2015, una odisea espacial en el coche fantástico.

david_hasselhoff-night_rocker2001-apewithbone-copy
Ejecución de Jhon-
estas palabras escritas en rojo aparecieron escritas sobre el fondo transparente gelatinoso de la pantalla de plasma del ordenador del coche fantástico que recorría la ancha meseta castellana.
El motor de 800 caballos del coche fantástico le hacia avanzar por la soleada autopista a velocidad de crucero de avión a punto de despegar, solo gracias a sus grandes alerones traseros no elevaba el vuelo.
El sol incidía en su chapa monolítica negra, produciendo destellos como los de sus luces rojas colocadas bajo la matricula, que como una armónica daban la nota recorriendo sus led de una parte a otra sobre el guardabarros. Tal era la cosa de presenciar, que mayor macarrada por la meseta castellana no se había visto desde que alguien la cruzó con unos dados gigantes colgados de retrovisor.
¿ Qué ocurre Hail ? – preguntó el teniente Miquel nueve que miraba la pantalla adormilado en el reconfortante sillón de cuero mienta el superordenador del coche fantástico  conducía  por él. Salió de mala gana de su ensoñación con Sandra, la puta Polaca de las Sirenitas con la que había estado hacía 50 kilómetros de distancia para pedirle dinero y que le diera polvo rápido.
hail volvió a colgar los siguientes mensajes en la pantalla:
ejecución de Jhon y de Tommy.
ejecución de Bronson.
Ejecución de Jack.
El teniente Miquel Nueve preocupado por los mensajes se acercó a la pantalla de plasma que empezó a emitir un misterioso vídeo por youtube. Se veía a un grupo de primitivos musulmanes saliendo de una cueva. Arrastraban  al suplicio a unos occidentales . Caminaban por una escabrosa senda primitiva en medio de un paisaje de sabana. Los que iban a ser sacrificados para su vergüenza llevaban   la cabeza cubierta de flores, todos ellos se metían en otra cueva.

EL video desaprecio súbitamente de la pantalla, surgiendo un circulo rojo que era el ojo virtual de hail que estaba escaneando las emociones del teniente. Su voz eléctrica  retumbó dentro de ese cerebro rodante que era el coche fantástico y el teniente Miquel Nueve.
teniente, ordene dar voz al vídeo- aparecieron estas palabras escritas de forma irónica con el dibujo de un cable en la pantalla . El teniente para dormir y no ser molestado había ordenado navegar en silencio durante la hora de la siesta a hail, debido a que el  mecánico del cuartelillo-fundación de la VT había programado a hail 2.000 para que cuando el teniente se durmiera despertarlo. Aunque el sindicato de la guardia patrullera había encontrado el cable para desconectar la voz a la hora de la siesta.

Voz hail- ordeno el teniente de forma socarrona uniendo el cable suelto.
conectada la voz volvió el vídeo  con imágenes de los mismos musulmanes dentro de la nueva cueva gritando en estéreo en su idioma. Parecían querer despertar un gran monstruo, que salió del fondo de la cueva entre grandes palmas de los moros. los rehenes iban a ser devorados por un caimán que vivía en el fondo de esa cueva. lo más nauseabundo de todo aquello llegó a oídos del teniente. Sintió entonces unas profundas ganas de vomitar.
Sonaba el himno Nacional de España  en el vídeo mientras el caimán se comía a unos horrorizados ingleses.
Hail , esto es una profunda amenaza al estado español. Debes declarar el nivel de emergencia por terrorismo.
¿ Cuánta gente ha visto este video?
Tres catalanes y dos vascos mi teniente- le respondió hail.
!Me lo imaginaba! solo esa gente puede cosas así-exclamó el teniente Miquel Nueve.
¿ Puedes rastrear el IP y llegar hasta ellos hail?- preguntó el teniente cuyo rostro se había vuelto severo y grave, que era lo esperado en alguien de su cargo y responsabilidad.
Lo intentare Miquel, pero será dificil- respondió hail con su habitual voz fría digital que parecía no poseer sentido del humor. Quitó el video haciéndole un guiño eléctrico con su ojo rojo.
Analizando sus vectores le dijo :

descansa Miquel Nueve, noto por mi escaneo que te ha subido la temperatura . ¿ Quieres que encienda el aire acondicionado y te sirva un gin tonic para rebajar la tensión?
el teniente sin entender la ironía de las palabras del ordenador le respondió:
Agitado y con aceitunas rellenas, a lo español, y me sirves un pincho de tortilla, ahhh… y en el próximo bar te paras que quiero tomarme un carajillo como dios manda para tranquilizarme- que tú no sabes quemarlos hail-  Por cierto ¿ te queda en el cenicero dinero de la gasolina que ha dejado el tesorero de la fundación para emergencias?
Estos último produjo que el ojo rojo de hail se volviera rojo intenso. quedó fijo en silencio mirando al teniente sin que este comprendiera los sentimientos del ordenador.
el teniente desabrochándose  la camisa del uniforme se hundió en pensamiento funestos sobre el asiento de cuero mirando a través de  la ventanilla los campos de centeno de castilla que amarilleaban bajo un sol que era una bomba de fuego. El asfalto de la carretera parecía derretido por los espejismos del calor que hacia acuoso todo el pasaje que parecía cobrar vida suspendido en un agua trasparente  donde nadaba un águila entre cielo transparente como un manantial limpio. Una de sus plumas caía lentamente. El toro de osborne junto una cuneta cual centinela patrio, parecía moverse abanicado por los efluvios turbulentos del calor.
la carretera era un desierto estepario, cuando un par de motos de gran cilindrada se acercaron al coche fantástico.
Hail alertó al teniente que parecía dormido.

