Archive for April, 2016

Un Dios para todos y todos para un Dios.

CIMG8949

Así fue como el psicólogo municipal de Vall d´Uixó escuchando campanas bajo del monte a la plaza a ver que pasaba. Allí encontró a mucha gente que se había juntado para rezar al   Dios que adoraban.

Y esto fue lo que el psicólogo les dijo:

De Anticristo a cristianos,

no vengo a vosotros a haceros la guerra hermanos.

No tengo tiempo de luchar contra Dios y contra los socialistas a la vez,

además….

debo regar la huerta ocupada, preparar una instancia al ayuntamiento pidiendo dinero, puentear el contador del agua, y robar  a mi vecino unos pimientos.  Por eso escuchando las campanas he bajado corriendo y estresado  solo para deciros que vuestro Dios no es para todos. Por eso habrá  que hacer otro que no sea tan minoritario.

Un Dios para todos y todos para un Dios.

Vivir sin Dios, tal  y como van las cosas sería una locura, y asesinarlo, un espantoso  crimen.

La única solución que veo, es que votemos a ver que Dios queremos.

Yo abogo por un Dios autoritario.

Que tome parte activa en el bien, dictando lo que está mal.

Que sea peligroso y declare la guerra a la gente inteligente.

Y al enfermo que lo  mate.

Que haga trampas con las mujeres, y les cubra de motivos a los fanáticos.

Os hablo como psicólogo, necesitamos un Dios misericordioso y compasivo, que se divierta y  que juegue, tanto como sufra cuando alguien quiera condenarlo.

Un Dios con instinto de supervivencia, como los hebreos, con una gran conciencia dispuesto a no dejarse matar.

Ese es el Dios al que yo me elevo, con el que dialogo y al que pido que votéis.

Venga hermanos,

dejar de ser paganos y  vamos a rezar,

ocupemos la iglesia que hay mucho trabajo que hacer,

yo solo no puedo con todo.

Así fue como maravillo a todos los paganos rezadores de su pueblo,

Y bien contentos estuvieran de saber

En el pueblo de vall d´uixó

que un nuevo Dios  estaba por nacer.

Angelillo de Uixó.
Un Dios para todos y todos para un Dios. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

 


“ Tengo que hacer el mal para llegar a ser un fascista”
Estas fueron mis primeras palabras escritas en poemas del alma para un diario virtual que estaba editando, después de hacer callar a todos los testimonios que había escuchado sobre el fascismo, para tratar de adaptarme a la situación social de vall d´Uixó mientras leía unos versos que me dedicaba mi socia M.B. Ibáñez por si tenían encaje en alguna estrofa:

“Te paso este ovillejo por si te cuadra donde colocarlo.

(vastagos de hetaira es hijos de puta en cristiano, esta explicación no es necesario ponerla)

Ovillejo a los vástagos de hetaira.

¡Señores fascistas me oyen?
¡os follen!

Por el culo os metan hierros,
¡por perros!

Del mundo seréis proscritos,
¡malditos!

Cabezas huecas, chorlitos,
pronto llegará vuestra hora,
huid, corred ya sin demora.
¡Os follen, perros malditos!”
M.B. Ibáñez.
No había tiempo que perder. Si quería sobrevivir , debería poner de rodillas a un grupo de beatas, empujar a un minusválido por las escaleras, besar la mano de un empresario, pedir muchas citas a la alcaldía socialista para no hablar de nada y dar mucha pena, diciendo que mi vida era un ocaso que daba mucho asco y ser muy pesado. Solo así la bancada socialista me daría como a muchos, un puesto de trabajo barriendo la acera.
El mal, tan maravilloso, siempre tan jovial, es lo que más une a la gente para bien o para mal.
¿ Qué más da?
El éxito en vall d´uixó está en el embustero, en el gitano actor, en la compasiva socialista de ONG, todos ellos seres anti humanos para un fascista.
Y yo, pobre de mi, hasta ahora he de reconocer que a lo largo de toda mi vida solo había hecho una triste actuación, la del bien. Me había convertido sin darme cuenta en el aislamiento de la soledad en un santo, en un ejemplo viviente del nuevo testamento.
Sin embargo nunca es tarde para cambiar- es lo que me dijo el cura de la parroquia cuando le pedí una bolsa de comida.

