Te quiero inferior: corazones en las tinieblas.

Posted: February 10, 2015 in instrucción
Tags: , , , , ,

Te quiero inferior: corazones en las tinieblas.

La siguiente historia está basada en hechos reales de mi psiquis.

DSCN7722

Dedicado a Donovan, de quien he sabido por ponerse en contacto conmigo a través de un comentario de un poema titulado: poema a Lau Rau a través de un incendio.

apocalypse-now-estuche-metalico-original

interpolación:

Apocalypse Now ♦ El Horror (Coronel Kurtz ~ Marlon Brando)

Había oído hablar de forma incesante de un loco en vall d”Uixó al que el progreso y la sociedad habían dejado en la cuneta y los barrancos de su pueblo, sosteniendo una oscura lucha repleta de sombras, y un fascinante no saber donde estar.

vivía atrapado en un soledad primitiva y sangrienta. Sin duda su alma estaba predispuesta a sucumbir bajo el hechizo de lo oscuro, quizás por estar vacía. La soledad podía anidar y florecer en su corazón sin que algo tan doloroso y siniestro le produjera ningún efecto perturbador a su conciencia, más que el de provocar una locura coherente, inconscientemente lucida que buscaba, deseaba, y desde luego que yo temía hasta el horror. Imaginar que alguien así de inhumano era humano me espantaba, a la vez que me producía admiración.
Los barrancos abandonados de vall d”uixó poblaban su psiquis, incluso diría que habían conformado su alma. las sombras de los pájaros entre las ramas, el aleteo de las mariposas que se posaban en sus dedos, las enredaderas, las viejas raíces de los monumentales algarrobos, las emociones de los perros que le acompañaban, poblaban su mente oscura, salvaje, que cada día se sumergía más y más en unas densas tinieblas.

images (2)
Seguí su rastro por los barrancos. Había escrito con un cuchillo de campaña en la corteza de varios árboles muertos en lo más profundo de una sima casi impenetrable, cuyos troncos semejaban colmillos blanquecinos de marfil.

Amar por mí.

Su diabólico rastro y sus malditas enseñanzas se extendían entre pequeñas huertas clandestinas en los barrancos, donde malvivían sin apenas agua espinacas, rábanos, ajos… que sembraba entre la hojarasca de romeros,madreselvas, zarzaparrillas que se enredaban entre las piernas clavándose en la carne cuando quería seguir su rastro.
¿ Cómo lo hacia para no pincharse?
¿ por dónde entraba?
era un misterio, pero sin duda su comprensión de toda aquella salvaje y espantosa vegetación de barrancos le permitía meterse sin dificultad en los lugares más siniestros de vall d”uixó que desde hacía años ningún ojo humano había visto.
Tan solo las motos de trial y las bicicletas de montaña, portadores de la antorcha de la civilización, se aproximaban a su territorio para devastarlo.

DSCN8266

Las corrientes de humedad y el aire frío me sacudían el cuerpo que no estaba acostumbrado a semejante medio. El olor a podredumbre era el dueño del lugar, se mezclaba con largos intervalos de silencios en aquellos lugares estrechos, claustrofóbicos.
En aquellas lúgubres laderas, donde el sol nunca bajaba, crecía todo tipo de vegetación puntiaguda y abandonada de la mano de Dios que buscaba donde enredarse para encontrar el sol.
A veces, siguiéndole hallaba restos de simientes que había dejado para secar. Las cortezas de las vainas que las cubrían yacían junto a su simiente descascarillada, colocada dentro de secos huecos de garroferas. Otras veces encontraba su pensamiento escrito con pequeñas piedras, cómo si se resistiera en cierto modo a desaparecer de la humanidad, y quisiera dejar plasmado su idea del mundo.
Yo lo anotaba, y trataba de comprenderlo:
« las selvas avanzan en la propia civilización, hemos retorcido a esto: al salvajismo animal. Angelillo de Uixó.»

