La odisea social.

1431102400_071549_1431102791_noticia_normal

para el club del desahucio, información escuchada la cadena ser.
http://cadenaser.com/programa/2015/05/08/a_vivir_que_son_dos_dias/1431102400_071549.html

La siguiente historia está ambientada en el caso de la cadena ser y otro parecido de castellón..

Simón iba de la mano de un recién licenciado de psicología en prácticas a un internado sin tener claro lo motivos de porqué le separaban de su madre y le iban a meter en una institución para niños sin hogar o de hogares que representaran una amenaza real para la seguridad e integridad del menor. Al estudiante de psicología no le extrañó que le hubieran quitado la custodia a la madre de Simón.
Según un fragmento del expediente:
“mujer diagnosticada con un trastorno de esquizofrenia, toma todas sus medicaciones y según el informe psiquiátrico está  equilibrada”

No fue una crisis de su enfermedad el motivo de que le quitaran a su hijo, si no el haber acudido a los servicios sociales solicitando alimentos. Al licenciado de psicología que hacía sus prácticas obligatorias de fin de carrera en:
Instituciones españolas para la infancia responsable»
le habían encargado el acompañamiento del menor al centro.
A Fernando, el ya seguro licenciado en prácticas, no se le ocurrió pensar que cuando acudió la madre de Simón a los servicios sociales en un caso de necesidad , era una muestra de adaptación y preocupación por la situación. EL licenciado de psicología pensaba todo lo contrario, al igual que la asistenta social que denunció a la madre de Simón, el acudir a los servicios sociales era la prueba de la baja capacidad de adaptación.

Simón observó los ojos de Fernando que trataba en todo momento de darle ánimos y decirle que lo conducía a un lugar seguro. Fernando que estaba convencido de lo bien que se estaban haciendo las cosas en ese caso, no se percató del espanto en que se encontraban los sentimientos de Simón , al igual que los de su madre que lejos de allí miraba por la ventana la calle después de que le hubiera quitado a su hijo.
Fernando y Simón llegaron al edificio de instituciones españolas para la infancia responsable.
La primera imagen que tuvo Simón fueron dos policías naciones junto la valla custodiando el edificio con una metralleta sobre las manos. tras pasar la reja, ya en zona de instituciones de España, se abría un pequeño patio jardín adornado con unas palmeritas pequeñas cuyas hojas movía la brisa de los días de poniente de mayo de Valencia. Había también varios columpios ocupados por niños de aspecto triste que jugaban con trabajadores vestidos con batas blancas cómo la de los médicos, que les organizaban los juegos.

Simón escuchó cómo uno de los hombres de bata blanca para darle la bienvenida echando del columpio a un niño gitano le dijo:

Ven que te columpio.

Simón sintió ganas de llorar al ver cómo el gitanillo bajo del columpio mirando el suelo y ese hombre de mediana edad, pelo blanco, grandes hombros y la nariz partida, le invitaba a columpiarse señalando con su dedo el culo del columpio mientras le gritaba que fuera a columpiarse.
Fernando notó que se encontraba triste Simón, y para animarlo le dijo sonriendo:
Ve con ese hombre para que te columpié,  verás que bien lo hace Simón,  se gana la vida así.
Simón obedeció y montó en el columpio.
Los niños del patio vieron cómo el celador Rocky que antes de ser trabajador del centro había sido boxeador después de que lo soltaron de instituciones españolas para la infancia responsable. Volvió 8 años después de cumplir los 18 tras perder todos los combates de la vida en los que había participado.

¿ que tal estás muchacho?- le pregunto Rocky mientras lo mecía.
Simón no dijo nada.
¿No quieres hablar eh amiguito?- le pregunto rocky comprendiendo sus sentimiento-. Está bien amigo, cómo quieras.
El director de instituciones española para la infancia responsable salió al patio a recibir a Simón. Llevaba el expediente del chico en las manos.
Rocky paró de columpiar a Simón al ver al jefe. Simón sentado en el columpio observó el rostro rasurado, redondo, y para él siniestro, sobre todo por su imaginación excitada por las circunstancias, que tenía el director. Lo que guió a esta percepción tan desfavorable del director fueron  las gafas que llevaba puestas:  pequeñas y redondas, del tipo del de las películas de nazis de la Gestapo que contrataban con ese aspecto de fingida amabilidad.
Sonrió el director mostrando una mueca falsa que espanto a Simón que solo pensaba en su madre.

El director le tendió la mano dirigiéndole  unas palabras ante un aterrado Simón que con sus nueve años, enclenque en fisonomía, y muy apegado a los sentimientos de su madre había entrado en un bloqueo mental que le llevo a no hablar.
Simón- exclamó el director satisfecho de la institución- estas de suerte. veras cómo tu vida empieza a mejorar. Lo importantes es que aquí conozcas nuestras reglas, reglas que te ayudarán mañana a ser una persona valida para la sociedad y a defenderte.

Simón miraba la valla imaginando que escapaba.

EL director lo llevó a que viera su cuarto.
El niño observo una cama con una sabana con dibujos de cohetes espaciales, una mesa de estudio una silla, había una puerta blanca cerradas que daba al cuarto de baño. Recordó su cuarto con su sabana de dibujos, y los cuentos que le leía su mama trabándose a veces, y ella misma se reía de los líos que se hacía. Su madre y él jugaban a interpretar esas historias, y les daban un nuevo sentido, muchas veces místico gracias a la enfermedad de su madre, y ambos se reían.
¿ qué te parece?- le pregunto el director A Simón
Simón miró al director lleno de terror sin hablar pidiendo que lo sacara de allí.
El director pasó su mano por el cabello de Simón y se despidió de él tras cerrar la puerta. Fue a buscar a Fernando a intercambiar opiniones.
Fernando estaba en su despacho preparando un informe para quitar tres chiquillo una mujer se prostituía cuando entró el director y le preguntó a modo de protocolo para su expediente.

¿ que crees que tiene el nuevo?

Fernando levantó la cabeza del informe.
Está traumatizado y no habla seguramente por haber vivido con una madre con esquizofrenia. Según los informe del colegio Simón hablaba, y tiene una gran inteligencia: es hipersensible.
Hipersensible- repito el director mirando el reloj y exclamando con sorpresa :
Dios santo, son ya las tres, si es hora de irme a casa, he terminado la jornada laboral.
El director tras decir a Fernando hasta mañana y que  terminara  el informe de Simón cuanto antes, salió casi corriendo, entró en su despacho cogió la ficha, la pasó por el ordenador de fichar. tras ponerse la americana salió a la calle, arrancó su BMW, marchó  directo a su casa.
Mientras saludaba a sus hijos recibió una llamada de Fernando.
Simón se había abierto las venas con el cristal de la ventana.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
La odisea social. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s