El hombre elefante y sus mascotas sin chip.

Posted: September 29, 2015 in educación
Tags: , , , ,

El hombre elefante y sus mascotas sin chip.

El Hombre Elefante

Josephmerrick1889
Hay relatos que nos conmueven y nos hacen llorar al contemplar las altas cotas de miseria que llega a alcanzar la sociedad contra un individuo por ser diferente.
El del hombre elefante y sus mascotas sin chip es uno de estos relatos.

yo fui testigo de el, y os lo cuento tal y como sucedió.
Yo estaba apoyado en la ventana de mi casa, oculto como si no quisiera ver tras unas cortinas grabando con mi cámara lo que ocurría a pocos metros de mi casa. Un grupo de almas violentas, los chirigüilis, capaces de cometer en este de valle de dolor vall d¨uixó cualquier sacrificio capaz de sumir a la humanidad en la barbarie, y a las rocas en lágrimas, se encontraban a plena luz del día ahogando a unos cachorros de una perra que no paraba de parir. El animal estaba encadenado entre escombros llenos de suciedad y excrementos sobre los que sobresalían varios espinos puntiagudos amarillos que parecían arder como estrellas en la noche. Sus torturadores eran de los más jóvenes de un grupo de chiris. Se trataba de adolescentes, cosa que sabía, no solo por observar la pantalla de mi cámara provista de un gran zoom, si no que a simple vista, a menos de 50 metros de distancia donde estaba su caseta de la mía, podía ver sus rastas y crestas que solo que quitarían cuando llegaran a la madurez marcada por su primer atraco a una anciana. Ritual canis similar a cuando los lobos jóvenes cazan por primera solos. De momento, practicaban separando de una madre de sus cachorros. El animal, con fuertes contracciones miraba resignada y empapada en su propia placenta de la que surgían  cachorros, que eran inmediatamente ahogados ante su presencia entre risas y palmas. Un grupo de niños vestidos de vaqueros jugaban con un rifle de verdad a fusilar a un gato que colgaba ensangrentado de un árbol ya despellejado, cuya cola era el trofeo de un niño con cara de subnormal. Se acercaron a los cachorros tirados entre la hierba. Empezaron a tocar con sus deditos los cadáveres de los perritos con un sonrisa repleta de maldad y curiosidad entre las moscas que espantaban con las orejas de un asno. Luego los acercaban a la madre para ver que hacia. Esta enloquecida, colocaba los cadáveres de sus hijos entre sus pechos para darles calor.

escombro-chiriguilis2

Acababa de salir el patriarca, y lo hizo como una aparición de un fantasma entre el humo de la boca de la chimenea del salón de la chabola donde deberían estar quemando  cobre por la cantidad de humo negro que se escampó. Salia  con una jaula con varios ruiseñores que había cazado en el parainy que tenía junto la casa.
Canta pajarillo, canta, y alegra a este viejo veterano del mundo las tristezas y desdichas que se suceden de forma incompresible.

El anciano sin dientes semejante a un viejo cerdo. Pegó un grito estridente a uno de sus hijos para que apagara un cigarrillo que acaba de encender, pues estaba todo ese solar ubicado en medio de un paraje de piedras y cactus, lleno de aceite de los coches que reparaban sus hijos.
Bastardo- le grito tirando al suelo la jaula con los pajarillos que empezaron a cantar- ¿ quieres que ardamos?
No Papa- apagó el cigarro un niño de unos 11 años entre unas piedras que humearon .
Un joven chirigüli empapado de agua de ahogar los perros cuyo semblante  parecía fatigado, se acercó y bostezo:
Papa ¿ qué hacemos ahora, la perra no pare más?
Pensando y respirando el aire pesado con partículas de goma de la protección aislante del  cobre, el patriarca cómo si fuera un sacerdote miro los cielos claros, y preguntó con un gesto bíblico:
¿ habéis tirado piedras al hombre elefante para que comprenda la fraternidad humana ?

