Los Nadies: el nuevo horror de ser Michael Jackson

Posted: June 13, 2015 in educación
Tags: , , , , ,

Los Nadies: el nuevo horror de ser Michael jackson

el nuevo rostro del horror: ser otro

el nuevo rostro del horror: ser otro

No deseo aburrir a nadie contando la historia de los Nadie, pero necesito hacerlo aunque sea para continuar siendo un ser humano racional en ese nuevo rostro del horror que estaba viendo en mi viaje a Valencia y que había imprimido la crisis económica en las caras, gestos y cuerpos de la gente con la que me encontraba. Perecían que les hubieran puesto una plancha de plomo candente sobre el cerebro y fueran otros.

Me encontré en la calle Cuba a Michael Jackson. La gente pasaba por su lado sin prestarle mucha atención mientras actuaba, le tiraban alguna moneda más que nada por compasión. Yo arrastraba mi bicicleta del manillar. Me parecía tan patético ver a Michael Jackson con rostro de gitano, cantando Billie Jean con tonalidad flamenca y dando palmas cómo si aquello fuera la macarena o la verbena de la paloma, que me pare frente a él para asegurarme de lo que veía.
Hola primo- me dijo con una amplia sonrisa, y añadió:

– ¿ puedes ayudarme?
Yo le respondí con sinceridad :
No se que puede necesitar michael Jackson de mi.
Venga tío enrollate- replicó empezando a bailar cómo si fuera un loco salvaje dando unas horrorosas palmas y brincos- te enseñare a bailar el moonwalker-
Yo sentí una profunda pena al ver sus muecas, sus gestos, su incesante tatareo calorro:
Billie jean,

uo, uo, ja,
dice que soy el padre,
pero solo soy su amigo.

ua, ua, ua.

gua, gua, gua,

al guru guru guru guru.
Cómo si algo en su cerebro se hubiera desconectado en medio de su frenesí animal, de repente dejo de bailar, cayó al suelo cómo si lo hubiera detenido la guardia civil.  En posición de rodillas, de forma  semejante a un animal , pero humanizado al poner las manos en la cara comenzó a llorar amargamente.

!Joder! Exclamé.

electra
Apoye la bicicleta contra un contenedor de basura todavía caliente del incendio que había sufrido seguramente por la noche tras el partido de fútbol. Esto se hacía a modo tribal en señal de victoria de algún equipo primitivo. Salia aun de la tapa medio calcinada una pequeña columna de humo blanco, la pared del contenedor donde apoye la bicicleta estaba intacta , a diferencia del lado contrario que tenía un agujero donde se veían bolsas de basura derretidas.
¿ Qué te pasa muchacho?- le pregunte conmovido mirando sus ojos negros repletos de amargas lagrimas que me llegaron al corazón. observe su rostro ovalado aceitunado. Calcule que no debía tener más de 16 años, aunque parecía mayor debido a lo largo que llevaba el pelo que le llegaba cómo si fuera una mujer casi hasta la cintura. Era un joven hermoso, daba mucha pena verlo en ese estado de agitación. Con mi ayuda pudo levantarse apoyando sus brazos sobre mis hombros. Me sentía cómo si llevara a un herido de guerra a cuestas.
En un lugar discreto, que era un bordillo que se adentraba hacia un callejón sin salida, nos sentamos para hablar.
Yo no tenía ni idea de quien era ni que le pasaba. De lo que estaba seguro era de que no era Michael jackson, si no otra persona,  con sus peculiaridades especificas, pues cualquier individuo es diferente del resto,  y esta creencia debe unir a la gente en vez de separarla.

¿ Puedo preguntarte quién eres hermano?- le dije esperando que me dijera su verdadero nombre, más me asombró cuando insistió  que era Michael Jackson.
Quizás no debiera haber dicho lo que dije, pero se me escapó sin darme cuenta de que podría herirle cuando le pregunte:
¿ Acaso no crees en ti que tienes que ser Michael Jackson?
Pero fue él el que me desconcertó cuando me respondió:
Acaso alguien cree en si mismo.
Entonces pasó cómo una plaga de langostas varios curas, un moje tibetano, varios muchachos con la camiseta de Iniesta, una chica vestida cómo Madona.

Mire a mi alrededor sobre ese inmundo callejón donde toda la ciudad pasaban ante mi fingiendo ser otro.
Un grito de horror subió por mi garganta sin salir de ella.

angelillo y sus amigos

Había algo siniestro en esa gente fingiendo ser otro y renunciando a su propia identidad, imagine que gente así sería capaz de hacer cualquier locura, y lo harían pensado que lo hacia otro pues no eran capaces de ser  ellos mismos.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Los Nadies: el nuevo horror de ser Michael jackson by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s