Los señores de los sillones y el poder de la vara.

Posted: June 14, 2015 in educación
Tags: , , , , , , ,

Los señores de los sillones y el poder de la vara.

11430264_996107977067414_5240013115558320887_n
En el final de los tiempos, en la cuarta edad también llamada año 2015, la era en que tendría que llegar el cambio y la justicia social, que se había iniciado en pleno crepúsculo de la humanidad con un lenguaje del pacto, de la integración de los diferentes pensamientos y sensibilidades dentro del poder. El mismo poder que en la edad anterior, la que engrasaron en sus maquinas a golpe de tecnología, multinacionales y fuego,  los señores fascistas, que desde sus butacones había hecho naufragar para que subiera la bolsa, a tres cuartas partes de súbditos de la zona España. Un país de medianos convertido en enanos. Pero aquello parecía ya quedar atrás, y que era posible que medianos y enanos llegaran a ser grandes señores.

Tomaron para este fin asiento en la alcaldía de Vall d”Uixó la preciosa Itania, cuya voz  sonaba cómo el sonido de las arpas. Unió a su alrededor  las diferencias sensibilidades que escucharon su música con agrado. También lo hizo Ulijuli,  que era una persona comprometida que amaba por encima de todo las montañas, y los seres que allí moraban: tórtolas, liebres, incluso alguna ardilla que quedaba en vall d’uixó. El poder el ayuntamiento para el cambio, lo cerraba el campechano, pero siempre preocupado por los medianos :Antonisino Mantente.
Los tres tenían la responsabilidad de cargar con la vara de mando.
Pero la vara de mando es traicionera.

Vibra en las manos cómo si tuviera vida propia, y desune las voces.

anillo_bells_cap_8

Emana de ella un calor que reconforta, y a ella acuden gente educadas, agradables, que son recibidas en los despachos de forma amistosa. Suelen llevar consigo estás personas una gran cultura. Muy superior a la de los enanos y los medianos, que pocas veces o ninguna acuden a los ayuntamientos a proponer algo. Estos hombre son atraídos por la vara de mando.  La vara de mando los busca, los elige, los condena, los somete. Los elegidos hablan diferentes lenguajes, también hablan de forma muy humanitaria, que es el lenguaje de la vara. Se muestran preocupados por sacar de la miseria a la población, pues ellos y la vara son astutos. Nunca dicen que  van a explotar a un pueblo, o que se quieren hacer ricos. ya que por su aspecto de riqueza no parecen que necesitan nada de nadie. Por eso, sus discursos llenos de elocuencia, buenos deseos,  en los ayuntamientos son muy apreciados. Consigo suelen llevar alguna carpeta de buen aspecto, generalmente de piel, cómo sus zapatos. En las conversaciones se piden algunas cosas, se ofrecen otras. Siempre tienen interés por ver y tocar la vara de mando, y parece que la vara de mando necesite estar en contacto con ellos también. En estás agradables visita se sella un pacto, un pacto que no se ve, que corrompe aunque no se llegue a ningún acuerdo.
Por eso Zaratustra cuando se entero de boca de un mediano que alcanzó la cima del monte Pobreza donde estaba comiendo unas ortigas de la investidura de Itania se subió a los hombros de un enano discapacitado, pues el camino era largo y pedregoso y lo aguijoneó para que corriera monte abajo para advertir del peligro de la vara de mando.
En su camino encontró a pobres desgraciados haciendo versos a la bella Itania, Ulijuli y a Antinisino Mantente.
Zaratustra se horrorizó de que fueran tan ingenuos los enanos, y sobre todo, que dejaran que fueran otros los que solucionaran sus problemas con la vara de mando.
¿ Cómo no veían que el problema del mal nacía de la vara misma?
La vara era un instrumento inventado para golpear sus lomos.
Zaratustra que era muy de dar ejemplo le grito al enano:
Detente hermano.
y se bajo de sus hombros para hablar a un campesino que frente a sus hortalizas  daba gracias al cambio de gobierno pues serían más sensibles con el tema de la agricultura.
Cogió una vara y empezó  a pegar  con esta al campesino:
¿ de verdad crees que van a cerrar el mercadona y las grandes superficies comerciales, quitar las concesiones privadas de agua a la sociedad de regantes que se ha apropiado de muchos manantiales y cobran un precio abusivo?
Te dirán que no pueden cambiar estas cosas por haber rubricada una firma del equipo anterior, cómo mucho te comprarán una lechuga a titulo personal ,y dirán que no obstante están contigo.

despierta idiota, despierta.
Toma, toma,

y empezó cómo un loco Zaratustra a fustigarle con gran ternura y devoción hasta que el   campesino comprendió lo que quería decir Zaratustra, y así le respondió lleno de sabiduría adquirida por el sabio:
Ahora veo que tienes razón, y que lo único que se puede hacer es proclamar la anarquía y eliminar la propiedad.
Entonces Zaratustra volvió a subirse a lomos de su enano hasta llegar al ayuntamiento donde celebraban la investidura un  numeroso grupo de gentes.
Al ver a Zaratustra todos se alegraron de su presencia e hicieron silencio, pues su opinión era muy respetada por lo sensata que era.

imagesenanos
Montado sobre el enano miró a lo alto del edificio donde estaba la bella Itania que le observó con ternura.
Más Zaratrusta así habló a las gentes del balcón.
Itania, debes montar en un enano y cabalgar hasta lo alto del monte Pobreza, allí debes sembrar la vara de mando. Al día siguiente Ulijuli y Antonisino acudirán con dos regaderas rojas y la regaran. La vara de mando germinará y se convertirá en un gran árbol que dará fruto para los hambrientos. A sus ramas acudirán los pájaros que no temen al poder. No acudirán a lo alto del monte pobreza ningún señor oscuro, pues todos huyen de allí despavoridos.
El camino es pedregoso, está lleno de animales peligrosos y arbustos que pinchan.
Pero es el único medio de destruir el poder de la vara.

entonces, entre esa gente paso lo que nadie esperaba.
Itania miró la vara, la vara vibraba en su mano, sus oídos dejaron de escuchar la voz de Zaratustra, un profundo fuego pasional se desató en sus bellos ojos. Sintió una llamada, una voz que salia de todos los lados y de ninguno. Empezó a desvanecerse. Ulijuli lo notó, y coloco sus brazos para sujetarla. Los enanos y medianos se asustaron. La vara rodó por el balcón hasta llegar a los pies de Antonisino que la cogió.

Algo debió pasarle al coger la vara Antonisino, pues hablaba solo.
Toda mi vida he luchado contra ti, y ahora te tengo,

¿ o quizás me tienes tú?

que extraño poder es el tuyo, solo eres una vara, sin embargo…
Antonisino miró a sus vecinos medianos y enanos que estaban despavoridos.
Los gestos de Antonisino denotaban una gran lucha espiritual entre sus deseos, y el bien común, entre él y los demás.
Antonisino- gritó Zaratustra- debes llevar la vara al monte pobreza cuanto antes, yo te acompañaré.
rápido, antes de que sea tarde y sucumbas a su poder, hay que plantarla.
Pero Antinisino dudaba, con ella caminó hacia dentro del ayuntamiento, despareció de la vista de todos.
4351600_640px
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Los señores de los sillones y el poder de la vara. by Ángel blasoc Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s