Somos la vall somos merinos

don quijotesom la vall II

decir esto: somos la vall, es lo mismo que decir somos merinos, entonces: ¿ cómo es posible que antes que yo lo haga, no lo haya dicho antes nadie del pueblo tan fuerte y claro como yo lo hago?
¿ Es que hay temor a balar de semejante manera?
O es que el merino,¿ ha cobrado tal conciencia de Don Quijote que se cree un ejército que puede ser salvado siempre por el pastor?

Aquellos pastores del pueblo ibérico, dotados de un gran sentido común para la codicia, el recelo , la rapiña, y el comercio. Pastor que sobre el talud ibérico nunca descansa. Siempre inquieto, intrigante y receloso a cuanto pasa. El mismo pastor que predica en misa, en el casino, en el burdel, ante los merinos sin creer en nada, más que en el arco y la flecha vertical con los que los dirige, y que  siempre recela que algo cambie, sobre todo cuando el soñador enviste con alabarda y ristre hasta caer vencido. mientras el merino, horda, masa, pueblo de rumiantes, pasa rudo junto al soñador vencido que intento mejorar la raza.

memoriaimages
Puesto Dios al merino sobre la suerte de la paz, a merced de la del sacrificio del pastor y del labrador. El mismo que hace de la tierra guerra, y que cuando quiere la olvida y cuando le interesa la resucita, apelando siempre al egoísmo del merino, que se deja conducir hasta los pastos incendiados, o a lo  alto del barranco, donde uno tras otro van cayendo al precipicio. Es la fisiología del merino, un comediante de la ley de vida, por los siglos de los siglos  en el andamiaje humano haciendo malabares carniceros ante los lobos, e hipotecando su conciencia. Como  tal modo la hipotecaron los pastores y los agricultores. Por codicia vendieron los prados, desde los altos pinares hasta los fértiles naranjos, a la orilla de los anchos mares.

1179784806_850215_0000000000_sumario_normal08
Una década alumbró esta hoguera de cemento,sobre aquel tahúr de la selva feliz, del que ahora perdida la partida se escucha el resurgir del balar.
El balar del cordero tarzan, el balar de podemos, el cantar del mio cambio, sin que el merino de estos campos deje de cambiar sobre el camino conducido.
La solución solo puede ser una: dejar de ser merinos y ordenar bien las cosas.

Y como solución no puede ser nunca una, como la mentira nunca es una si no que vienen en bandadas, una tras otras hasta hacer una montaña donde se encuentra arriba del todo nuestro merino, apuntamos otra: volverse el merino lobo.

1236802678_850215_0000000000_sumario_normal06
Angelilo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Somos la vall somos merinos by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s