Mientras escribía esas palabras en mi diario, se me revelo el verdadero significado del cambio escuchando en la cadena Ser a Zapatero:
Quiérete a ti misma mujer, tu vales mucho, mucho, no sufras más princesa que no vale la pena.
Que alocado ritmo de felicidad nació en mi corazón, como me reí de puro contento gritando al cielo:
salvado por Zapatero.
Aunque al momento a mi mente volvió la realidad que me acompañaba por mi falta de experiencia.
¿ A quién puedo conocer que me enseñe a hacer al mal?
Solo conozco desgraciados que le pegan a su novia y a su perro, pero eso es poco mal para lo que quiero hacer. Ese camino no lleva a ninguna parte, solo a gozar con el cariño de la familia, es decir la novia y el perro apaleado.
No, estaba claro que si quería hacer el mal y ayudarme necesitaba aspirar a más.
En el mal hay que se ambicioso, debe brillar como un diamante sobre la corona de la muerte en este valle de los caídos por la mano de Dios y de España.
¿ que conocía yo que podía aportar a la sociedad?
El hambre, la exclusión social, la indignidad, el sufrimiento, la soledad, el ser examinado por psiquiatras que experimentaban nuevos fármacos conmigo. Yo era la receta contra los inadaptados. Un tesoro nacional.
Entonces pensé, y si después de años y años de degradación pudiera adaptarme a la sociedad y que me miraran de nuevo todos bien convenciendo a los fascista de un gran sueño que ni ellos se han atrevido a ver:
La creación de una raza de enanos españoles, primos cercanos del gitano, que se mataran entre si a los pocos años de nacer.
Cerré los ojos y empecé a pensar.
Coño, ¿ qué debía hacer?
Lo primero seleccionar bien las leyes, los códigos, los alimentos , y sobre todo las conciencias y meterlos en una probeta, para agitarlo bien aderezado con una buena ley mordaza y un nuevo código penal.
Jueces , policías, empresarios, de castellón dispuestos a darme dinero para todo esto, estaba seguro de que encontraría antes que trabajo honrado, que al fin y al cabo, y siendo sincero , tampoco de eso tenía como ellos mucho entusiasmo. Si había que cuidarse en el mal había que hacerlo bien. No era fácil en estos tiempos el ser un buen fascista. Mi lucha, mi camino, acaba de empezar cuando escuché las sirenas de la policía llegar, no debían saber que ahora iba opositar a policial nacional.
Angelillo de Uixó y M.B. Ibáñez.

El Anti Franco, diario de un psicólogo. by Angelilo Uixó y M.B Ibáñez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelilo201.wordpress.com.

.

Bienaventurados sean todos aquellos que vienen aquí a plantar un árbol  para luchar contra el cambio climático.

Fueron las palabras elegidas  por las autoridades de Vall d´Uixó el día del árbol. Las mujeres progresistas  iban ataviadas de  un vestido de follaje ,   haciendo hermosas poses entre las ramas para pasar inadvertidas como inteligentes, ellos, menos alegres , vestidos de madero para que se notara que eran serios.

Luego, tras plantar cada uno de ellos un árbol,   se fueron a cultivar su  moderna conciencia,  cada cual  a su casa.

Los hubo que acabaron de inmediato frente al televisor, otros cayeron en las garras del supermercado, otros fueron presa fácil  del  nuevo sofá, pero  todos  llenos tenían algo en común en el día del árbol:

Estaban seguros de su virtud y el bien que hacían al mundo.

¡Ojala hubiera más gente como yo!

se decían admirados cuando se veían.

Se tenían los progresistas en una valía que no la merecían.

Al cabo de no mucho tiempo, todo aquello que plantaron se seco, pues el calor avanzaba a un ritmo similar  como la estupidez humana.

Entonces llegué yo, humilde visionario, en forma de colono ocupador, empujado por  el hambre.

Todo estaba arrasado a mí alrededor,  parecía el jardín de Satanás.

Hierbas y rastrojos, escorpiones y caracoles,  y  bichos viscosos empezaron a salir empeñados en mal recibirme  cuando en toda aquella tierra mi azadón aterrizó.

Más miseria que la mía hacia siglos que esa tierra no conocía, cuando Yo solo abrí,  más que un pelotón  de desempleados contratados por el ayuntamiento, que  hacía con ellos experimentos de la vista gorda de que el empleo andaba mal.

El interés en toda aquellas gentes,  el cobrar, siempre lo tenían en la mente.

De arriba abajo, de abajo arriba, todos parecían dominados por la misma idea. Daba igual a dónde mirar una mala  inversión de la humanidad sin sentido, una escalera hacia abajo, donde en el fondo de todos aquellos peldaños  estaban ellos con el cobro.

