inmolación de Ofelia: acto de terror en una comuna.

Posted: February 3, 2015 in cobardes
Tags: , , , , , , , , , , ,

inmolación de Ofélia: acto de terror en una comuna.

DSCN0010

Historia de una comuna de artistas.
Acto primero.

images

el día de San Valentín amanece en todas las ciudades del mundo globalizado envueltas en un escenario de pasión con carnicerías de barrio, tiendas de venta de mascotas de esquina, bancos de las grandes avenidas… repletos de escaparates con representaciones de enamorados felices rodeados de cupidos alados que protege sus besos con el fiero arco bajo el precio de ofertas.
Dentro del vientre de una yurta que corona una colina del campamento hippie “ los duros de Manson” bastante destartalada por dentro: ropa sucia por todas partes, velas con incienso, varios instrumentos musicales tirados por el suelo, cojines moros, alfombras con manchas…
Sin acertar a hacer nada bien, Ofélia, una joven embarazada con la cabeza coronada de flores gira desnuda y hermosa sobre el cuerpo de Hamlet. Éste apático, dueño de palabras vacías, frustrado, cansado, echado en unos colchones moros, se lamenta de su drama personal sobre la paternidad que lo absorbe. Ella quiere besarle, hacer el amor, señalarle el camino correcto con sus pechos lácteos chorreando ternura. Él la rechaza de forma subconscientemente violenta. Sufre cuando se acerca unas convulsiones en las piernas y los brazos que parecen remar en el aire. Gruñe entre dientes el nombre de su madre y su padre. Abre y cierra los ojos medio en blanco exclamando:
fuera espectro, fantasma, arrojad a las llamas a mi hijo.
Finalmente se escucha un apaciguador ronquido, su cara refleja tras el exabrupto relajación y ternura capaz de conmover a cualquier ser humano.
Ofelia, camina por la yurta de un lado a otro sin comprender nada.
No sabe si está durmiendo despierto, o haciéndose el dormido o el despierto.
grita prisionera:
soy una princesa maldita. Puto Hamlet. Cabronazo, vas a ser padre lo quieras o no.

índice
Hamlet se despierta agitado, fuera de si, sin saber si aún esta bajo el influjo del sueño, camina hacia ella con el recuerdo de una pesadilla que sigue viviendo en él.
“ se encontraba en el tanatorio con su tío y su madre incinerando a su padre.

Se halla frente al cadáver de su padre asombrado y dolido por su muerte y que madre y el tío se besarán. Él los observa confuso, con ganas de masturbarse, cuando escucha la voz fantasmagórica de su padre pidiendo ayuda:
Hamlet ,hijo, ayúdame, me quemo vivo.
El horror se apodera de él, no sabe que hacer.
De repente el paisaje cambia, el tanatorio se llena de tierra húmeda repleta de cadáveres.
Hamlet nadando sobre la tierra que cae del techo intenta parar el horno, pero su tío no el deja, incluso da más gas. desesperado se tira dentro de las llamas que atraviesa con facilidad sin que le quemen. Su tío le tira unas boleadoras, similares a las que utilizan los gauchos en argentina. Se enganchan en sus piernas. Arrastrándose abre el ataúd, y logra abrirlo para ver el cuerpo de su padre derretirse cómo plastelina amarillenta, mientras miles de gusanos salidos de su cuerpo saltan hacia él. le devoraban, se observa cómo testigo dentro de su sueño su cara medio devorada por unos gusanos rojos y grandes cómo serpiente salidas de una salsa de tomate viscosa. Al apartarlos ve a su madre y a su tío haciendo el amor con Ofelia.
¿ te encuentras bien cariño?- pregunta Ofelia al verlo temblando.

Pues hazte ramera.- le grita a Ofelia conmocionado todavía por la pesadilla. se pasa la mano por la frente empapada en sudor ante la cara atónita de ella. Él la observa durante unos segundo, y rompe a llorar a sus pies comprendiendo que está despierto, dentro de la yurka que le da angustia.
¿ No te das cuenta Ofelia de que estoy maldito? Vete, busca a otro para que cuide de ti y tu hijo. Yo no sirvo. Mi mente está llena de fantasmas que me hablan y me persiguen. tengo visiones horribles. Vete Ofelia de mi lado antes de que sea demasiado tarde.
Grita:
Fuera.
Ella se acerca en silencio.
Siente en su pelo sudado la mano suave de Ofelia que le causa una impresión violenta.

