La ola calorra, método de introspección del holocausto.

Posted: February 17, 2015 in educación
Tags: , , , , ,

La ola calorra, método de introspección del holocausto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Subtitulado:
método de introspección del holocausto nazi para los países de la periferia Europea a través de un articulo de Lara Cardona.

http://espadaniques.blogspot.com.es/2015/02/espadanics-camps.html#comment-form
Intro
El siguiente texto está basado en la publicación de un articulo de Lara Cardona sobre los españoles en campos de concentración alemanes. Ella emplea una metodología histórica para sacar a relucir estos hechos, yo empleo un “no método” para unir aquellos hechos a los episodios actuales de nuestros pueblos, y los recientes sucesos de filonazismo.
I.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Nunca en mi vida había tenido la sensación de respirar bajo  higueras y  barrancos acunados por una dulce melodía de los juncos, cuyas raíces maman de las oscuras aguas de las acequias que se emparientan umbilicalmente con el mediterráneo, una atmósfera tan siniestra y vil, tan alejada de la verdad, enferma y enfangada.

Junto al humo de las hogueras cercanas a los naranjos y las olas del mar, donde el paisaje próximo a la costa es de arrozales, bañados por una luz transparente, blanquecina, luminosa, mansa, que forma parte de un paisaje tranquilo, donde los pacíficos rebaños de los toros de almenara pacen mientras los jóvenes de nuestra tierra:

dialogan.

mi abuela

Morenos, bajitos, aceitunados, vigilaban las trampas para cazar anguilas con un ojo, y con otro la carretera por si venía la policía medioambiental. discutían con una botella de vino en la mano sobre el principio de insuficiencia de otros seres humanos, y su derecho a ser humillados al ser indignos a sus ojos por esa insuficiencia.
Nuestras miradas se cruzaron un breve instante. En seguida la apartaron de mi con indiferencia. yo iba montado en una bicicleta, y mi aspecto era el de un deportistas de su misma raza. Mi fisonomía  era cómo la de ellos, así que no tenía nada que temer de ellos, ni ellos de mi. Eramos gente con la misma sangre, nacida en ese mismo medio, acostumbrados a ver los mismos inacabables encendidos atardeceres, a escuchar la misma música de las olas chocando contra la orilla, y el silbido de las filas de cañas sobre las orillas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Recuerdo, que al apearme a ver el paisaje con tranquilidad, me impresiono la figura de un enorme cormoran negro con las alas abiertas, cómo si fuera cristo crucificado. Estaba sobre un poste en medio de las aguas poco profundas de una charca pantanosa de un arrozal. Cientos de gaviotas alertadas por mi presencia empezaron a volar a su alrededor, sin elevar mucho el vuelo, dieron una vuelta en circulo sobre la charca, y volvieron otra vez a flotar en aquellas tranquilas aguas.
Escuchar a estos jóvenes era cómo estar en el infierno en medio de ese paraíso natural.
Estaba roto el equilibrio, abierta la herida por la que se unían aquellas personas.
Recitaban al borde de la orilla de esas aguas repletas de charcos con lodo, las ideas de los nazis. Las misma ideas que difunden más o menos veladamente los grandes medios de comunicación y las autoridades políticas y policiales, paranoiados con el chavismo y el socialismo, podía una vez más, comprobar hasta en el lugar más tranquilo, cómo penetraban ahora por el sur, curiosamente humillado por los alemanes.
Vall d uixó está repleta de nazis, lo testimonian sus paredes de barrios pobres y marginales llenas de esvásticas, los lapsus línguae de declaraciones de las autoridades, el análisis con metodología de psiquiatría aplicado a la estructura matalingüística de los textos de los periodistas de los grandes medios de comunicación, las detenciones guiadas por motivos ideológicos de los jueces, la negación a abrir las fosas comunes de la guerra civil, y las declaraciones ya directas de los farandules marginales en los bares y discotecas diciendo:
Yo también soy un nazi.
Al igual que la vegetación crece sobre el lodo repleto de muerte de la que surge la vida sobre su predecesora, que se olvida tras su muerte.

se olvida que muchos españoles fueron llevados a los campos de exterminio, y se convirtieron en humo sus cuerpos saliendo de una chimenea delante de los nazis que completaban cómo se evaporaba un ser humano.
EL drama da risa.

Parce un chiste, vidas y vidas humanas saliendo de chimeneas,  convertidos en humo.

De igual modo que el humo que salía de la hoguera de esos jóvenes que se divertían pescando anguilas , y querían exterminar a los inmigrantes por ser según ellos seres indignos de vivir en España.
Me gire hacia ellos y los contemple:
ninguno era todavía un asesino.
Pero estaba en ellos la idea flotando,

estaba en su corazón,

estaba en su mente.
Lo olía:

subía,

subía,

la idea.

afloraba cómo el nivel del agua de los arrozales que ahora se inundaban por la mano de un hombre que acaba de abrir la compuerta de la exclusa.
Solo era cuestión de hacer rodar la idea un poco más,

y la seguirían con los ojos cerrados hasta dejarse asesinar.
Se convertirían en  locura, formarían parte del holocausto. Cómo aquel enorme nazi inhumano de Treblinka, del que cuentan los testimonios de los escasos supervivientes que le gustaba ponerse de cuclillas, escondido cerca de las letrinas de los prisioneros, donde acudían a rastras buscando entre la mierda mondaduras de patatas no digeridas del todo para comerlas, y entonces,  este buen caballero nazi, se divertía sacando su pistola y  disparando en la boca.

Otra vez el drama se convierte en humor.

Para seguir riendo  del drama:

aquel niño de treblinka que fue llevado a ser fusilado junto un grupo de prisioneros, y sobrevivió. Entonces se levantó de entre la pira de muertos y le dijo a los alemanes:

señor, señor, ha fallado, por favor vuelva a disparar.

Subí de nuevo a la bicicleta, lleno de terror a lo que me rodeaba:
una naturaleza generosa, suave, fecunda.
Veleros saltando entre las olas, gaviotas bailando en el aire, patos remando en escuadra con sus patas y avanzando dejando tras de si las rayas de un triángulo.
El horror,

el horror,

el horror,

me paralizó dos kilómetros más allá, y rompí a llorar con el recuerdo del dibujo hecho por un español prisionero en un  campo de concentración alemán  que había visto publicado en el articulo de Lara  Cardona.

alfonso8 pel seu 4 aniversari al camp

Angelillo de Uixó.

La ola calorra, método de introspección del holocausto. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en wwwalgarabia.blogspot.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s