El ritmo de la noche en Mauthausen Mr. Lawrence.

Posted: April 13, 2016 in educación, Uncategorized
Tags: , ,

El ritmo de la noche en Mauthausen Mr. Lawrence.

 

 

 

 

Notas al lector para la aclaración del texto: el siguiente relato trata de unir los dos tiempos, el tiempo del nazismo y de la guerra civil española con el momento presente de los refugiados, a través de la noticia de un homenaje de dos vecinos, uno de vall d´uixó y  otro de Almenara que como muchos republicanos  fueron deportados a Mauthausen. Aquí ,la revisión que hago sobre este homenaje,  es que Mauthausen no es un punto y aparte en la historia, como nos tratan de hacer creer, es decir, el fascismo tanto en Almenara y en vall d úixó pervive en la democracia , y las actuales fuerzas de progreso tienen tic fascistas y sionistas. La actual democracia permite como ningún otro sistema una tiranía desconocida en la humanidad contra la que hay que movilizarse. Hail.
http://www.levante-emv.com/castello/2016/04/13/almenara-vall-homenajean-vecinos-estuvieron/1403505.html?utm_medium=rss
Todos se fiaban de la paz en Europa y de que no volvería a ocurrir otro Mauthausen en territorio Europeo. Por eso a nadie le extrañó la llegada a la hora del crepúsculo, con el resplandor de las luces rojas y amarillas en el cielo, la aparición de un historiador Español llamado Ximo Navarro a nuestro templete griego iluminado en medio del ocaso como cualquier otro monumento turístico de Europa sobre la conciencia en el campo de refugiados de Idomeni.
Un hombre simpático, barbudo, alegre, entusiasta, ligero de equipaje, amigo hasta de sus enemigos, y servicial como es típico en el carácter de los españoles , habituado a sentirse profundo pesé a ser duro de mollera , buscaba con la naturalidad de quien está acostumbrado a abrirse camino tocando todas las puertas al intente alemán del centro. El intendente, que miraba en gran salón del templo de Apolo los expedientes de deportación que íbamos entregándole hizo un paréntesis en la pesada digestión de expedientes para dejarse convencer como por una mujer entre dicharacheros gestos del historiador de que pretendía hacer un agradable homenaje para gente mediocre que atrajera voluntades políticas de todo tipo, especialmente de la derecha socialista, para llorar sobre un difunto muerto en manos de los nazis.
No me llamó la atención el intendente cuando me retiraba a mi cuarto tras entregar el informe de Absal Raim. Me disculpó que le entregara con violencia el informe de la deportación de Absal mientras mantenía una breve conservación el historiador.

Para nada, para nada, señor intendente, tiene que ver este documental con lo que está pasando aquí. Solo quiero hablar con el nieto para el documental.
Se trata de hablar del pasado y recordar a la gente lo malo que es el autoritarismo. ¿Qué mejor que un nieto para eso? Estos documentales sirven como los toros, para afianzar la democracia y apoyar los derechos humanos que pueden desaparecer así ( chasqueo los dedos el historiador y rompió a reír como un niño travieso)
Yo ya estaba en mi cuarto con las sienes cóncavas como las naves de Ulises y con los cabellos como olas, naufragando en el desprecio que sentía por mí mismo recordando el expediente de Absal cuya copia releía como un niño de escuela que suspende, y cuando le entregan el examen suspendido lo relee una y otra vez. Subrayé el siguiente pasaje sobre la respuesta que me daba el gobierno Británico a la petición de asilo de Absal mientras desde mi ventana podía ver ascender entre los focos de la estación la columna de humo que subía al cielo del tren que se llevaba a los deportados a Turquía.
Si bien la petición de asilo de Absal Raim, de origen Sirio, de veinte años de edad, huérfano de madre y padre merece todo tipo de reconocimiento por el gobierno británico al haber quedado no solo huérfano, sino mutilado de las dos manos tras el bombardeo sobre la ciudad de Isrin donde lamentablemente se confundió un colegio con un campo de entrenamiento para terroristas, siendo esto cierto, no es menos significativo que Absal sentirá un odio incondicional hacia Inglaterra por este hecho, y si es verdad que la presencia de Absal no representa un peligro físico para la sociedad británica, no es menos cierto que moralmente su presencia si es un atentado para el espíritu y la moral británica. Sin duda sería Absal víctima de parte de la sociedad marxista y antisistema británica que no pararía de llamarnos fascistas. Por eso nos vemos en la obligación de denegar la petición cursada de Absal sin que en el nombre del gobierno británico y de la Reina de Inglaterra no pongamos en conocimiento de Absal nuestras más sinceras disculpas por todas las molestias sufridas en el bombardeo de Isrin y desearle lo mejor a lo largo de su vida.
Atentamente, el almirante en jefe de las fuerzas aéreas británicas Loor Clark.
Enjaulado en mi propia desesperación otoñal me preguntaba ¿ qué armas tenía yo para cambiar las cosas?
El mundo era así, nadie es mejor que nadie y todo el mundo debe pagar las facturas a la caja de ahorros de Manchester. ¿ Sirvió para algo la muerte de Jesús? Dentro de poco sera verano Lawrence, piensa en eso- es lo último que me dije notando que empezaba a hablar solo cuando escuché el aporreo de la puerta de mi cuarto.
Dude de si era mi locura, pero los golpes seguían y el intendente del centro me llamaba:
Señor Lawrence, le estoy escuchando. No me engañara con sus tretas británicas hamletianas, soy alemán.
Ya voy, a voy- de mala gana y aún con lágrimas en los ojos caminaba hacia la puerta.
Vi al español y la intendente jefe.
¿ Qué ocurre?- pregunte sin dejarles pasar, sacando solo parte de mi rostro con la puerta entreabierta.
Míster Lawrence- me dijo sobresaltado el intente con el expediente que le había dado en la mano hacia una media hora- ¿ Dónde está Absal? Necesito hablar con él.
Irónicamente le contesté:
Acaba de salir en el expreso turco de las nueve.
Todo mi el respeto que tenía a los alemanes y el poco que siempre sentí a los españoles desapareció cuando vi los gestos de uno y otro.
El historiador español en referencia a Absal comentó
“tener un gesto con uno de tantos olvidados de nuestro pueblo y tener memoria de su existencia, ya que nunca pudieron volver a su ciudad ni a su país».