images (1)

los pájaros me observaban inquietos, avisándome de que no siguiera ese camino.
¿ A donde me conduciría?
Sin embargo yo deseaba verlo, quería hablarle, saber hasta que grado estaba loco, y sobre todo: devolverlo a la civilización.
toda aquella miseria inhumana, ancestral, primitiva, en la cual se desenvolvía su personalidad, causaba horror en mi mente.
¿ Si yo viviera en sus condiciones acabaría así?
No paraba de preguntármelo sin encontrar la respuesta.
Sin duda se trataba de una persona venida a menos, un ser inferior que extrañamente deseaba ser inferior y obtenía la fuerza en su propia inferioridad.
¿ Por que no tenía ganas de triunfar en una carrera?
.
¿ Por qué disfrutaba siendo odiado por sus vecinos que le veían moverse entre las sombras?

yo veía  en él un individuo que podía convertirse en un genio. Era posiblemente que con la instrucción adecuada pudiera llegar a convertirse en un personaje publico capaz de persuadir a la sociedad para que tuviera respeto por el medio ambiente. Sin embargo, tenía la sensación de que más bien odiaba la naturaleza.

En ocasiones había leído esculpido de su cincel y letra en las piedras cercanas a las fuentes:
Destruir todo.
destruir la tierra.
Nada debe sobrevivir.
El horror.
el horror.
el horror.

images

Desde una colina a la que trepe pude ver las maquinas de motor diésel de los hermanos ventura humear destrozando los barrancos. EL denso gasóleo flotaba por el aire junto con el ruido de las cadenas oruga arrastrando la tierra.
las piedras eran destrozadas, y nubes de pájaros huían sin duda hacía donde estaba él, oculto, espiando los movimientos de la civilización y seguramente lo míos.
Sentía que estaba cerca. Un día, en la fuente de Garrut, en lo alto de unas piedras escuche gemir a un perro, y vi junto a él a un hombre de raza blanca, con la cabeza rapada a cero que me miraba.
¿ Era él?

Intente ir hacía allí, pero no encontré el camino más que tres horas después, y allí ya no quedaba rastro de nada, cómo si hubiera sido una pesadilla lo que vi y escuche.

Notaba cómo mi mente se iba perdiendo poco a poco. La soledad, el cansancio de la búsqueda de la locura, la sensación de tiempo improductivo e infelicidad me volvían inmoral, y me distanciaban de mis semejantes. Quería abandonar la búsqueda, cuando en medio de una senda cuya vegetación era escasa y permitía la visibilidad, observe colgando de las únicas  ramas de un almendro una bufanda con un sobre. Me acerque a ella, con cuidado, y con un mal presentimiento de que se tratará de un mensaje de él.
Comprobé que contenía un sobre: una carta dirigida a mi:
Estimado Donovan, me siento muy agradecido de que hayas contactado conmigo. Lanza al aire la semilla que contiene el sobre.
Obedecí las instrucciones y una nube de gorriones alborotados bajaron a comer la simiente.
había algo hermoso y desagradable en su frenético salvajismo, en las danzas de las aves, en su lucha por arrebatar a su vecino algo de aquel miserable grano.
Me senté desconcertado sobre unas piedras tras recoger varias plumas de gorrión que coloque sobre mi oreja.
Comenzaba a notar que me estaba convirtiendo en un salvaje. Nada me importaba, y notaba cómo todo a mi alrededor tenía espíritu, vida propia. Me faltaba la concentración y no diferenciaba entre lo que era real y lo que era soñado, cómo en el principio de los tiempos cuando en el hombre lo irracional, lo subconsciente estaba mucho más vivo que hoy,  y donde los dos hemisferios cerebrales aún estaban conectados.

Eche a caminar buscando a aquel loco.
¿ era real todo aquello?
Ya no lo sabia.
Me tire al suelo llorando, impotente.
mi móvil entonces sonó.
Me llamaba mi jefe, quería una explicación de por qué hacía tres días que no iba a trabajar.
Tres días, pensé.
Había perdido la noción del tiempo en mi búsqueda.

Angelillo de Uixó.
Te quiero inferior: corazones en las tinieblas by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s