejantes, que también se junten entre sí… tanto lo que es distinto como lo que es igual se junte.
Empecé a gesticular uniendo mis manos como si se unieran mientras proseguía.
Así la necesidad, hace que se multipliquen los gustos, y a veces, supongo que los disgustos.
Mamo empezó a abuchearme y otros siguieron su triste ejemplo, pero yo proseguí con mi discurso.
-Lo que no es necesidad, es azar.
¿Azar o Aznar? Se escuchó una voz y unas carcajadas.
Yo seguí.

Aunque algunos no crean en el y miren las estrellas buscando una explicación.
Sin embargo, las cosas no están tan quietas como las estrellas que está fijas en el cielo, pegadas al mismo sitio siempre con alfileres. Las cosas están en movimiento, pero no en el exterior, sino en uno mismo. ( me llevé las manos al pecho señalando un lugar que pronuncié efusivo) en el corazón. Dentro está el movimiento. Allí se abren surcos de azares y necesidades concebidos para la guerra y el amor, por mucho que la conciencia quiera hacernos libres y aspirar a controlar el azar y la necesidad. No se puede.
Entonces Nerón, nuestro insigne anfitrión, conocido cacique de Vall d´Uixó, poniéndose en pie habló:
Bebe y calla, que esto es una boda, y no un mitín de política.
Silencié cuando llegó las parejas de novios.
Cuatros chicos vestidos de frac como burgueses y un cura con pelo largo ante los que todo el mundo, incluso yo, nos levantamos aplaudiendo y gritando:
Vivan los novios y el cura.
Y así pasó el día del orgullo en Vall d´Uixó.
No tardé en volverme a casa con la idea del principio, que todo se había vuelto política y demasiado normal según la moral burguesa.
Angelillo de Uixó.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s