Hablan del hombre elefante- me dije callado y sintiendo ante tales palabras una profunda conmoción que susurraba dentro de mi con un profundo dolor. ¿ Cómo explicar esa impresión, toda esa energía interior capaz de lanzarnos a la guerra, al crimen, que se crea en nosotros ante la injusticia ajena?
El hombre elefante es una pobre criatura que vive en una cuadra en vall d´Uixó. Su nombre no se debe a ninguna enfermedad degenerativa que le haya deformado el cuerpo. Su aspecto, pese a que viste con harapos que a uno le hacen soñar y maldecir la miseria, es de los más normal, incluso bañado y bien vestido se diría que es atractivo. Su apodo se lo puse yo que soy animador social y psicólogo al escucharle recitar algunas de sus atroces poesías que suele clamar en los parques ante un pequeño publico que acaba siempre llamando a la policía para que clausuren la actuación. Las actuaciones del hombre elefante son la expresión de su deformado mundo interior , y sus shows han sido calificadas por los vecinos del pueblo de inhumanos y vergonzosos. Yo, la primera vez que le vi actuar llore. Estaba de pie en una asamblea de participación ciudadana en un centro de la tercera edad tocando la flauta y declamando ante las autoridades progresistas que se santiguaban:

Vivís en el reino de la mentira- les gritaba- la grandeza del espíritu crece no con la fraternidad humana, ni con la compasión, si no en el ardor del desenfreno de los instintos desbocados. Viva Dionisios patrón del mundo, muera la tercera edad y la degeneración de su carne sin voluntad. Perecer octogenarios en un último banquete, ser el fetín de los buitres leonados, cruzar sin temor el último confín y decirnos que veis…

Rápidamente celadores, enfermeras, personal sanitario, ancianos, lo sacaron del centro de la sala humillado. Vejado entre cachetes fue arrastrado por tres celadores y el publico de la participación ciudadana a un parque que hay cerca del centro siendo lanzado como un animal al suelo donde siguió recitando:
para la grandeza del espíritu debéis perecer todos hijos de una estirpe bastarda, cruce de razas malditas que trabajan y sufren. No servís más que para eso, para trabajar y jubilaros hasta acabar vuestros miserables días en un centro de reclusión de la tercera edad. Perecer.
Un zapato dio en su cabeza.

images
Yo salí del centro y me acerque a él cuando estaba en el suelo con la cabeza sobre un charco formado por una fuente rota que goteaba,  y  un césped con cristales donde danzaban macabras dos urracas.
No me pegues por favor- es lo primero que me dijo cuando me acerqué.
Empecé a llorar como un niño al ver como lo habían dejado. EL hombre elefante cuando vio que alguien sentía compasión por él … también rompió a llorar. Temblaba lleno de ternura. SI , me di cuenta de que dentro de este ser había una profunda humanidad y sensibilidad pese a sus palabras que había que entender en su justo contexto dentro de un acto hipócrita y unas vidas de gente humilde despreciable.
Por su forma de temblar de emoción, me di cuenta de que era la primera vez que alguien le trataba con humanidad. Toda esa tensión interior despareció. Este era el hombre elefante. El ser más desgraciado, honesto y decente que había conocido.

El patriarca miraba con indiferencia los cascotes sobre los que yacía una serpiente decapitada a la que le habían dado forma de corazón sus nietos.
.
Ay- grito el desdentado patriarca como si un alfiler le hubiera pinchado en su boca hueca carente de dientes ante la presencia de un grupo de chirileros armados con palos que se acercaban dando voces al viento por una cuesta solemne que si se seguía hasta el final  terminaba en la ermita de San Antonio.
Hijos míos, hijos míos, a los bastones y las navajas que vienen a por la perra.
Parecía que el animal  había sido robado.
En la disputa logro escapar.
Mis ojos se posaron en el árbol donde se acercó a terminar de parir, escondido entre la hierba, ajeno a la pelea la logre salvar y arrastrar hasta mi casa.

No tardo en aparecer la figura del hombre elefante por el camino paseando en soledad quizás para buscar la meditación cerca de la ermita de San Antonio.