Hamlet se levanta, coge un cuchillo.
Ella susurra:
Nooooo
contempla su filo, pasa el dedo por la fría ala del arma, se corta.
Ofelia llorando ante el espectáculo.
!basta Hamlet!
Amor mío, por favor ( con sollozos lastimeros)
no empieces de nuevo. si no quieres hacerlo por ti, hazlo por mi, y por tu hijo, deja ese cuchillo amor.
Te quiero mucho, te quiero.
Cae sangre de Hamlet a la alfombra. Hamlet da un grito. Se asusta al contemplar la sangre, mira el cuchillo y su mente se va volviendo blanca y más blanca, como su sangre tragada por la ropa. No ve más que blancor, y un sudor frío invade su cuerpo. Anda con los ojos cegados por el blancor mental. Infinito. no escucha a Ofelia que está a su lado llorando. ningún pensamiento ni ruido invade su mente. tropieza con ropa sucia tirada en el suelo y se cae sobre la cuna.
Ofelia corre hacia él, tapona la herida del dedo con su saliva.
Poco a poco vuelve en si Hamlet.
Observa el rostro de Ofelia susurrando a su oído:
te quiero Hamlet, te quiero.
ÉL besa su cabello rubio extendido sobre su rostro mezclándose lágrimas de uno y otro.
incorporarse con dolor Hamlet, ayudado por ella
perdóname Ofelia.
Ella chilla desconsolada, y le ruega piadosa:
Debes olvidar a todos tus parientes, te están volviendo loco.
Hamlet riendo, enigmático:
Hay que acabar con ese mal que aflige a la humanidad llamado familia. La familia es el peor de todos los males, el nido donde se oculta el fantasma del capitalismo.
Hamlet con palpito en el corazón, se levanta de un brinco, retomando sus fuerza de joven atlético de poco más de veinte años.
coloca el dedo indice en la boca paranoico frente al rostro de Ofelia con sus ojos marrones muy abiertos, sin pestañear, haciendo muecas horribles con la boca. chilla amenaza despectivo a media voz:
¿ no sabes que la policía nos tiene fichados? Creen que en ésta comuna de artistas que suplen personajes, en cualquier momento cambiaremos las palabras por la sangre.

Ofelia, fuera de si, tirándose de los pelos
No conseguimos avanzar en el psicoanálisis.
Hamlet no aguanta más y se va.

Le grita desde la cortina que se cierra,
estás loca Ofelia. Te odio y al hijo que llevas.
Acto segundo.

ofelias

Ofelia queda completamente desnuda ante las ofensas, humillada por la conciencia de Hamlet. Ya no puede más con el personaje. llama a una amiga para cambiar de tendencia sexual y ser liberada de esa vida de maltrato de hombres.
Entra Marta, una hermosa joven vestida con una falda vaquera que solo le cubre dos dedos, y una blusa transparente que deja al trasluz su sujetador rojo con unos perfectos senos que huelen a jazmines, su piel es suave a la vista y el tacto. Huelen a almizcle. se abrazaran las dos chicas y se besan.
Gracias por venir Marta- se aferra al cuello de marta Ofelia.
Las dos chicas bailan abrazadas.
Voy a encender un poco de incienso, que haga sacro este momento- separándose un segundo de Marta, Ofelia enciende varias varillas de incienso y se tumba abierta de piernas en los cojines.
Marta se arrodilla, y besa su entrepierna entra aromas a incienso pasado por el colchón que asciende hasta la cúpula de la yurta.
Marta se despide. Ofelia no se siente más libre tras la satisfacción sexual. revisa las últimas teorías psicoanalíticas.
Entra el hermano de Ofelia, y le dice que su padre ha muerto a manos de Hamlet en extrañas circunstancias. Hamlet exigía  que intercediera en la  ruptura con ella, y que le obligara a abortar.
Ofélia se siente prisionera de los hombres. Su padre fue su primer amor carnal que no pudo satisfacer del todo reprimido por las leyes capitalistas contra el incesto, y ahora pierde a Hamlet.
Se golpea con un peine la cabeza.

Acto tercero.

ofelia hamlet
El día de San Valentín se despide húmedo y frío con la muerte del padre de Ofelia y la noticias de que Hamlet que cansado de ser actor, buscar la acción y se ha alistado en un comando terrorista tras matar al padre de su amada. Ofelia se viste con las ropas de Hamlet para intentar comprender a los hombres después de cortarse los pechos y los labios vaginales. Camina tambaleándose por el peso de la ropa arrastrando una maleta llena de lencería que sumerge en el estanque. emergen varias blusas rosas que flotan entre el frenético canto de las ranas y el aleteo de los barbos que devoran sus órganos sexuales.
Ofelia muere en la orilla desangrada. Las olas salpican sus cabellos que se juntan con las algas.
Angelillo de Uixó.
inmolación de Ofélia: acto de terror en una comuna. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s