La rotación del rábano.

Posted: January 21, 2015 in educación
Tags: , , ,

La rotación del rábano.

crónicas huertanas

DSCN0030
Orbitando despacio sobre si dentro de la tierra laten nuestras silenciosas fuerzas de colores rojo y blanco nacidas para vivir en el barro primigenio, verdadera luz de la realidad que invoca a la vida a actuar cómo esclavo. ocultos de la superficie de la tierra, poblada con nuestras verdes hojas ondeando sobre la superficie bajo un cielo purpura y en llamas en los vivos ocasos del mediterráneo, luminosos hasta la láctea llegada de la noche incluso en invierno por su rotación con el astro sobre una tierra con dueño a las que descendían los pájaros cantando, frenéticos, desconocedores de la paz escarbando con sus patas de pájaros semilleros el suelo para sacar su alimento subterráneo, donde esféricos giraban sobre su raíz sobre si cientos de rábanos bajo las hierbas, formando parte de un mundo poblado de gusanos.
-está todo super poblado- comento el amo de todo aquello, un ser gigantesco para los rábanos, que se movía a dos patas, ajeno a la rotación de la tierra, cargado con una azada destructora que dejaba junto al camellón de los rábanos blandiendo la regadera, precipitando la lluvia artificial plateada entre las plantas.
En sus intenciones estaba despejar todo aquello, vaciarlo y prepararlo para nuevas criaturas, quizás los últimos guisantes de febrero, espinacas, o incluso cereales de primavera.
Lo que quisiera, porqué decía ser el amo de todo aquello.

DSCN0031
Y los rábanos, las espinacas, las patatas le obedecíamos, por temor a él y sus otras monstruosas criaturas que acompañaban a su señor en sus exploraciones por esta tierra. Sus criaturas cuadrúpedas todo lo olían, tratando siempre de meterse en nuestro mundo, pese a que su guardián se lo tenía prohibido, y cuando las veía entre nosotros, con furia las echaba a patadas cómo se hace con los rebeldes. Les gritaba furioso a esos seres inferiores a él de afilados dientes, largos hocicos húmedos,  que orinaban sobre nuestras hojas, y su orín todo lo quemaba, o afilaban sus garras en la tierra, llevándose todo por delante entre gruñidos para meter algún hueso que volvían a cubrir empleando su hocico suave, húmedo, que acariciaba con recelo la tierra que habían revuelto. Los cuadrúpedos eran muy diferentes a la gigantesca criatura de dos pies que utilizaba una herramienta dolorosa, cómo una cuchilla que hería y partía hasta las orgullosas y laboriosas lombrices , las comunidades de raíces, y toda aquella verdura que estuviera ante aquel instrumento triturador, quedaba mutilada, seccionada, mal herida o muerta, sin que los troncos de las albahacas, de los romeros, de las berenjenas pudieran frenarlo, y cómo las flores del azafrán el campo se llenaba de brotes caídos cómo en la más cruel y desigual de las batallas sobre la tierra.
Los arboles contaban que durante millones y millones de años había sido así, y que nuestro destino era ese.
Pero nosotros, desde dentro de la tierra nos comunicamos con las nubes a través de los pájaros y le dijimos que no lloviera.
Los cultivos se secaron, nosotros sabíamos morir, y él y los que le siguieron se rascaron la cabeza sin comprender lo que pasaba. Dejaron de mirar los cielos, de utilizar las azadas, y cada vez miraban más de cerca tierra que los mataba. probaron nuevos cultivos, pero morían mientras nuestra semilla la metíamos cada vez más abajo, para que floreciera dentro de siglos.
Pasaron los años, y esos animales de dos patas iban cayendo, y nosotros ,dentro de la tierra seguíamos rotando, a veces a su merced, otras a la nuestra, hasta que con el tiempo volvió la lluvia, cuando ya no quedaba ninguno de ellos ,y empezaron a salir bulbos, flores, simientes, nuevas y fuertes.
angelillo de Uixó.

La rotación del rábano. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Advertisements
Comments
  1. Bonita:-) Me recuerda a una historia que escribí una vez sobre una pequeña herbácea que habitaba un mundo inhóspito de bípedos. Creo que la tengo por ahí guardá en algún papel amarillo.. XD

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s