Ven hombre elefante-susurré.
Él no dudo de mi y se acercó mirando la pelea sin que nadie reparar en su presencia.
Túmbate- le ordené y obedeció.
¿ Esa perra ha parido verdad? Preguntó comprendiendo lo evidente al ver entre mis manos al animal.
¿ La quieres?- le pregunté.
NO se, no tengo para ponerle el chip. Hoy en día un perro es algo muy caro. Acariciando al animal que lamió sus manos llegó al reino de la ternura.
Eso da igual hombre elefante. Ahora se trata de salvar al animal y hacer algo comprometido y arriesgado. No predicas eso con tu música Hazlo, da igual que sea ilegal si crees que debes hacerlo.

Su mirada cambio, parecía haber visto la verdad.
Está bien señor psicólogo.

Pero no parirá ninguno más ¿ verdad?- tuvo un momento de duda.
Ya ha parido- le contesté como experto en la rama de la medicina.
Así fue como nos separamos. Semanas más tarde supe cuando vino a pedirme consejo, que yo siempre como buen psicólogo le daba ,y esto es lo que me contó:

II.

DSCN0042

Al llegar a su casa se produjo un milagro, parió cinco nuevos cachorros. Todos del susto nacieron siendo unos monstruos, deformes. La gente se asustaba al verlos cuando paseaban todos juntos. EL hombre elefante ponía anuncios ,pero la gente al ver unos perros tan feos no los quería.
La policía local tuvo noticia de unos cachorros que asustaban a la gente. Alertaban a los vecinos que tuvieran cuidado, a la vez que preguntaban por los monstruos

¿ saben donde están los cachorros monstruosos?
Finalmente, en una actuación del hombre elefante decidieron interrogarlo al ver un cartel que había puesto a sus pies sobre la adopción.
¿ Puede mostrarnos los cachorros?- le preguntó una joven y hermosa policía como si tuviera interés en adoptar alguno de ellos.

lord_jim04
EL hombre elefante dejo el cóctel molotov que agitaba para un poema dadaísta , y  llevó a la agente a un arbusto del parque donde había metido a un raquítico cachorro que asomaban sus costillas sobre su piel marrón que se agitaba espasmódica. Poseía el animal el pecho desplazado del cuerpo, tenía los ojos cada uno de un color, una oreja más grande que otra, un gran hocico peludo adornado dos colmillos. El animalucho asustadizo ladró al ver a la policía que exclamó:
Qué cosa más fea, debería ser delito tener un perro así. ¿ tiene el chip?
El hombre elefante negó con la cabeza y balbuceó:
Comemos ratas y algarrobas.
La mujer policía que despreciaba las ratas, y a quien se alimenta de ellas o visten con su piel, saco el bloc de notas y asegurando:
Hace semanas que estamos buscando a unos perros que asustan a la gente. ¿Tienes más verdad?
El hombre elefante asintió en un silencio espiritual con la cabeza.

Te voy a denunciar para que te enteres. La denuncia es por no tener chip, pero  es por asustar a la gente honrada de vall´d uixó , como no existe el delito por ser feo te pongo el del chip. Ja.Tienes algo que decir.
El hombre elefante cogiendo al perrillo entre sus manos donde se acurrucó empezó a recitar un poema de “Joseph Merrik, que también fue famoso como hombre elefante entre 1862 y 1890 en Inglaterra. ” debido a las terribles malformaciones que padeció desde el año y medio de edad. Condenado a pasar la mayor parte de su vida trabajando en circos, sólo encontró sosiego en sus últimos años de vida. A pesar de su desgraciada enfermedad , sobresalió por su carácter dulce y educado” Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Merrick
“Es cierto que mi forma es muy extraña,
pero culparme por ello es culpar a Dios;
si yo pudiese crearme a mí mismo de nuevo
procuraría no fallar en complacerte.
Si yo pudiese alcanzar de polo a polo
o abarcar el océano con mis brazos,
pediría que se me midiese por mi alma,
La mente es la medida del hombre” Joseph Merrik el verdadero hombre elefante.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El hombre elefante y sus mascotas sin chip. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s