Los jorobados de Nuestra Señora.

monalisacalvaimages
Resumiré porqué siendo una mujer acusada de haber sido una joroba para mi marido escape de la manifestación  contra del maltrato de las mujeres cojeando al escuchar el manifiesto. Mi malestar empezó cuando aparecieron más estirados que una navaja, con la boca llena de espuma, los dedos cargados de anillos, cruces colgando del cuello, y carteles a favor del matrimonio la panda  de Hugo Mariano. Iba  acompañado de  Jerusalén Montoro, Cagone gallardon, y la víbora del notable de la audiencia nacional el conde juez Toto Franco, que aunque iba camuflado para que no le reconocieran , era el mismo juez que niega medias cautelares a 9 de cada 10 mujeres maltratadas  y nunca ha concedido un solo divorcio por ser indisoluble. También percibí la presencia del obispo Cañizares y varios curas, periodistas, policías. Todos ellos secundarios a lo que os quiero contar que vi y escuché.
acaban todos ellos de bajar de un  autobús del PP cerca del auditorio  donde  previamente se había hecho un concierto homenaje a mujeres fallecidas. Aun estábamos todos y todas conmocionados por la música y la poesía cuando llegaron a ritmo de la macarena.
Las miradas de toda esta panda monopolizaron la atención. corrió como la pólvora  de que un grupo de conservadores  estuviera en una manifestación contra la violencia de género con la que estaban a favor como símbolo de esa tuerca que llevan apretando para llevarnos al pasado. Me fije en sus miradas, eran irónicas y alusivas hacia muchas mujeres que se acercaban atraídas y ruborizadas por sus trajes elegantes del corte inglés  acompañada de pose   fascista y  chulesca que a un tipo de mujeres de la manifestación les hacia parecer  como hombres ideales, o sino ideales  fuertes, es posible que no fueran fuertes, pero eran  famosos. Estaban apoyados en el autobús con sus gafas de sol, la bandera con el aguilucho en la solapa, y seguramente una pistola metida en la cintura junto al botón del pantalón prometiendo entre risas, aplausos que les dirigían para darles la bienvenida por fin al siglo XXI, y más como llegaron,  acompañados de la policía,  curas , y la prensa. venían para unirse la manifestación contra el maltrato de las mujeres. Trataban de representar  como si de las instituciones brotara algo bueno y esa gente encargada de perpetuar el patriarcado y el fascismo de repente tendieran sus manos a las víctimas del terrorismo.
aunque mi impresión es que querían algo ajeno al maltrato de la mujer.
Nunca me había sentido tan inútil, tan traicionada y desamparada cuando aquella marcha empezó a caminar bramando: igualdad, no al maltrato de la mujer,y tuve que escuchar los comentarios de cagone Gallard´on  a Jerusalén montoro porque soy calva por culpa de una crisis de nervios producida cuando al nacer mi hijo mi marido nos abandono. Jerusalén  Montoro que iba delante de mí se volvió con disimulo para mirar mi calva y se giro riendo cuando le grite:

¿ te gusta o qué?

pero no dijo nada.
Ánimo Arquetipo, que es mi nombre, me dije a mi misma para animarme del disgusto.

Mi viaje a ésta manifestación fue así, había viajado sola Madrid pues en vall d’Uixó no encontré un grupo que viniera en apoyo, ya que no hay mucho interés por estas cosas ni centros especializados para el maltrato, tampoco tengo amigas ya que no me gusta los toros ni hablar de los enredos matrimoniales, ni ir a misa. ni tampoco tengo trabajo por ser fea. Mi único consuelo es escribir en un blog feminista.
A mi lado había una chica con cara de caballo que llevaba a su hijito de unos cinco años. Yo el mío lo deje en casa de mis padres, en valencia hace años, cuando nació, pero me gustan los niños de los demás, al que no soporto es al mío porque me recuerda mi calvicie, y al cabrón del que fuera mi marido.
Por hablar con alguien, le dije por entablar conversación:

Está claro que el matrimonio y la vida en pareja de todas las mujeres se nos ha ido de las manos, y quizás sin el fin de matrimonio y las parejas estables no se pueda avanzar hacia una solución razonable o por lo menos práctica.
La chica me miro perpleja  con su larga cara y me contestó:
Yo sin mi marido me moriría.
Que te jodan- pensé yo un poco harta de la manifestación.
cantábamos por las calles, unas calles que por  ser de pueblo moro se me hacían muy grandes,  interminables. A la llegada a Madrid por la mañana, en la estación de atocha me causaron una sensación de grandeza, pero ahora me parecían insoportables al igual que la panda de Hugo Mariano  y los suyos que le estaba cogiendo gustillo a dar voces entre las mujeres.
La verdad es que  cualquier creería que eran unos verdaderos caballeros.
Las voces de la panda Hugo Mariano eran las más altas. Se notaba que no iba mucho a manifestaciones, ya que ahora está pasado de moda ser un provocador chillón. Jerusalén montoro, ministro amarillento de hacienda, y tan bajo como torrebruno, estaba muy excitado. Le entró un subidón en aquel bullicio cerca del parque donde se iba a pasar a leer un manifiesto, que quiso dar la nota y se subió a hombros del juez Toto Franco quitándose la camiseta tras escribirse :
amor libre a tope
Y empezó a gritar:
Abajo el dominio paternalista los hijos y la herencia.
que se lo quede  todo  hacienda: el domino paternalista, los hijos y la herencia,.
a lo que cagoni  gallardón exaltado como un anarquista o una feminista por la situación  le siguió en sus canticos a Montoro a lo antisistema dando palmas sobre la cabeza  de un policía como si fuera un tambor de la generación beat:
aullido,
La familia no vale nada.
testimonio moderno,
lo que hacemos aquí,
la nada.
aullido.
aullido.
aullido.
Hugo Mariano mientra la gente descansaba esperando el inició del manifiesto se acercó a hablar a una chica jovencita en minifalda que llevaba rato observando por corear con un megáfono consignas a favor de la liberta sexual. Sus labios rojos brillaron  cuando se quitó el megáfono eran como un caramelo  brillantes y húmedos. A estos bellos labios se añadían unos rizos rubios del cabello que llegaban hasta unas diminutas cejas, su carita era como de porcelana.
Hugo quiso seducirla como un galán:
sabes hija. escuche lo que decías, se vive muy irresponsablemente hoy en día. son estos tiempos modernos donde no se respetan los valores. se desprecia el orden, la constitución, el sentido común, no hay futuro a pelo ¿ comprendes?
La chiquilla dejó de sonreír desconcertada, con el megáfono abierto colgando sobre sus tersos pechos, y se fue sin contestarle con el ceño fruncido intentando  comprender que le quería  decir. Mucha gente lo escuchó gracias al megáfono que lo delató y miraban a Hugo como un gilipollas.
Hugo no obstante no se enteró, y volvió a su grupo sacando pecho:
Otra fulana más- le dijo a cagone gallardón  que estaba ya con  la cara al rojo , a punto de estallar  harto de ver tanta mujer, no paraba de maldecir a la gente que le rodeaba.
EL obispo cañizares, hombre moderado pese ser religioso le aconsejaba:
cuenta hasta diez y respira hondo Cagone.
tampoco hay que hacer un drama. Cristo bajo a los infiernos, y estas personas no van a ir al cielo ni a encontrar empleo.
se procedió a la lectura del manifiesto por parte de unas activistas. se dejaba oír las palabras libertad, espíritu moderno, igualdad y todas esas bagatelas sin fundamento cuando se crea un futuro cimentado por un pasado no resuelto.
He de confesar que no preste mucha atención al discurso, pues me senté sola en un bordillo lo más cerca que podía del presidente  del gobierno y su panda reflexionado hasta que punto de decadencia política habíamos llegado. ¿ qué iba a contar en mi blog sobre lo qué había visto? ¿ cuántos más farsantes habría en toda esa masa? La verdad , me daba cuenta de que mi cruzada feminista era tan cínica, estaba tan traicionada  como otro tipo de batallas, revoluciones  y guerras.
Decidí retirarme del campo de batalla cuando empezó el concierto.
vague por Madrid sola. Ante miradas de gente indiferente, que buscaban por los rincones y antros su vicio. me atracaron el parque del retiro, vi prostitutas en el metro sentadas en vagones sucios llenos de chicles y pandilleros sudamericanos que al verlas les insultaban, o se la llevaban para que les hicieran servicio entre cubos de basura en plena calle atestados de pobres . La gente de las oficinas, eran  peor, directamente las evitaba como a mi por ser calva.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Los jorobados de Nuestra Señora. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelilo201.wordpress.com.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s