El salto de la reja de colmillo lácteo.

Subtitulado amar = devolver.

Interopolamos a modo de intro dialéctico Amar=Dar

https://aranchacaballero.wordpress.com/2015/04/19/amar-dar/

DSCN0209definitivo_espadan-alfondeguilla2015
En vano me esforzaba entre los chillidos, la música y las voces de la feria de los pueblos de la sierra de Espadan que se celebraba en la localidad de Alfondeguilla, en esconder mis lágrimas a la vista de la gente con mis cachorros metidos dentro de en un cajón de naranjas sobre una mantita.
Los cachorros dormían en el lecho de su fondo intranquilos,agotados, siendo levantados constantemente por los niños que los mecían cómo luciérnagas atrapadas por sus dedos en el aire. Ellos quietos, con sus boquitas muy cerradas, menos por un pequeño agujero redondito con la forma del canuto de un botijo a modo de mueca triste y seca entre los labios, dándoles una expresión de difuntos, las patas extendidas religiosamente rígidas, a modo de suplica primitiva, y la mirada azul intensa de husky temblorosa dirigida hacia mi que la apartaba y me hacia recordarlos en el jardín silencioso de mi casa, al que llegaban tras saltar la reja y lo animaban con su curiosidad infantil, persiguiendo los saltamontes, metiéndose entre la salvia, bajo las acelgas espigadas, persiguiendo las lagartijas que se ocultaban entre las tomateras.

DSCN0214

Una niña seguida de su madre que tocaba a los perros me sacó de mi ensimismamiento.

me dijo que quería a colmillo lácteo.
Y tuvo que ser así, porqué el mundo es un lugar así.

dicen los que saben del mundo que hay superpoblación de todo: de personas, de animales, de plantas, de vida.
Y se supone que yo soy una persona adulta, y por eso se supone se que no puedo tener 13 perros en casa, y se supone que no puedo vivir sin trabajar cómo vivo desde hace años.
Así que allí hacia lo que tenía que hacer, lo que había ido a hacer, buscar un hogar a los cachorros, lo más sensato, lo más racional, lo más humano y lo mejor para todos.
Creo sinceramente que es así.
Yo mismo por eso di a colmillo lácteo, y él se fue.
En el cajón había ahora tres cachorros de los cuatro que lleve.

DSCN0215
Consciente del mundo, intentando huir de esa tumba que son los sentimientos, me entregue a ver el mundo exterior para salir de mi tumba. Resucite viendo los mercaderes cambiando mercancías por dinero, a las muchachas con faldas cortas perseguidas por la mirada de los chicos.
Al cabo de una hora, volvió la señora que se llevó a colmillo lácteo. Lo hacía sola, sin su hija rubia con coletas y un lazo rojo en el pelo.
-Toma ( me dijo)  te lo devuelvo, no hace más que llorar desconsolado e intentar saltar la reja del jardín.
Y lo dejó en el cajón sin que yo le dijera nada.
Me restituía lo que era mío.
Volvía a dejar la ofrenda de donde la sacó.
Le molestaban los sentimientos del animal.
la niña no estaba, imagine que la niña seguramente estaría llorando en su cuarto.
Pense,
«espero que no le moleste que llore su hija y la tire de casa”
Colmillo lácteo se acurrucó entre sus hermanos, buceo entre sus cuerpos hasta el fondo del cajón intentando que le dieran sepultura a la vista. Todos estaba muy unidos y sepultados, unos sobre otros, ninguno ofrecía su rostro. EL  humano interesado que se asomaba solo veía lomos, pequeños rabos y patas, sin saber a que perro pertenecían. Pues ninguno de ellos osaba moverse un milímetro de su posición, ni  alzar la mirada fuera del cajón. Comprobé que tenían los ojos cerrados con mucha fuerza para no ver el mundo que les envolvía. A colmillo lácteo lo reconocí por  su lomo jaspeado blanco y marrón temblando de pavor.
Yo levante el cajón de naranjas con los cuatro animales dentro y me los puse al hombro.
atravesé toda la plaza de Alfondeguilla cargado, caminaba casi llorando, muy entristecido por los sentimientos que sembraban mi pensamiento, y en un estado de  somnolencia. No llame por teléfono a mi amiga María que me trajó con su coche a Alfondeguilla, quería volver andando con los cachorros a cuesta a modo de penitencia.

IMG_1502
El calor, el sudor, el peso de los cachorros y el no haber comido nada desde el día anterior me hicieron detenerme a descansar  bajo la sombra de un algarrobo. Por encima de nuestras cabezas pasaban los coches por la carretera. Al tomar tierra el cajón de naranja salieron los cachorros empezaron a explorar el mundo alrededor de la garrofera. Pequeñas matas de tomillo de moradas hojas muy olorosas, verdes y espinosas esparragueras, arena de las crecidas del barranco amontonada junto la rivera, y cañas entre las piedras. Respire con alivio y satisfacción. Reí. Levante los dos palmos de tamaño y del peso de una lechuga de colmillo lácteo y lo arrime hasta mi pecho. allí durmió tranquilo, agotado. Los coches seguían pasando por encima de nuestras cabezas. frente a nosotros estaban las peñas de los enamorados. El olor a naturaleza, a barranco seco tras las lluvias, los cúmulos de nadas caóticas arrastrados por la última riada donde se servia de todo a la vista: troncos, ramas secas, cientos de cañas, latas….
Guarde mi tesoro en el cajón al recobrar el aliento, y seguí caminando cómo en una procesión llevando a cuestas a los mártires ,  nadie se cruzó con nosotros hasta llegar a casa.
Al abrir la reja salió la madre y sus hermanos a protegernos.
Y colmillo lácteo empezó a correr de un lado a otro de la casa feliz.
Angelillo de UIxó.-

unnamedimage

Licencia de Creative Commons
El salto de la reja de colmillo lácteo. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s