 

 

¿ A qué tipo de hombre se podía amar si eran todos  lo mismo?

solo se diferenciaban en que los progresistas tenían algo  más de capital por haber subido más lejos de abajo, y recodaban los malos momentos.

Pero los jardines de vall d´ Uixó se caracterizaban porque  no ocultaban que quienes los crearon  solo  eran gente  de rebaño donde estaba vetado   hablar de otra cosa que no fuera el pago.

Una vida distante, sin pies ni sentido, con un lenguaje que no era ni propio, al igual que sus experiencias, una trampa donde siempre se acaba en la cama con alguien después de comer o cenar, era bien recibido como el secreto de la buena vida. Bendecida por su cura, aplaudida por la prensa, vendida por los políticos, y sobre todo una vida  fácilmente alcanzada con un puesto de trabajo.

Que sencillo era para ellos,  todo lo contrario que para mí , no pasar hambre haciéndose policía o traficante, político o tendero, siendo una  mujer o una  vaca liberal.

Para todos ellos  había igual de derechos y garantías.

Así es como llegué yo a alterar mi vida, cuando escogí el grito y el dolor, la soledad a la multitud y la tierra a trabajar, sin depreciar nunca la guerra y llegar a matar.

CIMG8928

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
los jardines d elos insoportable de vall d´uixó byÁngel blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

En una alianza entre el político empresario y el científico se había elegido volver al orden natural de forma artificial en dos grados. Ningún jardín podría soportar una temperatura a dos grados más. Pero como esa asimetría entre el número y la realidad era artificial, a nadie le preocupaba en demasía y todos fingían estar intensados por la  farsa.

Solo aquellos que miraban al cielo y veían en él ladrillos  por estar sin trabajo mientras iban a rebuscar entre las ofertas del supermercado , se preguntaban con pena egoísta:

¿ qué mundo estamos haciendo?

Pero la alianza entre políticos empresarios y científicos enseguida les corregía sacando ante su cara una   azada:

Hermano,

¿ Es que quieres volver al orden de las tinieblas?

¿ No te gusta la libertad que te damos?

Y como aquellos esclavos que se encuentran ante el tirano, o el refugiado en un campo de internamiento, rechazando más palo exclamaban:

Ay hermano, que no se lo que me digo, no me hagas caso, ya sigo el camino.

Así los jardines se iban secando, y todos culpaban de aquello al cambio climático,

Pero en el fondo, oh hermanos sabían que era mentira, que si los jardines secaban, eran por miedo a la azada.

Y que el futuro de la tierra, estaba en el supermercado.

 

Angelillo de Uixó. Día de la tierra.

Licencia de Creative Commons
Los jardines de lo insoportable by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

 

En el Ayuntamiento de Vall d´Uixó,
unos socialistas quieren hacer el bien,
pero al final…
acaban siempre obedeciendo más a su interés.
Por eso reciben empresas fascistas.
Y a ellas va el dinero de todos desviado.
Una charla sobre la mujer,
otra sobre el discapacitado,
llamó el interés de todos los socialistas.
se dijeron unos a otros,
eso es novedoso y siempre queda bien.
El día de la charla
sobre la igualdad entre desiguales,
La empresa sacó un cajón,
lleno de compresas y tampones.
La empresa pagó una gran fiesta,
había globos de colores,
cola cola y otros refrescos,
se hizo una carreras de bicicletas,
con una medalla de plástico al primero.
Y al acabar ,
todos utilizaban
sus compresas y tampones.

 

 

 

Licencia de Creative Commons
Volver con las compresas sin alas. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.


I.
El siguiente poema es la continuación de una bella estrofa que me dedicó mi gran amiga de poemas del Alma M.B Ibáñez. Ha resucitado en mi mente esta tarde de nervios, entre pasos confusos, desesperación y angustia ante mis penurias, tenía presente esa seguirilla como último consuelo. Esta es la continuación de esas estrofas que preceden a un canto ante la rabia impotente por el auge del fascismo que solo tiene una explicación, la voluntad de poder no es de derechas ni de izquierdas, y ha culminado su conquista en todos los partidos políticos, así como en la totalidad cultura Europea. Yo estoy completamente solo en vall d´uixó , cautivo y desarmado frente una sociedad fascista.