¿ Qué esta diciendo? Pregunté al intendente que me contó la historia del abuelo Absal:
El abuelo de Absal fue un musulmán que vivió en París durante la segunda guerra mundial, y ayudó a salvar muchas vidas de judíos y españoles que fueron a parar a los campos de exterminio nazis, y ahora, en un pequeño pueblo de España se han acordado esta historia, y quieren hacerle un homenaje. Su lema es sencillo, eso ya pasó y no volverá a pasar. Se trata de recordar como hacen los jóvenes, a modo de película distante, de hecho quieren hacer un documental de esos carentes de sentido, lleno de sensacionalismo, donde hasta un guardia civil se sienta cómodo viéndolo. Sobre todo se trata de alejar los pesados análisis históricos marxistas del presente y del futuro de nuestra Europa democrática.

¿ Españoles en campos de exterminio ?- pregunté yo perplejo que siempre creí que los españoles eran todos unos fascistas que colaboraron con los nazis , y que eran valorados por estos por ser gente sin modales, bárbaros sin cerebro y amantes de las hogueras y la inquisición.
El intendente hizo un esfuerzo pedagógico para aclararme este hecho:
Si Míster Lawrence, es cierto este dato, aunque ha sido silenciado por los judíos, el mundo anglosajón así como hispano, hubo musulmanes como el abuelo de Absal que salvaron a judíos de los nazis. El intendente parecía muy afectado por la historia de Alemania. Su arrepentimiento se notaba sincero en sus expresiones y parecía llevar el corazón en la mano-
Señor Lawrence, hubo un tiempo en que los alemanes no distinguían como ahora entre el bien y el mal, y creyendo que estaban haciendo un gran bien a la humanidad , hicieron un gran mal, vaya usted a saber. El caso es que Alemania lo pagó muy caro, y hoy en día aún estamos pagando todo aquello. Mi deber como alemán es velar también por esa memoria histórica , para que cosas como los campos de exterminio nazis no se vuelvan a repetir en Europa. Nuestra misión aquí , en Idomeni , es esa señor Lawrence, no lo olvide nunca, evitar un nuevo Mauthausen
-Por cierto señor Lawrence- me preguntó el español enfocándome con la cámara – ¿ no le hablaría a usted Absal de su abuelo mientras lo deportaba?
Me hubiera encantado entrevistar al nieto aquí , en el campo, en Europa.
Yo iba saliendo poco a poco de las galerías de la miseria moral en las que habitaba como inglés, notaba como me estaba haciendo cada vez más español y alemán,
Lo siento señor…
Ximo- me contestó adivinando que no sabia su nombre, a lo que le respondí:
Pues deberá ir a Turquía a buscarlo señor Ximo. Puede salir si lo desea en el vagón de los refugiados a las 10 de la mañana en dirección a Turquía, no creo que Abdul vaya a otro lugar que al que le hemos mandado ¿ verdad señor intendente?
Excelente idea señor Lawrence, excelente idea- se expresó con una gran felicidad el intendente como si en sus palabras hubiera una gran libertad.
Mohammed de Uixó.
El ritmo de la noche en Mauthausen Mr. Lawrence. by Ángel bLASCO gIMÉNEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com. Patrimoni en extincio.blospto.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s