La derrota.

DSCN00832012/06/el-molino-episodios-nacionales-de.html

 

A mi llegada a Vall d´uixó, el molino abandonado  de arroz del siglo XIX rápidamente  se convirtió en el mayor símbolo del municipio. Rodeado de  bancales de naranjos perdidos y por varios acueductos,  uno ellos  con base  romana  que casi roza sus muros de los que escapa  un tranquilo laberinto  acequias moras de callado  rodeno  hundido .Rotas por las  aristas  de los edificios de un nuevo orden. Presentí que con  la caída del molino caería el pueblo. El molino no tardó en quemarse. Ocurrió sin mucho escándalo, casi fue un incendio tranquilo, perfecto, tranquilizador para  muchas conciencias.  Hoy estaban plantando árboles a su alrededor, cuando crezcan… todo se abra olvidado, pero solo su reconstrucción y la utilización de las huertas que lo rodean  iniciaría la restauración de lo perdido.

I.

Se quemó  el molino,

con la misma indiferencia de la gente que bosteza juntos los arcos.

Se quedó  el molino,

como la muerte abandonada en los pájaros sobre sus piedras.

Y el agua que daba trabajo a mil bocas aplastadas,

Silencio su canto.

Y las bocas no dijeron nada,

mientras la noria sin molino todo lo molía desde el aire.

Bajo los puentes estaba la calle con frío.

Resistiendo con todas sus vidas a toda la ruina,

que bajaba desde arriba.

Y se quedaron como la muerte abandonada,

helados entre los naranjos disecados,

con pájaros vigilantes entre sus ramas.

Todas las sirenas estaban sonando,

pero no importaba más que la derrota misma.

Era una lucha para ver quien más perdía.

Y el fracaso de la batalla de los niños en las pizarras

la de los  enfermos en los algodones de los hospitales.

La bienvenida entre las alambradas de los que huían del holocausto,

era el rostro de la Gran Victoria.

Pero ningún general quiso ponerse la medalla.

Por eso las ranas y otros anfibios,

metidos en sus charcas,

cantaban felices a Júpiter para que lanzara más rayos,

ahora contra los enfermos de Parkinson.

Así el círculo se iba cerrando,

poco a poco en el ojo de un parado.

Angelillo de Uixó.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s