II.
Seguirillas del Rana

¡Ay! Paquito, Paquito,
cuanto aun yo te recuerdo,
hubiera querido ser vampiresa
y poder darte un muerdo.

En aquel cuello gordo,
y morir apestada
pues no conoce antídoto el vampiro
a sangre envenenada.

Los muertos aun te claman
desde alguna cuneta,
robaste sus sueños de libertad ,
¡hiciste la puñeta!

El rana te llamaban
por tu amor a las charcas,
me robaste la juventud, cabrón,
¡que te follen las Parcas!
M.B Ibánez.

III
Ya no hay tiempo para el silencio,
entre los pocos que quedemos,
ni para que la represión ni el hambre,
asusten nuestra carne.
Frente a nosotros
están los dientes esbozando una sonrisa.
! Vienen a por nosotros!
Ya no hay tiempo de lamentos
al explorar las cunetas
donde seremos enterrados.
!Están por todas partes!
Yo fui el primero en comprender….
!que todos son fascistas!
Por eso fui el primero en caer.
He visto el ocaso en lo alto,
de las cumbres de la cultura Europea
cuando era arrastrado hacia abajo.
Allí había Fuego, Industria, maquinaria
renovándose,
y bajo ella,
!miles de bocas aplastadas!
Alcé los ojos al cielo queriendo vivir,
flotaba una espiral en llamas
brillantes aviones sembrando los pueblos de muerte.
! Oh Justicia, que grandes son tus armas!
Mi pasos,
en el ocaso.
Voz nerviosa que se acerca a su final.
Allí se adivina el rostro más fiero,
el de la indiferencia hacia la muerte.
Vedme avanzar arrastras por tierra,
entre la jungla de escombros
y las vidas postradas.
Con los pies desnudos,
entre los pobres, pobres, pobres,
y miserables,
golpeando paredes,
embistiendo como un niño con los nudillos las puertas.
Y mi voz débil,
mi última fuerza sale del alma que se escapa gritando,
entre los que ayer eran amigos y hermanos:
Traidores,
cómplices del fascismo,
alimentáis como Judas con el beso la muerte,
arribistas.
Pasan por mi lado indolentes,
sin una tierna mirada ,
ni palabra de consuelo
marchan hacia los templos llenos de gloria
cubiertos de flores por todos los caídos,
valle de la muerte para traidores.
Así crepita el ocaso en la mirada y el gesto
Volviendo los ojos a los que han creído,
para que caigan.
M. B, Ibáñez y Ángel Blasco Giménez

El ocaso del Antifascista. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

 

 

 

Podrán vuestros huesos ,

parte del misterio del mar,

volver,

para poder escuchar de nuevo  cantar las ballenas.

 

La paz,

materia de vuestros cuerpos,

ancla que baja hundida,

a un profundo abismo de sangre,

que fluye en el mar.

Alcanzar de nuevo esta orilla

bañada de sol

que bebe sedienta,

y necesita justicia

donde reposan columnas

pilares caídos

de nuestra ciencia y  sueño,

que besa el mar.

El mar,

escuela entre las tierras

llamando a la vida

en su  incesante movimiento

de olas y gentes,

de vidas y muertes

que guarda secreto

en sus corrientes marinas,

de tres únicos dioses.

 

¿Entonces?

! qué tormenta que no mandan las nubes!

Ni rayo del cielo, ni viento del aire,

¿Os hizo  haceros devolver desde tierra?

 

Entonces

! En pie!

En esta orilla

Aquí os aguardamos

también huyendo de los mismos asesinos

para formar  con nuestro cuerpos,

rápidas rampas,

para el desembarco en la Unión.

Volver,

Volver.

Volver.

 

Angelillo de Uixó. Por el regreso de los refugiados expulsados a  Turquía o donde los tengan detenidos, y por la petición de cadena perpetua  no revisable a los artífices de toda ésta barbarie.

 
Volver de fuera de la Unión. by Angel Blasco gimenez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

I.

 

Andaba yo sin esperar ver a nadie una mañana de primavera, cuando saltó una amiga como una alegre gacela para saludarme. Tras darme dos besos, como es mujer, no pudo evitar no contarme  lo último que le acontecía en su vida. Y empezando a llorar me comentó que había vuelto al final, vencida y resignada, al  mundo del  trabajo, después de haber estado parada o ausente  largos años.