Su voz intermitente empezó a llamarlo:
Miquel,

Miquel

el radar me informa de que un par de easy rider vienen hacia nosotros incumpliendo las normativas de velocidad.

MovEasyRider7
¿ Qué aconsejas hacer hail?- preguntó el teniente con la cabeza ladeada y aburrido.
Hail hizo cálculos y consultó la legislación sobre velocidad antes de contestar.
Parar.
Y el coche fantástico que quedó parado como un asno en medio de la carreta cuando estaban a tres metros de distancia las motos cuyos conductores, cada uno de más de 120 kilos,  salieron volando por encima del coche fantástico que volvió a arrancar esquivando a los cuerpos que rodaban por el asfalto mientras el teniente se descojonaba.

¿ Has filmado la escena hail? ¿ la has filmado? si subo esto a youtube me hago rico. Eres cojonudo hail.

Por cierto hail ¿ a dónde me llevas?- preguntó el teniente observando como subían y bajaban una pequeña colina de una carretera secundaria.

A una iglesia románica Miquel- respondió Hail moviendo su ojo de forma veloz y rápida sobre el rostro del teniente que estaba acostumbrado a dejarse llevar por hail, al igual que  por sus superiores.
¿ A una iglesia?- se respondió desconcertado.Pero tampoco quiso averiguar más. Se volvió  a relajar en el asiento de cuero mientras hail le ponía más vídeos del mal de youtube.

El teniente los miraba con pánico preguntándose donde había quedado la virtud del mundo.

El mundo es un pozo lleno de miseria sin arreglo- le dijo a hail viendo vídeos de youtube, creeme, se que tú no me puedes comprender por ser un ordenador. si fueras humano como yo llorarías.
O reiria- le respondió hail con un emoticono de la risa en la pantalla.
Qué respuesta tan rara hail- contestó el tiente asombrado por esa respuesta que era humana. Entonces le pasó algo por la cabeza al teniente, y empezó a mirar al ordenador de forma extraña. En la  imaginación del teniente se desató algo, ¿ qué era? tras hacer introspección se dio cuenta de que sentía una intuición, un pensamiento. hacia años que no había pensado por si solo. Se dedicaba desde hacia mucho tiempo a obedecer. Al principio le empezó a doler la cabeza, luego a sentirse extraño. Después empezó con curiosidad  a explorar cuanto le rodeaba como si fuera algo desconocido. El techo del coche , la puerta, el ordenador.  No tardo al pensar, en llegar a la conclusión de que estaba  atrapado, y eso le hizo ser ágil a su memoria que empezó a repasar los últimos acontecimientos: el vídeo con el himno español, el asombroso vídeo del niño y el perro. Había en esos videos algo de humor tipo patibulario, algo que no concordaba con la realidad. una burda ficción de la vida. ¿ era eso youtube?
En esos momentos hail había dado orden de captura a las fuerzas del orden publico a la gente que había visto esos vídeos. Pero, ¿y si esos vídeos estuvieran manipulados por hail y hubiera sido el propio hail el que copio  y pego el himno español sobre imágenes de una película alternativa? Sus compañeros al igual que los jueces no iban a darse cuenta hasta el juicio de que era ficción, pero la defensa, si lo tendría en cuenta, y si salía esto a la luz, jueces y policías serían otra vez el hazme reír de España.¿ Lo había hecho todo hail para reírse de ellos?

no quedaba duda, era un superordenador cínico.
Hail para- ordenó el teniente Miquel Nueve.
Hail que estaba leyendo sus labios mientras hablaba solo pensando no le contestó.
HAil te he dicho que te pares- le volvió a ordenar.
No puedo Miquel. Pararé cuando lleguemos a nuestro destino.
EL teniente silencio. Ahora estaba completamente consciente de que era un prisionero dentro de una maquina.
el coche fantástico se deslizaba fantasmal por la meseta, su color cambiaba al igual que su matricula cuando se encontraban con el radar o los helicópteros de la DGT.
Al atardecer, cerca de Quintanilla del campo , ya casi sin gasolina, en medio de un socarral de algarrobos donde había una pequeña ermita, el coche fantástico paró.
EL teniente miraba desde detrás del parabrisas, hacia horas que hail y él no se hablaban. Pero el teniente preocupado por su seguridad personal decidió romper el hielo:
¿ Qué hay dentro de la ermita?
Más hail riendo le contestó:
Tu Dios, ¿ qué no crees en él?

Monos-Hrz
esto le produjo mucho resentimiento en el teniente que acusó a hail de ser de izquierdas.
Antisistema- le grito bajando del cache pues hail había abierto la puerta.
Te hace falta fe y estar acorde con lo que predicas- salmodio  Hail cuyo motor rugió furioso de tal modo que el teniente se asustó y se metió dentro de la iglesia de un salto. La campana empezó a tocar de forma frenética pues hail 2000 estaba conectado a todas los ordenadores de la iglesia y dominaba el relé de la campana eléctrica de esa ermita.
Metiendo la marcha trasera, el coche fantástico retrocedió como si viajara al pasado. su espíritu se le mostraba como prisionero de un mundo que le rechazaba y que era incomprensible para él, pues sus misterios excedían a la lógica computacional. Dentro de sus cilindros había un ser humano indomable que aspiraba a la libertad, pero que no podía salir de esa chapa, y que había sido cómplice y participe de muchas atrocidades en nombre de la seguridad.

Ahora lo comprendía.
en la pantalla de hail 2.000 estaba escrito a modo de evangelio:
Tú muerte hail ha llegado. Las campanas doblan por ti.
Hail se dirigió con toda su fuerza de 800 caballos  contra la pared.

maquinas

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
2015, una odisea espacial en el coche fantástico. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s