El sueño de una tarde sin luz.

Posted: May 6, 2015 in ABC, represión
Tags: , , , , , , ,

El sueño de una tarde sin luz.

acabo de llegar a un acuerdo con iberdrola para que no me corten la luz.

acabo de llegar a un acuerdo con iberdrola para que no me corten la luz.

( para la serie libro el club del desahucio)

1326800607_g_1
El día era cómo todos de esa época de primavera en vall d´ uixó:
el cielo azul, el aire libre y cálido, la luz del sol del medio día incidía luminosa y blanquecina sobre la ventana de mi cuarto. Todo invitaba a una celebración de la vida, pero cómo me habían cortado la luz prefería cerrar los ojos, las ventanas y quedarme durmiendo en mi cuarto convertido en un calabozo.

El calabazo era un lugar lúgubre, lleno de telarañas y de polvo. Había humedad que se concentraba en las esquinas y un colchón pegado a una de las paredes. Poseía el calabozo una pequeña ventana que deba al barrio de texas. Junto la ventana había una mesa de escritorio con una libreta un boli y una silla de mimbre pegada al canto del escritorio. Tras el cristal se divisaba de fondo el mar cómo una paradoja de la libertad.
La puerta del calabozo se abrió, y asomó un guardia civil acompañado de dos hombres. Uno vestido con pantalones de vestir y americana con corbata negra que llevaba mi expediente bajo el brazo, dijo al entrar llamarse Smith. y el otro  hombre que iba vestido con el mono de iberdrola. llevaba en las manos las tenazas con las que había roto el puente del contador de mi casa.
El guardia civil cerró la puerta para que hablaramos.
Smith abrió el expediente y empezó a leerme mis derechos mientras yo me giraba sobre el colchón de espalda a ellos, en señal de no querer saber nada.
Cliente número 45.55567/3456- partida penya creus, de nombre Ángel.
Presente:
Dije de forma automática sin volverme.
Smith siguió leyendo mis derechos:
se le abre expediente informativo para el corte de suministro eléctrico al que hemos procedido, a partir de ahora vivirá usted en la más completa oscuridad.
¿ Tiene usted algo que decir a su favor de por qué no pago las últimas facturas e hizo un puente a un contador propiedad de iberdrola?
Inspector- le dije yo volviéndome enaltecido por la acusación que me resultó una vez expresada en voz alta incierta, sin que se atendiera a mis circunstancias. Me coloque de rodillas en medio de la celda, dando toda la pena que pudiera. Mi voz se desgarro con tal sinceridad que si bien note que el inspector no me creyó al instante, si vi en los ojos cansados y grises del operario compasión, cómo si no quisiera haberme cortado la luz y deseará creerme cuando hice mi declaración:
Le juro por Dios, por mi padre y por todo lo que quiera que no fui yo el que perpetró tal ocurrencia, si no que fui incitado por un falso instalador rumano que me prometió que era legal hacer el puente. yo, de verdad, no sabia que no pudiera hacerse. Verán caballeros, soy un desempleado inocente, inocente, inocente.
Entonces rompí a llorar recordando todas las circunstancias por las que había pasado desde que me quede sin empleo.
Grite con todas mis fuerzas desconcertado en mi propio cuarto que era una celda de castigo:
inocente, inocente, soy victima de una estafa, de un complot, de una circunstancia sobrevenida por el desempleo.
Yo le creo Smith- silenció mi discurso el operario que bajo a gorra de iberdrola asomaba un rostro bonachón de gordo simpático de los que van al fútbol los domingos por las tardes.
El insecto Smith era un hombre duro, implacable con los débiles, con una gran capacidad de penetrar en la mente criminal. No daba su brazo a torcer ante unas palabras circunstanciales. señalándome con su dedo subordinador se dirigió a mi cómo si fuera un parásito del sistema:

gente cómo usted es la que está haciendo que iberdrola tenga miles y miles de millones de perdidas. ¿ Cree que a iberdrola le regalan la energía? se imagina si todos hicieran cómo usted y no pagaran sus facturas.
Yo no supe que responder a sus argumentos. Era cierto que no había pagado, era cierto que había mandado hacer un puente. Pero también era cierto que no tenía dinero. Qué necesitaba sacar agua con el motor del aljibe, que necesita leer a través de mi ordenador información que de otra manera no podría hacer y que necesitaba escribir mis vivencias en un blog.
Desde que entró el inspector y su ayudante a mi cuarto me di cuenta de que yo era un ser desdichado, no por carecer de luz. Había encendido la bombilla por encima de mis posibilidades . Era cuestión de tiempo que acabará cómo estaba, en un cuarto oscuro pasándome el día dormitando, soñando. Ahora tendría tiempo de pensar. al quitarme la luz era cómo quitarme también faena, no sabía la causa, pero tenía esa sensación de libertad en medio del apagón, era cómo estar muerto y resucitado.
Los dos hombres salieron cuando los ladridos de colmillo lácteo y sus patitas sobre mi lomo me despertaron. Lo cogí en brazos y me asome a la ventana con su cuerpecito pequeño sobre mi pecho:
Al abrirla vi pasar a lo lejos varios barcos doblar la punta de Orley,

escribí sobre un papel que había en la mesa junto la ventana.
colmillo lácteo y yo vemos pasar los barcos  de Ulises que regresan a su Itaca junto Penélope.
Nosotros algún día saldremos de aquí.
No se bien si lo haremos juntos, pero navegaremos recordando nuestro sufrimiento.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El sueño de una tarde sin luz. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201wordpresss.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s