Si hacía  cuatro años que no trabajaba, Ángel mío sin alas  ni alma, escucha esto a ti que te gusta reír, tanto como a mí sufrir.  Habiendo sido mi último empleo en una azulejara donde ganaba 1.200 euros, ahora trabajo sirviendo en un hogar cristiano por 200 euros, y no cotizo.  Me desespero  y no es por amor.

¿Cómo lo ves?

Ágil en la contestación, le respondí evidentemente sin parar de reír, por saber lo que es sufrir.

Cuanto me alegro por ti  María José-

Me has recordado el caso de una conocida, escucha amiga, versa sobre una chica feliz llamada Pilar, que de la fábrica de zapatos donde estaba , le  han pasado el  trabajo a casa, la fábrica de zapatos le  lleva  faena todo el mes, cotizando dos horas y trabajando 10. El suelo, un barrido, rozando los trescientos euros mes.

Y lo mejor es esto, María José, es que ella siempre me dice :

¡Qué le vamos a hacer

Eso es Pilar- le digo Yo.

¡Qué le vamos a hacer!

Camufladas como tigres, de blanca chapa y zapatos en la panza, se pasean las furgonetas de las fabricas  repartiendo zapatos  hasta su casa, sin que su codicia  sea  delito en vall d´uixó, al revés a varias de estas fabricas han sido premiadas al emprendedor.

El ayuntamiento  y los sindicatos lo saben

¿pero que hacen?

Jaaaaaaaaa

pardiez callan,

dicen que es mejor que trabajen.

¿Cómo lo ves María José?

Y ahora  te recitaré un poema,

ven María José junto a tu Cupido sin alas para que te de un gran consuelo.

 

 

II.

 

Todo regreso,

tiene una forma de progreso,

por eso volver para servir,

es una forma feliz de volver.

Dar las gracias,

No,

en esta ocasión,

no las merece

con el trabajo que se presta,

sin laureles en la frente se agradece.

 

Así el obrero,

entra como en un convento,

Bien contento del castigo que merece.

Por su gran pecado,

Un salario,

y todo queda perdonado.

El salario bajo, claro,

que ser de clase obrera,

tampoco es tan gran pecado.

Cuanto más bajo  el suelo mejor,

más contento así está el trabajador.

Por eso el desempleado,

se cuenta entre los obreros

como  el hijo prodigo,

rezando aquella oración de:

Que hermoso es volver.

Quien tenga Fe,

Vera en todo esto un milagro,

Lo así cuenta el ABC.

Yo personalmente,

Estoy a favor,

Más palos le daría yo al trabajador.

Mucho me río,

Cuando escucho una moza decir:

Estoy volviendo a servir.

Muchos eran los dirigidos

Que un día en una manifestación vi.

Era el coro de la internacional de la tuna,

todos cantando de rodillas

Este salmo a su patrón:

Ojala supiera señor,

lo agradecido que le estoy.

Y es que hay que reconocer,

que no hay como volver

aunque sea para servir,

como dicen por aquí,

menos da una piedra

que mi señor el patrón.

 

Angelillo de Uixó.

 
Volver para servir, o la gracia del volver. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.worpress.com.

Volver ¿ qué será?

Posted: April 18, 2016 in represión
Tags: ,

Oh que será que será,

volver del fango al andamio otra vez

pensando quizás los que se quedaron atrás

que están de nuevo dispuestos a trepar.

 

Oh que será que será

ésta estructura a la que hay que subir,

una nueva manera de descender

a una ruina que nuestro cuerpo debe pagar.

 

 

Oh que será que será,

que no hay forma de escapar a la acción

y habrá que aceptar vivir por vivir,

O será mejor escuchar

esa voz de la conciencia que aprende a decir,

que es mejor morir que vivir.

 

Oh que será que será,

andar entre gente sin nada que hacer

que aun se resisten a dejar de morir.

Habrá que empujar la vida hasta al mar

y echarse a nadar por no caminar.

Oh que será que será,

que veo las olas venir

y un barco que me viene a salvar,

tendré que esperar a que venga un huracán.

Porque es mejor bucear que escalar.

Oh que será que será,

con el miedo que me daba morir,

que ahora me de igual  morir que matar.

Oh que será que será.

Angelillo de Uixó. Agnus dei,

Con mucho ritmo a futuro cantamos para que vean que no estamos resentidos   los sufrientes que estamos recibiendo  los bárbaros golpes de la crisis, preparamos llenos de esperanza   nuestro regreso a la sociedad productiva en el nuevo andamiaje que nos han preparado.

 

 

 
Volver ¿ qué será? by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.