La resignación de los pobres de vall uixó.

Posted: January 4, 2015 in alcaldes cabrones, Vall d'uixó
Tags: , , ,

La resignación de los pobres de vall uixó.

luciernagas02

I.

Mari Paz, una luciérnaga de 120 kilos a la que le han cortado la luz y carga el móvil en los servicios públicos donde la conocí bebiendo del grifo del bater.

Entre el pestilente olor ella se refrescaba cómo una mariposa cuando la conocí.

¿ Puedo pasar? -le pregunte con ganas de mear.

espera un momento- me solicito con humildad mientras daba el último enorme y sonoro trago.

Cuando salió, yo me baje la cremallera y empece a mear a más de un metro de distancia del urinario formando mi meada un arco amarillo de medio cañón que encestaba en el diminuto agujero con una precisión milimétrica estudiada durante más de 35 años, cumpliendo con las normas de la higiene publica, pues ni una gota caía fuera. Pocos hombres, u hombres que se llamaran de verdad hombres, podían hacer esto a tan gran distancia. Dominar esta técnica me había costado a mis riñones muchos litros de agua y paciencia infinita. Pero había valido la pena.

Al terminar y mirarme en el espejo con orgullo y superioridad al resto de personas, mientras me lavaba las manos, noté que ella estaba allí, en el marco de la puerta, pendiente de que no me llevará el móvil que recargaba de un enchufe.

¿ qué no tienes luz en casa?- le pregunte algo molesto al saber que ella estaba allí plantada, mirándome con pena.

Me han cortado la luz y el agua- me respondió con resignación.

Tire del tapón, y el agua de la pila desapareció, cómo desapareció la luz y el agua de casa de Mari Paz.

Salí del lavabo y ella se quedo allí, sentada en la taza, hasta que la batería se cargara.

II.

32897440

Juan Miguel, levanta el cuello cómo los gansos para mirar los letreros de la biblioteca que tiene enfrente. Así hora tras hora con resignación legañosa de colaborador social.

Al entrar en la biblioteca note que había un letrero cuya publicidad me ofendía. Se trataba de una chica joven y sexy en pijama haciendo yoga, e invitaba a la puta paz budista.

Me lo llevo- le dije.

Él me miro y levanto sus plumas de ganso hacia mí. Preguntó con curiosidad y cansancio por qué. Debió pensar que al ser colaborador social destinado por los servicios sociales cambio de 100 euros al mes cómo segundo conserje, o cómo ayudante del conserje principal, que  estaba igual de aburrido y apático que él, pero cobrando más de 1.000 al mes, que debía preguntar si alguien se llevaba un cartel la causa.

Por qué este cartel degrada a la mujer y la convierte en un parásito del sistema- le respondí.

 No le pareció convencer la explicación. Pero con su habitual cansancio dejo que yo quitara las chinchetas y lo hiciera trizas.

Toma, tíralo a la papelera por lo menos- le ordene con severidad y violencia para que sintiera que su trabajo significaba algo. Había que darle alguna orden por lo menos, para que se sintiera valioso.

Él se acercó a la papelera despacio, dudando, sin comprender nada, con los trozos del póster rotos

Yo le apremiaba, antes de que se diera cuenta el verdadero conserje.

Vamos, vamos que es para hoy- le grite.

Me dieron ganas de pegarle al ver lo despacio que se desplazaba.

Llego a la papelera y lo tiro.

Silbe para que volviera. Llego, y le dije amenazante en voz bajita, cogiéndolo de la camisa.

No le digas a nadie lo que hemos hecho. ¿ vale? O te meterás en problemas.¿ quieres meterte en problemas? ¿eh? ¿de verdad ?quieres problemas, yo puedo meterte en problemas, te lo juro. A mi me gustan los problemas.

No, no , no quiero problemas – me respondió con miedo de meterse en problemas.

hqdefault

Salí de la biblioteca y respire con alivio de que el colaborador social no quisiera problemas.

III.

http://youtu.be/AIVER2IMyh4

Juan Carlos, pegado cómo un caracol que ha perdido su viaje a la pared de su casa mientras se seca. Apenas se puede arrastrar, así que no hace colaboraciones sociales, ni carga el móvil en los lavabos. En su casa no hay luz ni agua. Recibe tras conocerse su caso de que casi se muere de hambre: un cheque de 90 euros de los servicios sociales, y alimentos de la cruz roja y cáritas.

Los mencionados personajes y situaciones, son tres casos reales cercanos a mi, de gente cómo yo, en la más absoluta y degradante miseria e indiferencia. Los nombres, excepto el de Juan Carlos, por la amistad que me une y me permite nombrarlo cómo quiera sin que me denuncie, han sido cambiados.

final.

final

Cantan los cuatro a coro desde la casa de Juan Carlos haciéndose el muerto en el suelo.

La dignidad y los sueños

son un privilegio de los hombres que no se resignan.

Nosotros permanecemos inmóviles.

haciéndonos los muertos .

angelillo de uixó. Doy fe y juramento de todos estos hechos son ciertos. Que Dios nos perdone por ser tan torpes.


La resignación de los pobres de vall uixó. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en 
angelillo201.wordpress.com.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s