La noche del cajero automático.

http://politica.elpais.com/politica/2015/02/05/actualidad/1423168412_298015.html

http://www.20minutos.es/noticia/2541053/0/dos-jovenes/detenidos-granada-pegar-paliza/hombre-sin-hogar/

0vagabundo
No pretendo ser un Nietzsche de pacotilla al relatar los extraños sucesos que acontecieron en un cajero automático de Vall d ´Uixó y que animaron a un grupo cada más numeroso de jóvenes de toda España a defender un montón de gilipolleces.
El caso, según me enteré por la prensa del ABC, ocurrió así. Merodeaba por vall d´uixó un recién llegado de Madrid . Se trataba de un hombre que parecía salido de una oscura selva o que fuera un naufrago perdido en un isla desierta. Llevaba larga las barbas y los cabellos, y sus ropas eran harapos, cosa que entre mucha gente de vall d´uixó que trabajaba en mercadona, o en porcelanosa donde estaba prohibido ir tanto vestidos con harapos como con los cabellos largos, les causaba sonrojo, y porqué no decirlo, envidia. El intendente 60 de la policía local se acercó al verlo, a ver si se defendía.
Documentación- fueron sus primeras palabras.
Luego le invitó a que visitara Nules señalando la dirección.
¿ Sabes que en Nules que está por allí dan comida gratis y casa a la gente como tú?

como parecía idiota y no decía nada le pegó un par de empujones, y lo jalameo a la vista de una pandilla de canis de texas mientras este, cuyo nombre por motivos de la ley de protección de la identidad de la  víctima, el articulista del ABC ocultó bajo seudónimo de Rajoy , balbuceó asustado que le había invitado a comer su familia.
En intendente 60 mientras lo ahogaba con sus manos recibió una llamada que le avisaba que de un vagabundo que llevaba varias semanas delante de la puerta del mercadona, al final la había cruzado.

1224762582994 1423168412_298015_1423168779_noticia_normal
Ya te cogeré- le dijo soltando su cuello y empezando a correr al mercadona.
No le hagas caso a ese maníaco- es lo que le dijo cuando acercó un muchacho que se presentó como un tal   Angelillo.
Ven hermano, te llevaré a una asistenta social y tratare de que te den una paga. Yo cobro una ¿ sabes?

Así dándole su mano lo acompañó a los servicios sociales.
¿ Está usted empadronado desde hace más de dos años?- pregunto Teresina la asistenta social.
El hombre negó con la cabeza.
Y la asistenta mirando al pobre hombre le respondió:
Vuelva usted por aquí dentro de dos años, a ver que podemos hacer.
Al salir se despidieron.
Rajoy se fue hacia un parque. se sentó junto a una muchacha vestida muy elegante con un perrito faldero que ladraba mientras le gritaba a su padre:
Eres un ser espantoso Papa, te estás vengando de mi porqué no me quieres. Te odio, te odio, te odio.
EL padre cuando le tocó su turno  de replica hizo el mismo discurso:
No te voy a dar más dinero, ni a ti y ni a la puta de tu madre. Buscaros la vida vagas.
Nos dejas en la ruina miserable- la hija le pegó una patada a la papelera y se fue en dirección contraria al padre, un hombre gordo de unos cincuenta años con las mejillas rojas del disguto que entró en un bar y pidió una botella de vino.
En la otra parte del parque una familia entera estaban junto a un anciano atrofiado empotrado en una silla de ruedas con evidentes muestras de asco por estar siendo agobiado hasta por el nieto mellado de seis años para que firmara unos papeles para poder sacar dinero de su cuenta.
Rajoy no paraba de reír ante todos esos cabronazos que cuando reparaban de su presencia tumbado en el césped sonriendo le dirigían una mueca de espanto y se alejaban insultándole porque no les gustaba lo que veían.

Mientras disfrutaba Rajoy de esos relatos cortos de la vida, el día se fue apagando y aconsejaba recogerse en un lugar seguro.
En la calle de la Asunción vio como salía de un cajero automático una chica joven de vall´duixó que le daba a su chulo gitano 50 euros.
Se sentó en un banco que había frente el cajero y espero. El cajero en una hora no tuvo más visitas, así que se metió para no sentirse expulsado del mundo cualquier persona necesita un sitio donde recogerse. No tardo en asomar una cara de lumpen sobre el cristal, tenía el rostro aceitunado y un acento a amanistas muscarina cuando empezó a revindicar sus principios morales:

Amorlar jaripe al atabasado.
Arrejai españa 2.000 ni uno más.

Antes de darse cuenta ya tenía encima a un grupo de chicos de bien de texas dándole una paliza.
Rajoy les gritaba espantado:
Esto por qué,
si yo soy como vosotros.
Solo soy una persona que ha dejado que las cosas vayan como van. Os aseguro que no hay diferencia entre mi y  entre vosotros.
Sin embargo esa mezcla se sorpresa, aturdimiento, espanto y orgullo que manifestó Rajoy hasta el último momento de su vida no le sirvió para salvarlo de las llamas del odio nacido de la estupidez y la abominable miseria moral donde viven las criaturas humanas por la cuales es difícil sentir compasión.

Cani_prototipo
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
La noche del cajero automático. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s