Ser o no ser de la recuperación.

aute detenido

Hora del ocaso, cercano a  los fantasmas de las elecciones.
Diferentes voces interesadas se arriesgan a gritar preguntándose:
¿ Qué medios tenemos para convencer de la recuperación?
Periodistas, psicólogos, sociólogos, agitadores sociales, moralistas,  incluso políticos, reunidos tras las puertas, siempre unas puertas cerradas, como los intereses,   escuchan:
Los artistas. Ellos harán de lo bello lo feo y de lo feo lo bello.
Un mensaje fácil de descifrar, agradable a todo el mundo,  convence a unos y otros, a los que están a favor y en contra, unidos por la frase que se hace universal.  sale de los despachos y echa a rodar  a las calles como un artista.
Ser o no ser de la recuperación.

Voces negacionistas de la recuperación, en una manifestación por las calles de Madrid encabezadas por varios discapacitados sentados en sus sillas de ruedas que piden por la sanidad, cuando reciben el mensaje  les hace pensar.
Ser o no ser de la recuperación.
Al otro lado de la manifestación, ocultos de la agitación social meramente presencial, dentro del bar Hamlet el calavera,  ubicado en un oscuro callejón donde   brilla como si fueran perlas en una única concha tres bombillas, que ocultan que tras el mostrador  se vende tabaco y absenta  de contrabando. Los parroquianos están metidos dentro una decoración triste de   periódicos de portadas sanguinarias junto la vitrina de  la barra, cuadros de toreros en las paredes que salpican al ojo vísceras,  algún tonel añejo haciendo de semi mesa en un rincón cerca de las cuatro mesas y los servicios. Hablan en la barra sobre temas de patria entre vasos y platos, dejando de lado a Ramón María, latino hispano de mil oficios, aunque solo se le recuerdan haberle visto trabajar en una papelera que quebró con las reconversiones socialistas hace ya 25 años, cuando tenía apenas 27. Luego nadie le recuerda haber visto hacer nada más que recitar y figurar de extra en eventos.Anda contando sin muchos detalles, tras unos días ausente de su barrio proletario, haber regresado de Londres como un odiseo. Relata lo bien que se está  por escocia.

Ante el desinterés general por las Islas, ahora Feroes, lee el problema que alguien deja en el Bar al paso de la  manifestación por la sanidad publica, con más policías  vigilando que manifestantes.
Ser o no ser de la recuperación.
Don Ramón María con la mano en el corazón, y la mano en la copa de vino, habla a los congregados a su alrededor sobrecargado con el mensaje:
Ser o no ser de la recuperación.
A su publico se entrega, varias cabezas medio calvas de rostros arrugados y cuerpos exprimidos casi secos partidos sobre una barra de vasos vacíos con   fondo de sombras de seres ajenos a todo lo que no sea la partida de domino.
He aquí un dilema, un termino con el que soñar, ser de aquellos que han vencido al infortunio haciendo suyo la ilusión, o de aquellos que perecen aburridos bajo el inquisidor..

Gestos de aprobación  a Don Ramón, y una voz melancólica de arruinado, de su primo hermano cuando están en el bar.
Así se habla Don Ramón, es usted un caballero, un señor- comenta Don Guirigay el moderno ,ex músico de una orquesta de bodas hasta que los Dj lo desplazaron. Vestido en ropas desgastadas, y los ojos acuosos que delatan que se ha pasado la mañana llorando al despertar helado, con la luz cortada y un principio de depresión. Su desesperación  brota en la contestación:
Y si no fuéramos aquellos de la recuperación, los no ser.

Ay, ¡ qué vida, que cargas! ¿ qué nuevas afrentas del estado nos aguardan?

Se golpea los ojos entumecidos, saltan como chispas de rabia lágrimas de difuntos:

¿No acabemos con un estilete cortándonos  el cuello?
Don Ramón con las manos en la cabeza.
Por favor Don Guirigay, no sea tan hiperbólico ¿ qué pensamientos son esos? ¿ acaso nos hemos vuelto ingleses o tenderos? alguna puerta se abrirá.
Don Guirigay, de cuyo aliento sale un fino vaho de menta:
La de la muerte Don Ramón, la de la muerte.
Los que escuchan se tocan las testas como si fueran madera sobrecogidos.
DOn Guirigay se engalla:
Toda España huele a podrido. A mentira , a infamia, a fascismo.
Grita fuera de si con sus ojos abiertos como una lechuza que viera a través de la noche su  alba
Nuestra moral, nuestra historia, nuestra cultura, ha hecho de todos nosotros  unos cobardes. Temo profundamente a este país. Una nación  de amenazas, guadañas y de buitres, todas las verdades son veladas antes de nacer.
Don Guirigay, mal vestido, despeinado, barrigudo,  dando pasos de ciego por el bar  señalando con el dedo a todos:

Indiferentes, cobardes….

Se vuelve a la barra y le pide a Fina la tabernera, que escucha espasmódica un vasito de absenta para olvidar.
Fina se la sirve con tambaleo cuando comienza a cantar Don Guirigay recordando su época dorada su canción favorita,  al alba de Aute.

 

«Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son éstas
que hieren como amenazas
ni sé qué sangra la luna
al filo de su guadaña.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana»

 

UN grito salvaje entra por la puerta con fieros tricornios de albas de fuego que invade la noche del día:
Viva España- les gritan.
Todo el bar se agita infectado con el contagio de vida, menos don Guirigay:
VIva españa- repican hasta los del domino.
¿ Quién  cantaba?- pregunta un benemérito.
DOn Guirigay da un paso y les habla con cansancio en  voz de gallo moribundo:

Cierren la puerta y salgan.
Una mano como una garra lo atrapa y se lo llevan entre rostros ausentes que quedan mirando a través de las ventanas , sombríos y distantes.
Queda el papel y el dilema en la mesa:
ser o no ser de la recuperación.
Forma la frase una broma macabra  bajo la luz de tres bombillas. Silencio de muertos solo roto por  las piezas del domino que vuelven a caer como si aquí no hubiera pasado nada.

Ser o no ser de la recuperación.

6a014e6089cbd5970c014e87d3ef47970d
Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Ser o no ser de la recuperación. by Ángel Blasco Gimenez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s